InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Millenium Mall

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 12:39 am

Un bostezo es dado por el ángel no señal de cansancio pero si de aburrimiento respecto al estar esperando por la conclusión de aquel evento, finalmente una persona como él habría perdido un poco esa paciencia por el estar en una misión de campo y sin embargo se mantiene perfectamente neutral a los hechos ocurridos a sabiendas tanto de que no existe ningún problema ya para su coartada como para entender que no existe de ningún problema que requiera solución en este lugar, sin embargo aun con cierta desconfianza y tratando de no dejar hueco en ninguna de las historias relatadas, sus ojos se desvían a la demonio sonriendo un poco ante el despliegue de habilidades que seguiría mostrando y pidiendo con cierta calma a uno de los agentes con un leve movimiento de su mano que comiencen ya con el traslado de ambos, su vista baja en ese momento para después desviarse por última instancia a donde algunos policías humanos salen del edificio y alcanza a llegar a oídos del ángel las primeras noticias referentes a los hechos ocurridos en aquel lugar, como él lo esperaba la idea de que fue una explosión accidental predominaba aunque había algunas cosas que no concordaban, lo único que se debía hacer para terminar con lo ocurrido era dejar pistas falsas que completaran las historias que el Regeln quiere que predominan.


-Solo hay que soltarles las migas de pan que los conduzcan al lugar adecuado- suspira dando en cierta manera una conclusión a los eventos y después de ello poniéndose de pie al tiempo que espera que todo esté listo para partir, -lo que hagan los demás no es de mi interés y debes estar segura de que me divierto lo suficiente- menciona de manera casi automática a las palabras de la demonio manteniendo una sonrisa serena en sus labios señal de victoria, para él la misión que fue asignada está cumplida y ahora solo falta una pieza que no encaja del todo, el recibir la confirmación por parte de Inferna y el decidir qué es lo que se puede o no hacer con la demonio dando un suspiro as señal de fastidio nuevamente por permanecer en aquel lugar y desviando su atención a donde la joven para levantar apenas la ceja un poco.


-Veo que no entendiste, esa acción es porque aun y cuando acordemos cualquier cosa, sigo siendo un agente del Regeln y por lo tanto debo de expresar mi autoridad de alguna manera, no porque me parezcas desagradable- termina por explicar para después notar un poco en el rostro y la apariencia de la joven además de los minutos de silencio que se le están brindando cierto cansancio, si esa idea es correcta es justificada a tomar en cuenta que termino una batalla con una criatura de gran tamaño y fuerza física hace un mucho y de igual manera está manteniendo una apariencia falsa que debe de tratarse de alguna ilusión propia de alguna habilidad mágica que por lo tanto requiere un desgaste de energía. –Sube a la ambulancia, es hora de movernos- exclama con tranquilidad para subir el primero y extender la mano a la demonio.


Sus ojos permanecen atentos a los movimientos y espera que las puertas del vehículo se cierren manteniendo en mente las últimas palabras de la joven negando con la cabeza, -Vengarse de que te mantendré prisionera en este plano… bastante imaginativo- menciona para después desviar su mirada a donde la joven y negar con la cabeza una vez más, -Sin embargo no creo que sea precisamente bienvenido en Schatten, creo que aun recuerdan con cierta renuencia la destrucción de uno de sus muros, y honestamente el clima no es mi favorito- menciona para después suspirar un poco, -pero asumiendo que pudieras conseguir derrotarme podría arreglar que te quedes más tiempo en el Sild como huésped especial- menciona sin darle importancia a sus palabras, para él en realidad no hay ninguna probabilidad de fallar en la apuesta, -y así cumplir con la apuesta de los treinta días… aunque eso no incluye el tiempo a invertir en mis obligaciones- termina por expresar para notar como las puertas se cierran, -Si yo gano su arresto será por esos treinta días, y cuando digo arresto es que estará en una prisión en el Nexo- termina por expresar con naturalidad, una forma efectiva de ganar una apuesta y cumplir una condena.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 1:07 am

La joven recibe la mano del ángel y se ayuda con esta a levantarse, notando como su cuerpo se sentía más pesado, aunque sube a la ambulancia junto con él de la forma más elegante posible. Era absurdo lo cansado que se hallaba su cuerpo, pero aquel había sido un largo día y a pesar de que mantenía buena condición física, la batalla había sido extenuante. Pasaría a buscar sentarse en el primer lugar que encontrara lo suficientemente cómodo, pero que también tuviera espacio para que el juez del Regeln se sentara a su lado. Había escuchado sus excusas y sus palabras y había negado con la cabeza cada vez que las escuchaba. Se permitió sonreír y observarlo de forma cansada, susurrando suavemente, pero esta vez sin inclinarse hacia él.

-No, ahora eres mi acompañante, tienes algún tipo de nexo conmigo y por lo mismo no debes mostrar repulsión hacia mí, ni sentirte intimidado por mi cercanía. Es un papel y debes interpretarlo, como yo debo interpretar el mío. Aunque estemos en tu “zona segura”, no es completamente segura, y ahora que me escoltas, no lo es ni para ti. Mírame ¿Crees que los agentes que conozco del Regeln son unos santos? No, son corruptos y me venden información, y así como me la venden a mí, se la venden a cualquiera, recuerda eso. Así que ante ellos ya no debo ser Helena Vanderbilt, sino Alicia Kournikouva, la quien-sabe-que del agente Gerard, que casualmente se hallaba aquí cuando viniste. ¿Qué seré tuyo? Tu lo decides, yo asumo el papel que quieras darme pero no puedes confiar completamente en quienes te rodean, te puedo señalar 3 de los que te acompañaban hoy que me han dado información clasificada de tu organización. Si las cosas salen bien, pueda decirte la identidad de uno, tal vez dos si las cosas entre los dos funcionan, sólo para que te cuides las espaldas.- En la soledad de la ambulancia, a pesar de que fuera un susurro se escucharía claramente la información. Sus ojos se cierran otros instantes luego de terminar de hablar, ahora cambiando su tono serio a su tono típico y sonriendo como al principio, de forma juguetona y traviesa para susurrar nuevamente para él.

-No, el trato es que si gano, y no dudo que vaya a ganar, tú estarás conmigo 30 días completos, un mes, a donde yo quiera llevarte. Serás mi rehén y dejarás tu trabajo por ese periodo de tiempo, porque mi objetivo es llevarte a que conozcas mundo. Conmigo no estarás en peligro, te doy mi palabra.- Lo observa mientras susurra para él, y concentra la atención sobre su rostro y su cuerpo, para ver la reacción que su cuerpo tiene ante aquella declaración.

–Yo acepto tus condiciones, si tu aceptas las mías, y si además aceptas ser mi almohada mientras me llevas a donde se supone que tengamos que ir. Puedes pensar la respuesta en el camino y decirme cuando lleguemos.- Al decir aquello busca jalarlo con su mano izquierda, la que no se encontraba vendada, de forma suave para que termine sentado a su lado y sin pensarlo mucho, ni sopesar las consecuencia de su acción deja caer suavemente su cabeza sobre el regazo ajeno y sin pasar ni un minuto, queda profundamente dormida, con algunos mechones de cabello rubio cayendo sobre su rostro pálido, y sus párpados cubriendo los ojos que en esos momentos eran azules, con sus enormes pestañas negras contrastando con el níveo tono de su piel.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 3:23 am

Las puertas de la ambulancia se cierran por completo en el instante que el vehículo comienza a andar escuchándose la sirena que sirve no solo para apartar los automóviles del paso del vehículo en cuestión sino también para provocar que las conversaciones en el interior de la ambulancia queden únicamente entre ambos, un gesto de enfado contenido se nota en el ángel ante las palabras de la joven pero finalmente cede por una tenue sonrisa, lo cierto es que hasta ahora por mas encantadora que ella se comporte no es más que una criminal para el plano Sild y por lo tanto es simplemente una persona que está bajo custodia más que una huésped, sus ojos se cierran finalmente dando un suspiro más que en lenguaje propio del juez significa que termina cediendo la razón a la joven y hasta está dispuesto a continuar con el juego de fingir pese a que no hay nadie más al interior de la ambulancia que debiera de llevarlos hasta un sitio seguro donde se pudiera continuar con el proceso.


-Entonces lo llamaremos “protección a testigos”- menciona haciendo alusión al trato y al pequeño acto que continúan fingiendo mientras nota como detrás de ellos habría una escolta de patrullas que sin duda deberían ser de origen humano. –Estos necios- exclama en un leve susurro para después observar por la ventana aun y cuando su plan está siendo ejecutado con total éxito cabe destacar el hecho de que los humanos tienen de vez en cuando ese sentido del deber alto que llega a ser mas una molestia que una ayuda, al menos para el Regeln que supervisa y cuida toda clase de incidentes así es considerado cuando los humanos se niegan a dejar a las personas, su vista cambia al frente y a los lados sabiendo que están a mitad de una calle con bastantes testigos lo cual evitaría cualquier otra táctica de escape que se pudiera improvisar.


-Las condiciones estopan aceptadas, de todas maneras no es que crea que vas siquiera a ganar un poco y contrario a lo que la mayoría cree para mi inferna no es más que un grupo de supuestos incomprendidos que buscan recuperar su hogar a como dé lugar- menciona en un tono resignado para después acercarse a la parte delantera de la ambulancia abriendo una leve puerta que separa la parte de carga de la de los conductores y hablando de manera bastante calmada con los agentes que se encargan del traslado, -parece que habrá que jugar un poco mas con ellos, llévenos al hospital una vez ahí encontraremos la manera de escapar- exclama dando la indicación y cerrando la puerta nuevamente, son ordenes así que no espera una respuesta solo el cumplimiento de ellas.


-Pero a cambio de aceptar tu trato yo te propongo otro- exclama alzando la ceja al tiempo que termina por llevar su mano a su bolsillo sacando una hoja de papel, algo arcaico ciertamente para la mayoría de los seres de otros planos pero lo suficientemente secreto y cerrado para convertirse en algo completamente personalizado por llamarle de alguna manera un excelente, de igual manera termina por tomar un bolígrafo que entrega a la joven, -Te propongo eliminar cuatro de los diez agentes que estarán vigilándote constantemente durante este tiempo por los nombres de las personas que dices han filtrado información por parte del Regeln- su mirada es decidida al igual que sus palabras notándose esa extraña personalidad del juez así como sonriendo ampliamente, nada es más reconfortante que encontrarse con la posibilidad de castigar el acto indebido de algunos miembros del Regeln. –Suena justo, bastante en realidad- menciona confiado, no es que exista una confianza total pero cuando se tiene una herramienta útil a la mano hay que encontrar la manera de explotarla y la información es siempre un valioso tesoro que puede ser utilizado.


Un movimiento un tanto más brusco se nota por parte de la ambulancia la cual acelera al notar como las autoridades humanes hacen una escolta mayor, los ojos del ángel se cierran finalmente y piensa en los motivos que pudieran provocar ello dando un suspiro nuevamente, -Lo que me faltaba ahora ellos deben creer que nosotros sabemos algo más sobre lo que paso, lo mejor será que use otra idea para salir- exclama observando a la demonio y sonriendo a donde ella, -¿Rusa cierto?- pregunta haciendo alusión a la nacionalidad del personaje que la demonio representa para después reabrir el compartimiento que los separa del chofer, -Necesito que haya agentes que se hagan pasar por autoridades de la embajada Rusa dispuestas a proteger a la señorita, no me interesa si terminamos en un avión destino a Moscú, lo importante es poder salirnos ya, además quiero un informe sobre nuestro amigo el dragón durmiente y que me informen cuando la información de Inferna sea entregada- exclama finalmente devolviendo a la cabina y cerrando la puerta para esperar el trayecto de la ambulancia intentando contenerse ante su nueva utilidad como almohada que no le es del todo agradable pero trata de mantenerse normal debido a la apuesta que acepto.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 3:49 am

Mantiene su cabeza sobre el regazo del joven, escuchando todas sus palabras, preguntas y almacenando estas en su memoria para responder cuando despertara de nuevo. Sus ojos se mantiene cerrados, mientras continúa dormitando. Su cuerpo se voltea de forma natural y queda de costado, apoyándose sobre el lado izquierdo de este, pero aún dormida, parte de su cabello cae sobre su rostro y este apenas se arruga un poco ante las cosquillas que le producen la hebras rubias sobre la piel, pero no hace ni un intento por retirarlas de su rostro.

A pesar de estar completamente dormida, recuperando algo de energías de aquella forma, aunque de forma bastante lenta, porque seguía usando energía para mantener su apariencia actual tenía algo de conciencia de lo que estaba sucediendo, y en su mente tenía pendiente las respuestas que tendría que darle al peliblanco al despertar. Parte de ella quería evitar dormir, y mantenerse despierta, así manteniendo algo de dignidad pero la verdad era que su cuerpo le estaba pasando factura de la sobreexplotación a la que había estado expuesto los últimos días.

Su mano sube hasta una de las piernas del joven, quedando frente a su propio rostro y su cuerpo retrocede de forma inconsciente, apegándose un poco más al ajeno, buscando su calor al acercarse más a él. A pesar de estar consciente de la situación en general realmente no lograba notar que estaba haciendo el ángel mientras ella dormía, apenas estaba consciente de la suavidad de sus piernas debajo de su cabeza y su mano, que estaba sobre la rodilla ajena, pero no habría notado como ahora su espalda pasaba a no tener ni un milímetro de separación con respecto al abdomen del juez del Regeln.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 6:53 pm

Y es cuando el silencio y calma por fin reinan en el lugar que el ángel termina por soltar un suspiro, no de hartazgo si no de alivio, para variar desde la aparición de la demoño y la lagartija lo único que habría podido hacer era preocuparse por procedimientos buscando que ella no tratara de escapar o de hacer algo en contra de las reglas, es naturaleza de los ángeles el desconfiar de los demonios, pero es naturaleza del Regeln el desconfiar incluso de las sombras que se proyectan en el lugar, sus ojos amenazan con cerrarse pero a decir verdad eso no es más que efecto del movimiento repetitivo y hasta ahora un poco más calmo de la ambulancia que de un cansancio en realidad, su vista se desvía y se mantiene inmóvil sirviendo de respaldo a la demonio a la cual se limita a vigilar de vez en cuando.

Por su mente pasan distintos procedimientos, errores y trata a su manera de armar la historia del que aconteció basado únicamente en lo escuchado por parte de la demonio, faltaba más, el fiarse de alguien que es intruso al Sild es bastante contrario a las enseñanzas del Regeln y a las normas sin embargo el además de cumplir su papel como juez se ve obligado a servir de investigación y hasta de escolta de la joven, sus parpados se aben completamente no permitiéndose el quedar dormido y su mano libre se eleva un poco acomodando su cabello en otro de esos gestos perfectamente ejecutados sin siquiera necesidad de planeación alguna para ellos, que más da, de todas formas el hospital debería de estar más cerca a cada segundo y en el momento en que los planes funcionaran de manera adecuada sin duda se podría salir de la vista de los humanos con bastante efectividad y de esa manera convertirse en problema únicamente del Regeln, los humanos generalmente no causan problemas pero cabe destacar que nunca faltan fisgones de la resistencia que buscan información que les sea provechosa, la mayoría de las veces los miembros de dicha organización son tomados de una manera distinta a la de las demás, después de todo no se puede desterrar a alguien que ya está en su propio plano.

la ambulancia poco a poco detiene su andar y eso es notorio en el interior de ella despertando la curiosidad del ángel que estaría sumergido en sus pensamientos pero que finalmente terminaría por abrir sus ojos y observar a su alrededor encontrando por fin la explicación que su mente buscaba, ya han llegad al hospital y conforme los segundos avanzan escucha como se abren las puertas de piloto y copiloto del vehículo para poder de esa manera avanzar hasta donde las puertas, quizá debería de encontrar una manera educada de despertar a la joven pero por otra manera el realmente no encaja del todo en alguien que usa procedimientos estándar, además habría que admitir que es un poco divertido el jugar con ella, ya ha pasado algo de tiempo desde que ningún intruso realmente interesante se había encontrado con el Juez.

-Despierte ya bella durmiente- menciona amablemente y en ese instante lleva su mano a la mejilla de la demonio apenas rozándola levemente y después emitiendo una sonrisa confiada producto de su maldad, -realmente por mas bien que este resultando nuestra primera cita no creo que haya oportunidad alguna de que te despierte con un beso- exclama moviéndola levemente para indicarle que despierte escuchándose finalmente como es que la puerta se abre dejando filtrar un poco de luz al interior de la ambulancia.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 8:07 pm

Su cuerpo había permanecido inerte mientras aquella ambulancia mantenía su movimiento lento y rítmico por las calles de aquella ciudad dominada por la raza humana. Aquel vaivén del vehículo en el cual se desplazaban la relajaba aun mas y lograba que siguiera profundamente dormida. A pesar de su estado, podría sentir lo que pasaba a su alrededor de una manera vaga, pero aquel estado de semi conciencia era lo que le dio señales a su cuerpo de que su transporte se había detenido, aunque no reaccionara inmediatamente ante esto.

Abre sus ojos sólo hasta el momento que el joven dirige sus palabras a ella, y al sentir el suave tacto de su mano sobre su mejilla. Al escuchar aquel comentario, sonríe aun medio adormilada, pero con la suficiente consciencia para poder dar una respuesta acertiva, en un susurro cargado de un tono juguetón.

-Si la historia fuera como debiera, esta bella durmiente sería despertada por el beso de su príncipe azul, pero llevando la historia a la situación actual, mínimo me habría tomado entre sus fuertes brazos con extrema delicadeza, dejando así que continuara dormitando, me habría llevado a un lecho más adecuado y allí me habría despertado con un beso. Pero no tengo un príncipe azul, mas bien serías un príncipe... blanco?- Se voltea para quedar boca arriba, en una posición un tanto incómoda para su cuerpo, ya que sus pies continuaban apoyados en el piso de aquel vehículo pero de esta manera liberando su brazo izquierdo, para subir su mano sana hasta la chaqueta del joven, sujetándola suavemente por uno de sus bordes, el del lado derecho, a la altura de su pecho, para hacerle entender con aquel gesto su nuevo adjetivo calificativo.

-Y dudo que mi príncipe tenga fuertes brazos con los cuales me pueda levantar.- termina su frase también con un tono bajo de su voz, pero impregnado de triunfo y un atisbo de maldad y provocación, ya que le gustaban las respuestas ocurrentes del ángel, así como lo inesperado de su accionar, ya que no era fácil que la tomaran por sorpresa.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Sáb Jun 02, 2012 10:39 pm

Una leve risa salió de los labios del ángel ante la hábil y bastante ingeniosa respuesta de la demonio a la forma en la cual la habría intentado despertar, no hay espacios para quejas debido a que hay una apuesta y un pacto entre ambos que obliga respeto y el continuar con un extraño, realmente extraño papel que los obliga a mantener cierta conducta, por el contrario su mano diestra pasa apenas por el cabello de la joven para después de ello tratar de incorporarse al notar como el aire se cuela al interior de la ambulancia, sería hora de continuar con la actuación y conforme los segundos pasan una duda sobre el porqué no simplemente salió por la puerta trasera como buena parte de su equipo llega a su mente, lo cierto es que él conoce la respuesta, como líder de la operación es su deber el estar presente hasta que está esté concluida y eso incluye que las distracciones y todas las pistas falsas no solo sean colocadas si no creídas sin duda, este es un procedimiento estándar pero el mantenerse cerca de los movimientos de los humanos ayuda a rectificar acciones o simplemente agregar detalles a la coartada creada por los miembros del regeln como parte de la actuación y representación de una explosión que dejaría el daño al centro comercial el shock en testigos como consecuencias.

-Por más que este tentado a cargarte entre mis brazos y salir como un héroe de esta ambulancia debes de saber que no es el procedimiento, pero a cambio de ello prometo poner mi rostro más fingido de autentica preocupación y consternación total- exclama al momento que uno de los agentes aborda sin problemas la ambulancia preparando una camilla que sería el medio de escape para la joven, la sonrisa maliciosa se amplía un poco en sus labios al instante que le hace un leve señalamiento a la demonio y desvía su mirada a aquel objeto, -En fin, su carroza esta lista- menciona con tranquilidad siguiendo el papel de encantador príncipe- y su mano diestra es llevada a sus labios cubriéndolos apenas un poco, -respecto a su idea, en realidad el ser príncipe me aburriría un poco- termina por exclamar para esperar el movimiento de la demonio.

Mientras tanto su atención se desvía en aquel momento a unas vendas de las cuales pasa algunas a la joven con la intención de que las use a manera de simular que su situación es al menos lo suficientemente grave como para ingresar al hospital en una camilla y de igual manera coloca algunas en su brazo diestro como parte del mismo plan, su vista permanece atenta a cada movimiento y nota como las patrullas que los habrían seguido estarían a unos metros, después de todo cualquiera con un poco de lógica sabe que si se atrevieran a llegar hasta esta zona donde las ambulancias tienden a estacionarse causarían un caos que sería más un problema que una utilidad real, sin embargo si es pasara el realmente no se extrañaría, no es que los humano sean tontos, de hecho se puede decir que son seres que van desde una inteligencia rescatable hasta una brillante, capaces de grandes cosas con pocos recursos sin embargo por algún extraño giro del destino muchas de sus decisiones o formas de hacer las cosas eran mucho más improductivos que la mayoría.

-Permíteme- exclama una vez que su vendajes están colocados y procede a hacer lo propio con el brazo lastimado de la joven demonio y de igual manera un poco en el hombro sobre la ropa y finalmente un toque personal que era a la vez una mala broma para la demonio pues el juez del Regeln trataría de colocarle un collarín como parte de la actuación. –Vamos, te prometo que si hay otra “explosión” jugare a ser héroe y te sacare inconsciente en mis brazos- menciona a manera de juego, aun y cuando pareciera que su tono es cordial lo cierto es que otra de las actividades que lo mantienen ocupado es la vigilancia de la demonio y finalmente ese es el motivo por el cual sigue el juego que ella propone y trata con cierta calma de continuar de la forma más natural con cada evento que se suscita.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 12:19 am

Sus sentidos se habían puesto un poco más alertas, luego de pasados unos instantes, en los que el estado de letargo va llegando a su fin, pasando a que la joven vuelva a estar enfocando su atención a todo lo que le rodea de mayor manera, ya que ahora sí estaba despierta. La joven detiene con una de sus manos al ángel de cabellos blancos cuando trataba de vendar nuevamente su mano derecha, extendiendo hacia él una de sus muy bien formadas piernas, colocando su tobillo a la altura de sus manos, cuidando de hacerlo con delicadeza para no lastimarlo con la punta de su tacón, y de forma tal que su pierna no quedara demasiado flexionada, y que la parte de debajo de su sobretodo no se subiera, de la altura de su rodilla hasta una altura poco correcta, dejando que su voz se escuche en un suave murmuro, para justiciar su acción por medio de unas cuantas palabras.

-No quiero que sospechen de mi, si aquel se comunica con sus aliados, buscarán a la demonio que lo abatió por las heridas que sabía que me causo, pero por como saltaba, estoy casi segura que no creerá que tengo un tobillo lastimado.- Después de dichas aquellas palabras, oídas las de él y señalado su nuevo medio de transporte sólo deja escapar un sonido, parecido a un suspiro, que denota el fastidio que le produce que tenga que salir de allí en una camilla. Se pone de pie y da un par de pasos para luego tenderse poco a poco en aquella, primero sentándose en el borde, para subir poco a poco su pierna derecha, seguida de la izquierda, a una distancia tal que evite que su ropa se levante, manteniendo esta a la altura de sus rodillas. Al quedar totalmente sentada sobre la camilla su torso comienza a bajar, con algo de cuidado, apoyando su mano buena para que su peso no caiga todo de golpe en aquella comilla, y dejando que repose en su abdomen luego de quedar totalmente recta, en posición horizontal, colocando su mano diestra con elegancia sobre su mano izquierda, cruzada ligeramente, quedando ambas en forma de “x”. A pesar de que sospechaba que el joven le intentaba inmovilizar el cuello con las intenciones únicas de fastidiarla lo dejaría hacer, para que cuando terminara de colocar aquellos implementos médicos de la forma que quisiera, una sonrisa nuevamente pasa a poblar sus labios color carmín y deja que su voz se vuelva a escuchar sólo para él.

-Entonces serás mi caballero de la blanca armadura.-Dice aquello con el mismo tono que habría hablado al despertar, también con solo la intención de fastidiarlo, cosa que se le hacía cada vez más divertido y agradable, notando que aquel ángel le seguía el juego y no se enojaba. –Está bien, mi dulce caballero, espero cumplas tu promesa, pero espero también que no haya una próxima “explosión” pronto, así que podemos buscarle una mejor función a tus fuertes brazos con respecto a mi frágil y delicado cuerpo.- Luego de terminar de dirigir su mirada, sonrisa y palabras al joven posaría su mirada de ojos azulinos en las puertas abiertas de la ambulancia, preguntándose, no sin un deje excesivo de curiosidad, donde estaban, si habían llegado al hospital, o si los habían llevado a algún otro lugar que el juez del Regeln hubiera considerado más acorde para ambos y su próxima misión. Decidió mantener silencio, dejarse llevar tranquilamente en vez de acosar de preguntas a su acompañante, confiando en el buen juicio de este y en su gran conocimiento del plano Sild.
Trata de acomodar su cabeza, que ante la rectitud de aquella camilla y la rigidez del collarín que ahora rodeaba todo su cuello. Dejó salir aire, exhalando de desesperación pero sin decir ni una palabra, ni quejarse, dejando que reine el silencio para esperar cualquier comentario u orden que aquel hombre quisiera emitir, sin entorpecer su trabajo.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 1:51 pm

Es imposible para el juez del Regeln el no emitir una risita al ver como aquel collarín quedaría en la joven demonio, aun y cuando entiende sus palabras y comprende que seguramente tiene razón no puede evitar pensar en que cada acción y cambios a su plan original pudieran tener una intención distinta a la de simplemente ocultarse por temor, después de todo los miembros de inferna pese a ser bastante escurridizos se caracterizan por exagerar en ocasiones respecto a valor, esto solamente por ser perseguidos la mayor parte de su tiempo lo cual provoca que si bien sean excelentes escondiéndose y siempre hábiles tratando de ocultar sus intenciones son bastante arriesgados y un tanto valientes debido a que no temen enfrentar una pelea, sin embargo no reclama nada respecto a la demonio por el contrario disfruta un poco ante la actuación después de todo ella es la que se debe de mover en la camilla y de igual manera debe permanecer quieta dejando prácticamente su seguridad y por lo tanto su vida en las manos del Regeln. Sus parpados se cierran y da una leve orden con sus manos como suele estar acostumbrado a hacerlo, la mayoría de sus subordinados conoce más el código de señales que el realiza que el tono de su voz.

Tras la indicación uno de los para médicos comienza a bajar la camilla mientras el otro debajo de la ambulancia comienza a acomodarla para dejarla sobre unas ruedas y comenzar a moverla no si antes esperar al juez del regeln que comienza a caminar lentamente observando a la demonio y manteniendo una conversación en un volumen mucho más bajo con ella. –Pues por tu comportamiento pareciera que estas esperando otra explosión, pero bueno recordemos que cuando terminemos con todo esto quedaras encerrada por algún tiempo- menciona a manera de broma refiriéndose a la apuesta que habrían realizado. Los ojos del juez se devienen a donde las patrullas y aprovecha un momento para acelerar el paso al igual que los agentes entrando al hospital pero sin embargo girando en uno de los pasillos internos de este para lograr quedar en un área sin mucho movimiento.

-Ahora habrá que esperar nuestro vehículo de escape, solo tenemos que asegurarnos de que todo esté completo y finalmente podremos irnos de este lugar- exclama de forma seria mientras espera cerca de uno de los muros de aquel corredor donde habrían sido instalados, los dos agentes se alejan un poco dando espacio y mientras tanto la atención del ángel puede terminar por quedar enfocada en su prisionera por llamarle de alguna manera a la joven demonio. –Entonces estas dispuesta a seguir con tu apariencia rubia- exclama no como pregunta si no como conclusión debido a que esta es la apariencia que la joven mantiene. Un ruido más grande se escucha y nota como un par de oficiales humanos llegan al lugar siendo detenidos por los paramédicos los cuales entablan una conversación con ellos en la cual explican a estos que por el momento es imposible que ambos testigos puedan hablar.

-El día de hoy nos quedaremos en la ciudad, a partir de mañana temprano nos moveremos al Nexo- exclama finalmente para observar a sus agentes y después de volver la mirada a la demonio fingiendo aun un rostro de preocupación extrema para finalmente suspirar manteniendo la seriedad pese a la cómica apariencia de la joven con el collarín. –Hace un momento me informaron que tu amigo despertó ya, desafortunadamente se quiso pasar de listo y tuvieron que volverlo a dormir- exclama con cierto enfado por aquel acto, -significa que no habrá otra manera que esperar a que llegue al Nexo para poder saber su parte de la historia- menciona con calma y después observa a donde los agentes habrían logrado hacer que la policía se apartara, -Así que mientras llega nuestro carruaje estamos atrapados el uno con el otro-.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 2:15 pm

Se deja llevar en aquella camilla, con su mejor expresión de “mujer que nunca se rompe ni una uña, y que se llevo una verdadera paliza”, actitud que coincidiría con su atuendo y aspecto de mujer de alta sociedad. Siente como los paramédicos los dejan solos para ir a detener a los policías que querían acercarse a ellos, dejando a los jóvenes solos. Su cuerpo se mueve un poco, quedando de costado, mirando en dirección al peliblanco y sonríe ante la mención de su apariencia.

-¿Te gusto más como rubia? Seguro me parezco a alguna de tus amigas angelitas, ¿O te gusto más con mi forma original? Todo por complacer a mi guapo compañero.- Su voz se escucha en un susurro para él, aunque aquel lugar donde se encontraban tenía mucho eco, con lo cual tenía que bajar su tono de voz aún más para asegurarse que nadie más los escuchara. Prefirió hacer una seña con su mano para que el joven se acercara lo más que pueda a ella, y así poder hablar con más confianza, sin riesgo de ningún tipo para la seguridad de ambos.

-¿Nos quedaremos juntos en la ciudad? Prométeme no ponerme unos grilletes apenas salgamos de la vista pública, no son mi accesorio favorito, y créeme, es más fácil que me tengas que seguir todo un mes antes de que yo me tenga que quedar encerrada en una de las prisiones de tu cuartel general.- Sonríe aún al murmurar para él aquellas palabras, las cuales tienen un toque divertido, aún jugando con él. Al escuchar que el dragón que la había atacado había vuelto a dormir su ceño se frunce, realmente conocía muy buenas técnicas para hacer hablar a todos sus prisioneros y que el Regeln no pudiera controlar al suyo le molestaba. Suspiró amargamente, si aquel ser no se comportaba de manera correcta podían ponerlo a dormir para siempre, así que esperaba que el juez que se hallaba con ella le diera la oportunidad de hacer cantar a aquella bestia mediante sus propios medios. Su voz se volvió a dejar oír, en un susurro molesto.

-¿Te das cuenta?, el agresivo es él, no yo, espero tener oportunidad de darle su merecido nuevamente.- Su rostro muestra el enojo que siente ante la actitud del dragón que habría llevado al Nexo, aquel ser le había causado más problemas de los que se hubiera podido cobrar, y eso de que la hubieran atacado de improviso no le había gustado para nada, y era una deuda que aún quedaba pendiente con aquel ser, que aún no había quedado cobrada a pesar de la paliza que le había logrado dar. Volteo su mirada a su muñeca, contándola como otra nueva paliza y al joven ángel. Al observarlo frunció el ceño, no sabía si él era una deuda que también tenía que cobrar o no, sabía que era una molestia estar bajo la potestad del Regeln, pero la compañía del joven y su sentido del humor eran realmente relajantes. Estaba acostumbrada que todos hicieran lo que ella quería y aquel hombre representaba un reto de manejar, y lo más interesante es que la demonio no tenía ganas de manipularlo, así que se quedó con su ceño fruncido observando al joven, tratando de discernir que era el joven para ella, una deuda por cobrar o una ayuda que debía agradecer.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 2:45 pm

Niega con la cabeza para responder a la joven respecto a su primera pregunta la cual pareciera ser mal interpretada de alguna manera, por lo cual su rostro vuelve a donde ella con una expresión de calma total y una tranquilidad que es propia de las personas encargadas de juzgar los crimines del Sild, es decir tranquilo pero un tanto inquietante como es parte de su personalidad de igual manera, su brazo diestro se extiende lentamente para dejar que su palma se coloque en la frente de la joven demonio y sin hacer otro gesto más que una sonrisa tranquila procede a hablar tras mantenerse callado durante las palabras de la demonio y de igual manera estar pendiente de cualquier cambio acontecido durante ese breve pero existente espacio el cual finalmente termina, sus ojos se clavan en los de ella y finalmente aprovechando el espacio creado por los agentes que se hacen pasar por paramédico siente un tanto de seguridad tras el traslado que habría ya terminado.

-Quizá tengas un poco de fiebre- exclama con un tono de voz calmado mas bastante seguro cerrando sus parpados mas no con antipatía si no como un gesto completamente natural para después continuar con sus palabras, -Si mencione tu apariencia no es por predilección de ninguna de las dos, si no para saber cómo es que actuare, aunque no lo creas en situaciones como esta prefiero saber las cosas con cierta anticipación en lugar de recibir sorpresas- menciona de forma educada y finalmente termina por dar una sonrisa más tranquila a donde la demonio bajando lentamente su mano para apartarla de ella con cuidado en un gesto por lo demás natural. –Y realmente no es una característica de todas las ángeles el ser rubias así como no es de todos los demonios ser pelinegros de mirada aterradora- termina por expresar desviando su mirada a un reloj en la pared.

-Te prometo no ponerte grilletes si cooperas, en realidad sabes que no usamos grilletes, seamos sinceros es difícil que esa clase de cosas detengan a alguien, incluso no falta el humano que cansado de estar atrapado piense en una forma para abrirlos- menciona con calma para después observar de nueva cuenta a la demonio sonriendo un poco y acercándose un poco más a ella bajando en una actitud de preocupación fingida que aprovecha para poder romper el espacio entre ellos únicamente inclinándose delante de la camilla de la joven y quedando de frente a ella para así hablar en un volumen más bajo de igual manera. –Estoy seguro de que ganaré pero creo que es justo decirte que no pienso recordártelo cada tres segundos- exclama con calma casi susurrando al tiempo que nota como los oficiales de policía se habrían acercado nuevamente.

Una leve risa escapa de sus labios al estar distraído observando a lo oficiales y regresado a la realidad debido al comentario de la demonio, su cabeza baja con cierta decepción y termina por negar con su cabeza un par de veces cual si estuviera reprendiendo a una niña o algo por el estilo para finalmente detener el movimiento. –Que no se te olvide que lo que nos tiene aquí es precisamente el que hayas peleado con esa lagartija- menciona con calma y abre los ojos nuevamente para observarla, -lo último que tendrás, al menos en este plano será oportunidad para ello espero que entiendas eso- finaliza de hablar en ese instante.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 7:33 pm

Al escuchar las sospechas del joven, que este confirma al colocar su mano sobre su frente dejaría escapar una risita, ya que aquello le causa bastante gracia. Encoge sus hombros distraídamente ante sus otras palabras, sin darle mucha importancia para luego dejar que sus labios se abran, susurrando de forma bastante baja, aprovechando la nueva cercanía que había entre ellos.

-Mantendré esta apariencia cuando estemos en público, y podré estar con la otra apariencia cuando estemos solos.- Comenta para que el joven pudiera realizar la planeación de sus actividades de forma acorde con la imagen que presenta y luego se queda viéndolo fijamente, pensando en algo que no tarda en exteriorizar en forma de otro susurro, aún más bajo.

-Si pudieras presentarme en el Nexo con esta forma, como testigo nada más, hasta terminar de descubrir si esto es un ataque aislado o es parte de algo más grande… Te doy mi palabra de que permaneceré bajo tu custodia y si al final tengo alguna sentencia que pagar, continuaré contigo a donde tenga que ir.- Si bien aquella declaración no le gustaba del todo, ya que no es que le encantara andar con un niñero que se encargue de que no escape , sabía que si aquellos fugitivos de Inferna eran un problema para su organización, y que aquel dragón eran un problema para el Regeln, la mezcla de ambos entes podían ser un problema para ambos planos, Sild y Chaos. Incluso empezaba a sospechar que se podía estar manejando una nueva organización aún no conocida, que incluyera miembros de cada raza, con fines que no le convenían ni a aquel ángel, ni a ella. Negó con la cabeza para tratar de sacar esa idea de su cabeza, porque incluso sabiendo que era una idea factible, esperaba no fuera una misión tan engorrosa como esa, esperaba localizar a aquellos hombres de Inferna, hacerlos confesar y que sus crímenes no fueran más que hacerse amigo de un dragón en vez de estar haciendo la misión que le encomendaron.

A pesar de que sabía que tenía que localizarlos y llevarlos de vuelta, y de tener permiso de usar cualquier recurso para aquello, sabía que en la oficina de su jefe directo estaba la misión que le habían encomendado a aquellos hombres en un sobre amarillo, con un sello de “Clasificado” en él. Odiaba los archivos clasificados, sobre todo los que ella no podía leer. Sabía que luego del ataque de aquel ser, tenía que leer casi en calidad de urgencia aquel archivo, para saber a qué se enfrentaba, y poder idear una estrategia de rastreo nueva.

Aunque de haber quedado absorta en sus pensamientos por algunos breves instantes, no dejaría de prestar atención a las palabras del joven juez. Aquello la hizo sonreír nuevamente y al sentir como el joven se acercaba aún más a ella dejaría que su rostro subiera rápidamente, haciendo que ese movimiento rápido no pudiera hacer evitado, y que el peliblanco no pudiera evitar que la demonio situara un beso en su mejilla, el cual daría bastante cerca de la comisura de sus labios, cosa que haría con la mayor intención y dejaría que su mirada fuera la más inocente que era capaz de fingir, mientras volvía a susurrarle.

-Gracias por no pensar ponerme un grillete en mis delicadas y lastimadas muñecas, eres un encanto.- Su susurro y su mirada demostraban mucha inocencia, ya que usaba la mayor parte de su concentración para mantener su imagen actual y para fingir aquella inocencia, al final no podría evitar que su mirada destilara un destello perverso, el cual oculta rápidamente bajo la capa de inocencia que tenía antes, esperando que el joven no lo hubiera notado.

Ante la mención de aquel ser volador su ceño vuelve a fruncirse, deja escapar otro suspiro de exasperación pero ahora cambia su mirada a una de desafío, sin poderlo evitar para susurrar con un tono cargado de odio encerrado.

-No lo haré en tu plano, pero de que me las cobraré, lo haré, espero no te encariñes con él.- No quería tener una mala actitud con él, pero era más fuerte el desprecio a la lagartija gigante que el aprecio que comenzaba a tenerle al juez del Regeln. Igual trataría que aquel tono cargado de desprecio desapareciera al final, y que su enojo con aquel dragón no trascendiera para susurrarle.

-Así no tendrás problemas de nuevo.- Dice aquello tratando de suavizar su tono anterior, sabiendo que el joven no tenía nada que ver con los asuntos pendientes que tenía con la lagartija voladora, por lo que no merecía su mala actitud, ya que estaba ayudándola lo más que podía o debía, cosa de lo que estaba consciente pero que no exteriorizaría, porque era probable que el joven aún no notara que la ayudaba más de lo que el deber le exigía.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 8:53 pm

El ángel se limita a asentir respecto a las palabras de la joven al menos el inicio de ellas entendiendo que esa será la apariencia que la joven mantendrá por el momento y posteriormente queda pensativo por al menos unos segundos, después de todo eso significa que el plan de salida podrá funcionar perfectamente, su vista devuelve a la joven escuchando sus palabras y esa parte de su plan que genera un leve gesto de molestia respecto al plan de la joven, debido a que es algo con lo que no está del todo de acuerdo, sus ojos giran a donde los agentes para después observar a la joven con cierto enfado mas no tratando que se muestre más que como un rostro bastante serio que intenta encontrar una explicación a la petición de la demonio.

-No creo que a mis superiores les agrade que te presente de esa forma, entiendo que quietas cubrir tus espaldas y que busques encontrar alguna manera de hacer las cosas de la forma más “secreta” posible, pero te recuerdo que ya eres un asunto para el Regeln, en el momento que reporte tu nombre y solicite la ayuda de Inferna sin duda encontraron imágenes de cómo luces- trata de explicar de la manera más educada y de igual manera lleva sus manos ahora a la camilla manteniendo su postura que intenta de alguna manera reflejar preocupación por el estado de la joven, al menos para cualquiera que volteara a aquel lugar, sin mencionar el hecho que por ser una testigo el tiene bastante interés porque se encuentre bien y la logre llevar al Nexo de la forma más segura y evitando mas retrasos y complicaciones. –discutiremos eso después- exclama tratando de terminar de lleno con el tema de la apariencia de la joven debido a que al menos por ahora el que se mantenga con ella es parte del plan que ha trazado para lograr salir sin problemas.

Su concentración estaba en aquel tema al punto que cuando sintió su espacio personal roto no pudo hacer más que mantenerse inmóvil sus ojos apenas notaron el movimiento de la joven y sus palabras estaban siendo repasadas en su mente, apenas y sintió aquel beso manteniéndose sorprendido y bajando su mirada a ella con sorpresa, bajo otras condiciones se hubiera alejado retrocediendo un poco para evitarle o incluso reclamado la actitud sin embargo había una apuesta entre ellos que no pensaba perder de ninguna manera suspirando apenas como reacción y devolviendo una sonrisa calma a la demonio obviando un poco su mirada y como siempre no tomando enserio sus palabras, después de todo el está completamente seguro de que ella tampoco quiere pasar un tiempo en alguna de las prisiones del Nexo, las cuales no son especialmente malas pero tampoco son un sitio vacacional que alguna persona querría. –De nada, además simplemente sería bastante cómico el querer salir sin llamar la atención y que llevaras eso puesto- le dice en tono de broma refiriéndose a los objetos que la demonio habría mencionado anteriormente.

-¿Realmente crees que el volverá a ver la luz del día?- termina por hablar respecto al dragón entregando un suspiro mas a aquel hecho, el daño causado por ese ser no solo amerita una simple expulsión que no es otra cosa que el liberarlos en otro lugar para que no sean problema del Regeln si no por el contrario amerita que ni siquiera pueda ser libre en otro plano, por suerte para el dragón se ha dejado atrás la vieja idea de la ejecución, aunque uno nunca sabe qué idea se les puede ocurrir a los altos miembros de la organización por tratarse de una bestia como esa, la realidad tampoco es tan importante, para el basta con el que sea revelada la parte de la historia que quiera saber y después de eso está completamente de acuerdo con que sea martirio de otro, sus ojos se cierran con cierta resignación. – Lo cierto es que de todas maneras no seguiremos aquí y no debemos llamar la atención además recuerda que todos los planos tienen alguna especie de autoridad… o dos- termina expresando haciendo referencia a Chaos.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 9:43 pm

Al notar como el beso que habría depositado en su mejilla no lo habría alterado sus brazos se cruzan, su ceja derecha se alza en su frente, formando una perfecta curva y lo observa atentamente, con una mirada que mezcla enojo y bastante sorpresa ante su sumisa acción, al sentir el aire que expulsaba en un suspiro sólo como respuesta deja que su voz se escuche en un susurro apurado y bajo, que demuestra como aquello la sacaba de quicio.

-¿Dejas que cualquiera te de un beso? Esperaba otro tipo de reacción, lindo angelito, a la próxima apuntaré a otro sitio diferente.- Trata de tranquilizar su voz, ya que aquello realmente la había sorprendido, ya daba por hecho que su apuesta había sido ganada al realizar aquello, pero no lo habría logrado todavía. Al decir la última frase dirige su mirada de forma coqueta a sus labios, delineando la forma de estos en la forma de mover sus pupilas, para que luego su mirada se pose en el cuello de blanca tez de su colocutor y baje por su pecho y abdomen, y hasta un poco más, sonriendo malignamente ante esto último, tratando de sacarlo a él de sus casillas para luego subir sus labios al oído del hombre de cabellos blancos, y susurrar en este, rozando su piel con sus labios, haciendo que estos también acaricien la piel de su cuello, la poca que estaba expuesta, a propósito mientras hablaba.

-Aún tenemos mucho tiempo, tiempo en que te cansarás de tener que estar conmigo y yo ganaré esta apuesta.- Deja que su cuerpo vuelva a bajar a la camilla, recostándose nuevamente en esta y así dejando algunos centímetros de distancia entre ambos rostros y cerrando sus ojos por algunos instantes, para luego reabrirlos y observarlo tranquilamente.

-Tienes razón, lo mejor es discutirlo después.- Tendría que pensar cómo proceder desde ese momento, debido a que tenían que trabajar en conjunto y no estaba seguro que el joven apoyara la idea de romper sus propias reglas a infiltrarse en Inferna para robar un documento clasificado. Suspiró, mientras llevaba su mano izquierda a su frente, dispuesta a masajearla con su dedo índice y el pulgar, un poco preocupada con respecto a su accionar. Sabía que lo mejor era estar fuera de aquel hospital donde se encontraban así que dejaría de helado los pensamientos preocupantes de sus próximos pasos a dar para más adelante, sonriendo ante la broma del joven y murmurando para él-

-¿No crees que me quedarían lindos?- Menciona con respecto a los grilletes, imaginándose la escena de ella saliendo con un par de esos, con un collar con cadena, la cual termina en las manos del juez de Regeln, aquella imagen mental se le hizo bastante graciosa, por lo cual una pequeña carcajada sale de sus labios, pasando su mano izquierda de su frente a sus labios, cubriendo estos mientras ríe, ya que estaba demasiado cerca al rostro del joven y se le hacía maleducado reírle en la cara. Al escuchar como el joven vuelve a mencionar a aquel ser se frunce su ceño y decide no responder sobre aquello, ya sabría como vengarse de aquel ser, pero era una información que prefería guardarse para sí que decide quedarse en silencio con respecto a aquello y cambiar el tema.

-¿Entonces, cuando dijiste que nos vamos?- Menciona aquella respuesta del peliblanco con respecto a su estadía allí, ya queriendo poder ponerse un atuendo más cómodo y poder platicar con mayor libertad con él, para ver si iba a colaborar lo suficiente para resolver la posible amenaza para su plano, sin estar pendiente si los estaban espiando o no.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Dom Jun 03, 2012 11:26 pm

Una sonrisa de autosuficiencia se forma en los labios del ángel al notar el gesto y la mirada de la demonio en aquel instante sabiendo perfectamente que podría deberse a su reacción, sin embargo no hay otra reacción debido al trato que los mantendría ocupados por ahora, su rostro muestra sorpresa, primero por las palabras que son la respuesta del demonio y después por las acciones que terminan por dejarlo inmóvil por un momento, su instinto primario le dicta que debe retroceder y sin embargo su orgullo lo mantiene inmóvil cerrando sus ojos ante las palabras de ella y manteniendo su respiración calmada, sus manos sin embargo bajan quedando a su lado para finalmente alzar apenas la mirada desviándola después a la camilla siguiendo el movimiento de la demonio cual si se tratara de un juego más y a sabiendas que sin duda existe la posibilidad de que ella desee que esos movimientos terminaran por sacarlo de sus casillas logrando de esa manera ganar la apuesta entre ambos sin embargo eso es algo que él no se permitiría no ahora y seguramente no nunca.

-Realmente no creo que eso vaya a parar- termina por exclamar de una manera educada retrocediendo un poco ante las palabras que ella había dejado en sus oídos su rostro muestra una clase de gesto que trata provocarla con su extrema calma, su mano toma la de la joven sosteniéndola suavemente u llevándola a sus labios apenas un poco para finalmente soltarla en la camilla buscando que quede perfectamente acomodada dentro de aquel objeto, prosiguiendo con un giro de su cabeza que le permite constatar el que los agentes lograran distraer a las autoridades humanas una vez más, un suspiro de tranquilidad es ahora emitido por el juez que finalmente devuelve su atención a su prisionera riendo un poco ante su comentario y finalmente negando con la cabeza para mantener la calma completamente y levantarse poco a poco quedando ya de pie al lado de la camilla bajando su rostro para observar a la joven sin preocupación alguna.

-Definitivamente creo que el uniforme de prisionera te iría perfectamente, sin embargo como te dije esos no serían tus accesorios ideales- responde en una manera educada en extremo sintiendo por momentos como si aquello era un hecho, sin embargo si bien es considerada una especie de criminal por los actos que habría cometido dentro del Sild lo cierto es que distaba por mucho de tratarse de alguna especie de prisionera, debido a los giros inesperados que todo esto habría dado y por tratarse específicamente de un dragón su oponente la joven ahí recostada se ha convertido en un testigo clave, para terminar de agravar la situación o para liberarle el tratarse de un agente activo de Inferna en una misión la convierte en una especie de refugiada o en alguien que se puede negociar la liberación mediante la intervención de la organización, como si esos motivos no completaran la ventajosa situación de la demonio habría que considerar además de todo el que menciono dos ex integrantes de esa organización, generalmente los seres que dejan cualquier organización buscan abrigo en el Sild ya sea como refugiados o como parte del Regeln, sin embargo no ha habido nadie en los últimos meses que ingresara al plano con esas características especiales, lo cual transforma la información que ella y su organización puedan brindar como algo mas valioso aun.

-Ya que lo mencionas- contesta a su pregunta en el instante que frente a los agentes que se hacen pasar como paramédicos una comitiva de cinco sujetos en trajes se acercan, su aspecto es algo que los diferencia por los rasgos que son propios del norte del continente europeo y la forma en la cual hablan que delata de inmediato el acento ruso que según la demonio seria la nacionalidad de su disfraz, aquellos personajes logran cruzar con toda tranquilidad a donde ellos se encuentran haciendo la mención de que el automóvil está listo. –Bien- contesta finalmente el ángel para notar como dos más de aquellos guardias estarían dialogando con los oficiales de policía, era el momento adecuado y no se puede posponer ni siquiera un segundo más.

-Hora de irnos- exclama finalmente para extender su mano a la joven fingiendo que ella parece estar un poco mejor, su mano izquierda hace una señal para pedir que uno de los guardias se acerque a ellos ayudándole a ella a levantarse y una vez que lo hagan encaminarlos a la puerta del hospital y a la parte de atrás de un auto que los conduciría finalmente fuera de aquella situación, sin embargo eso son planes pues el continua esperando la respuesta y el movimiento de la joven con la intención de poder terminar con todos sus asuntos que estén mezclados con humanos por ahora.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 12:09 am

Ante el gesto de caballerosidad de aquel joven, sintiendo como la tela de su guante azabache se interponía entre los labios de él y la piel de su mano, su ceja se arquea nuevamente pero luego dejar que su rostro pierda tensión, dejando escapar otra pequeña carcajada, recordando el apodo que le habría colocado antes, que parecía más adecuado que nunca. Notaría que aquel joven realmente no sería un fácil oponente al cual vencer por lo cual por el momento no intenta nada más, sino se dedica a observarlo. Al escuchar sus palabras volvería a reír con una femenina sonrisa y deja que sus labios se abran, para murmurar de forma baja, pero con un tono un poco más alto, porque ya la distancia que los separaba era mayor.

-¿El naranja o el blanco con negro? Es que las rayas horizontales me harían ver gorda.- Menciona aquello con humor, debido a que su figura a pesar de tener muchas curvas, mantenía una cintura pequeña y un abdomen plano, ya que la joven sabía que su imagen era fundamental, y muchas veces decisivas para que los hombres cayeran ante sus encantos y cedieran ante sus peticiones. Sus ojos se cerraron por instantes y su imaginación voló hasta que la figura masculina de un hombre que se hallaba en otro plano se apoderó de ella. Suspiró ante aquello, ya que tenía algo de tiempo sin verlo, y le encantaba la actitud de él, tan parecida a la del joven pero tan diferente, los dos querían hacerse los justos y correctos pero al parecer el juez del Regeln le llevaba muchísima más ventaja al ángel que dirigía la organización de Angels Army, necesitaba una nueva diversión en aquel plano o moriría de aburrimiento. Se preguntaba si aquel joven que la acompañaba la hubiera tratado diferente si la hubiera conocido en circunstancias diferentes, o si siempre sería así de serio y recto. No lo había pensado pero tal vez el joven se había negado antes a acompañarla si perdía la apuesta porque tenía alguna angelita estúpida en casa esperándolo, una de esas perras manipuladoras que se hacían pasar por perfectas, pero que si no eras tan perfecto como ellas deseaban podían destruirte. Al final los ángeles y su raza no eran tan diferentes.

Luego de que notara como se acercaban unos agentes a ella mantendría cerrada la boca, no confiaba en nadie de aquel lugar y una de esas personas se le hacía conocida, no sabía realmente de donde pero lo observaba con desconfianza. Toma la mano que el peliblanco extiende a ella para ayudarse a levantar de la camilla. Primeramente giraría su cuerpo, para que sus pies quedaran apoyados en el suelo de aquel hospital, y luego dejaría que el peso recayera sobre estos completamente, quedando ahora en una posición totalmente vertical. Empezaría a acomodarse el ropaje con cuidado, bajando su falda, extendiendo sus mangas, acomodando sus guantes pero de forma disimulada e invisible para otros dejaría que el dedo índice y medio de su mano izquierda se deslizara dentro de la manga derecha de su sobretodo, abriendo un bolsillo secreto que se hallaba en este y logrando sacar una pequeña tarjeta sin que nadie más se diera cuenta. Sin sacar de su ropa la tarjeta, la desliza por su muñeca derecha con algo de cuidado, dejando que quedara ahora bajo su guante, oculta en este para luego colocarse al lado del joven juez, sonriendo coquetamente hacia él, adelantándose en el papel que él aún no había definido y tomando su mano como lo haría una pareja, haciendo que sus manos se entrelazaran, y empujando con cuatro de sus dedos, excluyendo el pulgar, la tarjeta que había escondido antes, de forma que una de las puntas de aquel cartón le picara en la muñeca a él, sin que se viera, y que él extrajera aquella tarjeta de forma cuidadosa, de forma que nadie se diera cuenta. Lo único que el joven tenía que hacer era subir su mano por la mano de ella como en una caricia cariñosa, jalar la tarjeta al tomarla entre sus dedos índice y medio, bajar de nuevo a entrelazar su mano con la propia y dejar la tarjeta entre ambas palmas. No estaba segura que el joven siquiera notara la punta del cartón picándole la piel, ni si se le ocurriera sacarlo de forma disimulada.

En aquella tarjeta había una dirección escrita, de un hotel bastante cómodo y lindo en una zona algo apartada de la ciudad, lo suficiente como para que no mucha gente lo visitara, y la joven solía ir a ese hotel y a otro par más cuando estaba en aquel plano, ya que además de estar cómodo y lejos, los que atendían aquel no hacían muchas preguntas, por lo que aquel lugar era frecuentado por altos empresarios que querían un lugar seguro para discutir sus negocios sucios. La joven esperaba que el ángel lograra leer la dirección con cautela, sin que nadie más lo viera y que redirigiera el auto para allá, en vez de para el lugar que ya estaba establecido, asegurándose que las lealtades del chofer estaban de su lado y que este no era alguien pagado por Inferna al enterarse del incidente, o de incluso peores personas, podía pecar de desconfiada y paranoica, pero un buen lacayo debe seguir las órdenes de su jefe directo, y en aquel momento sabía que el jefe directo era Gerard Lightblade

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 12:57 am

El tiempo continua pasando y si bien la situación se ha tornado un poco entretenida para el ángel no deja de tratare más de una misión que ha de cumplir que de un simple paseo por la ciudad, además si él tuviera que elegir alguna ciudad dentro del plano Sild sin duda sería el mismísimo Nexo que si bien es un territorio donde el Regeln tiene sus bases y controla todo, es también una de las mayores ciudades del mundo humano a su manera de verlo lo mejor pues no solo están presentes las cosas típicas del plano si no de igual manera al ser una especie de aduana especial existen diversos lugares, objetos y personas que combinan perfectamente cosas de otros planos, simplemente es una ciudad completa que trasciende a la mayoría de los planos pues se nutre de todos ellos. Sin embargo eso no cambia que la situación dista mucho de un paseo, primero por la compañía que pese a ser bastante divertida no termina de ser confiable o simplemente no puede permitirse confiar de ella, sin embargo sigue el juego primero porque es ventajoso y segundo por el simple hecho de que no se debe de perder una apuesta de la manera más rápida o tonta. sin más se limita a emitir una leve risita respecto a las palabras de la joven, la curiosidad de los uniformes y sobre cómo es que este se le vería puesto, lo cierto es que pese a que el no solo tenía una idea si no la respuesta a las interrogantes prefirió no externarla, al menos no del todo.

-Hmm dejare que eso lo descubras tu misma- menciona haciendo un comentario seguido de una sonrisa amplia para tomar con cuidado la mano de la joven conforme comienzan a avanzar, la idea es que los humanos se comieran la interpretación después de todo para la mayoría de los agentes esta por demás entendido de quien se trata y por supuesto de porque tiene esa clase de tratamiento que la distingue de inmediato de los demás prisioneros comunes que están acostumbrados a tratar.

Sus pasos son lentos y seguros y su mano logra sentir un interesante objeto desviando la mirada a donde la demonio solo con curiosidad, si sus miradas se hubieran cruzado sin duda habría intentado que esa forma de verla fuera suficiente para cuestionarla sobre el origen de aquel objeto, por supuesto eso es solo si sus miradas se huirán cruzado en alguna forma, sin embargo lo único que vio fue a la demonio interpretando su papel y sin más decidió tomar la tarjeta de forma disimulada siguiendo un leve camino por su brazo y finalmente llevándola a su bolsillo en silencio. El pasillo del hospital parecía algo consternado primero por la presencia de oficiales de policía y posteriormente por la presencia de aquellos hombres que habrían llegado, personal de la embajada rusa, o al menos esa es la intención de aquella farsa y conforme sus pasos son un poco más rápidos consiguen escoltados por aquellos hombres llegar a la entrada del hospital, uno de ellos se adelanta abriendo la puerta trasera del vehículo negro y es en ese momento que los pasos del ángel se detienen soltando levemente la mano de la dama con la intención de que ella aborde primero, un simple gesto de caballerosidad después de todo pero a la vez es un tiempo bien aprovechado pues el movimiento y la escolta ayudan para que el pueda sacar discretamente la tarjeta leyéndola y encontrando una dirección que no suena del todo mal.

-Entonces podremos ir a la embajada- exclama con un tono de voz que muestra cierta curiosidad y asegurándose que los oficiales de policía que habrían salido detrás de la escolta escucharan aquellas palabras, sin embargo su mano se extiende a donde estaba aquel agente que hubiera abierto la puerta entregándole la tarjeta, -a este lugar- dice casi susurrando, aquel acto ya era bastante esporádico y especial pues para un hombre que suele comunicarse con los subordinados a base de señales y miradas cual si ellos supieran ya lo que deben hacer y esperaran solo la señal para realizarlos el hablarles y dejarles en claro la orden significaba que tenia gran relevancia. –Hecho- exclama feliz a la joven sin embargo aquella palabra es también dirigida al hombre que sostenía la tarjeta que sin dudarlo un segundo paso al chofer como si diera indicaciones.

-vamos- exclama finalmente a donde la joven con la intención de que la joven pudiera entrar al vehículo desviando su mirada y soltando la mano de la joven para que en ese momento su atención note como ya algunos agentes pertenecientes a la escolta comenzaban a dirigirse a un auto más pequeño que estaba estacionado tras ellos, el plan estaba funcionando y solo era necesario entrar en el automóvil para poder continuar con los siguientes pasos, después de todo terminarían quedándose al menos una noche en la ciudad antes de poder retirarse pues necesitaba aun la confirmación de algunas cosas que eran vitales para que su partida y posterior llegada al Nexo fueran un hecho.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 1:34 am

La joven tendría plena consciencia de que luego tendrían que dirigirse al Nexo, lugar al que quería llegar pronto, ya que con la ayuda del joven o sin ella tendría que pasar al plano de Chaos para llegar a los cuarteles generales de Inferna, para apoderarse de aquel documento que tanto intrigaba a la demonio, aquel documento que tendría las órdenes que les fueron dadas a aquellos agentes que se habían dado a la fuga, descuidando su labor. Nota como el joven deja escapar una pequeña risita, actitud que la hace sonreír a ella también, ya que no lo había oído reír antes, aunque sabía que el motivo de la risa del joven era por dejarle la incógnita del uniforme que tendría que usar si perdía la apuesta, así que movió suavemente su rostro hacia un lado, inclinándolo hacia él y volteándolo de forma tal que sus labios quedaran sobre su oído, y poder susurrar en él.

-Eres mi caballero blanco, así que no creo que mi uniforme sea mi piel, no eres de ese tipo, pero conozco a muchos que les encantaría tenerme con ese uniforme todos los días.- Dice en un tono juguetón y coqueto, arqueando ligeramente su ceja derecha, de forma que el joven note el gesto y nadie más.

Camina de forma elegante y con un dejo de arrogancia, propio del papel que tenía que adoptar, como una persona importante del país que aparecía en aquellos documentos del Sild, persona tan importante que la embajada de aquel territorio había venido a escoltarla para resguardar su seguridad, o eso intentaban hacer creer a los curiosos. Sus pasos son lentos, su espalda se mantiene muy recta y su mirar altivo, observando a los demás con un deje de superioridad, dejando que la actuación salga lo más perfecta posible, nota como el joven desliza su mano por su brazo, sacando la tarjeta de su guante y resguardándola él. No se atrevía a posar su mirada en los ojos del joven, que mantenían un color que le llamaba mucho la atención, ya que eran parecidos a los propios, los de su forma original, pero con una tonalidad un poco más grisácea, dándoles un aspecto intrigante y cada vez que lo miraba a los ojos, no podía evitar quedar unos instantes cautivada por su color peculiar, tratando de no alargarse en su debate de definir un color para estos. Así que continúa su andar con tranquilidad, y ya luego de algunos instantes con aquel trozo de cartón fuera de su ropa, es que dirigiría su mirada, tratando de coincidir con la de él pero no lograría sincronizar aquella acción, ya que justamente sentiría como el joven soltaba su mano y abrían la puerta del vehículo en el cual, al parecer, se iban a desplazar y no le quedaría de otra que subir en este, confiando en el buen juicio del joven, y que le dedicara aunque sea un instante de confianza.

Al escuchar como el joven propone ir a la embajada sus ojos se cierran con algo de pesar, no habría captado que lo decía para desviar la atención, sino lo había tomado como una clara muestra de desconfianza hacia ella, y para dejar en claro su autoridad. Debió haberlo sospechado, ¿Por qué habría de confiar algo en ella aquel juez del Regeln, que no sólo la consideraba una criminal, sino para colmo, era de una raza que se hallaba enemistada con la propia? Dejó escapar un suspiro, ya que no había escuchado la orden que le había dado el peliblanco al oficial que abría la puerta para él pero su rostro adopta una expresión de sorpresa al escuchar al joven, ya que daba a entender que habían cambiado su destino al que ella le había sugerido. Aquello la alivió y sin evitarlo trato de buscar su mano con la propia, dando un suave apretón en la mano del ángel con su mano derecha, la lastimada, y dirige su mirada a los ojos de éste, tratando de que el joven pueda leer su expresión, que en ese momento era de sincero agradecimiento por la confianza y un ligero atisbo de duda, ya que no podía estar completamente segura de que lo que había interpretado fuera lo correcto.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 2:31 am

Una amable sonrisa es la respuesta primaria al comentario de la joven y sin embargo es también la única que existe respecto a ello, no tiene duda de que sus palabras sean verdad por curioso que pudiera parecer entiende el poder no solo proveniente de la fuerza si no de otras fuentes y otros medios, como experimentado guerrero y ahora como uno de los encargados de imponer cierto sentido de orden a un plano que se enfrenta a cosas que no solo no conoce si no que la mayoría de las veces tampoco ve suele entender más cosas de las que está dispuesto a admitir y también de las que suele tener en mente, Sus pasos fueron firmes y la espera parece hacerse menos conforme la joven decide entrar finalmente al automóvil, el interior del cual pareciera estar completamente aislado del resto, de forma tal que es un espacio seguro, incluso el Regeln tiene a veces que tomar ciertas precauciones hasta con los propios, podría explicar eso sin embargo tiene la intención de que la demonio ya tiene más que entendido el riesgo de esos eventos.

Finalmente el aborda el automóvil dirigiendo la mirada acusadora al agente que entrego la tarjeta, una mera amenaza visual que bien se puede entender como que de no ser así el ejercerá su autoridad como superior en su contra o bien simplemente imponer un castigo mayor o diferente, después de todo uno siempre necesita excusas o bien personas que acepten una condena por parte del Regeln o por parte de los humanos cuando tiene que esconder la verdad para ellos. Su cuerpo termina por entrar al automóvil y la puerta se cierra de inmediato levantándose una ventana completamente oscura la cual deja ver al exterior pero no permite la acción contraria.

-Generalmente no tomo peticiones de prisioneros- menciona con toda la tranquilidad que puede sin embargo al comenzar a moverse el automóvil se puede distinguir perfectamente cómo es que el automóvil escolta se adelanta poco a poco y de igual manera los paramédicos que habrían quedado en el hospital regresan al, el Regeln funciona de esa manera por instantes los ves y puedes distinguirlos de una multitud pero en otras su disfraz es tan perfecto que simplemente se pierden por completo y es imposible siquiera detectar que están cerca, esa es la verdadera ventaja de la organización después de todo quizá el mayor de los secreto que deben guardar para los curiosos habitantes del Sild es su propia existencia, preferible que culpen a las agencias de sus gobiernos a sociedades secretas de humanos que terminar por aceptar que las personas que realmente están detrás de la mayoría ni siquiera comparten su especie, sería un verdadero shock para la gran mayoría. –Sin embargo haremos una excepción- exclama con tranquilidad para finalmente y tras segundos de guardar esa información como alguna especie de secreto indicarle que en efecto se dirigían al hotel.

-Realmente parece que todo quedo en orden, si quiere que sea honesto, de tratarse de una especie distinta con la cual combatió, una menos… notable- explica buscando una palabra que se ajustara al dragón que por su tamaño y características en batalla suele ser problemático para ocultarse de los demás, -seguramente habría sido un problema menor, no más que una entrevista una raída huída y finalmente un arresto por un par de días o simplemente un regreso al Chaos- continua explicando, -sin embargo esa no es la situación y en cierto modo, así como pareces tener cierto desprecio por el dragón deberías agradecerle, de no tratarse de uno de su especie seguramente en realidad conocerías al menos por horas el uniforme que se usa para distinguir a los presos del Regeln- termina de explicar desviando su mirada a la ventanilla, pese a que se mueven moderadamente rápido puede distinguir los rostros de las personas y de igual manera la movilización de policías humanos, bomberos, ambulancias, medios de comunicación, ninguna sociedad y en realidad ninguna se quedaría quieta tras un “ataque” como el cual se fingió para los seres humanos y la realidad es que esa clase de movimiento en lugar de presentar algún problema para el Regeln suele hacer las cosas mucho más fáciles, siempre es más fácil escapar de alguien si ellos voltean a ver los fuegos artificiales o son cegados por bombas de humo.

-Espero el hotel sea seguro, de todas formas sin duda habrá ya algunos agentes ahí preparando todo, en especial la seguridad- explica a la joven al tiempo que su espalda termina por apoyarse en el asiento y su rostro retrocede un poco levantándose y manteniendo los ojos cerrados señal de relajación, -Me gustaría decirte que lamento el mantenerte conmigo, pero la verdad es que al menos es agradable el que entiendas la clase de cosas y de procedimientos a los que tenemos que llegar- explica a la joven no tanto con la intención de que entienda si no siendo esta una forma amable de decirle que en realidad es interesante que alguien más tenga que soportar los molestos procedimientos establecidos para esta clase de intrusiones, no esperando realmente que ella entienda y no lo vuelva a hacer si no como una extraña venganza que él no admitirá jamás y mucho menos por ahora.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 3:04 am

Al subir el joven al automóvil, cerrando la puerta tras de sí y subiendo la ventana su mirada se dedica a estudiar aquel artefacto en el que se transportaban. Notaba como el joven había tomado la previsión de usar un vehículo que aislaba el sonido de la parte donde ellos se encontraban, lo cual la hacía sentir mucho más segura. Su mirada luego pasa a dirigirse hacia la ventana, viendo a través de ella pero también el tipo de vidrio, el cual conocía muy bien. Nota como los humanos parecían desplazarse en la dirección contraria a la que ellos se dirigían, hacia el lugar de los hechos que habían transcurrido hace poco tiempo realmente, pero ya a ella le parecían aislados, como de hace días. Era muy curioso cómo tanto seres humanos portando uniformes, que demostraban ante otros la autoridad de sus distintos cargos y organizaciones como gente corriente, gente joven, personas no tan jóvenes iban al lugar sólo por mera curiosidad. A ella no le era extraña aquella sensación, sobretodo porque odiaba que le ocultaran las cosas, ya que la curiosidad no era una buena compañera, a menudo la hacía tomar decisiones precipitadas y no quería que ocurriera en aquella oportunidad. Finalmente su mirada se dirige al joven ángel que se encuentra ahora a su lado, al cual le había tomado la mano en señal de agradecimiento, y ahora que sabía que podía hablar libremente con él no tarda en expresarlo en voz alta.

-Gerard, gracias por confiar en mí, si es verdad que las circunstancias de nuestro encuentro son… poco usuales, realmente me has ayudado y quiero también ayudarte.- Su rostro se mantiene calmado, y sus palabras suenan sinceras, ya que la joven demonio realmente estaba siendo sincera con el joven ángel. Sus ojos se mantienen sobre las orbes de aquel hombre, sobre ese color cautivamente y procede a dejar que su voz vuelva a oírse.

-Necesito saber, si tienes la autoridad de poder accionar sin la necesidad de toda esta parafernalia… Es decir, si puedes dejar tus deberes habituales con el Regeln, obviamente expresándoles a tus superiores tus sospechas de una amenaza inminente sobre este plano, y actuar a tu voluntad y potestad. Yo estoy dispuesta a darte toda la información que tengo y todos mis planes sólo si puedes ayudarme, y para ayudarme te necesito a ti, no al Regeln. Podemos hacer un buen equipo aunque tengamos diferentes fines, yo por mi parte terminaría la misión que tengo en Inferna, y tu por la tuya proteges al plano que juraste proteger, porque siento que si se tomaron la molestia de enviar una raza tan difícil de hallar para intentar eliminarme, podría ser algo más grande de lo que pensaba.- Su voz deja un leve tono de preocupación impregnada en el aire, su mano no suelta la ajena, a pesar de que no tenían que mantener ninguna apariencia en aquel momento y su mirada no se desvía de la ajena ni por un instante. A pesar de que realmente sentía que podía confiar en él, no era correcto soltarle toda la verdad sin la seguridad de que el pudiera realmente ayudarla. Él no tenía porque saber su misión en Inferna, ni más información que la que ya sabía, pero estaba dispuesta a darle toda la información necesaria para que el joven ángel la ayudara y confiara en ella.

-No me mientas, sé que si le diste la dirección a alguien fue a tu chofer, y está bien, no deben saber a dónde nos dirigimos, me pareció conocido uno de los “oficiales” que nos escoltaban, pero no lo recuerdo de Inferna… así que podría ser peligroso para ambos, ya que tampoco está de mi lado. Espero que se desvíen y se vayan a la embajada de Rusia, como se pensaba al principio y nosotros tres vayamos al hotel. Sé que te pido mucho, después de todo soy una desconocida y una criminal en este plano, pero colaboras en la seguridad del mismo.- Su mirada parecía suplicante y sus dedos apretaron apenas ligeramente su mano, sólo necesitaba que el joven hiciera lo que le pedía y colaboraría en lo que pudiera con él, obviamente a pesar de dejárselo claro en sus palabras, no podía demostrárselo aún, tan sólo si el joven le daba la oportunidad que necesitaba, lo haría, y si aquel asunto era más pequeño de lo que imaginaba, le pagaría la deuda con información que poseía sobre posibles amenazas en el Sild, información de cama, claramente.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 4:27 pm

No hay palabras expresadas por parte del Juez que para variar un poco respecto a las acciones de la demonio se limita a escuchar y observar que todo sea hecho de forma perfecta, los procedimientos fueron hechos para algo en especifico y sin duda alguna deben de mantenerse de esa manera, sin embargo por mas descabellado que pueda resultar para un miembro del Regeln como el esta de igual manera dispuesto a escuchar completamente lo que la joven tuviera que decir, en cierta manera eran las únicas pistas que podría o no tener sobre algo más grande que la simple pelea entre dos seres de planos distintos que decidieron jugar un rato, además conociendo a los dragones lo cierto es que ellos quedaron sin muchos deseos de jugar desde hace ya bastante tiempo. Su vista cambia al exterior del automóvil manteniendo un comportamiento calmado y sin embargo estando un poco nervioso, no suele dudar de sus agentes puesto que se supone que el mismo debe de investigarlos antes de que sean siquiera aceptados al Regeln, no cualquier ente que se declare neutral puede ingresar a la organización debido que no es después de todo un nido de mercenarios ni nada por el estilo.

-Una pregunta interesante en realidad- menciona al escuchar las palabras de la joven una sonrisa se curva en sus labios sin embargo su mirada muestra cierta desconfianza, el es después de todo uno de los jueces del Regeln, encargado de hacer cumplir las reglas y de cuidar el orden en el plano de los humanos, las reglas son para el absolutas y en cierta manera la propuesta de la demonio no es más que una o varias violaciones a las mismas, sus ojos se cierran y su rostro baja un poco llevando su mano a su rostro apenas y manteniendo un inquietante silencio sin hacer más que eso, segundos pasan y ninguna palabra es expresada por el ángel que finalmente continua meditando sobre cada una de las palabras de la demonio cual si tratara de encontrar en ellas algún significado distinto, honestidad o no su propuesta debe pensarse y finalmente encontrar la manera de entender que no es algo tan simple como pareciera. De entre todas las organizaciones el Regeln es aquella de las reglas más severas y es debido a que en ella está apoyado completamente el orden en el Sild y no solo eso sino también la convivencia entre las distintas organizaciones que pueden acercarse al plano humano.

-La respuesta correcta es que un juez del Regeln puede actuar como él considere adecuado para hacer cumplir las reglas que existen dentro de la organización y las leyes para el Sild- menciona con una inquietante tranquilidad entendiendo cada palabra que expresa y de igual manera recordando que existen límites para esas acciones, limites que el guardara para sí pues dependen de sus criterios y de las reglas que deba hacer cumplir, - Por ahora debido al Verhaal Pride, la mayoría de los oficiales del Regeln se han convertido en oficiales de campo, y esto se debe a que esa organización en particular considera a la organización la fuente de destrucción de su plano motivo por el cual han iniciado una interesante cruzada no solo contra el Regeln si no también contra el Sild mismo- continua hablando para después observar a la demonio, -Hasta ahora son solo ellos, pero es imposible negar que deben buscar apoyo en otras organizaciones, alianzas desesperadas con desertores, u otros medios para conseguir su objetivo- termina de hablar finalmente y tras ello vuelve a desviar la mirada hacia afuera.

-El plan esta trazado, nosotros nos dirigimos al hotel, los demás se moverán de forma que puedan dispersarse sin problema- contesta finalmente atendiendo ahora a la calle y notando como conforme el automóvil avanza su objetivo está un poco más cerca.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 5:15 pm

Su mirada se mantenía en todo momento sobre los ojos del joven, sin desviarla siquiera por momentos, y parecía que la joven ahora rubia ni siquiera parpadeaba. Estaba concentrada en el joven, atenta con su mirada, observando cada gesto, cada movimiento voluntario o involuntario y sus oídos atentos a cada palabra que el joven emite. Escucha con atención y lo deja hablar sin siquiera interrumpirlo para luego sonreír apenas, soltando la mano del joven y colocando las propias sobre su regazo, derecha sobre izquierda, en forma cruzada y sólo hasta que el joven termina de hablar se decide a hablar ella. No estaba muy segura si debía continuar diciéndole lo que pensaba hacer o lo que pensaba respecto a aquel caso pero cerró sus ojos por un segundo, inhalo profundamente una bocanada de aire y dejo que su voz se escuchara en la parte ade atrás de aquel vehículo.

-Mi misión en el Sild era buscar a dos agentes de Inferna, como te había dicho antes, a pesar de que pregunté cual era la misión que se les había encomendado a aquellos dos hombres, no me dieron más pistas, quedé a ciegas totalmente y tuve que hacer las cosas a mi manera.- Dice aquello subiendo su mirada del joven, recordando aquella escena mientras la relataba, para hacer su historia lo más fiel posible a lo que había ocurrido, a la realidad.

-Cuando pregunté por qué no se me decía la misión que los agentes debían realizar, mi jefe directo me dijo que era información confidencial, y desvió su mirada a un sobre amarillo, el cual tenía sobre él un sello rojo que rezaba “Confidencial”… Tengo la certeza que ese sobre es el que contiene la información que necesitamos para poder rastrear a estos agentes, y llegando a ellos llegaremos al porqué del ataque del dragón. Lo primero que pienso que debo hacer es infiltrarme en Inferna y tomar ese sobre, no espero que me ayudes… no sé que tan bien se te de eso, además que sé que es contra las reglas, las cuales se nota que te agrada cumplir…- Trata de que su voz suene tranquila y que aquello no sonara como un comentario menospreciativo o despectivo en contra del joven, ya que a pesar de que él podía ayudarle para entrar en Chaos sin ser detectada, seguro iba contra alguna regla y no lo creía capaz de poder romper alguna. Su mirada volvió a posarse casi que en el techo del auto, pero de forma vidriosa, ya que no observaba nada atentamente sino estaba perdida en sus pensamientos, pensando en cómo debería de proceder en aquella parte del plan. Su rostro apenas se ladearía y quedaría recargado en el hombro del ángel, a pesar de que aquel gesto no fuera intencional su cabeza buscaría el ángulo más cómodo para ella en el hombro del juez del Regeln.

Su cuerpo permanece en aquella posición mientras considera la posibilidad de que Veerhal Pride pudiera estar involucrado en aquel accionar, lo único que no encajaba era por qué la había atacado, tan sólo podían haberla ignorado y darle falsas pistas para que ella las siguiera hasta abortar la misión, ya que ella no significaba un peligro real para ellos, sólo para los demonios, o por lo menos eso era lo que la demonio pensaba. Su mente divagaba mientras su rostro se encontraba recargado en el hombro del peliblanco, un par de mechones rubios caían distraídamente sobre su rostro y sus ojos se mantienen con una mirada vidriosa mientras pensaba en todo, trataba de analizar todo lo sucedido y lo que iba a suceder. Sabía que los caminos al hotel donde se dirigían eran largos pero vacíos, así que si iban a una buena velocidad era probable que ya casi llegaran a su destino y ya podría concentrarse totalmente en lo que debía, en vez de situar parte de su concentración en la imagen rubia que mantenía.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 6:45 pm

Nuevamente dedicado a guardar silencio concentra su atención en el exterior del vehículo no sin dejar de escuchar las palabras del joven, su rostro apenas baja un poco para hacerle entender que escucha su historia sin ningún problema. Ciertamente la organización que él representa no había tenido noticia alguna de agentes de la organización de demonios haciendo actividades dentro del Sild, aquello ya era de por sí bastante raro y además existía aun ciertos puntos que no quedaban del todo claro para el Juez del Regeln, después de todo cuando él considera todas las actividades de Inferna se refiere también a la de la joven, sus ojos se cierran y por su mente intenta pasar cada uno de los avisos que puede recordar, aquellos que son importantes como este caso son avisados al Regeln que debe considerarlos también como amenaza, no es extraño sin embargo que debido a la relación de la organización no solo con el Sild si no con la mayoría de los demás grupos las cosas salgan de forma distinta, los demonios suelen ocultarse mientras los ángeles creen tener toda la autoridad para no solo hacer peticiones si no exigencias al Regeln, eso es clásico en realidad y no se puede culpar a la joven.

-Si tus palabras no son escogidas de forma adecuada entenderé que desconfías incluso de Inferna, sin embargo los demonios y los dragones ya formaron en algún momento una alianza, una no muy provechosa, los demonios terminaron traicionando a muchos dragones con el fin de poder volver a su plano e incluso conseguir cierta protección para volver a levantar Schatten, la cual si bien no es una ciudad muy conocida se perfectamente que compite en tamaño y grandeza con Licht- exclama con total calma, la historia entre las distintas especies es antigua y cada una de ellas tiene una reacción diferente respecto a las demás, los demonios siempre marginados hicieron en algún momento alianzas con los dragones deseosos de poder convirtiéndose así en un autentico peligro, sin embargo el Regeln decidió específicamente ir tras los dragones pues al llegar al Sild comenzaron a realizar ataques sin importar las consecuencias.

-Si soy honesto hubiera esperado esa clase de alianza con el Blood Throne, no con inferna- confiesa con cierta duda en su voz, para el Regeln los miembros de Inferna son en realidad un problema menor, la mayoría de los demonios que cruzan al Sild son discretos y su objetivo principal ha sido siempre el Angels Army y el plano Chaos, sin embargo el Blood Throne, dirigido y formado por vampiros suele tratar con todas las razas y llevar bajo su control un sin número de actividades ilícitas su mayor operación está en el Sild pese a que su base este en el plano Leji, -Al final tendremos que tratar las cosas manteniendo las reglas, veras te guste o no preferirás el apoyo del Regeln para cualquier cosa que hagas, al menos eso es lo que creo-.

Aquella frase es simplemente la propuesta de protegerla como una testigo, sus ojos permanecen observando y sin embargo siente la cercanía de la demonio cercanía a la cual no trata de escapar ni de tener ninguna clase de reacción puesto aunque ahora se encuentren en una especie de zona neutral entre ambos aun continua la apuesta que mantienen. La velocidad del vehículo disminuyen y poco a poco terminan girando en aquel momento, notándose de igual manera como es que la personas que iban tras ellos continúan en otro camino mientras el vehículo se acerca a donde el hotel que habría sido marcado como destino está por alcanzarse deteniendo de inmediato el movimiento y finalmente abriendo la puerta para salir del automóvil y mantenerla abierta para que la joven salga, -pero creo que lo mejor será discutirlo en otro lugar- exclama con una sonrisa.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 7:27 pm

Al ser mencionada aquella organización regida por vampiros su ceño se frunce y su mente agrega aquel ingrediente a la mezcla de información que estaba manejando en aquel momento. Sintió como aquel vehículo se detenía y salió de su ensimismamiento al sentir como el apoyo de su cabeza se movía, apenas notando que no era una almohada sino se trataba del joven. Trató de ignorar aquel hecho y de seguirlo con la mirada, notando como salía del automóvil donde se encontraban por lo que su cuerpo se desliza por el asiento para quedar ahora cerca de la puerta donde él había salido, moviendo sus piernas al mismo tiempo, de forma que ambas pasaran de apoyarse en el suelo del carro a apoyarse en el suelo fuera de este, curvando sus labios en una sonrisa, de esa forma agradeciendo el gesto caballeroso del ángel y levantándose con cuidado para quedar de pie a su lado, observando como al otro lado de ambos se encontraba la entrada de aquel hotel.

Se mantiene allí de pie, esperando que el joven cierre la puerta de aquel vehículo para poder ponerse en marcha con él y adentrarse a aquella edificación moderna, que a pesar de que no era tan alta se veía bastante elegante y cuidada, con un aire de la época dorada de Hollywood. Las puertas de aquel lugar eran de vidrio, dobles y con el borde en dorado y se veía desde la posición en la que se hallaban como el alfombrado interno era de una tonalidad rojiza y como la recepción se encontraba a la izquierda de la puerta por la cual debían entrar, y que si seguían derecho se podían ver las puertas de los ascensores, que eran de metal dorado y parecía haber sólo dos de ellos en aquel edificio de apenas diez pisos.

Sabría que la estadía de ellos en aquel lugar podía ser de un día, máximo dos y que luego de aquello tomarían camino al Nexo, donde se hallaba la puerta Vratta por la cual la joven demonio había cruzado al plano Sild y por la cual pensaba pasar para llegar nuevamente a Inferna a apoderarse de la información que necesitaba para continuar la misión que esta organización le había encomendado. Era bastante hilarante la situación, realizar una misión para una organización, robar su información y así poderla terminar. Era un riesgo enorme, pero un riesgo que estaba dispuesta a correr para mantener su perfecto expediente tal como estaba, con un caso perfectamente resuelto más.

Aquel sitio donde se erigía el hotel estaba desierta, el edificio estaba rodeado por áreas verdes y la única forma de llegar a él era por la calle en la que habían llegado, que seguía aún más allá, hacia una serie de casas enormes en un Country Club, y un club de Golf. Se escuchaba el ruido del viento, de la naturaleza al estar tan alejados del típico ruido del tránsito, del comercio y demás sonidos típicos de la ciudad. Aquel era un lugar en la ciudad que parecía fuera de esta, haciendo perfecto el sitio para lo que la joven deseaba, que era estar desapercibida, ya que cualquier auto que se quisiera acercar podría ser visto por la ventana de alguna de las habitaciones. Aquello era una ventaja enorme, ya que si se acercaba cualquier auto sospechoso podrían irse de aquel lugar. Ya sabía que habitación elegir y tan sólo acerco sus labios al oído del joven al bajar del auto para susurrar en él.

-4B.- Es lo único que el joven juez escucharía cuando la voz de la chica inundó su canal auditivo de forma suave, ya que ella esperaba que el joven pudiera comprender que significaba sin mayor detalle.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 8:00 pm

Un suspiro mas dado por el ángel se escucha con toda claridad al instante que sin notar mas o preocuparse por lo que ocurra sus pasos continúan siguiendo a la joven de manera cercana buscando que ella no desaparezca de su vista pero tampoco siendo tan molesto o estando tan cerca de ella, a sus espaldas apenas girando ambos el vehículo que los habría transportado a aquel lugar comienza a encender y moverse alejándose de ellos por lo cual se podría decir que se encontraba ya por su cuenta, eso es lo que las apariencias tratarían de guardar sin embargo el sabe perfectamente que sin duda están vigilados aun por agentes del Regeln, su andar continua tranquilo y confiado manteniendo la atención en donde la joven se mantiene y notando cada aspecto del hotel como si tratara de memorizarlo, cada puerta y salida, la manera en que los demás los observan e incluso como si buscara buscar alguna en la cual pudieran salir en caso de alguna emergencia o como parte de unos esos elaborados planes de escape que el Regeln suele seguir de manera bastante común para lograr que ellos escaparan en ese instante, sin embargo también mantiene su atención en cada movimiento que ella da y en cómo es que ella deja que se adelante, después de todo ella eligió perfectamente este lugar así que no queda de otra más que dejar que ella dirija.

Su sonrisa se mantiene calmada al momento que asiente a las palabras de la joven y conforme sus pasos les permiten atravesar la recepción con cierta rapidez adelantándose en ese momento para sonreír amablemente a donde la recepción y hacer un gesto para que el joven que atendía aquel lugar se acercara manteniendo la misma actitud amable y finalmente terminar por registrarse obteniendo la llave a la habitación, -Gracias- exclama amablemente al momento que gira a donde la joven demonio y manteniendo la misma actitud que ellos habrían llevado buscando incluso retarle un poco para lograr finalmente obtener la victoria en su apuesta lleva su mano al brazo de la demonio desliándose por el lentamente y finalmente entregando en su mano la llave que llevaría aun y sonriendo amablemente.

-Espero que me puedas guiar- exclama como petición y espera nuevamente a que ella se adelante buscando de esta manera observar un poco mas de aquel lugar, el área extensa y la ubicación de ese lugar podrían presentar alguna especie de ventaja pero de igual manera desventaja respecto a que al estar en un sitio así se puede permitir que se realicen algunas acciones en caso de emergencia sin embargo transforma de igual manera a las personas en blancos mucho más fáciles, el Regeln sin embargo tiene distintos métodos para mantenerse pendientes de que eso no ocurra y al tiempo que cada detalle es pasado por la mente del ángel que sigue de cerca a la joven demonio una sonrisa se forma ampliamente en sus labios cual si ya estuviera planeando al menos para el cuales eran los planes a seguir para completar todo esto de forma adecuada.

-Sabes debo admitir que me llena de curiosidad el porqué elegiste este sitio- expresa con un aire de desinterés propio de el al tiempo que su mano se apoya en uno de los muros y su vista se alza observando el lugar, es un lugar con cierto estilo cosas que los demonios aprecian pese a vivir generalmente en la oscuridad, las construcciones de estos seres distan mucho de ser horribles por el contrario son lujosas y estéticas, en ese extraño sentido son similares a los ángeles pudiendo ser esta la razón por la cual él tampoco encuentra incomodo el lugar, -y también porque pediste esa habitación- termina por expresar siguiendo a la joven para esperar que ella llegara primero a la habitación.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Millenium Mall   

Volver arriba Ir abajo
 
Millenium Mall
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» La Gazzeta dello Milan
» Nueva Lego Store Chile

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Otras ciudades.-
Cambiar a: