InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Nuevos tiempos (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Raizo



Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 31/05/2012

MensajeTema: Nuevos tiempos (libre)   Jue Jun 07, 2012 12:13 pm

La gran ciudad del nexo representaba la utopía soñada por algún o algunos pensadores como símbolo de la paz y el equilibrio total. Sus grandes ciudades rebosaban de los más avanzados conocimientos y de la más alta calidad de vida al combinar la tecnología humana con el poder mágico obteniendo un nuevo nivel de vanguardia. Uno de esos tantos edificios era un club nocturno de alta categoría que ya estaba encendido con el ritmo de la música, el humo del tabaco empezando a acumularse en el ambiente, los servidores tras las barras maniobrando los tarros y botellas para dar un servicio exótico, y por supuesto las muy solicitadas bailarinas de pista ondeándose al ritmo de la hipnótica melodía del club. Muchos hombres de la alta sociedad acudían allí para variar de la rutina de oficina o de viajes y negocios mientras otros pocos lo hacían para salir de sus aburridas y viejas esposas amargadas... ¿Quién los culparía si sólo buscan lo que no tienen?. Bueno, entre los clientes había una cara nueva; La de un rubio de aparentes 30 y tantos años, casi de 40 podría decirse cuyos ojos miraban desde la clandestinidad de un par de gafas oscuras que reflejaban el entorno como espejos en sus cristales. Su apariencia general era decente pero a la vez fuerte luciendo un traje negro con abrigo cerrado de tela resaltante asemejando cuadros entretejidos, un telar exclusivo para sí.

Entre la gente se podía mover sin hacerse notar demasiado ni importarle ser tropezado en ocasiones al moverse entre mesas para buscar un lugar donde ponerse. Durante su búsqueda observa en los alrededores estudiando cada rincón del entorno y a las personas siempre encontrándose de frente con las gafas oscuras de uno de los corpulentos guardaespaldas puesto como pilar en una zona determinada estratégicamente del local. Para él ya era hora de dejar de merodear y fijar posición ya que al parecer encontró una donde se quedó de pié a pesar de sobrar lugar en un gran mueble circular frente a una de las pistas de baile con poste. Allí se quedó hasta que la bailarina apareció moviéndose frente a él y un par de tipos más que se quedaron perplejos tomando asiento en el desocupado mueble. Por su parte el rubio más que ver los atributos y las curvas de mujer moverse veía la forma natural de sus movimientos siguiendo el patrón de su rutina por unos minutos antes de interferir. Su mano diestra con guante intentó llegar hacia una de las torneadas piernas de la bailarina castaña de piel clara y ésta en su defensa por instinto apartó la mano del personaje cayendo en la finta: Ni bien había terminado el desvío de su diestra cuando la otra mano del hombre se puso completa sobre el muslo opuesto de la mujer tan rápido que hasta tuvo tiempo de apretar un poco sintiendo la fuerza típica que guardan las piernas de una mujer activa a pesar de no entrenar debidamente.

La acción ''abusiva'' del hombre detonó las alertas entre los ''gorilas'' del lugar que ya empezaban a informarse por radio de la conducta inadecuada de un cliente en la mesa catorce y empezaban a moverse hacia allí en grupos. Mientras los gigantes llegaban la bailarina lanzó un bolado con su palma diestra directo al rostro del personaje rubio que se bastó con encorvar un poco su torso a la misma vez que lo rotaba hacia la izquierda junto con su cuello resultando en una evasión rápida del contraataque femenino rematando su escape con un silbido burlón regresando a la postura erguida con sus manos ya replegadas sin dejar de mirarla y sonreír como todo un perverso que se ha salido con la suya. -SEGURIDAAAAAAAAD!!!!!!!- El grito desesperado de la mujer no sólo alertó aún más a los guardias ni sólo despertó a los clientes embobados sacándolos del trance sino que alertó a todo el lugar que centró su mirada en esa mesa. El perpetrador se hallaba de pié con las manos en libre caída a sus costados cerrando los ojos bajo sus gafas oscuras entrando en un estado de concentración. Los guardianes ya habían llegado y rodeado la mesa evacuando a los dos tipos restantes y a la bailarina antes de encarar al provocador. -Debe retirarse inmediatamente o no responderemos de su seguridad.- Y ni siquiera las palabras amenazantes del guardia le sacaron de su templanza.

-Sé que puede oírme. SALGA INMEDIATAMENTE O LO SACAREMOS!- Y aunque el viento soplara con fuerza de huracán la montaña no se movió de su lugar. Pocos segundos después el cansado guardia llevó ambas manos a sujetar las del rubio concentrado que, sólo giró su cuerpo postrándose de perfil para evitar la toma de su rival a la misma vez que la mano diestra contraatacó con la base de la palma justo en la parte inferior de la nariz con una rapidez bastante alta que ni bien el rival había terminado de asimilar el golpe cuando el atacante regresó a su posición original. Los guardias restantes se lanzaron hacia él como jugadores de rugby buscando la tacleada, a lo que el provocador reaccionó dando un paso lateral largo al tiempo que su cuerpo bajaba la altura a la par de las piernas bastante separadas encontrándose con uno de los gorilas antes de lo que calculó este último en taclearlo sin poder bajar tanto la altura como su enemigo, y en consecuencia el rubio aprovechó eso para tomar de perfil a su enemigo desde el cinturón de sus pantalones y el nudo de la corbata arqueando su torso al ritmo de la embestida del gigante haciéndolo volar con un lanzamiento basado en el propio impulso de carrera del gorila que terminó estrellándose contra su paralelo mientras los otros restantes tuvieron que reubicar al rubio que se salió del centro donde lo habían rodeado y los esperaba de nuevo erguido con los ojos aún cerrados.

Los guardianes entonces desenfundaron bastones eléctricos y dos fueron a por el agresivo cliente mientras el tercero llamaba refuerzos por la radio de su auricular. Seguidamente inició un ataque de frente con el arma antidisturbios siendo fácil ladearse y juntar la espalda contra la del gigante al tiempo que el brazo armado era tomado y guidado en la misma dirección del ataque mientras la mano siniestra en puño cerrado golpeaba el rostro del gorila debajo de la nariz. No se hizo esperar el nuevo ataque del otro gorila armado con el que tuvo que usar de escudo al enemigo aturdido que recibió el choque eléctrico dejando salvo al enemigo común ya que su traje no conducía los arcos eléctricos indirectos en absoluto. Una vez hecha esa defensa el otro gorila que esperaba tomó al rubio mientras regresaba a su postura erguida enlazando los hombros con los enormes brazos mientras las manos se ponían contra la nuca del hombre delgado. Estaba atrapado en una sujeción tipo Nelson sintiendo el pómulo de su rival contra su cabeza por el lado derecho. Los gorilas no evitaron llevarse por la venganza y se enfilaron para golpear al enemigo sujetado respondiendo el rubio con patadas defensivas al ritmo de los puños del gorila a la vez que entre una de sus manos tomó el dedo índice del enemigo que lo aprisionaba y lo tiró hacia fuera causando dolor suficiente para que el agarre se debilitara, y en consecuencia dominó al captor por la misma llave del dedo clásica del Kung fu dándole como premio un rodillazo al rostro que lo envió con los demás guardias expectantes.

Pasaron minutos largos y uno por uno iban cayendo los gorilas hasta que los pocos restantes retrocedieron y llamaron refuerzos externos directos del Regeln. Aquella amenaza que enfrentaban sobrepasaba los límites de un humano a pesar de que todas las técnicas usadas por el agresor no tuvieran nada de sobrenatural y sólo fuesen variantes de artes marciales diversas. El rubio por su parte seguía de pié y ''ciego'' en el centro del local ya vacío aguardando nuevos rivales que posiblemente puedan hacerle sudar un poco o sentir esa emoción de riesgo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: Nuevos tiempos (libre)   Jue Jun 07, 2012 4:33 pm

Ridículo, totalmente absurdo. Aquellas frescas ideas cruzan la mente de uno de los tantos testigos del intentando del rubio personaje por llamar la atención, un clásico buscapleitos de esos que solo se pueden encontrar en los lugares más bajos de cualquiera de los planos, no era de extrañarse para nada el que alguien así llegara de vez en cuando a la ciudad del Nexo, nunca falta un hombre que se sienta superior al Regeln solo por el hecho de golpear a un montón de bravucones o por ser “el mejor” lo que sea de su plano, simplemente es absurdo y una pérdida total de tiempo cuando se pone en práctica el hecho de que hay personas que simplemente prefieren ponerse luces fosforescentes, saltar y hacer todo lo posible por atraer la atención a donde ellos, y de igual manera existen personas que buscan todo lo contrario, que tratan de mantenerse a raya, de hacer lo posible por ser invisibles puesto que después de todo para eso les pagan, ¿Cuál de los dos está en lo cierto?, no existe una respuesta correcta ni errada a aquella idea y conforme los segundos pasan la presencia de la autoridad del plano Sild es inminente.

-No terminamos aun de hacer ruido ¿verdad?- rompe el silencio una voz proveniente de uno de los rincones del lugar, envuelto en sombras como suelen estar los de su especie una silueta de un joven de negros cabellos que da la espalda al espectáculo se mantiene alerta, después de todo lo último que quiere es verle la cara a agentes de autoridad de este plano, ya tiene un expediente lo suficientemente grande como para que alguno de ellos le reconozca. Su mano diestra se alza mostrando un vaso lleno de un liquido carmesí, una especie asquerosa de sangre sintética que la gente del Nexo sirve a los de su especie con la intención y la buena voluntad de que no terminen atacando a las personas a su alrededor, a él que le importa, después de todo es fácil de conseguir y al menos te da la sensación de saciedad por suficiente tiempo, no es que el vaya a quedarse más del debido en aquel plano que aunque es curioso le resulta a la vez repugnante hasta cierto punto. –Si tenias pensado desde un inicio provocar problemas, hubiera sido mejor que fueras a los cuarteles del Regeln- exclama con malicia sin voltear aun y manteniendo una actitud que dista mucho de exaltarse, no simplemente no es de su estilo el escapar de los problemas como ese, lo peor que puede pasar es que el Regeln llegue, logren doblegar al fortachón y el pueda continuar con su visita tranquila, aunque en el fondo de su mente el tiene la idea clara de que eso es algo que no sucederá, después de todo un buscapleitos en el Nexo no dejaría que las cosas fueran de esa manera ¿o sí?.

Su mano baja en ese momento y el vaso es llevado a sus labios para de un trago terminar con la bebida y soltar el mismo en la mesa levantando el rostro al techo para apoyar su mano derecha al frente e inclinar su peso hacia ella al levantar su cuerpo de la silla sirviendo este movimiento para girar quedando de frente a donde la acción se desarrollaba. Si bien su vista estaba ocupada en la pared de aquel local sus oídos son lo suficientemente agudos como para escuchar los movimientos de la persona a sus espaldas y al girar la vista de los miembros de seguridad del local derribados provocarían que sus labios se abrieran apenas milímetros mostrando una extraña e inquietante curiosidad, para finalmente curvarse en una especie de sonrisa que denotaba que pese al enfado que podría causar en él la presencia de un ser así en lo que él consideraba un día tranquilo, el rubio era una persona interesante, después de todo la organización en la que el actuaba siempre estaba en busca de personas como aquel ser aunque si bien eso era cierto el hecho de que no era un vampiro comenzaría a ser un problema para los planes del joven pelinegro.

-Vaya, en verdad eres un tipo de cuidado- exclama con sorpresa en sus palabras para avanzar un paso únicamente, dicho avance le permite quedar debajo de una tenue luz que ayuda a exponer su imagen, su cuerpo vestido completamente de negro al igual que el color de su cabello contrastando con el tono blanco y un tanto pálido de su piel que acompañan perfectamente a sus ojos azules de mirada profunda ahora completamente fijos en el rubio ajeno al plano Sild, el hecho de entender que no es un humano deriva únicamente de sacar conjeturas, ¿Qué humano sin ayuda de un arma o de alguna especie de armadura o mágica/tecnológica ayuda podría derrotar a varios miembros de la seguridad de un local acostumbrados a controlar diversos seres que convergen en el Nexo?, La respuesta para él era bastante obvia y cerrada, ninguno, al menos ninguno que el conociera, aunque siempre está abierto a encontrar sorpresas en su camino.

-Se me olvidaba agradecerte por el trago, creo que simplemente no hay nadie que esté dispuesto a cobrar mientras tu estés aquí- Menciona con un tono de voz cínico completamente haciendo alusión al hecho de que por los disturbios pocas de las personas que estarían cuidando el lugar estaban huyendo o escondidas en algún lugar, cosa que también había ocurrido con la mayoría de los visitantes de aquel sitio, no era para culparles después de todo cualquiera escaparía ante una situación así, las ordenes del Regeln son bastante estrictas cuando suceden esa clase de eventos en el Nexo, que si bien por su ubicación es perfecta para que distintas razas y seres convivan es también el sitio más vigilado del Sild… Aunque él como miembro del Blood Throne sabe perfectamente que aquello es más un mito que algo palpable, después de todo está acostumbrado a romper reglas de forma habitual y a dejar las llamadas leyes del Sild para otras personas.

-Ahora, ¿prefieres esperar a que lleguen los miembros del Regeln, o tienes predilección por retirarte antes?… pareces algo inteligente, pero también bastante conflictivo así que tu respuesta es todo un misterio- menciona al iniciar un andar lento mas calculado de forma casi perfecta, está completamente habituado a las respuestas del Regeln al grado tal que conoce que tiene tiempo de sobra para salir del lugar y simplemente perderse entre una de las tantas rutas de escape que su organización y raza tienen identificadas en aquel plano, la comodidad de ser partícipe de la mayoría de las actividades clandestinas entre planos esta de su lado al igual que la suerte, después de todo si ese sujeto decide convertirse en una distracción para el Regeln quizá tenga oportunidad de realizar algunos negocios por su cuenta el día de hoy, y de no ser así existe la posibilidad de encontrar un peligroso aliado, cosa que en una ciudad como esta jamás se debe de menospreciar o de ver como algo no factible, su andar se detiene al estar al lado del rubio desviando únicamente su mirada y dando dos segundos, no más para su respuesta iniciando su andar ahora con la vista puesta a donde la salida del lugar, una retirada tranquila y completamente de su estilo, por la puerta delantera sin importar lo que ocurra atrás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raizo



Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 31/05/2012

MensajeTema: Re: Nuevos tiempos (libre)   Jue Jun 07, 2012 6:25 pm

La sucesión de hechos transcurrió sin la interrupción de terceros permitiendo al demonio salirse con la suya, aunque ese no era el único objetivo que tenía en mente. El buscar problemas no era únicamente una forma de servir como faro para atraer fragatas de combate a un punto sino también como forma de conocer nuevos talentos y habilidades en personas distintas mediante la contienda. Si, para el guerrero derivado del Shaolin era más que posible conocer el espíritu y la mente de una persona mediante su forma de luchar y defenderse. Aún sin darle paso a su propia vista conservó su lugar centrado y erguido con los pies juntos escuchando una nueva voz manifestarse entre las sombras, pero no sólo eso, también sintió cierta familiaridad en el movimiento del aura por su forma de salir entre ellas, una sensación posible gracias a que desde hace unos momentos estaba en estado meditativo. Pudo escuchar palabras con gran intensidad dando la posición del extraño joven que salió de entre las sombras, un chico del cual no tenía mucho detalle debido a estarse perdiendo de los detalles de su presencia visual dedicándose más a sentir la esencia latente de su interior, lo cual no era tan sencillo de buenas a primeras. Todo transcurría a su alrededor mientras él como practicante del Zen se conservaba en el centro.

Si el Regeln estaba por venir, aún quedaba algo de tiempo antes de la llegada. A pesar de que eran un cuerpo de seguridad sobrenatural su respuesta no variaba demasiado de la policía tradicional, y cierto era que por las palabras escuchadas aquella voz no era la de un agente del Regeln dispuesto a detenerle. Aún no se delimitó en responder a las cuestiones del inmortal mientras sus manos avanzaron un poco y se juntaron a la altura del Kiri o ''centro del espíritu'' de su cuerpo entre el abdomen y el pecho figurando la mano izquierda un puño cerrado cuyos nudillos iban puestos contra la cara inferior de los diestros cuyos dedos envolvían de manera uniforme el puño ya mencionado. Ya podía sentir el mundo a su alrededor con una intensidad un tanto mayor. -Jión...- Musitó con voz neutra pero firme. No significaba ninguna especie de respuesta que correspondiera a las cuestiones del joven presente sino un nombre dado a una forma de ejecución memorizada por él. Sin embargo no inició movimiento alguno aún cuando tuvo al inmortal delante suyo dando una serie de palabras que a su manera parecían sinceras. El hombre rubio las comprendió y asimiló en silencio demostrando la confianza que tenía en el potencial del Zen y la canalización del Chi en su interior que seguía aumentando. Sin embargo la respuesta no-agresiva llamó la atención del practicante en un momento clave.

El joven recién presentado parecía dispuesto a irse por la puerta principal. -De una forma u otra ya estás metido en esto. Si sales por la entrada principal inteligencia te tomará imagen y sacarán cualquier conclusión que les plazca poniéndote en una supuesta lista negra, si es que ya no lo estás. Puedes también ayudarme en mi entrenamiento dejándome conocerte mediante el duelo, creo que hay tiempo suficiente para ello, pero cada segundo que dejes pasar será menos tiempo para ambos.- Habló de forma ininterrumpida y continua buscando forma de detener la marcha y el posterior abandono de escena del joven pelinegro al que aún no miraba ni se orientaba hacia él cual ciego invidente. Era una buena oportunidad de hacer una oferta y beneficiar a alguien más aparte de sí mismo. -Tu próxima acción será la respuesta que darás a mi oferta, y esa potestad es tuya.- y con ello dejó carta libre para que su ahora acompañante eligiera irse por lo sano o quedarse un poco más pese a los riesgos que pudieran correr ambos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuevos tiempos (libre)   

Volver arriba Ir abajo
 
Nuevos tiempos (libre)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Algunos nuevos dibujitos..
» Nuevos Titanes
» Nuevos horizontes por descubrir
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Nexo-
Cambiar a: