InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 En terreno hostil.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: En terreno hostil.   Miér Oct 31, 2012 4:31 pm

El aroma, el ruido, el movimiento. El Nexo, la única ciudad prohibida para los de su especie en el mundo humano, aunque en realidad su existencia en aquel plano simplemente esta fuera de discusión, pocos son realmente los que sobreviven y después de todo no es difícil el entender porque es que esto se desato. Sin embargo en los últimos meses un par de Dragones han sido vistos alrededor de las ciudades humanas, menudo problema debe de ser para los agentes del Regeln el ocultar esa clase de eventos, sin embargo de una forma u otra pareciera que los llamados “Guardianes del orden en el Sild” tienen siempre ases bajo la manga respecto al cubrir acontecimientos. Aquella extraña aparición o descuido de dos de su especie es lo que provocaría que él tuviera que ir personalmente al nexo, oculto obviamente para que nadie con un poco de cerebro supiera primero quien es y segundo y mucho más importante que es. “Las lagartijas odian el Nexo” solía escuchar de agentes del Regeln cuando alguien preguntaba acerca de los de su especie, “Lagartijas” quizá aquella palabra por si sola despertaba cierto enojo en su mente, los dragones han sido exiliados desde que el Verhaal se convirtió en un plano desperdicio, se han ocultado en todos los sitios posibles y de todas las formas existentes. El odio crea odio, y pese a la nobleza de su familia y a los secreto perfectamente ocultos que le han permitido sobrevivir por generaciones en el plano humano, aquel descontento respecto a la “purga” y al trato a su especie siempre ha causado descontento y aversión a los de su especie y el no es la excepción.

El tren del pensamiento se detiene en el instante en que sus pasos lo hacen también, la ciudad capital no oficial del Sild, al menos para el Regeln, es un mundo distinto al humano, las especies se mezclan entre ellas hablan y en cierta manera conviven, los Elfos, Felinos, Vampiros y Humanos caminan normalmente por aquel sitio pareciendo tan ajenos completamente al mundo humano, a su mundo, el mundo en el que aquel joven que mantiene la mirada baja y espera tranquilo a un cambio de luz en un semáforo creció.”¿Qué hago aquí?” se cuestiona con la misma calma con la que continua su andar al poder hacerlo, y conforme sus pasos le permiten confundirse entre todas las especies de aquella ciudad su corazón late agitado, ese es un lugar prohibido, y no solo por su especie, si no quizá más importante para él, es prohibido por su familia, la misma que se ha mantenido oculta durante generaciones.

Su andar se detiene en una más de las tantas esquinas del Nexo, dando un giro a la izquierda que le ayuda a alcanzar un sitio menos concurrido, el ruido es de inmediato dejado atrás y la sombra de los edificios comienzan a ocultar la imagen del joven de cabellos azules que se pierde a un paso más veloz entre las sombras. Sus pasos se detienen nuevamente y su rostro se alza volteando a varios lados tras escuchar un ruido a sus espaldas… -¿Hay alguien aquí?- interroga en voz alta notando la aparente ausencia de personas a su alrededor y manteniéndose en una espera un tanto angustiante debido a todo lo que se encuentra en juego al estar él en esa ciudad del plano humano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 3:11 am

Al mirar atrás tuyo notabas dos cuerpos inertes que habían sido ocultados en un callejón oscuro. Sus rostros ensangrentados eran acompañados por quejidos de dolor…uno parecía un humano y el otro un felino ambos incapaces de levantarse. Repentinamente una de las sombras de ese callejón parecía tomar vida mientras empezaba a aproximarse a ti, pronto desde la oscuridad se observa una criatura humanoide cuya talla sobrepasa a la de un humano mientras sus ojos verdosos como el color de un pantano fijan su atención sobre ti.

Un nuevo sonido acompaña los quejidos de dolor…un ruido similar al crujir de la carne… acompaña la escena en el momento que el rostro de uno de los individuos inconscientes parece ceder ante un peso insostenible…como si su rostro hubiera sido impactado con un martillo. Pronto de ese callejón oscuro observas como se hace visible en su totalidad aquel ser humanoide con musculatura sobrehumana, los tatuajes en sus hombros de aspecto tribal parecían representar el rostro de un león con las fauces abiertas, el orco dio un nuevo paso en tu dirección mientras notabas su vestimenta compuesta de piel de animales…parecía un cazador salido de una zona inhóspita resaltando en el ambiente “civilizado” de Nexo.

Un siguiente paso de la criatura dejaba al descubierto que la suela de su zapato estaba cubierta de sangre y explicaba el sonido de hace un momento: el rostro visible de uno de los individuos inconscientes había sido pisado por el pie del orco al punto que aquel rostro humano ahora más asemejaba un tomate abierto por la mitad….cartílagos…músculos y carne…eran acompañados por un riachuelo de sangre que brotaba del rostro del humano inconsciente que aún se quejaba de forma casi fantasmal.

El orco se detuvo observándote…sus puños cerrados y esos masivos nudillos remarcados al punto que parecían montañas erguidas en sus manos. Sus fosas nasales tomaron un rápido aspiro de aire…mientras se esbozaba una mueca en su rostro…el olor de esa ciudad “civilizada” era muy diferente de Verhaal…el ruido de la gente… el constante sonido y brillo de la magia parecían traerle cierta repugnancia, sin embargo aún no quedaba clara la razón por la que aquellos cuerpos se hallaban inconscientes y habían sucumbido a la ira del orco.

Un nuevo aspiro de aire esta vez producía que su ceño se frunciera mientras el coloso te observaba en silencio...parecía existir cierta duda en su rostro…(Humano?…animal?….esta ciudad infestada de debilidad debe estar enfermando mi nariz) pensaba el orco al sentir que tu aroma era diferente al del humano que yacía inconsciente en ese pasaje oscuro. El orco no parecía sentir razón para responder a la pregunta del aventurero dragón a quien consideraba un jovenzuelo perdido, su cuerpo delgado y de rasgos finos parecían traer cierto sentimiento de indignación en la mirada del orco. Pronto la vista del guerrero giraba a los pasajes aledaños…su mirada parecía enfocada en otro objetivo…”Humano… ¿dónde puedo encontrar armas?”… preguntaba el orco en cuyo rostro parecía estar marcado permanentemente ese ceño fruncido.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 2:35 pm

La pregunta hecha por el joven de cabellos azulados fue contestada con claridad por una voz profunda al punto de parecer inhumana, aquello no era de extrañarse después de todo se encuentra en el Nexo la ciudad más diversa de cualquiera de los planos existentes, sus parpados se cierran sobre sus ojos y conforme sus sentidos despiertan apenas un poco el aroma de sangre y muerte llega a ellos. “Armas… ¿Qué clase de pregunta es esa?” piensa para sus adentros y al reabrir sus parpados su rostro muestra una serenidad casi absoluta ante aquella criatura que se muestra imponente, a los pies de aquel enemigo está la fuente de aquel peculiar aroma y el ruido de sus voces quejándose no se hace esperar. “Un Orco” completa al visualizar a tan peculiar ser que al igual que el pareciera estar completamente fuera de lugar, una extraña coincidencia aunque por lo que había leído sobre aquella raza de guerreros natos potentes en fuerza física y especialmente capaces en las artes de la guerra una simple coincidencia no ayudaría mucho a su causa. “Los de su especie suelen ser… bruscos, agresivos, directos, entienden la ley del más fuerte” recita para sus adentros atendiendo a los libros que su familia atesoraba en la biblioteca familiar en un idioma que solo los seres del plano Verhaal podrían entender. “Significa que debo mostrarme fuerte y no temerle, simplemente el mostrar miedo me hará ver débil y si me muestro así terminare como ese desafortunado par de ahí” continua en silencio con el repaso de sus lecciones, si bien es cierto que se encuentra en un territorio completamente alejado de lo cotidiano y la seguridad que brinda el plano humano esto no significa de ninguna manera que se encuentre en desventaja ante nada.

-No aquí- responde con seguridad alzando su rostro y mostrando una mirada fiera que pareciera por momentos dejar entrever sus ojos reales, aquellos que ocultan un secreto de una raza milenaria y temida con poder suficiente para hacer frente a cualquiera. Esto no es un reto si no una prueba de valor, después de todo hay lenguajes que no necesitan palabras y aquel imponente ser en particular pareciera por su tono de voz, su comportamiento, vestimentas e incluso por la escena que lo acompaña hablar el lenguaje de la fuerza, una lengua que los dragones entienden a la perfección. -¿Qué clase de armas buscas- cuestiona con un tono seguro mientras analiza de un lado a otro la escena, por suerte se encuentran en uno de esos callejones poco transitados del Nexo, aunque seguramente no están a salvo, el Regeln, la maldita organización suele saber cada cosa sobre lo que ocurre en el Nexo, será cuestión de minutos para que ellos aparezcan, y si aparecen las cosas no pueden ser buenas.

“¿Qué es lo mejor por hacer?, si me mantengo aquí tarde o temprano aparecerá el Regeln, sin embargo si salgo corriendo seguramente el simpático señor Orco se alteraría y a menos que me transforme terminaría igual o peor que esos dos, y transformarme solo hará que los soldaditos aparezcan más rápido… Lo mejor es seguirle el juego” Un pensamiento rápido que le ayuda a deducir las opciones que tiene y tomar la que a su juicio es la más adecuada, manteniendo sus ojos clavados en el enorme ser de piel verde y manteniéndose el sin movimiento más de la manera más tranquila e incluso mostrando cierta voluntad o fuerza que busca darle valor a los ojos de un ser como un Orco que está acostumbrado a las peleas y la guerra, -Porque siéndote honesto, ir preguntando de un lado a otro por armas o golpeando personas para conseguirlas lo único que te conseguirá será que estés rodeado en minutos…- exclama con la frialdad necesaria y manteniendo una distancia prudente aunque alerta del movimiento del sujeto delante de si.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 3:52 pm

Un estruendo sacude aquel silencioso callejón, y el ruido de cristales rotos invade los oídos de aquellos hombres que se hallaban en el suelo, y algunos vidrios caen encima de los cuerpos del felino y el humano que han sido derrotados por el enorme hombre de verdosa piel mientras una figura parece caer con gracia a la parte más profunda de la calle de la cual el Orco sale desde el mismo lugar de los cuales provienen los trozos de ventana, aterrizando con una distancia muy justa de aquella criatura que tiene el rostro más destrozado.

Ropaje oscuro hecho de un material similar al cuero es el vestuario de aquella desconocida, que usa las sombras como camuflaje y observa con sus pupilas doradas todo el escenario que la rodea, desde aquel musculoso sujeto, hasta el de delicadas facciones y cabello azulado, y los cuerpos de los abatidos, que son lo más cercano a ella en aquel momento.

Sus labios se curvan en una sonrisa ladeada, sintiendo la tensión y el peligro inminentes y levantando su cuerpo para quedar de pie, porque hasta esos momentos estaba en cuclillas, con un collar lleno de diamantes negros, hecho puramente de oro blanco, de apariencia bastante lujosa entre sus dientes, el cual toma en su mano diestra al momento de levantarse, y con la misma abre un compartimiento de su cinturón, en el cual deja caer aquella prenda para volver a cerrarlo y asegurarlo con apenas un movimiento de sus dedos índice y medio para dar un par de pasos hacia adelante, impregnando a cada uno una elegancia nata propia de su especie y llenos de precaución, haciéndolos para tan sólo tantear el terreno. “Caballeros, espero no haberlos interrumpido.” Musita con una voz bastante peculiar, palabras que suenan como un ronroneo por parte de la mujer presente que los observa con cuidado, estudiándolos rápidamente con la mirada para saber si tiene que deshacerse de alguno que pudiera haber visto aquel collar en su posesión, o si eran dignos de guardar aquel avistamiento de robo como un secreto.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 4:24 pm

El guerrero retornó su atención hacia la criatura draconiana al creer que vio un cambio en sus ojos. Imaginando finalmente que era otro efecto de esa “enfermiza” ciudad, el orco continuaba sin saber el pasado milenario tras el semblante humano de Arthur Prince ni la herencia real que corría por las venas del dragón color safiro mientras interrumpía sus palabras.

“No pedí tu opinión…” resonó su voz como un trueno mientras ese ceño se fruncía como las grietas que produce un terremoto en la tierra, al escuchar la recomendación del dragón sobre la actitud violenta del orco mientras sus puños parecían estrujar con un poco más de fuerza, esto hizo que los leones tatuados en sus brazos abrieran un poco más sus fauces por la flexión de sus músculos.

“Muéstrame esos objetos que usan para hacer explotar las cosas… no quiero magia ni plegarias a tus dioses…no me mientas…o te haré ver el color de tus costillas”. El orco estaba bastante irritado: aquellos cuerpos inertes en el callejón oscuro pertenecían a dos bandidos que habían intentado emboscar al orco con la idea de guiarlo hacia las armerías de la ciudad y ahora un joven cuya presencia, a pesar de ser elegante y sofisticada, era vista como un ejemplo de fragilidad ante los ojos del orco...le daba recomendaciones ....la situación era casi intolerable…el guerrero se estaba convirtiendo en un explosivo…y el siguiente inconveniente sin duda sería el detonante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 4:29 pm

Las palabras de la joven felina fueron finalmente el detonante que el joven dragón prevenía con tanta diplomacia. Las palabras de Catherine no fueron respondidas en el mismo lenguaje, sino mas bien con la parte trasera del puño del orco que con gran fuerza e inmediata reacción intentaba asestarle un golpe directo en la boca a la felina y de esta manera partirle la dentadura en pedazos y crujirle el craneo contra sus nudillos.

"No vuelvas a interrumpir mientras hablo... hembra" pronunciaba en un tono prepotente ante las palabras de la ladrona mientras sus dientes parecían morder el aire ...esta vez con un tono de voz más alzado volvía a retumbar sus palabras en dirección al elegante dragón "Muéstrame el camino...ahora"...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 6:32 pm

La perspicaz mente del joven de cabello azules logro llegar a la conclusión de que aquella dama que arribo en aquel instante era una ladrona, aquello en cualquier otra ciudad del mundo humano no era raro, sin embargo se puede decir que para ser un ladrón en la peculiar ciudad del Nexo se debe de tener cierto estilo distinto. “¿Y ahora que sigue?” Se cuestiona para sí al instante que su vista, que solo se desvió fugaz mente a donde la recién llegada, vuelve a la imagen inicial de aquel ser de grotesca apariencia y cuyas palabras pese a parecer un tanto torpes o bien bruscas resultaban bastante claras, era obvio que a un ser que tenia clara la idea de que es lo que buscaba en aquel sitio una simple espada o un hacha o le sería suficiente. “Calma, amigo… calma” razona al notar el brusco comportamiento del enorme ser verde ante las palabras y la llegada de la felina, un interesante punto en realidad y sin embargo eso no le incumbía del todo. “Armas explosivas… se me ocurre solo un lugar en todo el Nexo…” aquella idea se cruzo por su mente, si bien aquella ciudad era para él un sitio poco habitual lo cierto es que entre los múltiples conocimientos que su familia guarda existen algunos planos de tan maravillosa ciudad, que hasta ahora le han servido en su expedición. –No tengo plegarias a ningún dios, ni temo a que ver el color de mis costillas- la respuesta fue brusca y su voz parecía en parte un rugido al tiempo que sus ojos toman un tono amarillento y sus pupilas se contraen apenas un poco.

“Calma” se repite a si mismo desviando su mirada a donde la chica recién llegada, -Dime, ¿sabes donde este caballero puede encontrar armas?- pregunta con un tono cortés pero tratando de hacer entender con su sola voz la importancia y urgencia de aquella información, “Si en realidad es una ladrona lo último que querrá es que el Regeln nos encuentre y que esto se convierta en una pelea”, su mente trabaja rápido pero de igual manera lo hace su cuerpo que pese a su apariencia humana se tensa y se prepara para reaccionar ante cualquier evento que pueda pasar. Sus pupilas vuelven a donde el Orco mostrándose firme y decidido y dejando ver un poco de la majestuosidad y poder de su raza entendiendo que para alguien entrenado para ser guerrero la fuerza es el mayor de los valores y buscando en ese caso mostrar su valor a la criatura de mayor tamaño. –Me guardare mis consejos, pero tu contendrás tu carácter…- expresa con un ton determinado y después desvía su vista a donde la chica esperando una respuesta, y tratando de recordar si es que el tenía alguna respuesta que dar al Orco.

“¿Cómo me metí en esto?” Se cuestiona interiormente para encontrar pronto la respuesta, la curiosidad es lo que lo trajo al Nexo y su meta era alcanzar los callejones oscuros a las orillas de la ciudad, donde se reúnen los criminales, traficantes y… “Eso es” sus pupilas se dilatan y el truco siguiente está en la respiración, una profunda inhalación que es acompañada de una exhalación potente en dirección al Orco y la joven recién llegada que al tocar el suelo comienza a girar creando un torbellino a manera de barrera que divida a ambos seres, buscando que el Orco frene su movimiento y que la chica pueda al menos moverse. –Suficiente, ahora sígueme- exclama de forma clara escuchándose su voz aun como un gruñido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 9:46 pm

Su cuerpo bien torneado se encontraba en tensión, ya que acercarse a ambos hombres era tan sólo para tantear la situación y ver que hacer a continuación, y aquel golpe no le llega desprevenido a la dama que, por inercia se inclina hacia atrás de un ágil movimiento, tan sólo inclinando su espalda para evadir el golpe pero mantiene su mirada fija en el puño de aquel musculoso ser, notando como el de azules cabellos intenta usar un recurso a su favor y que de todas maneras, aunque sus reflejos felinos no fueran lo suficientemente rápidos, se hubiera salvado de la agresiva respuesta gracias al caballero de delicadas facciones. “Que agresividad… Pero los de tu raza están casi extintos por lo brutos, imbéciles e iracundos que son… Solía jugar a cazarlos en Veerhal.” Una sonrisa felina ahora se apodera de sus labios, caminando hacia el joven creador del torbellino con elegancia y lentitud luego de enderezar su cuerpo. “Mi salvador.” Dice con algo de sorna pero a la vez con un deje de agradecimiento ya que su raza, además de inteligentes, ágiles y rápidos, eran capaces de reconocer muestras de solidaridad y agradecerlas.

Sus pupilas doradas enfocan delante de ella, dándole la espalda a ambos seres tanto Orco como Dragón pero bastante cerca de este último para luego agregar. “El Regeln aparecerá en menos de un minuto.” Hace aquella advertencia sólo como muestra de gratitud del hombre que se halla más cerca de ella para luego agregar, usando la pregunta que el mismo hizo como fuente de información de lo que seres tan diferentes podían estar conviviendo. “Armas, suelen usarlas idiotas lentos e incapaces de poner una idea junto a otra, pero conozco personas aquí que pueden conseguirlas. ¿Qué tipo de armas buscan?” A pesar de que se dirige a ambos hombres, desde haberles advertido lo del Regeln comienza a avanzar, esperando que ambos la sigan y aumentando un poco la velocidad al preguntar la clase de armamento que estaban buscando ya que, a pesar de ser una experta en robos limpios, le gustaba detonar la alarma justo antes de irse, le inflaba el ego que la seguridad de los lugares a los cuales roba fuera tan indigna de sus habilidades que los miembros de aquella enorme organización controladora sólo llegaran para ver la estela de humo que ella ha dejado y que los mismos se sintieran impotente una y otra vez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 01, 2012 10:42 pm

En ese instante el orco observó el repentino fenómeno natural que se materializaba entre él y la felina. El impacto de su puño contra la barrera de aire hacía que el viento se levante por los costados alzando escombros de vidrio y basura que estaba acumulada en esos pasajes oscuros como una onda expansiva mientras el guerrero observaba con ese ceño totalmente fruncido cómo el viento seguía aquel movimiento espiral. Sus ojos verdosos fijaron su atención en el draconiano mientras murmuraba entre dientes “Dragón…” comentaba recordando los relatos de guerra de sus superiores sobre esas bestias aladas y de piel escamosa.

Su mirada irritada por las continuas interrupciones de ese día se enfocó en el majestuoso joven de sangre real mientras sus labios mostraban una expresión más amarga en su semblante. El orco abrió la palma de su mano…ingresándola en el torbellino…haciendo resistencia al viento con su brazo tensando sus músculos …esperó a sentir como el aire recorría la palma de su mano y sus dedos se cerraban estrujando la corriente de viento que recorría su piel casi como si intentara estrangular a un enemigo invisible.

Sin un cambio importante en su semblante el orco escuchó al joven de cabellos azules quien ahora dejaba de ser visto como un niño perdido ante la vista del guerrero…el orco entendía que el muchacho pertenecía a una raza de su dimensión…de ser ciertas sus suposiciones…se encontraría un paso más cerca de su objetivo. El puño descendió como si la erupción de un volcán cesara ...haber golpeado algo le había ayudado a calmarse...mientras se mantenía en silencio y seguía al dragón…en ese instante escuchó las palabras de la felina mientras empezaba a dejar a la vista su dentadura sin responder a sus palabras...simplemente fijando su mirada en ella de forma agresiva...como un toro listo a perforar a su enemigo con las astas...su mirada parecía decir "Te voy a arrancar la lengua" ....las continuas palabras le irritaban como mosquitos intentando posarse en su oído... empezaba a verla con cierto aire de enojo mientras se preparaba a intentar abalanzarse sobre ella como un león.

Sin embargo luego oyó las palabras de la maestra del robo vinculadas con los explosivos... el guerrero escuchó con cierta intriga las palabras de la felina al saber que existía gran variedad de armas que estaban a disposición en aquel lugar...se mantuvo en silencio simplemente apresurando el paso al mismo tiempo que lo hacía la felina y el dragón mientras al correr en esa dirección sus fosas nasales parecían tomar un gran respiro y sentir que la esencia de la joven tampoco era la de una humana...su olfato no era tan desarrollado y preciso como el de los hombres lobo ...pero si tenía ese instinto salvaje que le ayudaba a reconocer singularidades en aquella elegante y femenina joven cuyas voz seguramente sería capaz de engatusar a muchos ...la esencia de la muchacha le ayudaba a entender la razón de su impresionante agilidad... la calma que mantuvo al escapar por la ventana, la altura desde la que cayó... el impacto contra el vidrio... su calmada actitud....nuevamente otro ser de su dimensión sin duda...estaba en buen camino...

Koltrag era un soldado...sus órdenes eran primordiales...debía continuar la búsqueda "La que produzca la mayor explosión" respondió de forma concisa el orco ante la pregunta de la felina sobre el tipo de armamento que estaba buscando mientras observaba los alrededores atento ante una posible emboscada, a eso se agregaba la advertencia de la artista del hurto sobre aquella guardia especial a la que parecían recordar con sentimientos de disgusto tanto el joven de sangre real como aquella muchacha...que parecía tener mucha facilidad para hacerse dueña de lo ajeno...me refiero al Regeln...aquella orden que tanto el dragón como la felina... parecían reconocer como un adversario formidable






Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 1:04 am

Y calma finalmente, aun y cuando la situación permanece tensa poco a poco su respiración regresa al punto normal dejado de lado el color amarillento de sus ojos que poco a poco parecen humanos nuevamente y conforme las acciones por parte de ambos seres se desarrollan, “Le gusta provocarlo” entiende antelas palabras y las acciones de la ladrona y conforme el control del enorme ser se pone a prueba el también encuentra la manera de mantenerse calmado, el torbellino creado cesa con bastante calma como era de esperarse, después de todo no era su intención el crear un disturbio mayor y las palabras de la chica son por demás ciertas, los soldados del Regeln no tardarían mucho en aparecer y realmente eso es lo menos conveniente para cualquiera de ellos tres, el orco podría tener problemas respecto a los dos sujetos que sin duda habrían sido sus presas, la felina sin duda recién terminaba su golpe maestro, y para sí mismo el hecho de ser un dragón ya era problema suficiente respecto al Regeln. Sus parpados se cierran en aquel momento y sus labios se abren soltando un suspiro de cansancio respecto a la situación.

-Ya escuchaste, las que hagan una gran explosión- Suspira con calma, tratando de pensar la siguiente acción, la demanda del gigante parece un tanto increíble, no solo por el hecho de que esa clase de armas serían peligrosas sin importar quien las buscara y lo más seguro es que no sean fáciles de encontrar, sino también porque no se puede estar seguro de si aquel ser podrá manejar aquella clase de poder. -¿Tienes alguna idea de donde conseguirlas?- cuestiona con cierta calma, si el Orco se mete en problemas después será problema de alguien más, pero por ahora lo más prudente es seguirle y quizá con un poco de suerte en el mismo sitio donde se encuentren las armas si es que las consiguen pueda encontrarse también un poco de información respecto a los eventos que a él le han traído hasta el Nexo. “Pero aún así se debe de ser bastante descuidado para entregar esa clase de fuerza a un… ser como este” completa en sus pensamientos sabiendo que su decisión de buscar que las demandas del corpulento ogro sean satisfechas no es la mejor, más de igual forma resignándose puesto que por ahora pareciera la opción más lógica.

Su mirada e dirige de nueva cuenta a donde el Orco buscando no perderle de vista y aunque pareciera que ello es bastante complicado en realidad el hecho de no perderlo de vista se debe a estar pendiente de sus movimientos, como ya lo ha demostrado al atacar a la joven y anteriormente a los dos tipos que se encontraban con el es bastante impulsivo, y de igual forma por el resultado de ese enfrentamiento y por la manera en la cual logro disipar el torbellino de una forma ciertamente brusca pero efectiva se puede deducir que es bastante resistente y fuerte.-¿Para que deseas armas de ese tipo?- se atreve a preguntar con la misma forma segura que ha mantenido hasta ahora tratando de hacerle saber a aquel ser verde que no tiene miedo y que no debería de considerarlo débil de ninguna manera. “Bonita forma de presentarme en el Nexo, ayudando a un posible peligro y además en compañia de una ladrona…” medita para soltar un suspiro mas de resignación que se mantiene como ingrediente principal en este extraño encuentro.

Se mantiene en silencio al notar como la situación parece calma en espera de las respuestas por parte de ambos seres y esperando que la ladrona pueda sacarles de aquella situación mas no sin mantener su pensamiento en marcha tratando de buscar un plan de emergencia que lo saque de ahí y lo más rápido posible en caso de que la autoridad de aquella ciudad decida hacer acto de presencia en aquel sitio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 1:26 am

Sus piernas se estiran constantemente en pasos rápidos, largos y ágiles, sin perder aquella elegancia característica de los de su raza y, ante la petición tan especial hecha por el musculoso y agresivo ente que la sigue conjuntamente con el chico de cabello azul tan sólo suelta una carcajada medianamente gutural, ya que todo sonido que proviene de ella parece ser entremezclado con un ronroneo. –Espero tengas suficiente dinero para eso.- Sin detener ni un instante su avance, guiando a aquellos dos hombres por calles poco circuladas y callejones, pensando una persona que suele estar involucrado en negocios ilícitos y sonriendo lujuriosamente al recordarlo y a pesar de que su mente parece estar en otro lugar, sus botas pisan certeras los lugares adecuados, como si conociera a la perfección todo aquel lugar, evitando alcantarillas, piso desigual, paredes bajas y otros obstáculos menores que pudieran haber mermado su intento de alejarse lo más rápido del lugar del cual sustrajo un importante tesoro o desacelerado su huída.

A pesar de que las armas eran evidentemente para el Orco, sólo los guía debido al gesto caballeroso del joven menos imponente. Sus pasos se detienen al llegar a donde unos escalones se encontraban, llevando hacia la puerta en un callejón muy poco iluminado pero igualmente pulcro, como casi todo aquel lugar llamado Nexo, su andar se ralentiza y camina moviendo la cadera hasta el primer escalón, subiendo uno a uno para, al llegar frente al portón, flexionar los dedos de su mano diestra y convirtiendo la misma en un puño para tocar un determinado número de veces, con una separación diferente entre cada uno de sus golpes. Sus desarrollados sentidos sintieron los suaves pasos detrás de aquella puerta y dejo oír su voz nuevamente, sin esperar respuesta del que se encontraba del otro lado. “Dile a Aidan que soy Cat.”

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 2:32 am

El soldado mantuvo un silencio casi sepulcral al oír la pregunta del joven de semblante majestuoso …la única respuesta del orco se vio reflejada en su ceño marcado dándole una apariencia inquebrantable a sus ojos verdosos que encontraban lecho bajo esas cejas pobladas.

El orco parecía intentar memorizar algunos rasgos similares de aquellas calles que formaban cada vez más un laberinto dentro de esa jungla artificial que llamaban Nexo…sus piernas daban prueba de esa armadura de músculos que fue construida desde su infancia a base de disciplina…entrenamiento y constantes conflictos…su paso era firme y la longitud de sus piernas le ayudaba a cubrir una buena distancia a cada paso…manteniendo así el ritmo de sus acompañantes cuya agilidad al momento de avanzar era notoria…especialmente la felina que parecía tener gran conocimiento de cada pequeño detalle en esas calles, la precisión de los pasos de la ladrona casi daba la impresión de que las paredes o los objetos se movían de forma que sus pies siempre se ubicaran en el lugar adecuado.

El orco por su parte parecía prevenir los pasos en falso realizando saltos y cubriendo grandes distancias a cada movimiento de sus piernas…el agarre firme de sus manos le ayudaban a aferrarse a las esquinas…paredes…techos….y muros… casi enmarcando la huella de sus dedos sobre la superficie que tocaban. Sus brazos no mostraban movimientos tan elegantes y acrobáticos como los otros dos aventureros…pero sí le eran de utilidad para sostener el peso de ese armazón muscular y trepar paredes sin complicaciones evitando saltos bruscos que pudieran atraer la atención.

A medida que avanzaban y las calles se tornaban más lúgubres Koltrag podía sentir una escencia más fuerte en el aire…su mirada penetrante se enfocó en aquella puerta mientras el ambiente del lugar daba la impresión de ser la entrada a otro mundo. Al momento que escuchaba la voz de la felina invocando a aquel ser con quien parecía tener cierto nivel de confianza... “Aidan” …el soldado memorizaba el nombre e intentaba reconocer cuánto había avanzado desde su posición inicial hasta esa sigilosa guarida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 3:25 am

Si existía un poco de suerte en todo esto finalmente se revela al escuchar la voz de la ladrona, una expresión más calma se hace evidente en el joven caballero que se limita a asentir a las palabras de la chica y mantenerse detrás del peculiar grupo siguiendo a de cerca a ambos y manteniendo su atención enfocada en el Orco, lo cierto es que aquel ser que sin duda no era ni remotamente propio del plano Sild habría mostrado hasta este punto una paciencia suficiente como para poder ser considerado de confianza, al menos respecto al enloquecer y crear un enorme disturbio que llamara aun más la atención, apenas ellos tres abandonaron su posición inicial las luces se hicieron en aquel sitio donde se encontraban anteriormente delatando así la presencia del Regeln, “Tarde… como lo decía siempre mi abuelo” piensa dibujándose una sonrisa burlona en sus labios entendiendo a que se refería su familiar respecto a la ineptitud de aquella organización y el cómo es que la habrían burlado desde hacía ya varias generaciones.

-Justo a tiempo- termina por decir, al comenzar a moverse con cierta dificultad inicial respecto al seguir el paso de la felina, si bien por suerte para sí el hecho de que su tamaño no fuera tan grande como el del Orco era una ventaja, el que no estuviera en su forma natural también le brindaba una limitación debido a que le es imposible el utilizar su potencial en su totalidad. Las sombras les rodearon prontamente y si bien la curiosidad era un incentivo suficiente para continuar con su avance también la cautela estaba presente a cada uno de los pasos dados, no solo ser cauteloso de que nadie los viera o de que pasaran desapercibidos, sino también el saber que después de todo se trata de una ladrona quien los guía. “Espero pueda confiar en ella” cuestiona y al tiempo desvía su mirada a donde aquel otro ser que les acompaña se mueve, “aunque estoy seguro de que no tratara nada mientras el este aquí…” termina por entender mientras en silencio sigue el recorrido tras su sigilosa guía.

Aquella extraña ruta termina en un lugar que dista mucho de la espectacularidad del resto de la ciudad, “Este es el lugar… al menos eso cero” continua en su mente esperando las acciones y escuchando las palabras de la chica, al parecer ella conocía a alguien dentro, sin embargo… ¿Quién sería?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler

avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 3:51 am

Las puerta de aquel sitio se abrieron dejando atrás el vacio y dejando que el ruido de música y risas se haga evidente, aquel sitio diferente a otros en el Nexo se muestra perfecto pese a la ubicación entre lo mas oculto de la ciudad, -Por aquí- exclama una voz dirigiéndose primeramente a la felina y tras estas palabras la esbelta imagen de un caballero de cabello blanco y semblante sereno se muestra, su ropaje es negro y su solemnidad y comportamiento hacen claro que es únicamente un trabajador de tan “respetable” establecimiento. –Kesler le está esperando al final de aquella sala, usted y sus invitados son libres de entrar- indica con cierto tono de enfado dirigiendo una mirada despectiva al enorme orco y una más calma pero no menos desconfiada al joven que les acompaña. La oscuridad no se hace esperar y al final del corredor una puerta se abre dejando ver claramente el interior de la habitación donde existen tenues luces y una decoración a rojo y negro perfectamente apartada del resto del local.

-Cat, Cat, Cat- exclama ya una voz que se escucha joven y llena de seguridad seguida del ruido de sigilosos pasos que tras apenas unos segundos se hacen descubrir como los de un joven de piel pálida y una sonrisa amplia que mira con ambiciosos ojos a los invitados. –Tiempo sin verte- exclama saliendo de aquella habitación hasta el pasillo y tomando la mano de a joven la cual alza delicadamente hasta su rostro para primeramente sentir el peculiar y atrayente aroma de la felina, cerrando sus ojos y posteriormente depositar un beso sobre la piel de ella todo al hacer una educada reverencia. –Veo que has conseguido la forma de encontrarme sin mayor complicación que…- su dialogo se detiene y sus azules ojo se clavan en los intrusos que acompañan a la atractiva chica… -un par- recita dirigiendo una sonrisa descarada y bastante peculiar a ambos acompañantes de la chica.

Sus ojos se cierran y sus hombros se encojen al escucharse una risa irónica y burlona de parte del vampiro que en un rápido movimiento da la espalda a los tres seres del plano de los “cuentos de hadas”… -Veo que estas aquí por negocios- dice al comenzar a avanzar nuevamente al interior de aquella habitación moviendo sus manos al pasar por la puerta disipando una ilusión activa que hacía que la entrada pareciera más pequeña, abriéndose así lo suficiente para que incluso el acompañante orco de la chica pudiera entrar sin ningún problema… -Creí que quizá algo mas te traería a visitarme- dice con un tono burlón al girar su rostro y mirar sobre el hombro al grupo dirigiendo una sonrisa cómplice a la felina. Su andar se detiene al interior de aquella sala avanzando hasta un sofá perfectamente ubicado al fondo de la misma desde donde es posible ver aquel sitio y tomando asiento en el, -por favor tomen asiento-.

Los profundos ojos azules del joven vampiro observan atentos al grupo, entregándoles una sonrisa que permite ver sus colmillos, en aquel sitio lo último que desea es ocultar su identidad o la raza a la que pertenece. –Díganme… ¿En que puede este humilde… comerciante ayudarles?- menciona con un deje de arrogancia y hace énfasis en la palabra que describe su actividad. – Guerrero Orco, hermosa ladrona felina… e interesante… Dragón- exclama con tranquilidad basando sus palabras no solo en el aspecto de los tres, sino también en el aroma de ellos, las notas dulces casi salvajes de la sangre de Cat, un aroma conocido sin duda. También aquel fuerte aroma de la sangre de los orcos, para muchos de su especie bastante fuerte o bastante brusca, no mucho de su agrado en realidad, y finalmente quizá la más interesante de las presencias es el aroma del dragón, raro muy escaso y muy antiguo, la temperatura de la sangre de estos seres suele ser apenas más baja que la de la mayoría de las razas.

Las puertas se cierran nuevamente y detrás de ellas justo fuera de la habitación el hombre que les recibió y guío hace guardia junto a uno más de cabellos rojizos y estatura mediana, ambos vestidos en una negra túnica, los dos de ojos rojos y sedientos y sin embargo no son mas que simples escoltas sin mucha importancia que están ahí para dar un poco de seguridad a las actividades del joven vampiro que dentro de la habitación espera aún la respuesta por parte de sus peculiares invitados.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 2:58 pm

Al momento que las puertas de aquel mundo surreal se abrían las fosas nasales del orco podían sentir aquel aroma casi sepulcral…nuevamente se encontraba en el lecho de un ser que definitivamente no era humano… y parecía disfrutar exhibiendo los dotes de su raza. Las palabras del vigía de la entrada y aquella mirada de disgusto…fueron respondidas por una expresión de asco en los labios del orco que dejaba a la vista esa masiva y algo filuda dentadura…como un león gruñendo listo a asestar un zarpazo sobre una sanguijuela…casi imaginaba el crujir del rostro de ese guardián contra su pie…su respiración se volvió más larga y violenta como un búfalo que exhala casi botando vapor por la nariz.

Koltrag escuchaba la introducción del misterioso dueño de la morada mientras murmuraba con un aire de indignación “Vampiros…”…aquella elaborada presentación era más bien como un enjambre de moscas revoloteando en sus oídos…ante los ojos del orco era inadecuado…los soldados sólo deben decir lo necesario…no más…no menos…adicionalmente a esas palabras que parecían enviar mensajes ocultos a la elegante y ágil felina…aquella muestra de ilusiones que engañaban la vista de los presentes le hacía sentir aún mayor repugnancia…no sólo eran seres de apariencia delicada y en algunos casos extremadamente finos…sino que también utilizaban aquella arte que él tanto detestaba…la magia. El orco ya había tenido suficiente….las conversaciones parecían interminables…sus puños se tensaban….aquellos nudillos casi parecían poner a prueba su resistente piel verdosa.

Koltrag recordaba las anécdotas de las batallas de sus superiores…y la singular personalidad de esas criaturas de la noche…su astucia, su capacidad para manipular a los demás…y esa forma egocéntrica de ver el mundo…esto le mantuvo atento… la presentación diplomática y casi burlesca del vampiro generó una explosiva reacción en la voz del orco que parecía contener un deseo de dar suelta libre a su violenta personalidad.. ”Vampiro…muéstrame tu arma más fuerte” su imponente voz hacía eco en aquella habitación...ya había escuchado demasiada "palabrería" de esos seres de apariencia frágil…el orco carecía de carisma… la personalidad poco disciplinada de aquellas criaturas de la noche y su estilo de vida liberal hacía que la sangre que corría por las venas del soldado hirviera…estaba perdiendo la paciencia y muy rápido.

La puerta cerrada atrás de él sólo hacía que su mirada perforante se enfocase en los ojos azules del vampiro como diciendo (Más vale que esa puerta se abra…cuando decida irme)…se mantuvo de pie mientras hablaban …esto hacia que su altura sobre-humana resaltara…como un coloso erguido en medio de esa “dimensión oscura” que anidaba aquella guarida…los músculos reforzados con entrenamiento se tensaban y los leones tribales que estaban tatuados desde sus hombros hasta sus bíceps parecían abrir sus fauces …el orco no estaba con juegos….no pensaba quedarse a platicar con aquellos seres….mucho menos saber más de esas costumbres tan distintas a la vida del soldado…su mirada parecía decir “Déjate de habladurías…y apúrate”.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 4:35 pm

Una sonrisa felina se forma en sus labios al escuchar las palabras del vampiro, dejando que se acerque y tome su mano y realice aquel seductor gesto sin que aquella sonrisa desaparezca de sus labios, contrariamente responde a sus palabras. “Aidan, Aidan, Aidan. Te traigo un potencial “cliente” pero sabes que yo no necesito de tus servicios, por lo que podremos encontrarnos luego de que termines con los mismos.” Una mirada insinuante llena de complicidad intenta darle a entender sus palabras a aquel ser de pálida tez y afilados colmillos.

Escucha las palabras del musculoso hombre al cual ha guiado hasta aquel lugar, frunciendo ligeramente su ceño ante la falta de delicadeza del mismo. Realmente era un ser inferior y estúpido, ya que en los negocios se debe actuar de cierta manera para conseguir las cosas, y a ese paso lo que el orco puede conseguir es que le sea negado lo que fue a buscar o que el precio del mismo sea exorbitante, ya que al ser un elemento ilegal y difícil de conseguir, el vendedor tiene las riendas de la negociación y el comprador suele tener que convencerlo con astucia y un poco de carisma, elementos los cuales el de piel verdosa parece carecer por completo. Cierra los ojos por instantes y vuelve a abrirlos pensativa, ese no era su problema, ella decidió guiar a los hombres por el gesto amable del dragón, pero al desconocer la relación entre este y el orco, piensa que es problema del primero que su “amigo” se comporte. Además, la dama conoce bien las guaridas de los comerciantes del Nexo y sabe de antemano que cualquier movimiento en falso que realice aquella criatura, lo llevará seguramente a su muerte.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 5:16 pm

“Lo que me faltaba es encontrarme en un sitio como este, ¿Las cosas pueden empeorar?” se pregunta en la mente el chico de cabellos azules que ha pasado a ser un mero observador en aquel lugar, sus ojos recorren el interior del sitio encontrando una interesante variedad pero sobre todo una presencia de vampiros, de ellos sabe poco salvo lo astutos que pueden llegar a ser o incluso lo peligrosos que son cuando su astucia suele ser mayor a lo normal. –¿y dónde estamos?-susurra para sí siguiendo de cerca al orco, por extraño que esto llegar a ser de las personas ahí presentes pareciera ser el que es más confiable, simplemente un guerrero temperamental ciertamente pero que sin duda mantendría su palabra y realmente parece solo interesado en conseguir esa arma que tanto desea.

Sus pasos continúan hasta donde una puerta se abre haciendo que un vampiro de cabellos negros aparezca delante de ellos, la naturalidad del saludo a la chica hace obvio el que se conocen. La habitación a la que pasan es oscura y sin embargo cómoda sin duda. Las palabras del vampiro parecen esconder algo y no duda en mostrar su astucia al dejarle en claro el que sabe que es un dragón, su rostro muestra cierta sorpresa que contiene manteniéndose calmado y dirigiendo una mirada fija al de cabellos negros manteniéndose alerta ante cualquier cosa.

El silencio se rompe rápidamente cuando el Orco demanda sus armas, después de todo eso es lo que provoco que terminaran en aquel sitio era su demanda de armas y la tensa situación que termino en su huída del sitio inicial donde había encontrado a aquellas dos personas. Su respiración se agito ante las demandas del orco pareciera que la tensión vuelve a donde ellos se encuentran, sus oídos escucharon movimiento, si bien aquel ser de piel verde parece ser fuerte lo cierto es que se encuentran rodeados y en el territorio del vampiro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler

avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 6:47 pm

Impaciencia, aquí y allá, el nerviosismo del chico de cabellos azules era notorio en la circulación de su sangre, y de la volatilidad del carácter del orco no existe duda alguna, sin embargo la persona más racional de aquel grupo de tres es sin duda la hermosa felina a la cual el joven integrante de la organización de vampiros dirige una cómplice sonrisa en respuesta a los atentos gestos que le han sido mostrados, -Ni hablar querida Cat, parece ser que tus acompañantes son un tanto explosivos, así que vayamos directo a los negocios- exclama en un tono educado dirigiendo una mirada intensa a la felina y poco a poco desviando su atención a donde el guerrero de piel verduzca se encuentra. Sus ojos muestran un tono rojizo como respuesta al tono del orco, la fuerza no es su mayor virtud sin embargo no tiene miedo alguno de tratar de controlar a un cliente impaciente. Su sonrisa amplia se muestra nuevamente y sus parpados se cierran llevando su cabeza hacia atrás para liberar una ligera carcajada que se escucha incluso fuera de aquella habitación donde se supone existen dos guardias más que custodian la mayoría de sus transacciones.

-Me encantan los Orcos, suelen ser tan directos- completa al callar su risa levantándose con rapidez propia de su especie y quizá un poco más para después girar su mirada en dirección a una de las paredes de aquel sitio, -Ciertamente tenemos armas aquí, ¿Pero qué es lo que buscas?- cuestiona dirigiéndose al Orco y desviando su mirada al dragón, para tratarse de una simple transacción por armas pareciera demasiada escolta, hasta ahora le quedaba claro que Cat sin duda estaba con ellos únicamente como guía conociéndola un poco seguramente les habría caído encima en alguno de sus trabajos o simplemente buscaba algo para ganar. –Esa es quizá la primera de las preguntas que te hago, pero la segunda es la más importante, ¿cuánto estas dispuesto a gastar o más importante?,… ¿Tienes dinero?- pregunta con esa cínica sonrisa en su rosto desviando la mirada al Orco, hasta ahora conoce a pocos de su especie que tenga cierta noción de lo que es el dinero o de lo que significa pagar, sin embargo los Orcos siempre pueden ser útiles y siempre existen formas de pago.

Sus pasos se dirigen a la pared que observó por unos instantes y sus manos se abren revelando una puerta mas escondida por una ilusión casi perfecta delante de ellos, la puerta metálica se abre revelando un almacén casi tan grande como el establecimiento mismo donde diversas cajas de metal se encuentran, algunas de ellas con rejas escuchándose la respiración de seres provenientes de distintos planos encerrados. –Bien, mientras decides que clase de armas quieres permíteme recordar donde deje…- su diestra se apoya en su barbilla y su sonrisa se amplía al observar un contenedor negro a donde se dirige con cierta calma abriendo el mismo, -Mi estimado soldado Orco, quieres mi arma más poderosa, sin embargo dime ¿Qué sabes de armas poderosas?- cuestiona girando a donde aquel gigante verde, - No soy idiota, y si bien no me importa mucho lo que vayas a hacer con un arma o con mil siempre y cuando puedas pagarles debo de preguntarte si sabes usarlas… lo último que quiero es darle un misil a un idiota que apenas puede utilizar una roca y que al final termine explotando en sus manos o aun peor, cerca de mi- expresa manteniendo su sonrisa amplia y su mirada astuta sobre el Orco, él no es estúpido y desea conocer al cliente para saber no solo si puede usar un “juguete” como los que él está dispuesto a vender, sino también para saber si es posible confiar en él y si es que existe cierta utilidad en tan.. “valiente” soldado.

El movimiento alrededor del grupo no se hace esperar y cual sombras los dos guardias de la puerta han llegado ya al almacén manteniendo sus posturas firmes y sus miradas en ellos, al vampiro de cabello blanquecino y su compañero se unen dos más, uno calvo y otro de cabello rubio, todos ellos de un rango menor que están simplemente como soldados de su organización buscando asegurar que las operaciones realizadas en nombre de aquella organización sean lo más seguras posible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 6:48 pm

La felina mantiene su sonrisa al momento que escucha la respuesta del vampiro, asintiendo levemente con la cabeza para darle a entender no sólo que tiene razón con respecto a sus acompañantes sino que estaba de acuerdo con que los atendiera primero a ellos. Sus pasos la guían hasta el sofá que Aidan les ha señalado antes, tomando asiento en el mismo y observando con curiosidad como aquella ilusión desaparece y deja una puerta metálica al alcance de la vista, y a pesar de que observa al vampiro abrir y pasar a la habitación conjunta, su interés en las armas es casi nulo por lo que prefiere quedarse sentada en el mismo lugar, llevando su diestra mano al compartimiento donde estaba el collar que ha sustraído del lugar cercano al callejón donde encontró al orco y al dragón, extrayendo el mismo con su dedo índice de forma precisa y empieza a examinarlo con minuciosidad, revisándolo detalle por detalle, asegurándose que todo esté en su lugar.

Sus manos abren el broche de tan elegante pieza de joyería y suben al tiempo que lo sostienen, para asegurarlo alrededor de su cuello y luego bajar, distrayéndose la diestra en el camino para abrir un poco el escote de su traje de modo que el colgante pueda resaltar sobre su piel y no sea cubierto por el resto de su enterizo.

Ya ha terminado con su objetivo de aquella noche y se encuentra nuevamente aburrida, por lo que apenas se levanta de su asiento, caminando a pasos lentos hacia la habitación donde las armas se encuentran y guiñándole un ojo al más guapo de los subordinados del pálido comerciante, tomando su billetera al pasar cerca de él, haciéndolo con bastante cuidado y disimulando su cercanía con coquetería y mientras camina, lleva su mano delante a la altura de su vientre mientras que su otra mano abre el compartimiento más grande de su cinturón, en el cual deposita la billetera de aquel hombre de forma tan experta que sólo otro ladrón puede notar aquel gesto, y sólo que estuviera observándola fijamente.

Su andar se detiene justo al lado del ser de fría piel, situándose junto a él al momento justo que sus dedos retiran de la billetera todo lo que le interesa y la deja casi vacía, tan sólo para devolverla al volver a pasar al lado de aquel subordinado. Su orbes doradas se posan con interés sobre el rostro del orco, observando atentamente su expresión para ver cualquier cambio en la misma ante la mención del dinero, el cual tiene la sospecha que no posee, pero también le da curiosidad saber cómo pensaba pagar aquel armamento que tanto solicita, aunque también le daba curiosidad para que deseaba usarlo, motivo por el cual permanece en aquella habitación con el resto de los hombres, notando como es la única mujer allí, situación que se le hace muy interesante y graciosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 8:34 pm

El puño del soldado finalmente se cerró con firmeza ante las continuas preguntas y la plática extendida que parecía infestar sus oídos como gusanos queriendo hallar lecho en sus tímpanos…el coloso se posicionó detrás del mueble que le habían ofrecido para que él se sentara… su mirada se mantenía baja mientras las sombras y la iluminación del lugar le daba la apariencia de un titán parado en lo más profundo del Hades debido al ambiente lúgubre y gótico del lugar. Repentinamente alzó la vista directamente hacia el dueño de esa oscura morada y dejó escapar un gruñido potente como un león mientras con una violenta exposición de fuerza pateaba el mueble sin dificultad a una velocidad y fuerza sobrehumana …el improvisado proyectil salía despedido en dirección hacia el vampiro y sus subordinados siempre y cuando no fueran otro de esos juegos de ilusiones…el mensaje aún así era el mismo…”Ya he tenido suficiente”. El soldado había escuchado demasiado…las risas…los mensajes indirectos….ante él era una ofensa a la que respondió con el lenguaje que mejor manejaba….el guerrero sentía que la negociación no era tomada en serio lo que le hacía fruncir el ceño como rayos impactando la tierra…su nariz se sentía infestada con la esencia de los “no vivos” que caracterizaba a los vampiros… casi parecía pedirle a gritos que le diera a probar aire puro …el orco se acercaba con paso firme hacia el vampiro y sus acompañantes …un ataque como ese no los habría matado...en el peor de los casos estarían tirados en el piso….lo que les permitiría seguir negociando...esa era la mentalidad del guerrero que ya sentía haber pasado demasiado tiempo rodeado por aquellos seres de mentalidad tan liberal…cuerpos de rasgos finos….y sedientos…más allá de la sangre…eran sedientos de poder...las anécdotas de sus superiores empezaban a hacer presencia en la mente del orco.

Metió una de sus venosas y masivas manos bajo las pieles de animal que cubrían su marcada y ancha espalda….y de estas sacaba un saco que al analizarse con cuidado tenía un tamaño impresionantemente grande….abrió el mismo de un jalón mientras se acercaba exponiendo el interior en dirección del vampiro para que pudiera ver lo que contenía…habían metales brillantes y cristales que de seguro los orcos habrían obtenido de sus minas….era una raza guerrera después de todo…la herrería era su artesanía…y eso se vincula fuertemente con la minería… si alguna raza sabía dónde sacar las gemas más preciosas…o los minerales más extraños del mundo…eran los orcos. “Sanguijuela …dame algo que haga explosiones…y toma tu dinero” la voz del orco retumbaba con el eco de ese lugar cerrado mientras continuaba aproximándose hacia el vampiro y sus acompañantes...el ojo preciso y el profesionalismo del vampiro le permitiría calcular rápidamente un aproximado del valor de las gemas y metales dentro del saco y así intercambiarla por un arma de un precio parecido...mientras el orco cada vez se ubicaba más…y más cerca de Aidan y sus ayudantes…no volvería a presentar la oferta dos veces …su paso firme e indiferente de los ayudantes del vampiro se hacía notoria dado que esos ojos verdosos parecían desear perforar los del vampiro como lanzas…no iba a dar más explicaciones…no iba a responder más preguntas...no iba a perder más tiempo en ese sitio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 9:12 pm

La actitud del vampiro comenzaba a ser molesta y no solamente para él, al parecer el Orco se mostraba también un tanto desesperado debido a las respuestas y preguntas que este hacia. “Esto no va nada bien” mantiene en su pensamiento al notar cómo es que aquel ser se mueve nuevamente de habitación siendo guiados ahora hasta otra habitación completamente distinta a las normales, “Sigo creyendo que estoy en un sitio equivocado, debí de haberme mantenido en las calles principales del Nexo, quizá incluso lo que debí de hacer es simplemente no meterme para nada en el” su respiración era extrañamente calmada pese a como las cosas cambian de forma rápida, la actitud burlona del vampiro parece terminar hartando al Orco escuchándose un gruñido potente que sin embargo no le causa mucho en realidad.

El potente ruido proveniente de la boca del Orco le causo una leve sonrisa debido a que al ser un dragón aquella demostración simplemente no es tan imponente como el rugido de uno de su especie y si bien la capacidad destructiva del orco fue bastante sorpresiva en aquel momento al compararla con la de uno de su raza en realidad parecía moderada, “Los dragones suelen demostrar su poder de otra forma, no solo son bestias brutas si no también sabios y sobre todo fuertes de voluntad” recuerda con atención un pasaje de un libro que existía en la biblioteca de sus antepasados, “Los orcos por otro lado son soldados, militares entrenados de fuerza explosiva la paciencia no está entre sus características, pero eso no los hace menos peligrosos” Sus pasos retrocedieron en el segundo mismo en que aquellas palabras cruzaron su mente, el Orco había atacado a una especie peligrosa y el es también peligroso.

-Esto no está nada bien- repite para sí mostrándose en su mirada los ojos de tono amarillo propios de su forma de dragón y haciendo que sus dientes se unan crujiendo un poco como señal de tensión en su cuerpo, en realidad lo último que deseaba era una pelea pero si tenía que entrar en una lo haría como lo suelen hacer lo de sus especie, es decir con toda su fuerza…

Sorprendentemente las palabras del Orco son las que lo calman y su atención se cambia de inmediato a donde el orco se encuentra, sus palabras son claras y su comportamiento también, quizá si el vampiro realiza la transacción todo estará bien después de todo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler

avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 02, 2012 11:58 pm

El explosivo sonido de la voz del Orco pone en alerta total a los miembros del Blood Throne que cual sombras se mueven anteponiéndose dos de ellos al movimiento de aquel mueble lanzado en contra del comerciante que simplemente gira a donde el orco clavando una mirada ambiciosa y burlona y ampliando su ya característica sonrisa ante el cual si tratara de burlarse de su movimiento. –Fuerte… pero- sus palabras son interrumpidas por destellos rojizos de las palmas de ambos escoltas que se dirigen a aquel mueble, dos esferas ígneas se crean entre ellos impactando aquella mesa que es envuelta en llamas deteniendo su movimiento de inmediato y termina cayendo frente a estos, consumiéndose primeramente y después convirtiéndose en cenizas que son barridas por un leve movimiento del viento delante de ellos. –Inútil- susurra el vampiro de cabellos negros completando sus palabras, su gesto burlón se mantiene y a su alrededor el resto de las unidades dispuestas bajo su control se sitúan protegiéndole lo cual llena de orgullo y cierto agrado al joven miembro de la organización del plano de la noche eterna. –Veo que estas algo… “impaciente”´- exclama con un aire tranquilo pese a la tensión de sus subordinados que observan con sedientos ojos al Orco.
-Señor lo eliminaremos enseguida- pronuncia uno de los guardias al tiempo que da un paso al frente ante la mirada sorprendida de su líder. Un helado viento se pasa entre ellos y la sonrisa de Aidan se amplía mostrando el filo de sus colmillos y sus ojos en el sediento tono de los vampiros, -Si mueves un musculo lo dejaré machacarte, si lo atacas dejaré que nuestro impaciente cliente Ogro desahogue su desesperación en tu contra- su voz suena distinta a como anteriormente se habría mostrado, el tono “amigable” se pierde dejando solo esa amenazante intención en sus palabras y una asesina mirada que se clava en el subordinado que poco a poco parece retroceder manteniéndose en su postura, -Lo más importante es… que si tocas a uno de mis invitados o clientes yo mismo cortare tu cabeza y la entregare a cualquier manada de “perros” del plano Leji para que juegan con ella y respecto a tu familia… creo que se convertirían en buenos esclavos de los ángeles- Sus palabras eran claras y su actitud también, pese a la calma en su figura y a la sonrisa que vuelve a aparecer en sus labios la tensión en el grupo de vampiros que le rodea era bastante clara.

Un suspiro se escucha de su parte y sus ojos observan al valiente guerrero que sin más muestra su forma de pago, la sonrisa en el vampiro se muestra amplia con cierta complacencia, -Perfecto…- exclama girando y dando la espalda al Orco, la escolta de vampiros se abre en dos flancos que permanecen inmóviles con mirada desconfiada en dirección al imponente guerrero y en uno de ellos es evidente el miedo. Los pasos de Aidan le permiten adentrarse en la oscuridad de uno de aquellos contenedores tocando una caja metálica de tamaño significativo. –Esta es quizá para ti- exclama con ese tono “amistoso de vuelta y su mano diestra se observa levantarse haciendo un movimiento para que se acerquen dirigido a sus subordinados que cumplen aquella petición situándose cada uno en las esquinas de aquella caja y levantándola. El giro por parte de Aidan es dado para escucharse sus pasos lentos y elegantes que le permiten volver del interior de aquel sitio. Tras él sus subordinados cargan aquella caja que sin más ponen delante del Orco.

-¿Sabes usar armas de fuego, o esta es tu primera?-cuestiona al abrir la caja que deja ver una especie de Lanza misiles adaptada para el tamaño de un Orco, en las manos de alguien de ese tamaño podría ser usada como un arma de una mano aunque preferentemente debía ser usada por ambas, al lado de la caja peculiares municiones cual proyectiles de un brillo intenso se hacían presentes. –Cierto, no te gustan las preguntas… así que te daré las respuestas, esta es un arma diseñada y usada por el Regeln, especialmente adaptada para orcos de su grupo de asalto, no son muchas en realidad pero son efectivas- Sus ojos llenos de orgullo se alzan a donde el gigante y su mirada fija se clava en aquel ser, -Cada disparo asegura una gran explosión y una luz cegadora, pueden usarse municiones normales sin embargo el Regeln usa estas-, ambas manos del vampiro le ayudan a sostener aquella carga para tan interesante juguete y colocarla delante de su rostro, -Como te dije no solo estallan si no que crean una explosión de luz que puede cegar a oponentes, como te dije están hechas para asalto o bien para pelear contra grandes grupos- menciona bajando aquel proyectil.

Mientras el mostraba aquel juguete dos de los vampiros habrían entrado en aquel contenedor y salido con dos cajas más que dejarían al lado de la anterior, -El segundo juguete a mostrarte es este- exclama abriendo la caja y mostrando algunas granadas, en las manos del orco sin duda parecerían pequeñas pero para él y cualquier ser del tamaño de un ser humano promedio debían ser tomadas por dos manos, -Estas son granadas, causan algunas explosiones divertidas, generalmente los orcos que suelen usarlas…- dice haciendo una pausa…-Del Regeln mayormente, suelen lanzar dos o tres que causan una explosión masiva- Sus manos depositan aquella arma nuevamente en la caja y posteriormente se mueve a la ultima de aquellas armas una de una caja pequeña que estaría ahí solo como muestra. –Cualquiera de las dos opciones anteriores puede ser comprada por ti sin problemas, pero esta… es especial- Sus ojos brillan alzando su mirada a donde el Orco y ampliando su sonrisa.

La caja se abre y solo un dispositivo se encuentra en el, nuevamente para un ser de tamaño promedio el cargarlo sería molesto y sin embargo sin duda podría caber en las manos del orco. –Este es algo que algunos de mis compañeros encontró en un almacén del Angels Army en el plano Leji- sus palabras demuestran cierto orgullo respecto a su organización y su sonrisa lo confirma. –Puede hacer un gran… es decir un enorme “boom”- exclama cerrando la caja y haciendo que uno de sus subordinados se acerque llevándose aquella caja, los vampiros son seres con mayor fuerza física por lo que aquello no causo problema para el joven que retiro la caja, -Sin embargo como te dije eso no es algo que tú puedas costear aun… pero quizá después, en fin volvamos al negocio, ¿te interesa alguno de mis otros juguetes?- cuestiona con una sonrisa en su rostro y una profunda mirada que se clava en el Orco, sus ojos se desvían a sus acompañantes, primero el Dragón que parece fuera de lugar y finalmente la ágil felina que parecía haberse divertido y conseguido “dinero extra”.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Sáb Nov 03, 2012 12:13 am

Las grandes pupilas de la felina se hacen ligeramente más grandes, y todo su cuerpo se pone en tensión debido a que su instinto la alerta de aquella embestida de ira justo antes de que ocurra y al notar como los subordinados del vampiro se deshacen de la amenaza de forma bastante veloz. Sus labios se abren y una femenina carcajada escapa de sus carnosos labios, y riendo ante la absurda reacción del orco su cuerpo pierde la tensión adquirida y su mano diestra sube para cubrir su boca mientras aún ríe. “Aidan, deberías hablarle menos… o más lento, creo que sufre un fuerte retraso mental.” Vuelve a reír, sin realmente importarle la reacción que pueda ocasionar en el musculoso hombre, ya que sabe de antemano que es mucho más rápida que él, por lo que es muy poco probable que aquel ser pueda llegar a hacerle daño.

Sus orbes ahora se posan en los subordinados que entran a sacar los contenedores, aprovechando el momento para deslizar su mano dentro del compartimiento más grande de su cinturón, sacar la billetera casi vacía que pertenece a uno de los vampiros y volverla a colocar en su sitio, ya que pasan muy cerca de ella y del vampiro. Al sentir como la mirada del mismo se posa finalmente sobre ella, y sintiendo el recorrido que hacen sus ojos, que curiosamente no es nada lascivo, nota como este cae en cuenta de su leve diversión y como no le advierte a su subordinado de aquel movimiento en su contra, no se preocupa al respecto.

Sus pasos la guían para quedar cerca del joven de cabellos azules, manteniendo una prudente distancia con el agresivo orco, y en una voz muy baja, sólo audible para el dragón musita. “No parecen muy amigos, ¿Qué haces con él? , o más precisamente ¿Qué haces en el nexo chico bonito? No pareces un agente del Regeln ni uno de los nuestros.” Dice refiriéndose a la “escoria” de la ciudad, que se beneficiaba de la riqueza de la misma. Le da un nuevo vistazo al caballero y llega a la conclusión que puede estar en aquel sitio por dos razones: Era uno de los herederos de poderosas familias, que suelen habitar aquella ciudad por la seguridad que emana de la misma, o se encuentra buscando algo o alguien, pero hay algo en aquel hombre que le da cierta curiosidad, por lo que ha decidido seguirlo de cerca cuando tengan que separarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag

avatar

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Sáb Nov 03, 2012 4:51 pm

Los ojos verdosos del orco se posaron sobre el dragón safiro al ver nuevamente esa brava y casi salvaje expresión que empezaba a posesionar al joven de finos rasgos...o al menos ese era el sofisticado antifaz que vestía la criatura alada…el orco recordaba muy bien los relatos de sus superiores sobre esas místicas criaturas y su tamaño monstruoso…sin duda el orco medía a las personas por su utilidad para el bien de su raza…o por su fuerza física…la magia le generaba indignación pero la potencia destructiva de los dragones era algo que sus superiores siempre le recordaban. Sin embargo…al escuchar la voz del vampiro la atención del guerrero regresó al frente…la negociación finalmente llegaría a una conclusión.

La mirada inquebrantable en el rostro del soldado orco se mantuvo mientras sus labios parecían expresar la sensación amarga al ver nuevamente aquella demostración de magia esta vez pirotécnica. Observó la posición de los subordinados del comerciante mientras sus puños se cerraban con firmeza exhibiendo las venas que parecían llevar lava por todo su cuerpo en lugar de sangre...parecía un volcán a punto de generar una erupción. Sin embargo la reacción del dueño de esa guarida, que dejaba de lado los rasgos misteriosos de su raza y alzaba sus dotes para la negociación, generaba que el orco exhalara aire casi como un búfalo de sus fosas nasales…enfocó su atención en las armas…su objetivo estaba a la vista. Aquellos ojos verdosos seguían con la mirada los contenedores y luego el armamento al ser presentado…Koltrag escuchaba en silencio la explicación del comerciante de las sombras. Su mirada parecía fijarse en uno de los dos primeros productos…parece que su decisión ya estaba preparada…lo único que atrajo la vista del orco nuevamente hacia Aidan fue el tercer producto…nuevamente el vampiro exhibía rasgos de esa personalidad ambiciosa y para ello usaba la negociación con la astucia de una serpiente.

Los orbes del guerrero contemplaron el dispositivo por unos instantes pero la voluntad del soldado se sostuvo firme…su disciplina se impuso …el guerrero empezaba a ver al vampiro con utilidad para su raza…de ser ciertas las palabras de la criatura de la noche …posiblemente habrían nuevas reuniones; pero si el arma resultaba ser un engaño…la visita no sería por razones de negocios…el comerciante era un vampiro al fin y al cabo…y los relatos de sus superiores eran los libros que los orcos aprenden y estudian desde niños. Tras la explicación más breve y precisa del comerciante….el coloso sostuvo con simplicidad el lanza misiles en una mano…sacó unas sogas por debajo de la gruesa piel de animales que vestía sobre su espalda, parecían hechas con fibra y piel de animales, pronto el arma quedaba amarrada a su espalda mientras con una mano sostenía la caja con municiones...su espalda ancha y tallada en músculos sostuvo con facilidad el paquete. Terminado esto lanzó el saco de minerales y gemas en dirección al pecho del negociador que había demostrado su profesionalismo.

Empezó a caminar en dirección a la salida esa mirada perforante observaba la puerta cerrada sin detenerse sin embargo no volteó a ver hacia el vampiro…su paso se mantenía implacable hacia la salida de esa “dimensión oscura” mientras veía de reojo al dragón y la felina...en ese momento su paso se detuvo...el coloso empezó a avanzar hacia el joven de ojos azules y la maestra del hurto... que ahora parecía mantener siempre una distancia sabia del guerrero...Aquellos ojos verdes parecían los de una abomnación infernal..debido al ambiente oscuro del lugar mientras se acercaba a ambas criaturas de rasgos sofisticados y elegantes.

"Vámonos" dijo en un tono imperativo hacia el par...es cierto que el soldado finalmente había obtenido el armamento...pero provenía de un vampiro…el viaje se extendería…necesitaría encontrar a una persona más antes de retornar con sus superiores...pero no daría más explicaciones en esa guarida de los no vivos...ya había pasado demasiado tiempo en ese lugar...y el explosivo carácter del orco parecía estar apunto de llegar a su límite…los ojos del guerrero de gran estatura se enfocaron en el dragón...y luego...con una vista casi perforante...en los orbes dorados de la felina...aquel ceño fruncido que acompañaba la mirada del orco casi parecía querer estrujar la esbelta y elegante figura de la ladrona.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince

avatar

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Dom Nov 04, 2012 7:33 pm

Las cosas parecen calmarse y pese a la demostración de dominio de la situación por parte del vampiro la realidad es que todo está calmado en ese momento, “Es peligroso, lo sabía perfectamente” recita en su mente al escuchar y notar las acciones del chico de cabello negro que no parecería mayor que l aunque si hay algo en lo que los seres de Leji son buenos es en ocultar su naturaleza real, dese su verdadera esencia hasta su edad, “aunque para ser honesto y justo también yo oculto bastante” medita nuevamente manteniéndose en silencio hasta notar las palabras de la chica que habrían sido pasadas por alto únicamente por los eventos que habrían ocurrido en aquel instante que sin duda eran algo fuera de lo común. “Lo mismo me pregunto a cada segundo que pasa” responde a la pregunta de la ladrona de forma honesta en su mente y a la vez se sorprende puesto que al fin le dirigen la palabra, hasta ahora había pasado simplemente a ser un espectador y no mas que ello.

-Simplemente buscaba información sobre algo, y creo que mi paseo por este sitio se complico un poco- menciona finalmente de forma franca y clara sonriendo apenas a donde la chica y observándola con cierta curiosidad, la joven de movimientos agiles y pensamiento rápido tampoco encajaba mucho en aquel sitio, claro que la diferencia y el punto clave en aquel momento es que la chica era una ladrona por ese simple hecho es que sin más ella quedaba completamente bien dentro de aquel sitio, “Es una felina, los seres agiles del Verhal con comportamientos instintivos y astucia proveniente de su curiosidad” nuevamente su mente recitaba algunas líneas de un libro que le ayudaran a comprender y a ubicar que clase de criatura estaba delante de él. -¿Y tú?, la realidad es que no esperaba terminaras guiándonos, creí terminarías escapando, realmente no pareciera que tuvieras problemas para ello- confiesa de forma clara, esperando una respuesta, sin embargo es interrumpido por el Vampiro que con cierto descaro muestra aquello que el Orco ha venido a buscar.

“El Regeln y Angels Army… parece que después de todo este tipo no se anda con juegos” piensa al saber la procedencia de la mercancía del chico de cabello negro lo cual despierta su curiosidad, sus ojos se abren ampliamente y se clavan en el ignorando las decisiones del Orco guerrero que pareciera estar conforme con su adquisición y antes de eso ignorando las especificaciones de las armas. “Quizá el sepa algo” se cuestiona en aquel momento que escucha la voz del orco con cierta sorpresa, hasta donde él estaba enterado su única relación con aquel ser era la de conseguirle un arma, -Espera- exclama con cierta tranquilidad girando después a donde el vampiro, -Dime… ¿que sabes sobre dragones?- Cuestiona con total franqueza al comerciante.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En terreno hostil.   

Volver arriba Ir abajo
 
En terreno hostil.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» [RPG Maker XP] Reflejo en el agua
» AS Monaco, en el infierno de 2ª
» [FM10] Del terreno de juego a dirigir un banquillo
» ¿Cómo insertar tilesets a tu juego? (ACE)
» La petrolera rusa Lukoil negocia la compra del 30% de Repsol

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Nexo-
Cambiar a: