InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Millenium Mall

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 7:04 pm

La joven de cabellos negros sonríe con un deje de malicia, mientras se encuentra sentada sobre el abdomen de un enorme dragón que se encontraba en la planta baja de aquel centro comercial sin techo. En aquel lugar había marcas de bolas de fuego casi en todas las paredes, igual que rasguños de grandes garras que se notaba que pertenecían a aquel dragón de escamas azabaches.

La joven vestía un sencillo jean de color azul, con una blusa de tirantes del mismo tono de las escamas de aquel ser que le servía en aquellos instantes como asiento, sus tacones serían de un color negro patente y tendrían una alta plataforma, además de tacón casi del grueso de una aguja. Su cabello cae impecable por su espalda, hasta su cadera, algo desordenado pero aún con aquel tono brillante y ondulaciones suaves propias y características del cabello de aquella criatura demoniaca. Sus manos se hallaban apoyadas en el abdomen del dragón y su cabeza apenas se inclinaba un tanto hacia atrás, sus ojos violeta parecían brillar de diversión y su brazo izquierdo sube en aquel instante, con un leve rasguño de forma vertical en la parte superior del mismo, para que el reloj de gruesa correa negra y esfera grande, con borde en plata e incrustaciones de diamantes que se hallaba en su muñeca quedara visible ante sus ojos.

-No ha de tardar.- Diría para sí misma, en un tono bajo.

El dragón se hallaba boca arriba, con su torso color crema mirando hacia el cielo mientras que una de sus alas se hallaba en una extraña posición, parecía inconsciente a pesar de que tuviera ambos ojos abiertos. Su tamaño, a pesar de parecer inmenso, no era tan grande, ya que ocupaba todo el suelo de aquel mall con forma de estadio, pero a pesar de que había destruido escaleras mecánicas, vidrieras de tiendas y todas las mesas del área de comida, que antes se encontraban perfectamente ordenadas en lo que ahora era el lecho de aquel ser. Las personas se habían concentrado a las afueras de aquel establecimiento, muchas de ellas con heridas leves, como pequeños trozos de vidrios, antes pertenecientes a vidrieras y puertas de tiendas, incrustados en los brazos. Los que parecían más gravemente heridos tendrían quemaduras de 1° grado en algunas zonas descubiertas de su cuerpo, como brazos o piernas, así como cabello chamuscado. Pocos humanos se hallaban refugiados en los baños, debido a que cuando empezó aquella pelea de seres que parecían sacados de los libros, se encontraban en estos y era más seguro permanecer allí que intentar huir entre la lluvia de fuego, vidrios rotos y trozos de metal y plástico volando por doquier. Un par de estos humanos decidieron salir cuando el ruido acabo, mirando con curiosidad a aquellos dos seres que se hallaban ya sin moverse.

Aquel escenario era un caos se viera por donde se viera, y aquella chica extraña sonrió aún más al sentir como el sonido de las patrullas se acercaba cada vez más.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 7:30 pm

-Caos, caos, caos- exclama una voz que pareciera salir de un extraño silencio, a sus espaldas un grupo de sujetos vestidos de negro acordonan la zona y reúnen a los pocos testigos heridos o no heridos en un solo punto. EL sujeto del cual proviene la voz avanza de forma más rápida alzando su ceja y observando al único ser victorioso de esa batalla y dando un suspiro resignado al observar a la bestia derribada que no tiene una idea real de si está o no con vida. Su perfectamente ordenado cabello blanco cae al inclinar su rostro al frente con curiosidad denotando su enojo por aquella peculiar escena y sus manos permanecen aun a sus espaldas al igual que su figura perfecta y orgullosamente erguida.

-Este no es trabajo para un Juez, generalmente m yo solo tengo que dictar una sentencia por los actos que se cometen en este plano pero… creo que siempre hay una excepción a las reglas- menciona deteniendo su andar a un par de metros donde se encuentra el centro de aquella escena, sus ojos abiertos analizan primero a la bestia derribada con una curiosidad total debido a la rareza y a las pocas ocasiones con las que incluso el se ha topado con aquellos seres tan increíblemente peculiares provenientes de un plano dimensional distinto tanto al cual se encuentra como a aquel en el que él nació.

No es así el caso de la joven que observa fijamente ahora analizando con meticuloso cuidado y sin poder evitarlo su mano diestra rompe su postura inicial colocándose delante de su rostro, un gesto de desprecio bastante propio de su raza se hace presente y de inmediato lo rectifica para mostrar una sonrisa de autosuficiencia al momento que finalmente decide romper su monologo y actuar como un ente de autoridad para el grupo de seres que ahora permanecen alerta.
-Recojan todo, cierren entradas, encárguense de que los testigos no recuerden nada, a mas tardar en un par de horas quiero este lugar perfecto y respecto a los heridos…- sus palabras se detienen y su vista regresa a la joven observándola con severidad para dejar sus parpados caer sobre sus ojos, -Finjan una explosión, algún humano loco o esos ya clásicos escenarios que tenemos preparados-.

Sus pasos finalmente continuaron y su mirada y atención se centra completamente en la joven delante de si, un gesto de enfado es por demás claro en el rostro del miembro del Regeln que no solo siente su autoridad rebasada por algunos instantes si no dé igualmente que su deber debe ser cumplido sin ningún problema. –Mi recomendación, es que te quedes sentada donde estas y no se te ocurra siquiera moverte, tu crimen es primero la intrusión al Sild, segundo la exposición de tu raza, tercero el ataque a otro ser distinto al plano, cuarto destrucción y daño a los humanos y por último el obligar a que la fuerza del Regeln haga acto de presencia en este lugar-, uno a uno aquellos puntos fueron enumerados bajando sus manos que ahora mantiene a sus costados e inclinando su rostro levemente cual si esperara una respuesta por parte de la joven pero de igual manera sabiendo que todas las reglas rotas y crímenes son castigados por el Regeln. –Expulsión del plano, y entrega al Angels Army- finaliza dictando sentencia en aquel instante, una sonrisa tétrica se forma en sus labios y su cuerpo se inclina un poco al frente dispuesto a confrontar finalmente a la joven. –Ahora, ¿nos acompañara de buena manera?- cuestiona extendiendo levemente su mano izquierda mas solo con la intención de asegurar el éxito de su misión que de servir de ayuda para una criminal.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 7:48 pm

Se mantiene sentada con una tranquilidad impropia para la situación, observa como aquel joven dicta ordenes de diestra a siniestra y sonríe de nueva manera. Escucha atentamente todos los crímenes que ha cometido y se mantiene tranquila, serena y con una mirada que mezcla desafío e interés en aquella criatura que se halla frente a ella. De un momento a otro se pone de pie, sin caminar, sólo ya cansada de estar sentada sobre el vientre de aquel dragón, sube sus brazos, entrelazando sus manos y se estira, ya que llevaba algo de tiempo esperando aquella aparición. Le hizo algo de gracia su castigo principal, pero no lo demostró. Sigue estirándose, moviendo sus brazos con sus manos entrelazadas hacia un lado y luego hacia otro, entrecerrando los ojos mientras realizaba aquella acción para luego dejar caer sus manos a ambos lados de su cuerpo, sonreír tranquilamente y posar sus pupilas violeta sobre los ojos ajenos.

-Vaya vaya, si es un lindo angelito.- Dice con un tono de malicia, y comienza a caminar alrededor de él, de manera lenta, para que aquel antagonista de su raza en su plano originario no se sienta amenazado de ninguna manera. Su mirada pasa a examinarlo completamente, desde su traje, las formas de su cuerpo debajo de este, midiendo su fuerza y velocidad tratando de basarse en las condiciones físicas de aquel ser.

-Así que un angelito lindo como tú viene a juzgarme… ¿Por qué no se me hace raro?- Su andar se detiene al quedar nuevamente de frente a él, estirando su brazo diestro hacia su dirección, extendiendo su mano para presentarse.

–Helena Vanderbilt, ¿Con quién tengo el gusto?- Musita de forma tranquila, sonriendo con un deje de malicia, pero mayormente mostrando una actitud relajada, como si estuviera conociendo a alguien en un bar.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 8:15 pm

Los parpados del juez se cierran y su sonrisa permanece con tranquilidad en el momento que cada una de las palabras de la joven demonio son por demás escuchadas y entendidas por completo, la relación entre las especias ya es de por si lo suficientemente peculiar como para encima tener que juzgar a una persona como esta y sin embargo su actitud tranquila se manifiesta nuevamente en el instante en que corresponde con una sonrisa a sus afirmaciones observándola fijamente y retrocediendo a su intención de acercarse un poco a ella. “Demasiada confianza, los demonios que he conocido, son temerosos o cínicos, creo que ella encaja en la segunda descripción” medita con cierta calma al momento que su mano diestra se levanta haciendo una seña para que un par de agentes vestidos de negro se acerquen unos metros pero aun conserven cierta distancia, esto no es más que una medida de precaución y un procedimiento bastante simple por parte del Regeln y sobre todo por parte de un oficial que posee cierto rango dentro de la organización y por lo tanto puede disponer en cierta medida de algunas unidades de bajo rango y dar órdenes para poder cumplir con los deberes de la organización.

-Aun y cuando me agrada su interesante y bastante refrescante sentido del humor me veré en la penosa necesidad de terminar esta conversación- Exclama arqueando un poco la ceja y regresando sus manos a la postura que tendrían cuando habría llegado, su cuerpo recupera la postura erguida y su vista baja con cierto desprecio para la joven por el simple hecho de recordarle que se trata de un ángel juzgando a cualquier persona o raza delante de si, -Error señorita, soy un agente del Regeln juzgando a un criminal.- contesta finalmente de una forma un tanto seca para después reabrir los ojos clavando la mirada en los de ella.

-A diferencia de los demonios con sus delirios de persecución, justificados o no, yo no dejo que mi raza sea un determinante para cumplir las obligaciones que me han sido impuestas y mi deber es…- su cuerpo e inclina levemente para observar el caos a su alrededor que por el momento es inaccesible para otra persona además de las presentes, vidrios rotos, señales de quemaduras, daños estructurales y algunos heridos además de un dragón derribado en un centro comercial concurrido. –Mantener el orden en este plan, orden que usted y la simpática lagartija aquí tendida decidieron romper- sus palabras son claras y deja verse sin embargo en sus palabras la forma despectiva en la cual los ángeles suelen referirse a la raza de dragones.

Su mano se extiende y toma la de la joven pero al mismo tiempo que corresponde la atención sus dedos rodean la muñeca de la joven con fuerza suficiente para intentar que escape y de igual manera buscando no llegar a ser agresivo o dañarle, pues una de las cosas que el miembro del Regeln mas aprecia es que las cosas salgan perfectamente evitando los conflictos innecesarios. –Gerard Lightblade- corresponde finalmente al saludo con una sonrisa manteniendo su mano sosteniendo la de la joven y su otra extremidad cerrándose en un puño al momento que hace un leve gesto para que los agentes a sus espaldas se acerquen un poco más. –Si me permite, será mejor que salgamos de aquí, estas personas tienen mucho trabajo por hacer incluido el sacar su sofá- termina por explicar observando al dragón derribado.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 8:36 pm


Nota como los dedos de la muñeca del joven se cierran en torno de su muñeca y hace un gesto de dolor, le da un manotazo con otra mano y se suelta. Su muñeca se hallaba fracturada, aunque era una fractura leve, no estaba acostumbrada al daño físico.

-Estos angelitos tan buenos que se creen y hasta su caballerosidad deja mucho que desear.- Sus ojos demostrarían que su temperamento había cambiado, se mostraba en aquel momento enojada, y llevaría su mano izquierda, la misma con la que le había dado un manotazo para que la soltara, a uno de los bolsillos de la parte posterior de su pantalón, sacando un papel y lanzándoselo en la cara, dándole la espalda y subiendo su mano diestra inconscientemente al rasguño que tenía en el brazo izquierdo. Volvería a recorrer el par de pasos que la alejaban del dragón y se volvería a sentar en su abdomen, ahora mostrándose con una actitud diferente, mostrando su desprecio a la raza de aquel juez en sus orbes violetas.

-Ahí quítame uno de los cargos, tengo acceso autorizado a tu estúpido plano, y este bastardo me atacó, si hicieras tu trabajo como deberías, esto no habría ocurrido.- Al decir la palabra “bastardo” subiría su pierna diestra un poco, haciendo que su pie quede en una parte del abdomen del dragón donde se sentaba, clavando su zapato en este y logrando que se mueva ligeramente, así despejando las dudas de su estado, que era solo inconsciente, no muerto. Estaba irritada, al subir su pierna sobre el dragón, tuvo que flexionarla, mostrando un corte en su pantalón, bastante delgado pero bastante profundo, del cual todavía manaba un poco de sangre y ante el movimiento de su pierna, dejo salir otras gotas de aquel líquido vital carmesí.

-Al parecer las damas en apuros son acusadas ahora por miembros de organizaciones que no hacen su trabajo.- Suspira y trata de calmarse, observando nuevamente al joven que se encuentra frente a ella. –Entonces Gerard Lightblade, ¿eres como el resto de los ángeles? un asqueroso racista ¿o vas a hacer lo que se supone que es tu trabajo?- A pesar de que intenta que su voz se mantenga calmada, se nota un deje de desprecio, mientras que su mano derecha, de nuevo inconscientemente, pasa por la herida de su brazo izquierdo.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 9:03 pm

Una risa termina por salir de los labios del ángel al momento que observa la reacción por parte de la joven, era de esperarse que estuviera algo dañada tras una pelea y realmente el hecho de que se opusiera a las acciones del Regeln únicamente irían en contra de ella misma, se debe ser muy fuerte, valiente o estúpido para entablar una pelea contra el Regeln después de haber combatido en contra de un dragón, lo cierto es que si bien su atención estaba en la joven de cabellos negros gran parte de su pensamiento estaba en la mitológica bestia que yacía tendida, no cualquiera puede vencer a un ser como ese pero mucho más intrigante es saber de dónde salió esa bestia, los dragones son altamente perseguidos por el Regeln y por lo tanto incluso para él es una criatura que se ve pocas veces, por su peligrosidad son prácticamente exiliados del plano humano al punto que se han reducido únicamente a mitos y parte del folclore humano, existen pocos conocidos y en ninguno de los planos se tiene una constancia real de su existencia o de su paso o escondites, el que un ser así aparezca es poco probable y bastante raro.

-Negociar, convencer y suplicar, conductas tan propias de…- sus palabras se detienen y su vista regresa a donde la joven demonio para dar un suspiro y después voltear lentamente dándole la espalda a la demonio hace un leve gesto para que los agentes que se encontraban a su espalda avancen y comiencen a mover a la otra criatura, -un criminal- completa su frase dando algunos pasos al frente y finalmente desviando su mirada a donde la joven. Un juez es imparcial respecto a las personas y a las razas, y un crimen es un crimen sin importar las situaciones, tanto es culpable la lagartija como la joven demonio por el enfrentamiento y pese a su sutil papel de inocente realmente tiene un extraño halo de culpabilidad que bien podría ser atribuido a un leve desliz en el juicio del ángel o bien a que en efecto un combate como el que se realizo entre ambos seres es lo bastante inusual como para hacer que existan ciertas dudas respecto a lo que en realidad ocurrió. Sus pasos se detienen nuevamente y su cuerpo gira por completo cuando aquella joven finalmente pronuncia las palabras sobre su situación haciéndose ver como una víctima más que como parte del problema que ahí sucedió.

-Una dama en peligro- menciona con una risa un tanto espontanea al instante que vuelve a quedar delante de ella observándola fijamente. –Un crimen es un crimen sin importar las buenas o malas circunstancias, usted es tan responsable por este evento como lo es su nueva cartera de piel de lagarto- una sonrisa amplia se forma en los labios de quien es uno de los más estrictos jueces del Regeln cuya mirada queda clavada en la de la joven demonio y por primera vez se escucha cierto enfado y solemnidad en sus palabras, -¿Desea un juicio justo, y una decisión distinta?, creo yo que he sido bastante claro respecto a cuáles fueron sus faltas y aun y si su acceso es autorizado…- su voz se detiene y sus parpados se cierran soltando un suspiro, -es decir, con mucha más razón, si su acceso a este plano es autorizado, debe de estar completamente al tanto y debe respetar las normas, existen lugares para pelear, métodos para hacer valer las leyes, organizaciones a cuales acudir, en estos casos- su rostro baja nuevamente a donde la demonio para finalmente quedar inmóvil delante de ella. –Su crimen es armar este espectáculo, pero usted es a la vez testigo de cómo es que su amigo lo ataco, lo desee o no, haya sido su intención o no e incluso si usted fue la víctima, todo este caos es en parte su culpa, si yo fuera usted me sentiría bastante tranquilo de que mi castigo fuera simplemente volver al plano Chaos-.

Su cuerpo gira finalmente dando la espalda a la joven demonio y comenzando a avanzar nuevamente para hacer una señal con su mano a dos agentes mas del Regeln que se colocan a los lados de la joven demonio, -Ahora, como parte de mi trabajo que tanto reclama que haga justamente, usted debe venir con nosotros, le recomiendo que nos acompañe de la forma más pacifica posible e incluso, acabo de asignarle una escolta para que ningún dragón salte a atacarla… cuando lleguemos a las bases del Regeln tendremos tiempo de sobra para escuchar su quejas, su historia y decidir qué haremos con usted… ¿Entendido?- su pregunta denota cierto enojo pero mantiene una actitud neutral esperando que la demonio avance y de igual manera lo haga la escolta, dispuesto a retirarse de ese lugar.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Jue Mayo 31, 2012 9:21 pm

La joven soltaría una carcajada larga y sonora al escuchar sus palabras, seguiría riendo por largo rato y se levantaría del dragón, dirigiéndole al juez del Regeln una mirada cargada de arrogancia y desprecio. Se levantaría del dragón para dejar que los lacayos de aquel ser hicieran su trabajo y caminaría hacía él, volviendo a quedar detenida ante la figura masculina subiendo su mano izquierda hasta la altura de su oído, cerrándola en un puño, y extendiendo de este el dedo meñique y el pulgar, simulando un teléfono.

-Hola ¿Hablo con la asociación de idiotas creídos del Sild? Es que quería reportar el ataque de un dragón, soy tan cobarde que me metí debajo de una mesa y empecé a temblar, mientras que el dragón me atacaba, esperando que ustedes lleguen una hora después.- Su tono de voz también viene cargado de desprecio, arrogancia y complejo de superioridad con respecto al agente que se hallaba frente a ella.

–He de admitir que el castigo no me molesta, es más, envíame con el líder de tu organización… pero primero resuelve un acertijo…- Espeta aquellas palabras llenas de veneno y vuelve a hablar -¿Si tu y yo peleamos en este momento, te sancionarán por defenderte del ataque de otra criatura, por el simple hecho de exponer tu raza ante estos seres inferiores?- Luego de mencionar aquellas palabras acerca sus labios al oído de aquel sujeto, rozando este al susurrar con un tono provocador y sensual –A que no te puedes imaginar nisiquiera como resuelvo las cosas con tu jefecito, angelucho… pobre virgen.- La última palabra la diría aún más suavemente, en un tono tan bajo que esperaba que el joven no hubiera entendido, o siquiera la hubiera escuchado.


Luego de aquella acción se alejaría un poco de su rostro, pasando distraídamente sus dedos por la herida de su brazo, que ya no sangraba y se hallaba casi completamente cerrada, lo cual dejaba una marca horrible sobre la hermosa piel de aquella demonio, y movería su pierna izquierda, de modo que su tacón sonaría impaciente contra el suelo de aquel lugar, buscando sacar de quicio a todos los seres que se encuentran allí.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 12:14 am

La seria figura del juez del Regeln termina por romperse en una sonora carcajada que es seguida de algunos pasos dados al frente, los subordinados de este acostumbrados a la peculiaridad de su personalidad mantienen completamente sus deberes mientras la figura del ángel se aleja un poco mas avanzando de manera lenta y observando a las personas a su alrededor. En su mente los daños son cuantificados, recordados y de alguna manera busca atribuirlos a ciertas acciones que se hayan hecho durante la pelea que sucedió en ese lugar, los vidrios rotos, las marcas de quemaduras, paredes y daños que se centran en un área ahora completamente restringida a cualquier acceso por los agentes del Regeln y posteriormente desviando la mirada a donde la bastante pretenciosa demonio se mantiene dedicándole solo una tranquila sonrisa que es señal de interés.

-Esta asociación de idiotas, como les llamas hubieran podido acercarse o pudieran haber contenido este lugar de alguna manera, habrían desalojado por completo el centro comercial, cerrado las calles, fingido una explosión o simplemente iniciado una guerra o un golpe de estado con la intención de desviar la atención- Su figura gira finalmente observando a la joven con bastante seriedad y apretando sus puños bastante molesto, -Estos idiotas son más peligrosos de lo que crees- su mano calma se extiende señalando al dragón que yace en el suelo. –Son responsables de que esos seres no anden volando libremente por este plano, piénsalo un poco la próxima vez que los llames así-.

Sus ojos se cierran y termina por soltar un suspiro de enfado al tiempo que gira finalmente para comenzar a caminar de manera más rápida, -Ahora, como les dije a las unidades, tienen dos horas para arreglar todos los daños y el que nosotros estemos aquí simplemente es un estorbo- termina por exclamar alzando la ceja finalmente ante la pregunta de la demonio para después negar con la cabeza y terminar por soltar una risa de manera mucho más sonora y finalmente retroceder quedando delante de la demonio. –Primero que nada, si tu y yo peleamos quedaría en duda la “supuesta” inteligencia de los demonios, puesto que deberías ser realmente idiota o estar completamente desesperada para aceptar el pelear en mi contra después de tu pequeño encuentro con nuestro amigo alado- sus palabras tienen un tono de burla bastante claro para finalmente extender su mano y tomar la de la demonio para observar las heridas. –Respecto a tu pregunta, el área esta acordonada y si tú me atacas yo podría responderte de inmediato sin mencionar que estaría cumpliendo mi deber, así que…- una sonrisa más amplia se forma en los labios del ángel al tiempo que termina por hacer una señal a los escoltas de la joven indicándoles cuál es el camino a seguir. –Simplemente o me sancionarían y no existiría un problema mayor que ocultar todo lo que paso aquí- responde finalmente para girar avanzando algunos metros hasta donde se encuentran un par mas de agentes ocupados en la recolección de información por parte de testigos y posteriormente las acciones que se tomaran para ocultar lo sucedido.

-Si alguien me preguntara, les hacemos un favor al arreglar todo el desastre que ocasionan y no solo eso, sino que también les garantizamos un feliz regreso a su plano- Implacable y sereno se aleja de la demonio nuevamente ignorando el molesto ruido de su tacón y limitándose a reír un poco ante la infantil actitud de la joven, -La verdad, eres más educada y fácil de manejar que la mayoría, y realmente una persona que ha escuchado palabras y amenazas más interesantes que las tuyas no puede más que decir que eres bastante simpática- continua hablando haciendo una seña a la escolta de la joven demonio para que la alejen del lugar levándola a un leve puesto de enfermería, -Vaya a que revisen que este bien, a diferencia de usted… señorita Helena yo estoy cumpliendo un trabajo, no soy un turista al que le pareció divertido cruzar al Sild- menciona con toda tranquilidad alejándose de la joven y terminando de dar las ordenes a las unidades presentes.

Tras unos minutos sus pasos se escuchan acercarse de nueva cuenta a donde debería estar el joven demonio y sin más toma asiento extendiendo a ella un simple vaso que contiene una bebida caliente. –Ahora, tiene mi atención, me contara como es que ese simpático reptil le ataco, además de que sería útil saber porque, un demonio que suele esconderse el triple fue tan arriesgado a entablar una pelea- hace una leve pausa revisándola de arriba abajo, -y no es solo un comentario racista, sino una realidad- termina por decir dando un sorbo a un vaso que el mismo llevaba, -Además, tengo que informarle que pase lo que pase su regreso al Chaos es inminente, así que me gustaría que fuera aceptando esa situación- termina por explicar dando un tenue suspiro y manteniéndose tranquilo observando y cumpliendo una doble función, la de supervisar que el evento sea cubierto y solucionado de la forma más efectiva y de igual manera cuidando a la intrusa manteniendo una actitud amable que podría resultar un tanto molesta para la mayoría de las personas.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 1:00 am

La joven escucha atentamente cada una de las palabras que el joven emite con algo de interés, dejando de hacer sonar su tacón al escuchar todas las respuestas que quería recibir. Deja que el ángel tome su mano con algo de amargura, tratando de no mostrar en ningún momento el dolor que le causaba la fractura de su muñeca, y sin alejar la mano de él de la propia.

Se deja guiar al módulo de enfermería, que también estaba atendiendo a los humanos de aquel plano, lo cual causa que su rostro adopte un gesto de desaprobación pero se mantiene en silencio. Un hombre de traje blanco toma su muñeca y la revisa, para luego comenzar a venderla, cosa que no haría nada feliz a aquella chica de cabello negro. Notaba como la mirada de aquella persona se mantenía sobre la propia, con curiosidad y podía oler como su presencia atraía a aquel ser, lo cual ignoró completamente y dejó que inmovilizara su mano diestra en silencio, a pesar de que el hombre que la atendía le hacía preguntas amables, para intentar entablar plática, cosa que no estaba resultando.

Al notar como aquella persona terminaba de atenderla y pasaba a seguir atendiendo a otras personas, pasaría la punta de los dedos de su mano diestra distraídamente, casi automáticamente por su brazo izquierdo, donde el corte que habría tenido desde el inicio ya sólo era una fina línea rosa, cada vez más pálido, igualando el tono de su tez blanca. Intentaría mover la muñeca sólo por curiosidad, notando que a pesar de que el vendaje era bastante firme, podía realizar un casi ínfimo movimiento, pero el cual le causo un dolor agudo en aquella zona, así que desistió en intentarlo. Escucharía los pasos de aquel joven de cabellos blancos y aceptaría de buena gana la bebida caliente que le ofrecía, tomándola con la zurda mano y llevándola a sus labios para saborearla. Suspira ya un poco más resignada a aquella situación y posa su mirada en los ojos del joven, sopesando que tanto podría contarle a aquel ser sobre lo que había pasado, para luego abrir los labios y empezar a hablar.

-Pertenezco a Inferna, tenía una misión de investigar las actividades de un par de posibles desertores de la organización, los cuales pasaron a este plano en vez de realizar una misión que se les había asignado, todavía no sabemos las intenciones de su traspaso, que es totalmente ilegal, por lo que la información que recabé en el Nexo, en sus cuarteles generales. Logré rastrearlos hasta este centro comercial, se supone que debían estar aquí reuniéndose con otras personas, o seres, no lo sé con certeza.- Decidió saltarse la información de su infiltración a aquella reunión que se iba a celebrar.

–Al parecer eran pistas falsas, sé que el imbécil ese me vino a preguntar la hora, y cuando se la dije, se transformó en dragón y comenzó a atacarme…- Aquello aún no lo entendía, sabía que algunos en Inferna sabían como lograba conseguir información valiosa, conocían su habilidad de cambiar de forma y que lo único que no podía cambiar era su voz. Tenía en sospecha que su voz fue lo que la delató, y que aquel ser la había atacado luego de haberla reconocido, pero ella no conocía a esa persona de nada. -Lo recordaría...- Pensó.

–Tuve que empezar a atacar vidrieras para que la gente se asustara y se fuera, evitando que el dragón los carbonizara enteros a todos.- Aquello era cierto, ya sabía de antemano, desde el momento que empezó a atacarla que la misión de infiltración se había ido por el caño, pero que si las personas de ese plano salían lastimadas, la noticia iba a repercutir más, y retomar su misión inicial por otros rumbos le iba a ser más difícil, tenía en claro que debía aplacar a aquella bestia con el menor índice de escándalo para continuar, y debido a aquello había esperado a el Regeln.

–Sé perfectamente que ustedes consideran un crimen lo que pasó aquí, pero yo intenté detenerlo y reducirlo, si no hubiera hecho lo que hice, las cosas se hubieran puesto peor… ¿Han tenido muchos ataques de dragones recientemente? Son unas bestias de lo más destructivas, esto pudo haber sido peor, lo único que te pido Gerard Lightblade, es que esto no sea noticia de primera plana, nisiquiera que llegue a noticiario de la noche, tenía la idea que podía haberse hecho pasar por un temblor, esta zona es propensa a ellos, y que eso causó el estallido de las vidrieras… ¿Es una historia factible?- A pesar de ser bastante inteligente, no sabía demasiado de aquel plano, apenas lo básico para poder desenvolverse con naturalidad en él. Su tono de voz buscaba ser amigable, incluso intentaba que sonara como una buena aliada para ellos, buscando que todos ganaran en aquella situación.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 3:08 am

Un tipo de quejido se produce en aquel instante en que el nombre de la organización de demonios llega al ex integrante del Angels Army seguido de una expresión de repudio por su parte, el pasado no es algo fácil d olvidar así como los prejuicios que se fueron arraigando durante su crianza y crecimiento dentro de la organización e incluso dentro de su familia. Contrarío a la mayoría de los seres de su especie el ahora integrante del Regeln termina por ceder dando un suspiro y reabriendo nuevamente los ojos, “Inferna no trama nada bueno” mantiene en un solitario pensamiento que intenta obviar en el instante en que sus ojos regresan la vista a donde la demonio y escucha atento la explicación o historia la cual parece creíble pero realmente existen dudas provenientes no solo de su experiencia con la organización a la cual ella pertenece si no sobre todo por lo que ha aprendido durante su tiempo sirviendo como protector del plano de los humanos. Su cuerpo se levanta finalmente y su vista se distrae en un silencio un tanto inquietante que le lleva a meditar con cuidado las palabras que fueron expresadas por la joven y de igual manera aprovechando para ver los avances de cada una de las unidades encomendadas a la realización de tareas dentro de la zona acordonada para asegurarse de que todo sea cumplido perfectamente.

-Verhaal Pride quizá- termina por susurrar para sí mismo como una posible explicación de un ataque de la nada por parte de un dragón, -Los dragones son cínicos y les gusta la teatralidad por así llamarlo, sin embargo desde que fueron cazados y los tratamos de eliminar se han escondido como ratas, permíteme tener mis dudas, y no solo porque seas un miembro de Inferna y por lo tanto un demonio, si no por el hecho de que las pocas lagartijas que aun pasan desapercibidas no son tan estúpidas como para revelarse así por nada- Su voz suena tranquila pero su cuerpo se muestra un tanto estresado para finalmente devolver la mirada a donde la demonio, sus ojos se clavan en ella y regresa en su mente sus palabras y sobre todo la misión que se supone ella está cumpliendo en el Sild. –Desertores de Inferna, si son neutrales el Sild los recibirá, si son peligrosos bien… deberían ser problema de Inferna tal como lo mencionas, pero si su acceso no fue autorizado…- un suspiro mas es dado por parte del ángel que finalmente termina por llevar su diestra a la altura de su frente cerrando los ojos y negando con la cabeza, -por ahora señorita, lamento informarle que su misión será dada por terminada- sus ojos se abren nuevamente y su atención se centra completamente en la demonio.

Sus ojos se abren un poco intrigado por las conclusiones a los que la demonio habría llegado, para ser una persona proveniente del Chaos donde debería de estar la mayor parte del tiempo es bastante inteligente y perspicaz la clase de infiltrado que llama la atención de cualquiera y solo un instante basta para darse cuenta de que puede terminar convirtiéndose en un peligro para el equilibrio que intenta guardarse dentro del plano de los humanos. –Lo del terremoto sería factible si se hubiera sentido en otras partes de la ciudad, las coartadas no son mi especialidad, pero una explosión por causa de una falla de gas o incluso un ataque de algún grupo terrorista o que protesta por algo siempre es mejor, desvía la atención mediática a otros puntos… no es que hayamos utilizado esto antes- confiesa con cierto tono que denota una mentira inmediatamente en la forma en la que habla, es la escusa mas recurrida por el Regeln en el caso de dragones, desde que aparecen de la nada en un parque de diversiones hasta que se estrellan con edificios de gran altura haciéndolos colapsar. Regresa finalmente al asiento manteniendo la calma y notando como es que las unidades asignadas comienzan ya con la limpieza y alterando las explosiones daños para hacerlo algo más “natural”.

-Como miembro de Inferna que es, debe de estar al tanto que contactaremos con la organización para aclarar cualquiera de sus puntos- menciona haciendo referencia a una política común con las organizaciones de otros planos, después de todo si el Regeln debe de proteger el balance en el plano humano debe de tener conexiones con la mayoría de los organismos existentes en los demás planos cooperando e incluso asistiendo en asuntos que involucren al plano humano y hasta en cierta medida solucionando problemas entre ellos con el fin de conservar todo en un equilibrio, -Y respecto a su pregunta, no, hace años que nadie en el Regeln tenía que lidiar con uno de esos- menciona finalmente para después desviar la mirada al suelo, -aunque actualmente se han tenido problemas con varios miembros del Verhaal, si sirve de algo al ser un plano destruido tiene esa facilidad de infiltración y algunos criminales de otros planos suelen usarlo para esconderse- menciona cediendo finalmente un poco de información, una sonrisa se forma en sus labios y finalmente voltea a donde la demonio. –Pero aun así sabe que su cooperación no la exime del crimen ¿cierto?- termina por preguntar pues pese a todo el participar en una pelea de esta manera dentro del Sild se convierte en un problema y en un crimen a los ojos del Regeln.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 3:39 am

Al escuchar sus últimas palabras sonríe y deja escapar un pequeña carcajada subiendo su mano izquierda, la sana, hasta la altura de su boca al emitirla y bajándola luego para musitar de forma divertida. –Esperaba que mi linda cara me dejará libre de cargos.-

De repente una idea cruzaría por su cabeza, y su semblante se pondría serio por instantes, observando a aquel hombre con nuevos ojos. Al darse cuenta de que había cambiado de ánimo con demasiada rapidez le dio otro sorbo a la bebida que el de cabellos blancos le había traído, respiraría, mantendría silencio por unos instantes mientras meditaba.

-Esto se ve peligroso, para este mundo sobretodo… Yo puedo ser una colaboradora excelente si tú y tu gente colaboran conmigo.- Tantearía el terreno con algo de cuidado, observando fijamente al juez, mientras se levantaba y comenzaba a caminar en círculos, sopesando la situación y por segundos dudando si confiar en aquel ser era la mejor idea. Sabía que algunos miembros del Regeln de buena manera evitarían que fuera llevada al Chaos, pero sentía que aquel joven que se hallaba frente a ella podía serle de utilidad, y a la vez lo podría ayudar a salvar aquel mundo de un posible desastre.

-Puedo ayudarte… Esto puede ser más grande de lo que tú y tu organización creen, yo tengo planes en este plano, volver sería una molestia, lo admito, te aseguro que ningún plan que perjudique el delicado equilibrio de tu mundo, pero creo que te puedo ser útil, puedo ayudarte a que esto no se les salga de las manos… imagínate una rebelión de dragones… ¿Podrías con ella? ¿No sería mejor desmantelarla antes de que empiece? No digo que sepa de alguna, pero ¿Qué más peligroso que un demonio y un dragón juntos?-
Vuelve a posar su mirada en él, acercándose un poco más a él, rompiendo la barrera clásica que mantienen dos personas desconocidas que recién se conocen para evaluar su reacción, debido a que si aceptaba tenía que asegurarse que no se incomode, ya que trabajarían codo con codo.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 1:17 pm

Un simple movimiento lateral de su cabeza para negar sus palabras cerrando sus ojos y soltando un suspiro que demuestra cierto tedio respecto a la actitud de la demonio es la respuesta a las primeras palabras que ella emite, sabiendo perfectamente que se trata de una especie de broma quizá pero de igual manera manteniéndose en su papel de oficial del Regeln que finalmente es una fuerza hecha para mantener la paz dentro del plano en el que ambos se encuentran, sus ojos se abren nuevamente y por segundos queda observando a la demonio, pendiente de cada palabra y hasta llegando al punto de lograr que sus ideas no parezcan del todo descabelladas aunque por supuesto siempre manteniéndose atento de que aun y cuando ella testifique o proponga ideas tan brillantes no puede aceptarlas o negarlas sin antes llegar y hacer coincidir al Regeln con ellas.

-Sabes, tu idea no suena tan descabellada pero como debes de estar al tanto- hace una pequeña pausa observando a la demonio con bastante atención y después desviando su mirada a donde se encuentran los demás oficiales del Regeln ocupados en distintas tareas que se deben realizar para poder liberar aquella zona, - esa clase de decisiones no se pueden tomar por mi parte, admito que entiendo tu punto y concuerdo con la idea de que cualquiera con la capacidad de dejar a una lagartija algo frita puede ser útil para la causa, sin embargo, debes entender que somos una organización neutral y que por una simple decisión mía acepte tu oferta es para otras organizaciones como el Army o Fang una violación a ciertos tratados que se mantienen con ellos a manera de mantener las cosas tranquilas en el Sild- expresa con calma para después dar un sorbo a la bebida y finalmente cierra sus ojos meditando con cuidado el proceder sobre cada acción.

Sus manos bajan dejando de lado la bebida y después cruzándose delante de él al tiempo que su respiración termina por calmarse decidiendo con conciencia pero sobre todo con calma y uso de razón lo que debería de hacer, es verdad las reglas deben ser cumplida y eso no cambiara, pero de igual manera si hay un peligro latente para el plano de los humanos el Regeln debe de estar al tanto y tomar todas las acciones que considere pertinentes para poder solucionarlo o bien evitarlo. Una sonrisa se cruza en el serio rostro del juez que reabre sus ojos y observa fijamente a la joven delante de él. -Señorita, como juez del Regeln la declaro culpable de todos y cada uno de los cargos que han sido expuestos anteriormente además de un intento de amenaza contra el Sild- menciona sonriente, -Su condena es la expulsión definitiva del plano por la simple suma de las condenas de los delitos y por supuesto el negarle volver a él- menciona sin inmutarse y aprovechando la cercanía de la joven al tiempo que levanta su mano, no para apartarla pero si para llamar a uno de los agentes presentes cerca.

-Sin embargo ha presentado evidencia importante sobre actividad peligrosa y puede ser un testigo clave dentro de las investigaciones y prevención de mayores problemas dentro del plano, por ello su condena ha sido revocada, como parte del procedimiento informaremos a Inferna de su detención, y a manera de conservar la paz entre las distintas organizaciones haremos publico el trabajo cooperativo entre el Regeln y algunos agentes de Inferna para una investigación referente a desertores en el plano humano y posible acceso de criaturas al Sild- menciona dando un suspiro para después levantarse y observar a la joven, -respecto a usted, su condena ha sido cambiada completamente pues estará a partir de este momento en una detención dentro del plano humano- menciona observando ahora al agente que estaría ahí, -contactemos a Inferna de inmediato, expliquemos un poco la situación, para que ellos nos confirmen la información de la señorita y poder proceder con todo- menciona haciendo un gesto más al agente que se retira finalmente.

-Respecto a usted, la detención la obliga, primero a permanecer en el Sild y estar bajo discreta vigilancia del Regeln y segundo a cooperar con nosotros, claro a menos que prefiera que volvamos a la otra condena- termina por mencionar levantándose y observando a los agentes presentes. –una vez que su sentencia sea aprobada procederé a dejarla libre, mientras tanto nos acompañara… y a todo esto una vez que todo se solucione la enviaremos de nuevo a Chaos, ya sabe nos es difícil dejar ir información-


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 2:12 pm

Sonríe al escuchar el cambio de decisión que había tenido el joven, dando un último sorbo a la bebida que este le habría llevado, y al terminar su contenido se alejaría un poco de la figura masculina, buscando un recipiente de basura que quedara aún en pie, depositando el envase vacío de aquella bebida en el mismo. Luego de desechar aquel objeto comenzaría a caminar de vuelta, con pasos lentos, tranquilos, de forma que el tacón de su zapato casi no resonaría en el piso de aquel lugar. Al encontrarse nuevamente frente a él, se dedicaría a observarlo de forma enigmática pero mantiene la sonrisa que tenía antes sobre sus labios, y sus orbes violetas brillarían con un extraño aire de victoria.

-¿Entonces me vas a vigilar muy de cerca? No me molesta para nada, eres guapo.- Al decir aquello toma uno de los mechones blancos que caen sobre la frente de aquel hombre, tomándolo entre el dedo índice y pulgar de su mano zurda, deslizándolos suavemente por todo este mechón, desde la raíz hasta la punta, de forma tal que la velocidad coincidiera y que, al final de su frase ya tuviera sus dedos lejos del cabello ajeno, mientras mantiene aquella enigmática sonrisa.

-Deberíamos ir a un lugar donde podamos estar solos…- Diría con un tono coqueto, moviendo ligeramente su cabeza para que parte de su cabello quedara sobre uno de sus hombros, el cual queda sobre su hombro derecho, haciendo juego con la tira de la blusa que llevaba ese día, que tenía el mismo color. Sabía que iba a tener que dar cierta información para poder recibir otra, además de recibir algo de colaboración de aquel ser. En su mente sopesaba todas las opciones que tenía en aquel momento, además administraba la cantidad de información que tenía sobre el caso, y que tanta debía darle a aquel joven de níveos cabellos.

-Pero antes de irnos… ¿me permite este galante caballero ir al tocador de damas?- Debía ser cauta de ahora en adelante, debido a que tenía la sospecha de que estaban midiendo todos los pasos que estaba dando en aquel lugar, y si quería finalizar con éxito la misión que le fue encargada desde un inicio, tendría que ir con precaución, sin el mínimo riesgo de que la descubrieran de nuevo. Se mantendría aún con él, y no habría ido al baño aún debido a que estaba casi segura que el joven estaba esperando los informes que le dieran sus agentes, aquellos que estaban en aquel momento contactando con Inferna, confirmando su identidad y su estadía en aquel plano donde habitaban los humanos.
Había que admitir que aquello no le hacía la menor gracia, prefería haber sido ella la que avisara de lo sucedido aquella tarde a sus jefes, pero no podía hacer nada, tenía que ganarse la confianza del juez del Regeln que había acudido a aquel sitio, y esa era una de las acciones que debía dejar que se hicieran, en pos de ganarse su confianza, evitando entorpecer su trabajo.

Sus heridas superficiales se habían cerrado ya todas, algunas sin dejar ni siquiera un mínimo rastro, otras aún tenían la forma de una delgada línea rosa sobre la blanca tez de la demonio, la cual estaba también consciente de que su aspecto dejaba mucho que desear. Su mano vendada no le hacía mucha gracia pero sabía que no era tan fácil regenerar una herida de ese calibre. Esperaba no tener que pelear de nuevo pero sabía que tendría que buscar una forma de que su muñeca sanara más rápidamente, debido a que aquella mano era la que más usaba, y con su mano izquierda era mucho más torpe en todo, y aunque le molestaba la torpeza en general, sabía que si debía batallar de nuevo, la torpeza no sería una opción.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 3:58 pm

Se mantiene completamente reservado ante las acciones de la demonio retrocediendo apenas para después observarla fijamente, en algún punto de su mente sabe perfectamente que pese a la amabilidad o falta de ella el que se tome esa decisión por su parte es simplemente por una utilidad que se encontró para la joven más que por simpatía o por alguna especie de piedad o perdón, poco interesa lo demás siempre y cuando conduzca a una buena solución o a una información mucho más relevante que la de una pelea de las que ocurren de vez en cuando dentro del Sild, su rostro permanece tranquilo y su vista se desvía para supervisar las acciones de los agentes aun presentes en el lugar dando un leve respiro y finalmente desviando su mirada a uno de ellos que se acerca entregando un simple reporte de las acciones que se han decidido tomar, una sonrisa se forma en sus labios y finalmente termina por cerrar el informe devolviéndolo a quien lo entrego para volver su atención a donde la demonio.

-Una explosión, poco creativo, pero si te confesara que la última vez que tuvimos problemas con dragones tuvimos que derribar un par de edificios para eliminar testigos y atacar a un país entero con una amenaza de terrorismo entenderás que esta historia poco creativa me deje más que satisfecho- sentencia finalmente dando un respiro de alivio para observar a la demonio dedicando una sonrisa que es producto únicamente de la personalidad tan peculiar que ella demuestra. –Me gustaría decir que será personal, pero supongo debes entender que no es que pueda estar pegado a ti todo el día, finalmente tengo cosas que hacer, como asegurarme de que nadie más se acerque a este lugar, y entregar un informe de lo sucedido, saber la respuesta de Inferna- Suspira de solo pensar en cada procedimiento a cumplir con cierto pesar y finalmente termina por cerrar los ojos nuevamente para mantenerse inmóvil por unos segundos. –Adelante, pero debes estar segura que no puedes siquiera pensar en escapar, ya que estamos aquí te prometo que no tardaríamos ni siquiera un minuto en detenerte si tratas de escapar-

Sus palabras finales fueron acompañadas de una orden bastante simple para uno de los subordinados de mantenerse al pendiente de la joven sin llegar a molestarle al instante que el juez aprovecha el tiempo existente para revisar los daños y espera de forma paciente en el mismo lugar desviando su mirada ahora a donde el dragón con bastante curiosidad, su pie diestro da un leve toque con la punta de su zapato a una de las alas de la bestia y finalmente retrocede dando la vuelta para dejar que la limpieza se haga por parte de los agentes esperando de igual manera el informe respecto a la situación de la joven del cual depende el continuar o no con la naciente “alianza”. –De todas maneras yo estaba un poco aburrido- comenta para sí mismo esperando el regreso de la joven y observando atento un reloj para medir el tiempo, su sonrisa crece por el peculiar caso con el cual ha tropezado y en cierta manera espera poder solucionar al momento que sus unidades retiran ya al dragón de aquel lugar, -es una lástima que no pueda interrogarlo- termina por decir con toda la tranquilidad posible para después observar a las personas que siguen moviéndose de un lado a otro, sustituyendo cristales y cambiando los daños para que cualquiera llegue a la conclusión de que lo único ocurrido ahí fue una explosión, respecto a los testigos todo ellos habrían sido asegurados por el Regeln y estarían ya camino al Nexo donde seguramente habría un procedimiento para hacerles olvidar todo o en peor de los casos… hacer que ellos sean los olvidados.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 4:24 pm

Al recibir el consentimiento del joven de cabellos blancos, le guiña un ojo y voltea para localizar el baño correcto, al haberlo visto comienza a caminar hasta él, de forma tranquila, notando como algunos agentes, de forma muy disimulada, dejan lo que hacían para seguirla. Sonríe, aquello le causaba muchísima gracia, y en el momento que llega a la puerta del baño de damas, empuja la misma con su mano izquierda, abriéndola con el espacio suficiente para dejarla pasar, pero antes de dar un paso hacia adentro de este lugar se voltea para dirigirse a los agentes que la seguían.

-Sé que les encantaría entrar aquí conmigo, pero es sólo para chicas.- Les guiña el ojo a ellos también y da el paso que la lleva dentro de aquel lugar, dejando que la puerta se cierre sola al soltarla. Dentro de aquel sitio se dirige a la última de las cabinas, que tiene un letrero que reza “Fuera de Servicio”, al llegar a esta puerta, lleva su mano izquierda a la parte de atrás de su cuerpo, específicamente al bolsillo trasero de su pantalón para extraer de este una pequeña tarjeta, la cual desliza entre la puerta de esta cabina y su marco, soltando el seguro que mantiene cerrada la puerta, logrando abrirla luego de jalarla hacia sí y entrando dentro de esta, cerrando la puerta tras de sí y colocándole nuevamente el seguro.

Dentro de aquella cabina habría un bolso de gran tamaño, más parecido a una maleta, con la excepción que el material y la forma lo hacían ver como una cartera enorme. La joven de cabellos negros tomaría el cierre de aquel bolso y lo movería hacia la derecha, abriendo el mismo y revisando su interior. Del interior del mismo sacaría unas cuantas piezas de ropa, además de un par de zapatos. Colocaría de nuevo el bolso donde se encontraba primeramente, y la ropa sobre la tapa del inodoro para empezar a sacarse la que traía puesta, empezando por la blusa y siguiendo con sus tacones y el pantalón, quedando sólo con ropa interior. Luego de aquello tomaría una de las prendas que había sacado de aquel bolso, desabrochándola y colocándola encima de su cuerpo, pasando primeramente la larga manga por el brazo derecho, con cuidado de no mover mucho su muñeca, y luego por el izquierdo, procediendo a abrocharse aquella prenda, que parecía un vestido por lo largo, pero se trataba de un sobretodo negro con botones color crema en la parte de adelante. Luego de realizar aquello procedería a colocarse los nuevos zapatos que había sacado del bolso, unos tacones color crema, que combinaban con los botones del sobretodo, los cuales dejaban los pies al descubierto. Al terminar aquello tomaría las otras dos prendas que había dejado sobre el inodoro, los cuales pone sobre su mano derecha, mientras abre aquella puerta con su mano izquierda, quitando el seguro y luego empujando la puerta para salir. Al quedar fuera de la cabina caminaría hacia el espejo que se hallaba en aquel baño, mientras se coloca las últimas prendas, que resultarían ser unos guantes negros de seda, con los cuales cubre sus manos y también cubre de forma eficiente la venda que protegía su muñeca derecha.

Al terminar de vestirse, fija su atención completamente en el espejo y respira profundamente, sabía que tenía que concentrarse para lograr aquello y ya le había tomado práctica. Mientras observaba su figura en el reflejo que daba aquel espejo, notaba como este reflejo iba cambiando un poco, su cabello negro como la noche empezaba a aclararse poco a poco, como el efecto veloz de un tinte, sin la crema que lograba este efecto encima de sus hebras, hasta llegar a un rubio platinado, bastante claro. Además parecía que la raíz de su cabello se empezaba a hacer más corta, que la misma se devolvía hacia su cráneo, en contra del ciclo natural del crecimiento folicular. Sus ojos también iban cambiando de tono, cada vez perdiendo rojo en la tonalidad violeta original de sus pupilas, hasta llegar a un azul mar bastante agradable. Sus ojos parecían encogerse un poco, y su cráneo en general parecía hacerse un poco más pequeño, pero tan sólo un poco. Su nariz disminuiría también de tamaño y se afilaría más y luego de haber estado muchos minutos en el baño de aquel centro comercial, la imagen que el espejo mostraba ya no era la de una joven de 20 años, sino la imagen reflejaba a una rubia, con el cabello hasta un poco más debajo de los hombros, con el rostro más afilado y pequeño, los ojos más pequeños y azules pero aún algo grandes. Sonrió y comenzó a caminar hacia la puerta del baño, jalándola para salir y encontrándose con aquellos seres que había dejado apostados cuidándola, ignorándolos totalmente y caminando hacia el peliblanco, sonriendo y muy pendiente de su reacción.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 5:31 pm

Los ojos del ángel supervisan aun las acciones de los agentes que terminan poco a poco de preparar todos los detalles para continuar con la coartada para poder desaparecer completamente de aquel lugar, su atención permanece completamente puesta en las acciones y conforme pasa el tiempo sus brazos se cruzan soltando un suspiro que denota cierta desesperación y cansancio respecto al hecho de continuar en aquel lugar, sus parpados se cierran finalmente dejándose sumir en pensamientos, lo cierto es que el dragón es un evento que por sí solo no puede dejarse de lado y conforme los segundos continúan y el completamente inconsciente ser es transportado fuera de aquella área los pensamientos para clarificar la parte de la historia de aquel ser saltan de inmediato en la mente del ángel que termina por avanzar lentamente hasta uno de los agentes que se encontraría en aquel lugar haciéndole una señal para que se acercara y con el rostro mas serio que podría mantener se acerca a donde el de igual manera clavando una mirada bastante severa en el tipo provocando un leve escalofrío en el.

-Asegúrense de que él sea llevado al Nexo y busquen de toda forma que no haya más problemas con el- Exclama para después observar a donde se encontrarían los testigos notando como la mayoría estarían completamente inconscientes y una sonrisa clara se forma en sus labios para dar una instrucción mas. –A ellos asegúrense de que no exista mayor problema, saben cuál es la política respecto a los humanos, finalmente habiendo tantos como él en este plano no creo que uno sea más extrañado que otro, aunque claro eso es lo último que queremos- exclama finalmente emitiendo una tétrica risita que termina por ahogar con su mano diestra a la altura de su boca girando cuando escucha algunos pasos acecharse a aquel lugar abriendo un poco más los ojos y acercándose a la persona que se dirige al lugar con cierta sorpresa reflejada en su rostro.

-¿Rubia?- menciona con ciertas dudas para después cerrar los ojos y terminar dando la vuelta al tiempo que lleva su mano diestra a su cabello cerca de la frente observando a los agentes que se encuentran prácticamente listos para retirarse del lugar, -Bien, no puedo decir que me sorprenda el hecho de que un miembro de Inferna termine por cambiar su apariencia de la nada, son expertos en desaparecer, sin embargo no entiendo el porqué hacerlo ahora, ¿demostrar que ese par de agentes son tan inútiles que no se dieron cuenta de que salió, o bien tan estúpidos como para no recordar que el área está cerrada y no debería haber nadie más en el lugar?- menciono dando un suspiro de enfado y haciendo una seña a los dos agentes que continuaban esperando la salida de una joven de cabello negro, sus ojos se mostraron enfadados y posteriormente comenzó a avanza por el lugar con la intención de dar una última revisión al mismo. –Parece que uno no encuentra agentes eficientes en estos días- susurra finalmente para ponerse en camino desviando su mirada a la ahora joven rubia y después bajando su mirada al suelo para avanzar por uno de los pasillos de aquel centro comercial.

-Supongo debería estar familiarizada con el procedimiento para retirarse de un lugar, mientras la mayoría de los agentes salen por la puerta trasera llevando dados y evidencias en vehículos nosotros salimos por enfrente buscamos hacernos pasar por victimas o agentes de la autoridad humana y perdernos posteriormente, no podemos retirarnos de inmediato tomara al menos unas horas, asegurarnos de que los humanos crean la historia que inventamos, señalar culpables- un simple risa escapa de sus labios deteniendo su andar y desviando la mirada a la joven demonio, -generalmente apuntamos a criminales , terroristas, esa clase de personas que de todas formas deberían de ser perseguidos- explica y continua caminando llegando a la entrada del centro comercial. –Nos quedan unos minutos antes de que debamos liberar la zona- anuncia dando un suspiro y preparándose para continuar con la siguiente fase del plan o bien esperar a que todo este liso.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 6:42 pm

La joven sube su mano izquierda hasta la altura del rostro del hombre que parece no callarse, extendiendo el dedo índice y poniéndola sobre sus labios, para que mantenga silencio y acerca mucho su rostro al ajeno, a su oído, para susurrar de forma muy suave, para que sea imposible que otra persona oiga cualquier cosa dicha por ellos.

-No es seguro hablar acá, así como hay víctimas, podrían haber victimarios disfrazados, justo como nosotros.- Nota como casi todo el escenario de la coartada que utilizarían ya estaba prácticamente listo, y que pronto debían salir de allí, seguramente haciéndose pasar por víctimas. Esa era la idea, pero si el joven iba a salir con ella, tenían que tener una coartada, sabía que él la escoltaría hasta el lugar que considerara conveniente, ya que no es que fuera una ciudadana libre dentro de aquel plano, pero estaba consciente que el ataque de un dragón era demasiado raro, y que podía ser demasiado peligroso luego de que salieran de aquel lugar.

-No voy a poder hablar en público, angelito, mi nuevo nombre será Alicia Kournikouva y vengo de…- Sigue hablando muy cerca de su oído, bajando su mano izquierda hasta uno de los bolsillos exteriores de su sobretodo, sacando un pasaporte humano, el cual le mostraría con algo de disimulo, a la vez que observaría ella con sus ojos, ahora azules.

-¿Rusia? Serás mi boca ahora, mi excusa será que no hablo el idioma de este lugar, pero me pueden reconocer por la voz y se podría poner peligroso… Seguramente no sueles hacer más que salir y dictar sentencia, pero las peleas son rudas angelito, y no me conviene que te maten conmigo cerca.- suspira luego de haber pronunciado el nombre del lugar que contenía aquella identificación, observando que la imagen de esta era la misma imagen que le había devuelto su reflejo en el espejo hace unos instantes atrás. Sabía que era una persona real, verificable, pero lo suficientemente invisible para que no supiera nunca que alguien estaba usando su nombre en otro país lejano al suyo.

-Ahora angelito, ¿Serás mi amigo, hermano, primo, novio, prometido, esposo o con que excusa saldremos juntos y nos iremos juntos? Para interpretar bien mi papel.- Sonríe de manera mordaz, realmente quería ver que tan bueno era en su trabajo, porque estaba seguro que era un experto en sacar seres inconscientes de los lugares donde no debían estar, pero si había pasado por aquella situación antes, que buen actor sería, porque sabía que en el fondo era un ángel y despreciaba su raza, sabía que ante otros tendría que fingir algún tipo de conexión especial con ella y eso, particularmente eso, le daba un infinito placer mental, se regodeaba con la idea y sabía cómo podría torturarlo un poco, eligiera el papel que eligiera.

Notó como se estaban llevando a aquel ser que la había atacado, que aún se encontraba inconsciente, y esperaba poder saber que información daba luego de que lo interrogaran en el Nexo, pero sabía que sólo si era útil para esa organización, y si lograba mantener un buen equipo con aquel juez del Regeln, iba a poder obtener dicha información. Su actitud era completamente tentadora para que ella le entorpeciera lo más que pudiera el trabajo, debido al desprecio que no podía evitar ocultar por ella, su raza y su organización pero ella tendría que ser la madura y dejar de lado aquellas diferencias entre razas y tratar de que cooperaran y mantuvieran armonía.

Ya había pasado algo de tiempo desde que ellos llegaran, y ya todo parecía casi listo para que se fueran, pero no estaba seguro en qué momento ocurriría aquello, ni de qué forma lo harían, trataba de no pensar en el hecho que el joven podía estarla engañando y que al salir podía lanzarla a alguna oscura y cochina celda de uno de los cuarteles del Regeln, pero evitaba la idea, si quería fomentar la confianza, ella misma tendría que confiar en él.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 7:41 pm

El rostro del ángel baja con cierto fastidio, lo cierto es que hace tiempo ya que dejo atrás el trabajo como un simple agente de campo dentro de cualquiera de las organizaciones existentes, dentro y fuera del Sild, sus ojos se cierran y termina por dar un largo suspiro que es completado por el movimiento de su mano izquierda que termina por chocar con su frente señalando de esta manera lo ilógico de la situación sonriendo apenas un poco tras ello y girando a donde los agentes del Regeln para dar algunas instrucciones finales que debieran quedar solo entre ellos, los pertenecientes al Regeln. Su vista regresa a donde la demonio y se mantiene estático enfrente de ella sonriendo de manera tranquila.

-Claro, se me olvida la paranoia propia de los demonios- responde de forma tal que apenas y sea escuchado comenzando a caminar con un poco mas de calma, si bien es cierto lo que la joven termina por expresar también es cierto que no se puede estar cuidando las espaldas de manera excesiva, eso siempre levanta sospechas y una de las cosas que pueden atraer la atención son justamente las sospechas, -Sin embargo jugaremos su juego por un instante al menos- termina por reconocer al instante que sus pasos continúan ahora con la intención de buscar la salida de aquel lugar, sus ojos observan al frente notando como las autoridades humanas debieran de haber llegado ya.

-Fríos, algo cortantes, un poco descorteces- exclama con cierta sorpresa al escuchar no solo el nombre de la joven y su interesante deducción y nueva identidad si no de igual manera dando un suspiro de resignación, -no sé porque me suena bastante conocido la descripción, aunque si me pregunta ser ruso seria más bien la decisión de otra raza que tiene mucho más en común-, termina de explicar en el instante que nota como la mayoría de los agentes presentes en aquel lugar comienzan a dispersarse por completo quedando solo un grupo cuya función principal es servir de escolta al juez y a la joven que pasaría a tener desde este momento el papel de acusada o sospechosa de actividades ilícitas en el Sild. –Pero entiendo y supongo que deberé de continuar con el papel y con la representación, tiene bastante imaginación aunque eso es natural en los demonios- termina por expresar y después de ello gira el rostro a donde la joven, -Por otro lado aquellos ángeles que exageran con la imaginación terminan siendo parte del Regeln tratando de ocultar una verdad que se considera peligrosa para cualquiera- dice a manera de broma cerrando sus ojos y tras ello.

-Ya se me ocurrirá algo en el momento en que tengamos que presentarnos, por ahora solo digamos que estamos juntos y que posiblemente nos conocimos aquí- termina por decir de forma un tanto cortante para seguir su camino observando a la joven y dirigiendo la mejor de sus sonrisas fingidas al punto que pareciera una natural en realidad sus ojos se cierran y por un instante detiene su andar justo antes de continuar para observar seriamente a la joven, su rostro severo pero calmado cambia dejando escapar un leve gesto de molestia que acompaña un tono de voz mucho más serio de lo normal en ese instante, -Ya que lo mencionas es justo decirte que fui parte del Angels Army y que si debiera pelear puedo hacerlo sin problema alguno, honestamente, ¿no creerás que solo tú eres capaz de derribar uno de esos, cierto?- exclama finalmente en un tono un tanto amenazante para finalmente seguir avanzando hasta llegar a varios metros antes de la salida donde finalmente decidió detenerse esperando a la joven y de la forma más extraña se acerca a ella finalmente tomando su mano con cierta suavidad y firmeza.

-Y bien ahora podría hablar de la manera más dulce y fingir que estoy preocupado por ti, que quedamos atrapados en la explosión y que posiblemente hemos estado aterrados y aturdidos hasta que por fin estos amables y heroicos agentes nos han rescatado- Su seña seria excesiva y de los agentes del Regeln que estarían detrás de ellos ahora algunos estarían vestidos como agentes de la policía y finalmente un par serían otras víctimas de tan penoso incidente conforme el avance a las puertas principales de aquel lugar continuaba.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 8:07 pm

Escucha atentamente todo lo que el joven dice, incluso las órdenes que no debería escuchar, y cuando el joven vuelve a dirigirse a ella, no le da la mayor importancia al comentario en contra de su raza hecho por el peliblanco, al contrario sólo le murmura –Mujer precavida, vale por dos.- . Al escuchar la pequeña broma que el joven le dice en voz baja, no puede evitar reír y acercaría su rostro al ajeno, de nuevo sus labios a su oído y susurra suavemente en este.

-Entonces tenemos cosas en común, para tu pesar.- Le guiña el ojo derecho al momento que le dice aquello, divertida por aquel comentario, imaginándose a ella en la posición del joven, como jueza de una organización que pertenece a un plano que realmente no le interesa mucho, y aquella visión la divirtió aún más. Se imaginó en un escenario igual, resolviendo el desastre causado por otros seres y tratando de juzgarlos de forma justa y se le hizo una visión algo difícil de llevar a cabo.

–Finalmente tengo que darle crédito, me desprecia pero hace lo que cree correcto por este plano.- Aquellas palabras pasaron por su mente y la sorprendieron, decidió no pensar de más aquello y seguir con la misión que se le había asignado. Escucha las palabras que el joven vuelve a emitir, donde le comenta que había pertenecido a Angels Army, aquello le haría aún más gracia pero no la sorprendía ni un poco, había visto el gesto de desprecio que se apoderó de su rostro cuando le mencionó que pertenecía a Inferna, así que se esperaba algo así.

-Entonces estamos en estado no-definido mientras, está bien, al final no podré hablar en público hasta solucionar las cosas. Luego me tendrás que enseñar algunos movimientos, angelito.- Susurró nuevamente en su oído, rozando sus labios en este al hablar. Realmente no se lo imaginaba en acción, peleando con un dragón, con el riesgo de que estropeara su perfecto atuendo de juez, o que alguna mancha arruinara el perfecto tono níveo de su traje, a juego con su cabello y piel, y seguro con las alas que no mostraba en ese momento.

La joven siente como la mano de él toma la propia y se sorprendería de aquella acción, a pesar de que sabía que tenían que salir juntos para que el seguir juntos no se viera de manera tan extraña, no esperaba que el joven se fuera a tomar el trabajo tan en serio. Evitó exteriorizar aquel sentimiento de extrañeza y entrelazó los dedos con los de él, tratando de sentirse cómoda con aquella situación, porque a pesar de tener debilidad por los ángeles, la que solía tomar la delantera era ella, de ninguna manera pasaba al revés.

-Me encantaría ver cómo te comportas como un chico atento e interesado por mi bienestar, te reto a no poner cara de asco o repulsión mientras hablamos o estamos cerca.- Tenía casi por sentado que si el joven aceptaba, iba a perder más rápido de lo que perdía el control con ella el líder de la organización a la que el joven había pertenecido antes. Sonrió con algo de suficiencia, retándolo con la sonrisa, la mirada y las palabras.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 8:37 pm

Aquella actividad bien podría resultar en una especie de fastidio para uno de los más extraños personajes dentro del Regeln aun y cuando en realidad termia por serán tanto curioso el hecho de entrar en una representación como esta, generalmente las actividades de los jueces se centran en el Nexo únicamente y tienen la fortuna o mala fortuna de no tener que estar detrás de ninguna clase de criminales, sin embargo debido a los problemas que se han suscitado últimamente en el Sild incluso una persona de su jerarquía se ha visto obligada a ser una unidad de campo lo cual no termina de disgustarle por completo pero tampoco es una de sus actividades favoritas. Un gesto de enfado se forma en su rostro a recordar aquellas circunstancias que lo colocan en este lugar pero ciertamente parte de esa experiencia que ha tenido en batalla sirve para hacerle sentir lo suficientemente cómodo para cualquier clase de misión que deba de realizar su vista gira ahora a donde la demonio negando nuevamente ante sus palabras, finalmente para bien o para mal terminan estando juntos en este extraño evento aun y cuando los status de ambos sean completamente distintos.


-Supongo, si no lo tuviéramos estaría aquí tratando de matarte posiblemente o quizá estaría en una de las mas cómodas habitaciones de Litch, pero eso es bastante aburrido- contesta a las palabras de la joven conforme una sonrisa s vuelve a formar en sus labios, si hay algo que le disgusta mucho más que el tener que hacer esta clase de trabajo es el pensar en el Angels Army, organización que le entreno y en la cual escalo pero que termino por decepcionarle haciéndole olvidar por completo las cosas que le eran importantes y cambiar las prioridades protegiendo un plano que no es más que victima de la debilidad de la mayoría de sus habitantes pero que a la vez tiene un lugar muy importante reservado por el simple hecho de tratarse de un puente entre distintos planos, -Lo cierto es que si tuviera que mostrarte algún movimiento sería bastante enfadoso para mí, no eres tu linda...- dice a manera de broma para continuar representando su papel, -es tu especie- termina por expresar.


Sus pasos son un poco más rápidos y conforme se acercan a la salida su rostro cambia del confiado gesto que ha mantenido desde que llego a uno que demuestra desorientación y hasta un poco de preocupación conforme los pasos lees llevan, el ruido es mayor y de igual manera una extraña explosión de no mucho poder proveniente del sitio donde se encontraban se escucha, esto no era más que una distracción mas por parte del Regeln que levantaría un poco de polvo que caería para desagrado del juez incluso sobre su ropa y cabello para hacer más creíble la actuación, voces preocupadas por parte de los agentes disfrazados de victimas y oficiales se escuchan motivando al grupo a acelerar el paso lo cual el ángel sigue perfectamente avanzando con un poco mas de velocidad cerrando sus ojos al escuchar la última frase de la joven que produce un tenue disgusto en su rostro que se niega a manifestar pues sería perder la apuesta antes de que siquiera estuviera cerrada.


-Es difícil para mí el soportar la presencia de un demonio, pero como te dije en algún momento no eres la única de tu especie con quien debo de tatar incluso alguno de los agentes que han pasado por aquí el día de hoy es demonio- menciona con una total calma al tiempo que sostiene aun la mano de la joven haciéndola moverse un poco más rápido y se mantiene con calma totalmente, -creo que tomare su apuesta pero claro no creo que tenga nada que yo pueda ganar como premio, además este viaje espero sea un poco más corto de lo normal- termina por explicar observándola nuevamente para proseguir con su papel buscando la salida.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 9:07 pm

Mantiene su mano entrelazada con la ajena, siguiendo el ritmo de aquel hombre, dirigiéndose a la salida de aquel lugar, y notando como un poco de polvo cae también sobre ella y su cabello, producto de la explosión que también habría ensuciado a su acompañante, la cual no le disgusta, ni muestra ningún tipo de reacción ante aquella. Al escuchar como el joven le sigue el juego sonríe, ya que no se esperaba aquello, aquel juez parecía demasiado frío como para hacer una broma, más para seguir un juego pero al parecer lo había juzgado apresuradamente. Sigue manteniendo su rostro cerca de su oído, para poder susurrar las respuestas en este, de modo que nadie más que él escuche su voz.

-No dije que tipo de movimientos, seguramente los que estoy pensando te encantaría mostrármelos, guapo angelito.- Mantiene un tono intrigante al decir aquello, para que el joven lo interprete como prefiera, cosa que a la joven demonio le encantaba hacer, lograr que cada quien interpretara lo que quisiera de sus palabras.

–No matarías a alguien tan encantadora como yo, ¿O si?- Responde tardíamente a la primera de las respuestas que el joven le habría dado, ya que no le parecía tan importante. Cuidaba caminar al mismo ritmo de él, esquivando los restos de la pequeña explosión que había realizado el Regeln, ya que a pesar de que tenía excelente dominio de los zapatos altos, aquellos escombros eran una molestia para caminar, y en un momento tropezaría y casi caería, pero lograría mantener el equilibrio antes de terminar en el suelo. No le daría la importancia a esto, esperando que el joven no hubiera notado aquel traspié, pero dudaba mucho que lo hubiera podido ignorar, considerando que sujetaba su mano y su brazo se movió de forma un poco brusca al casi caer en el suelo lleno de polvo y escombros.

Al notar como el joven adopta un gesto de desorientación, sabía que ya se encontraban cerca de las demás personas del lugar, que ya estaban saliendo del área acordonada por el Regeln, y que era además casi seguro que la prensa de aquella ciudad, criaturas que consideraba bastante molestas y de las cuales no entendía completamente su utilidad en aquel plano, estuviera en las afueras para captar los hechos y mostrarlos al público, sin importar su clase, posición social o incumbencia. Aquello, además de no entenderlo del todo, le molestaba un poco, no entendía como gente de baja estirpe, que no pintaba nada en aquella situación tenía que enterarse de lo que había ocurrido. –Ni que pudieran hacer algo por las víctimas o la estructura, son inútiles.- pensaría en aquel momento pero adoptaría su papel, de víctima confundida y desorientada, que no había estado nunca en una situación similar.

Antes de salir ya a enfrentar el resto del mundo volvió a acercar su rostro al ajeno, sus labios a su oído y susurra de forma melosa y suave.

-Es cierto que las apuestas sin premio no son tan divertidas, ¿Qué pides como premio si ganas, cosa que dudo mucho?- deja que su voz siga siendo muy pastosa y melosa pero antes de alejar su rostro, vuelve a susurrar en su oído, de la misma forma, pero con un tono ligero, casi imperceptible de peligrosidad –Pero si pierdes yo también puedo pedir un premio… y tienes mucho que ofrecerme, angelito. ¿Entonces, seguro que quieres jugar?-

Luego de susurrar en su oído aleja un poco su rostro, aún su cuerpo cerca del ajeno, a su lado, caminando a su ritmo, y al alejar su rostro dirige una mirada malvada y peligrosamente tentativa al ángel, porque a pesar de que quisiera confiar en él, y que él confiara en ella, quería dejarle en claro que era peligrosa, y que jugaba con fuego, literalmente.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 10:16 pm

A su pesar o no es que mantiene el papel para seguir su camino que busca terminar con la salida de aquel lugar para después poder proceder con las actividades que debería de realizar como parte de sus actividades de juez de Regeln, un suspiro termina por escucharse de los labios del ángel mas no por la compañía si no por la lentitud con la cual proceden sus compañeros y poco a poco continua con la caminata hasta estar cerca de las luces que indican la salida , su mano libre se eleva un poco cubriendo su cara en ese momento en el que siente el viento alcanzar su rostro señal de que están fuera del edificio, su rostro de confusión es mucho mas creíble de acuerdo a su papel en el momento en que terminan por cruzar la puerta sosteniendo aun a la joven para con esa intención caminar un poco entre las personas manteniendo su papel completamente, al salir un grupo de policías humanos se acercan a ellos y sin interrumpidos por los agentes del Regeln que comienzan a escoltarlos hasta una ambulancia en la cual esperan dos agentes mas hasta que finalmente logra situarse cerca de la puerta de la ambulancia.


-Comienzo a creer que estas tomándote esto como una enorme broma- menciona dirigiendo una sonrisa al tiempo que las pertas del vehículo se abren caminando hasta tomar asiento cerca del borde de aquel lugar y después soltando un suspiro mientras mantiene su mirada en la joven para después terminar emitiendo un sonoro suspiro de resignación, para él no es una situación solamente difícil incomoda si no una que debe de tratar con demasiado cuidado, sus ojos se cierran en aquel momento para después observar a las personas que se encuentran cerca de la ambulancia.


-No es una propuesta ¿verdad?- Menciona en un tétrico tono que pareciera denotar que en efecto está dispuesta a eliminar a una amenaza sin importar lo bien que luzca, sus ojos se cierran apenas un poco para después observarla fijamente manteniendo la calma, - lo cierto es que aun y cuando me agrada un poco la idea de deshacerme de quien ha convertido mi día en un completo problema, incluso la idea no suena tan mal- exclama dejando una sonrisa escaparse nuevamente de sus labios al instante que se mantiene al lado de la joven, algunas cámaras se acercan a la ambulancia pero son detenidas por parte de los agentes del Regeln que desvían su atención e intentan alejarlos dejado una zona un tanto segura alrededor del vehículo.


-Respecto a la apuesta puedes estar segura que encontrare algo que pedir, pero créeme soy mejor fingiendo de lo que parezco, después de todo ¿no estoy en una organización que pareciera estar dedicada a eso?- menciona para comenzar a esperar sentado en la ambulancia lo suficiente para asegurarse de que las cosas que ocurran en aquel lugar estén completamente de acuerdo a lo planeado por su organización, sus ojos se abren un poco mas y su atención termina por enfocarse en los humanos que entran al lugar, una explosión menor se escucha para distraer la atención de todos incluidos los medios de comunicación y curiosos del lugar que terminan por voltear al edificio notándose como la sonrisa del ángel se amplía bastante en ese momento. –Y que opina, ¿sabemos cómo deshacernos de la evidencia?- pregunta con un tono de burla sabiendo que debe quedarse en ese lugar un poco mas y buscando que su estancia sea productiva, tanto para la misión que cumple en este momento, como para la que tiene ideada después…

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 10:37 pm

Nota como los medios de comunicación enfocan sus aparatos en todos los seres que se encuentran saliendo del edificio, así que continúa al lado del joven de cabellos blancos, subiendo con él a la ambulancia y tomando asiento a su lado, con un deje de elegancia, primero apoyando la parte baja de su cuerpo y sus manos, para luego deslizarse con gracia y suavidad hasta que su espalda se apoya en la estructura interior de de aquel vehículo. Escucha las palabras del joven, las cuales le hacen reír y se acerca a su rostro, para susurrar en su oído, cosa que ya haría de forma automática, por mucho que le pesara.

-Admito que soy una mujer con sentido del humor, pero sé que esto no es una broma, sólo trato de tomármelo con humor.- Encoge sus hombros suavemente luego de pronunciadas aquellas palabras y sube sus manos hasta el rostro ajeno, la derecha con más cuidado, y extiende los índices de ambas manos, situando cada uno en uno de los bordes de los labios del joven, subiéndolos un poco, haciendo que sonría y sonriendo ella, para darle el ejemplo.

-Si supieras lo encantador que te ves sonriendo, sonreirías más, te aseguro que las cosas te irían mejor. Se atraen más abejas con miel que con vinagre.- Vuelve a susurrar, bajando sus manos nuevamente, ahora colocándolas de forma coqueta sobre su regazo, la izquierda debajo y la derecha cruzada sobre esta, apoyada con suavidad, ambas enfundadas en guantes negros como la noche y con una tela suave.

-No era mi intención arruinarte el día, lindo angelito, pero admito que eres más agradable que otros miembros que he conocido de tu organización.- Su tono se deja oír de forma despreocupada, tratando de que el joven no haga conexiones que no debe, de que no piense de en que situaciones y por qué ella conocía a otro miembro o miembros del Regeln.

-Se me hubieran ocurrido mejores formas de eliminar evidencia.- Su mano zurda recorre desde el abdomen de él hasta su pecho, subiendo por su rostro y luego bajando, siguiendo el mismo recorrido de vuelta, dejando que su tono de voz vuelva a ser bastante meloso, y termina el recorrido cuando su mano vuelve a posarse bajo la diestra, en la posición anterior.

-¿Te da miedo jugar conmigo, angelito? Anda, dime que pides y dependiendo de eso, yo pediré y sellaremos la apuesta… ¿o soy demasiado repugnante para que no puedas controlar tu actitud y gestos?- Al decir aquello deja percibir un deje ligero de desprecio. A pesar de que en la historia del plano de Chaos, los que llevaban de perder siempre habían sido los de su raza, los que más se perdían de cosas eran los de la raza de aquel juez, siempre tan prejuiciosos y sin lograr disfrutar los placeres de la vida con sus ínfulas de perfeccionistas. La verdad es que no conocía a aquel ser del todo, pero su posición de juez le daba una idea de su personalidad, además de lo que ya había visto, claro, sospechaba que, como el resto de su raza, le encantaba juzgar y sentenciar a su propio criterio, ver las cosas sólo desde su punto de vista y que era bastante arrogante, actitud que ambos compartían. Aquella arrogancia y deje de superioridad era lo que le atraía, lo que hacía que su actitud buscara corromperlo, llevarlo a sus instintos más básicos, a romper su perfección, a mostrarle el mundo, esa actitud era la que le atraía de los ángeles, y lo que le daba placer era demostrarles que no eran tan justos ni perfectos como creían, o querían hacer creer.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 11:23 pm

-Aun y cuando pareciera que no tengo sentido del humor admito que es algo divertido respecto a cómo se han dado las cosas el día de hoy, pero créeme tampoco es que esté completamente feliz de este tan extraño encuentro- confiesa manteniendo la calma y observando a lo lejos como la policía humana entra en el lugar manteniendo su sonrisa y esperando algunas respuestas al menos, la atención de todos permanece en los eventos que ocurren permitiéndoles respirar por así decirlo y aprovechar la oportunidad para que los miembros del Regeln comiencen a ocultar de alguna manera la presencia de ambos en aquel lugar, su concentración tiene que estar en más de un lugar por lo cual mientras continua hablando sus ojos permanecen en la escena de aquel incidente, ya no solo asegurándose de que su plan sea ejecutado a la perfección si no de igual manera observando a los testigos que sin duda deben de encontrarse en aquel lugar cual si esperara de alguna forma el que alguno de ellos se interesara de mas en los eventos o pudiera delatar algo en su conducta que le de alguna pista para él y para la organización que representa.


-Lastima no sea encargado del departamento de socialización si no le enviaría una tarjeta de disculpa- menciona con cierta ironía respecto a las palabras de la demonio que pareciera ya haberse cruzado antes con algún miembro del Regeln y por lo tanto tener un poco de conocimiento sobre los procedimientos que de la organización, -aunque lo cierto es que el que tengas antecedentes en este plano no ayuda mucho a nuestra situación- menciona con la misma calma que suele mantener esperando alguna respuesta de parte de los agentes que estaban a su lado que se mezclaron con los oficiales de policía. Sus ojos se desvían ahora a la demonio a sabiendas de que se ha transformado ya no solo en un simple juez si no en un agente de campo por así llamarse a si mismo además de custodio de una prisionera que por mas encantadora que fuera y por más que el tratara de conseguir un poco de confianza no lo cambia el hecho de que sigue siendo una sospechosa en un acto que es considerado crimen en el plano de los humanos.


Su mano baja deteniendo la de la joven que siente pasar cerca de él alzando su ceja y observándola con cierto enfado en aquel momento para después componer nuevamente una sonrisa, pese a la actitud de la joven el continua en un estado que debe ser neutral y simplemente en el cumplimiento de sus tareas como miembro del Regeln. –Debería recordarle que para mí esto no es un juego, no creo que quieras que pierda mi sentido del humor, además permíteme recordarte que pese a todas las libertades que tengas sigues siendo una criminal- exclama con tranquilidad dejando que su voz se escuche segura, y finalmente desviando la mirada a donde se encuentra la atención de la mayoría. –Si tan ansiosa estas por apostar dime que es lo que quieres, yo en particular creo que lo único que puedo pedirte es que termines por colaborar en esta situación- exclama con seriedad propia de una persona en su puesto, -Además de todas formas no es como que vaya a perder así que es justo no presionarte con una condición que tendrías que cumplir de todas formas- exclama dirigiendo una mirada de reto a la demonio cual si intentara expresarle que la apuesta era demasiado fácil para el.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Vie Jun 01, 2012 11:57 pm

La joven que en esos momentos era rubia esboza una sonrisa al escuchar el comentario del joven con respecto a una tarjeta de disculpa. Estaba encantada con el cambio de actitud del ángel y pretendía que se mantuviera, ya que así era más ameno socializar con él. Al escuchar que el joven tenía sospechas sobre sus antecedentes en ese plano tan sólo se encoge de hombros, acerca sus labios a el oído del hombre y susurra.

-Te prometo que he sido una buena demonio, no tengo antecedentes… algunos de tus jefes tienen vida fuera de la organización ¿Me crees? Y se divierten, al parecer más que tú lindo angelito.- Dice con una voz felina, melosa y suave, dejando que sus últimas palabras suenen además lentas, casi melodiosas. Sus labios se curvan ahora en una sonrisa mayormente irónica al notar como el joven detiene su mano y al escuchar sus palabras dejaría que un suspiro escape de sus labios.

-Ya habrías perdido la apuesta, con eso de que no dejas que mi mano se acerque a ti, te prometo no está sucia, mis guantes están impecables y no mancharán ese lindo atuendito blanco.- Su ceja también se alza al decir aquello, haciéndole ver que ya habría perdido aquella apuesta al tener una actitud que la rechazaba, aunque fuera tan sólo que rechazaba que lo tocara. Su espalda se apoyaría más en la parte de atrás del asiento, sus ojos se cierran por instantes y su rostro parece cansado. A pesar de que tenía experticia en mantener una imagen diferente a la propia era algo que consumía su concentración, y los sucesos de aquel día la habían dejado bastante cansada, se veía algo mayor por aquella imagen que había adoptado, pero también por su rostro. Se veía cansada, experimentada y si había que admitirlo, un poco derrotada. A pesar de que los juegos que mantenía con el juez del Regeln la divertían, la verdad es que prefería estar en su hogar, dando órdenes y dejando que los demás las cumplieran, en vez de allí, con un extraño, tratando de ser simpática, ganarse su confianza y colaboración y también colaborar con él. Sabía que escapar de allí le resultaría muy fácil, prácticamente un juego de niños pero tenía una misión que terminar y, a pesar de que las cosas habían salido mal, no iba a volver sin la información que requería, a pesar de que sabía que lo sucedido allí podría justificar su falta.

Sus ojos se mantuvieron cerrados por algunos minutos, tratando de concentrarse sólo en mantener su imagen, en nada más. Hubiera quedado dormida allí mismo, ya que podía mantener aquella forma a pesar de que estuviera dormida pero realmente sabía que no podía darse el lujo de descansar aún. Abrió sus ojos pero mantuvo su posición, en la que su espalda no estaba tan recta sino en diagonal. Poso su mirada sabia y cansada en las orbes ajenas y por instantes dejó el tono juguetón, el tono mordaz, el sarcástico, es decir, su tono natural y hablo con bastante seriedad.

-Te daré otra oportunidad, desde ahora cuenta todas las actitudes que tengas, si me repeles o expresas en gestos y acciones tu repulsión hacia mi habrás perdido. ¿Mi premio? Tú, vendrás conmigo por un mes, te tomarás unas vacaciones de tu puesto y vendrás conmigo por un mes… ¿Te atreves Gerard Lightblade? Yo siempre cobro mis deudas, si pierdes, no te dejaré en paz hasta que pagues tu apuesta.- Mantiene su mirada sobre el rostro de él, la posición de su cuerpo, el tono experimentado y serio y casi toda la atención sobre él. Sabía que el joven podía negarse y no lo culpaba, aquella apuesta era dura, aquel premio difícil de cumplir y su raza odiaba la de ella, por lo que sabía que él, aunque no lo quisiera, aunque no lo hubiera buscado, la odiaba.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Millenium Mall   

Volver arriba Ir abajo
 
Millenium Mall
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 5.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» La Gazzeta dello Milan
» Nueva Lego Store Chile

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Otras ciudades.-
Cambiar a: