InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 En terreno hostil.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Dom Nov 04, 2012 9:07 pm

El ser verde, tan directo y tan claro como pocos clientes que había tenido hasta esos momentos dejo en claro al vampiro cual era su decisión aquello en realidad era bastante agradable y sus ojos se iluminaron al observar con cierta calma el pago prometido por su preciado “Juguete”, -Perfecto, que así sea- exclama aplaudiendo una vez para que sus subordinados retiren la caja restante y de igual manera el pago entregado por el Orco del cual solo revisa una de las joyas con atención. Sus colmillos se muestran en su amplia sonrisa al contemplar su pago, la ambición y el poder eso es lo que le mueve y es por eso que trabaja para el Blood Throne, una buena venta es siempre una buena manera de hacerse de un poco de ambas. Para él con el pago la transacción estaba cumplida y tras ello sus ojos cambiaron de destino, la joven Felina estaba ahí y su sonrisa se dirigió a ella con cierto interés mas encontrando que la chica estaba entablando una conversación con el joven de azules cabellos, un tipo interesante sin duda, las “lagartijas” como suelen llamarles los miembros de Regeln no son de la clase de seres que anden presumiendo su origen por ahí, aquel chico en particular parecía una oveja perdida entre un rebaño de lobos, quizá lo mas irónico de todo esto es que sin duda era una oveja con dientes filosos, piel escamosa garras y quizá alguna habilidad para exhalar fuego como mínimo o como algo común

-¿Ya se van?- cuestiona con su sonrisa calma al tiempo que atiende a la chica acercándose lentamente solo para ser detenido por las palabras del chico de ojos azules, por fin el peculiar invitado que no es más que un simple espectador decide hablar y simplemente pareciera ser algo bastante peculiar, los ojos del vampiro brillan nuevamente ante la pregunta del “Chico” dirigiendo su cínica sonrisa a donde él y acercándose con una habilidad inusual que sin embargo no permite que en ningún instante pierda siquiera un poco de su porte y de su elegancia. -¿De los dragones?- cuestiona en un tono burlesco sonriéndole al chico con cierta calma y después volviendo hacia atrás ignorando al satisfecho Orco que si se queda en aquel sitio o se va ya no es de su incumbencia, mas no así al Dragón que podría de la nada convertirse en su segunda negociación del día. –Que son criaturas con forma de lagartos enormes y que según los cuentos de hadas escupen fuego- contesta a su pregunta girando para darle la espalda no sin antes dirigir una sonrisa mas a la chica bajando su mirada que la recorre completamente.

-Ahora, que si quieres saber algo más de tu especie creo que deberías de ser más especifico- exclama sin más ahora siendo más bien cauteloso con la información que revela. –Los dragones, como supongo que sabes, están fuera del Nexo, al Regeln no le agradan mucho aunque existen algunos dentro de su organización- Sus palabras terminan y su mirada recorre el rostro del dragón intentando mantenerle interesado en sus palabras, existen muchos tipos de “mercancías” y la información es una de ellas. –Ahora, se dice que ha habido un incremento en apariciones de estos seres…- sus palabras se detienen y su rostro muestra seriedad al tiempo que su mirada se clava nuevamente en el chico de cabellos azules cual si buscara algo en la mirada del chico que le diera más información sobre que desea.

-Pero, eso es todo lo que te puedo decir…- el silencio sigue a aquella criptica frase mas no del todo pues como es de esperarse en un ser de su especie solo está probando el terreno para encontrar algo que determine el interés o no del chico dragón en lo que él tiene que decir más solo para concluir con una frase más. –Pero sabes lo que dicen ¿no?, la información es un arma… y como las de tu amigo tiene también un precio…- Exclama finalmente suspirando con atención y dejando aquella pregunta en el aire.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Dom Nov 04, 2012 10:21 pm

Su ceja se eleva y curva ante la orden del musculoso y de verde piel e, indignada responde. “Tú no me mandas, cerebro de rábano.” Responde airada, aún con su ceja curvada y mirando atentamente a los ojos del dragón, interesada por este.

La felina escucha aquellas palabras proferidas por el de azules cabellos y curva sus labios en una gatuna sonrisa, casi ronroneando ante su indirecta alabanza a sus habilidades criminales. “Pude haberlo hecho, pero me daban curiosidad y no tengo más nada interesante que hacer.” Confiesa la felina, ya que no era muy seguido ver un dragón, menos en el Sild y aún más difícil en el Nexo pero la otra motivación que la lleva a ser guía decide guardarla para sí, desviando su mirada hacia el rostro del pálido hombre de negros cabellos. “Información ¿Eh? Haberlo dicho antes… Hay muchas bibliotecas acá con seguridad casi nula, por lo menos para mí.” Concluye sus palabras con un guiño de ojos que dirige al sujeto que se haya más cerca de su cuerpo.

Siente la mirada de aquel vampiro recorrer todo su cuerpo, entendiendo las intenciones de este con suma facilidad y, dando un paso hacia adelante susurra muy cerca de su oído. “Tal vez luego, guapo.” Responde con palabras a su insinuante mirada ya que no piensa despegarse tan rápidamente del dragón que se halla ahora a su lado, porque a pesar de que sabe que la noche puede volverse interesante con Aidan, sabe que puede adquirir otro tipo de connotación de “interesante” con aquel dragón e incluso con aquel orco, al que desprecia con bastante obviedad pero que también le causa curiosidad, ya que aquellas criaturas arcaicas y poco lúcidas no suelen abandonar su plano ni tener la habilidad de hacerlo sin ayuda del Regeln, y aquel espécimen parece ser una gran excepción a la regla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Nov 05, 2012 10:32 pm

El soldado escuchó al joven de rasgos finos al igual que a la esbelta ladrona a la cual ahora podía reconocer por su raza: (…Un gato….) pensó el orco mientras sus labios mantenían esa expresión amarga casi exhibiendo sus dientes…ya entendía la fuente de esa ágil fisionomía en la joven y el aroma distinto de los humanos con los que se había topado en el Nexo.

La explosiva respuesta del orco ante la actitud tanto del dragón como de la felina fue inmediata: mientras un fuerte gruñido fue invocado desde sus pulmones usaba su brazo libre con una velocidad casi impulsiva y salvaje como el león que se avienta sobre su presa, su intención era la de sostener con su masiva mano al joven de finos rasgos del estómago y a la felina casi estrujándolos el uno contra el otro como un gancho…..su alta estatura (en consecuencia brazos más largos) y fuerza sobrehumana le facilitaría la labor y de esta manera levantar a ambos del piso con la fuerza de su brazo….cargando al dragón del estómago y sin importarle que estén uno encima del otro o estrujándose contra su pectoral, abdominales y brazo tallados en esos músculos macizos.

De esta forma avanzaba con esa mirada determinada hacia la puerta….el orco mantenía la actitud similar a un titán…implacable y sin detenerse ante el portal de ese mundo de sombras que aún yacía cerrada…con las municiones en una mano…y de ser el caso…con esos dos “cargamentos” en su otro brazo apretujados el uno contra el otro y contra su fornida fisionomía, además de las pieles de animal que usaba de vestimenta….de ser necesario les estrujaría a fin que perdieran el conocimiento en caso hubiera mucha oposición…nada más importa al orco de crianza militar que el cumplimiento de su misión.

El fruncido ceño del orco parecía denotar su determinación, el soldado aún estaba en una misión y esa prioridad se sobreponía a la voluntad de cualquier otro ser; después de todo esa es la función de un soldado: obedecer las órdenes de sus superiores sin cuestionarlas. El guerrero necesitaba un guía y la felina parecía cumplir correctamente aquella función…el dragón por su parte era más diplomático y parecía ganar a la gente con su singularidad y carisma…cualidad que el soldado entrenado para la guerra no tenía.

En su mente él no es más que un arma y acata las órdenes de sus superiores. El orco veía utilidad en ellos…la decisión era más fructífera para el guerrero que salir a la calle e intentar buscar un nuevo guía e “intérprete”...el costo era insignificante a costa del objetivo …sin embargo ninguna de esas palabras eran pronunciadas por el soldado…sólo mantenía esa marcha firme y casi abominable hacia la gran puerta cerrada de la guarida… dispuesto a abrirla por la fuerza…o crear su propio pasaje hacia el mundo exterior si el portal no se abriera cuando su cuerpo alcanzara la puerta.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Mar Nov 06, 2012 12:55 am

“No seas ridículo, no vine tan lejos para terminar siendo secuestrado por un orco loco” Piensa en el momento que siente como el orco les levanta con extrema facilidad, apoyando sus manos en el hombro del gigante y empujando su cuerpo con fuerza suficiente para escaparse del agarre de aquel ser aprovechando el hecho de que este debería depender en parte de la posición de ambos seres. –Me alegra que hayas terminado, pero yo aún no- Exclama enfadado al sentir como sus pies tocan el suelo escuchándose su caída la cual se da de manera bastante natural y le mantiene en pie a espaldas del gigante que parece bastante decidido a salir de aquel lugar. Sus ojos muestran enfado su figura gira con una natural elegancia que parece ignorar por primera vez la fuerza de aquel ser y también la presencia de los vampiros e incluso de la chica, su rostro permanece en alto y su expresión muestra un porte digno y solemne al volver su atención al sarcástico vampiro que se limito a dar solo pruebas de su aptitudes y conocimientos, -¿Y cuál es el precio?- respondió severamente adelantando sus pasos de forma tranquila para acercarse a donde el ser del plano nocturno.

-No soy el único que ha aparecido por aquí últimamente, los dragones que se consideran extintos parecen aparecer más últimamente, ¿o me equivoco?- Su tono de voz era seguro y sus palabras eran claras, su mano se adentro a uno de los bolsillos de su pantalón del cual saco una bolsa con oro, un metal valioso y bastante común que sin duda podría servir en el plano humano o en cualquiera de los planos que el ser nocturno deseara gastarlo, -¿La información vale más?, si es así no tengo problemas para conseguir mucho más, ahora, ¿Qué sabes de ello?- exclama con seriedad tomando una bocanada de aire y cerrando con fuerza su mandíbula, un aura cálida parece recorrer el cuerpo del dragón y sus ojos se clavan en el vampiro tratando de indicarle que ya está harto de bromas y que desea respuestas.

“Tampoco te recomiendo acercarte en este momento” piensa desviando su mirada al Orco y trata de dejarle en claro el que no está dispuesto a seguirle el juego hasta tener respuestas, un silencio total parce crearse mientras aquel joven de noble y real apariencia permanece inmóvil en la sala esperando respuestas del negociante y mostrando que al igual que los presentes en esa sala tiene una meta que cumplir y medios para conseguirla.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Mar Nov 06, 2012 7:55 pm

El “amable” reclamo y comportamiento del orco toman por sorpresa a los presentes, sin embargo realmente no existe un motivo para detener el avance de él “simpático” comprador aunque para ser honestos termino interfiriendo en un negocio más. Nuevamente detrás de Aidan el movimiento de los soldados asignados a su cargo no se hace esperar alistándose y preparándose por si es necesario intervenir. La mano diestra del vampiro se eleva con los dedo extendidos señalando a sus subordinados que deben detenerse, la tensión muscular en aquellos hombres no se hace esperar y cual estatuas manteniendo su guardia permanecen inmóviles mientras la sonrisa de su líder se hace más amplia al clavar su mirada en el joven dragón que lucha para liberarse con éxito del agarre del orco.

-Veo que tienes la misma habilidad para negociar que tu verde amigo- exclama adelantando su figura y cual si se tratara de una sombra que pasa al lado del vampiro primeramente, y posteriormente situarse al lado del orco. Su mano diestra se extiende a donde la felina y toma su brazo jalándola para bajarla de tan incómoda postura y tratando de dejarla sobre el suelo, todo esto sin dejar de atender primero las palabras del joven de cabellos azules y también el oro que habría mostrado como pago para la información. Sus parpados se cierran y pese a la ambición en su rostro su sonrisa desaparece. –Disculpa Cat, parece que aun tengo negocios que atender- exclama tras tratar de dejar a la chica en un terreno firme y volviendo con la misma velocidad a donde se encuentra el chico.

Su mano se extiende tomando finalmente el oro y observándolo fijamente, si bien las palabras podrían despertar ambición en él lo cierto es que el precio que el joven está dispuesto a pagar es más que suficiente por lo que él puede y está dispuesto a ofrecer, -Con eso será suficiente- exclama con cierta calma y su vista queda fija en los ojos del ser de aspecto humano. –Se podría decir que trato de ser “buen negociante”- exclama en ese instante para después observar a la chica dirigiendo una sonrisa, se podría decir el que trate bien o de forma un tanto “honesta” a aquellos dos seres es únicamente derivado del hecho de que ella los llevo a ese sito.

-Hay muchos rumores sobre dragones, hay quien dice que trabajan solos- dice en un tono tranquilo, su cabeza voltea a donde sus subordinados dirigiendo una mirada sobre su hombro izquierdo que provoca que aquellos hombres abran una puerta trasera de aquel sitio que da directo a las calles del Nexo. –El ultimo que escuche fue un ataque de un Dragón a un centro comercial en el mundo humano, el Regeln lo atribuye al Verhaal Pride, sin embargo… ellos siempre han sido una organización de sujetos como su amigo- exclama señalando orco. –Pero ellos no han desmentido nada, aún así al Blood Throne han llegado informes de que algo pasa en Verhaal… para ser exactos en las montañas del plano… es lo único que se- culmina con su discurso tomando el pago y caminando a donde la felina. –Son libres de irse, pero háganlo sin llamar la atención-.

Sus pasos le colocan al lado de la chica y su mano se extiende a donde la de ella, -Ten cuidado con este par- exclama acercándose a ella y situando su rostro cerca del cuello de la joven apenas aspirando su aroma y llegando a su oído, -Si yo fuera tu, me mantendría pendiente de cómo el grandote usa esa arma… no parece muy listo, solo por seguridad- exclama cual susurro olfateando su cuello y dando un paso atrás, -Tranquila estaremos cerca- exclama sonriendo en un tono bajo esperando que ella lo entienda, su plan terminaba ahí sin embargo parecía tener planes aparte sobre tan peculiar grupo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Mar Nov 06, 2012 9:03 pm

Al ser tomada como un vulgar saco por aquel Orco, conjuntamente con el dragón de azules cabellos hace un ruido de queja, parecido a un bufido felino y se acomoda para quedar encima del hombre de delicadas facciones, abdomen contra abdomen, susurrando para él. “Lo siento guapo, pero seguro no peso mucho.” A pesar de que se acomoda para que su cuerpo quede lo más cómodo posible, nota como el que sirve de división entre el hombro del orco y ella escapa de forma ágil y mirándolo con un ligero gesto de enfado, al ser dejada al libre albedrío de aquel temperamental ser pero siendo rápidamente rescatada por el elegante vampiro, al que dirige una sensual sonrisa, quedando de pie con agilidad propia de su raza y respondiendo a sus palabras. “No te preocupes, encárgate de tus negocios.”

A pesar de que le ha agradado la visita al vampiro, sabe que es principalmente para que aquellos hombres realicen negocios, por lo que no le importa ser dejada medianamente de lado. La verdad es que la actitud del pálido ser la sorprende un poco, porque sabe lo estafadores que suelen ser los negociantes del mercado negro, pero la mirada y las palabras que el mismo emplea la hacen comprender sus acciones y niega con la cabeza mientras sonríe, ¿Acaso aquel hombre no tiene escrúpulos para sus armas de seducción? Aquella pregunta surca su mente y decide que agradecerá tan buen trato con un trato aún mejor a él, y justo en ese momento dirige su mirada llena de intención e intensidad hacia él, tratando de que pueda interpretar lo que quiere decir, pero bajando su mirada por el cuerpo de él mientras su ceja se arquea, para dar a entender aún mejor lo que quiere decir, relamiendo sus labios con la punta de su lengua.

Ante las últimas palabras que el perteneciente a Leji le dirige sonríe ligeramente y susurra también para él. “Y a mí que me encanta tenerte cerca.” Entendiendo perfectamente a que se refiere con respecto al arma y con respecto a que seguramente a él también le interesa el grupo. Justo antes de que se separe de ella voltea su rostro y deja que sus labios rocen la pálida mejilla del hombre y sus fríos labios para luego dar un paso hacia atrás, aprovechando aquel momento de desconcierto que pudiera haber ocasionado para pasar su mano cerca de la bolsa de oro que el dragón da como pago por la información, robando con experticie una de las monedas, tomándola entre su dedo índice y medio para que el vampiro no lo note en aquel preciso momento pero sabiendo que se dará cuenta de un momento a otro y usando aquello como excusa para un futuro encuentro, y tal vez, un cateo realizado por sus expertas manos sobre su femenina figura.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 09, 2012 11:47 pm

El soldado seguía expresando ese amargo gesto en su rostro y ese ceño fruncido de forma incesante parecía quedar marcado siempre en su semblante. El guerrero observaba a los que le rodeaban…aquellas criaturas de rasgos finos…desde el dragón…cuyas verdaderas facciones eran camufladas bajo esa imagen humana…la felina cuya fisionomía era basada en esa ágil y flexible figura para proporcionarle aquella habilidad para el hurto… el vampiro cuyos gestos y actos le distanciaban de la mentalidad de un guerrero forjado en una disciplina militar como Koltrag.

El orco parecía verles mientras se “escurrían” de su agarre, un leve gruñido escapó de sus labios mientras aquellos ojos verdosos observaban de manera desafiante a Arthur Prince, sus ojos parecían querer perforar como lanzas los orbes safiro del dragón ante la repentina actitud que tomaba el muchacho de refinado semblante. Sin embargo el soldado continuó avanzando hacia la salida…su paso no se detuvo…sabía que el tiempo avanzaba y su misión no podía retrasarse. El guerrero no cambió el ritmo de sus pasos ni su mirada al ver la salida abriéndose frente a él, Koltrag ya no intercambió palabras con los que le hablaban sólo mantuvo esa marcha marcial hacia la salida con esa mirada fiera y llena de decisión.

El guerrero entendía la situación: ante la falta de un guía o un “intérprete” lo buscaría por su cuenta…incluso si eso requeriría usar la violencia, los segundos pasaban y las órdenes que recibe un soldado son su prioridad. Sin duda el Nexo era grande; por lo tanto sería cuestión de tiempo para toparse con alguien que pudiese cubrir aquellas funciones o aún mejor: encontrar a alguien capaz de revisar el arma que Koltrag había recibido. El orco sabía que comprar el arma no era el último paso dado que obtuvo aquella herramienta de destrucción de un vampiro, las anécdotas de sus superiores sobre aquellos seres oscuros no habían sido olvidadas, aquellos seres de la noche gozan de cualquier oportunidad para manipular a los demás. Koltrag necesitaba de alguien que pudiera revisar el arma…y ver si existía alguna maldición gravada sobre esta…o algún dispositivo maligno…de ser ese el caso … el vampiro sin duda recibiría una nueva visita pero no sería por negocios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Sáb Nov 10, 2012 3:57 am

Un pesado suspiro que bien podría confundirse con uno de alivio es dado por el joven de cabellos azules al instante que las respuestas le han sido dadas volteando su mirada a donde el soldado Orco parece moverse sin importarle lo demás, “Seguro terminara metiéndose en más problemas” piensa al dar la vuelta observando primero al Vampiro al cual sonríe con cierta amabilidad propia de su crianza y después termina por girar acelerando un poco el paso, “En este punto solo puedo estar seguro de algo, me he vuelto loco” razona al acelerar el paso cerrando sus puños y convirtiéndose en una tenue carrera que trata de acortar distancias entre el ser verde y el, -Gracias- exclama amablemente al acelerar su andar desviando su mirada a donde la felina y manteniendo la marcha a sabiendas de que el no es el Orco y definitivamente no es su decisión lo que la chica haga a final de cuentas. “Lo cierto es que en cierta manera iniciamos esto juntos y creo que algo terminara pasando si lo sigo” continua en su mente justificando sus acciones y sintiendo en su piel el frío viento de la noche en aquella enorme ciudad al voltear buscando la imagen del Orco enorme que sin duda llevaría cargando su arma sin importarle demasiado.

-¿Y qué sigue?- Se escucha su voz al alcanzar a aquel soldado desviando su mirada a donde él, lo cierto es que no congeniaban en mucho, la educación exhibida por el ser verde distaba de la inculcada al joven Dragón que en su afán de pertenecer al mundo humano o simplemente de no llamar la atención habría llegado a un punto en el que era difícil reconocer si se trataba de algo más y aún así de alguna manera prefería mantenerlo cerca, de todas formas ya era claro que de entre todas las personas conocidas aquella peculiar noche el soldado era quizá la más confiable pues simplemente se trata de eso un soldado que busca un arma para ganar una batalla, aunque ciertamente no se sabe bien que batalla y mucho menos se tiene interés en ello, a donde sea que aquel Orco vaya al menos por ahora podría ser una nueva fuente de conocimiento y de información que es finalmente lo que le trajo a tan peculiar ciudad en un inicio.

Su andar se hace más lento y su mirada voltea atrás, realmente no espera que nadie les siga y no solo por su mente pasan las personas con quienes ha estado si o también aquella temida organización que a final de cuentas al menos por esta noche no ha sido más que parte de un cuento o de un rumor sin poderse materializar delante de ellos, aquello es una ventaja pues lo que el Regeln no vea significa una ventaja para cualquiera que se encuentre en aquel punto ciego y pareciera aun debajo de la sombra del edificio central de la organización que es visible en toda la ciudad que ellos se encuentran justo en un punto ciego… -Por cierto, me llamo Arthur- exclama sin saber realmente si le interesa a su interlocutor o si él se entero ya de que lo sigue de todas maneras parece que la noche y aquel peculiar viaje aun continua y no le es molesto por ahora lo que pueda ocurrir.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Sáb Nov 10, 2012 9:13 pm

Un sutil silencio se mantiene por parte del vampiro que se limita a observar a sus “clientes” retirarse, su sonrisa se forma de manera más amplia y sus pasos le llevan a hacerse a un lado de donde habría quedado fuera del camino de aquellos visitantes y manteniéndose seguro por así decirlo, una parte fundamental de ser buen comerciante en una ciudad como esta es estar cerca para que te puedan encontrar lo suficientemente inaccesible para que no te noten los demás, sus ojos se clavan en el par de vampiros que quedan cerca de él y un gesto se forma en su rostro provocando que estos comiencen a avanzar hasta la salida cual sombras se pierdan en la noche mas no siguiendo los pasos de los dos que habrían salido ya de aquel sitio. Ambos parpados del vampiro caen sobre sus ojos y su respiración se hace notoria y profunda para después avanzar poco a poco hasta donde la felina dirigiendo el más amable de sus rostros. –Solos otra vez- exclama con la misma tranquilidad y tono amable con el cual negocia, en cierta manera sabría que aquella escena no es más que un breve interludio y sin embargo su deber era mantenerse en ese sitio, al menos por ahora.

-¿Y terminaras siguiendo a tus nuevos amigos?- pregunta con un tono dulce que esconde no solo curiosidad si no quizá un poco de preocupación, sin embargo aquello no debe de confundirse con alguna especie de sentimiento estúpido simplemente es mero interés, interés en ella e interés en el grupo, en cierta manera era un interesante negocio y más que eso era un interesante encuentro entre tres seres que finalmente resultan ser parte de un plano destruido, simplemente resulta un poco torcido el que una de esas personas sea ella. –Ten cuidado, el verde puede ser el que más llame la atención, sin embargo el otro es el que más interés despertara en cualquiera.- expresa finalmente dejando el paso libre para la chica.

Su cuerpo gira mostrando desinterés y llevando su mano diestra a su rostro sosteniendo su barbilla y levantando la mirada al cielo, -Me pregunto cuánto tardaran…- exclama para sí y da un par de pasos que trata de que sean completamente obviados. –Espero no llamen pronto la atención puesto que no tengo muchos deseos de cambiar este lugar una vez más, sería ya la cuarta vez que lo debo de hacer- exclama para sí liberando un suspiro de resignación y pretendiendo cierto desinterés al tiempo que avanza hasta una mesa metálica y colocando sus manos sobre ella, aquel peculiar artefacto se abre mostrando algunos monitores de vigilancia a lo largo de la ciudad y su diestra se coloca en una sola de ellas ampliando la imagen que sería de algunas horas antes.

Pese a la falta de luz de aquella imagen era claramente la del orco y la del chico, así como dos figuras más que se encontraban en el suelo y una sombra que debería pertenecer a la joven felina. Tras algunos minutos de su retirada de aquel sitio un movimiento más notorio de agentes del Regeln se mostraría en aquella zona y se dispararía a varios puntos de la ciudad. –El Regeln los tiene- pronuncia en un tono burlón, al tiempo que gira a donde la chica, -Bueno de ti solo tiene una sombra pero esto es sacado de algunos puntos de la ciudad que el Regeln vigila, no tenemos la exclusiva pero si los videos, obviamente debemos pagar por ellos sin embargo lo importante es que los podrían estar buscando…. Espero se sepan cuidar- exclama para avanzar lentamente hasta la puerta observando el exterior.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Sáb Nov 10, 2012 10:23 pm

Al notar como el vampiro se acerca a ella tan solo sonríe de forma felina y coloca sus manos sobre los hombros de Aidan, acercándose ligeramente más a él para que su voz acaricie la piel de su cuello al intentar susurrar en su oído. “¿Recuerdas cuando fue la última vez que nos quedamos solos? No fue para nada desagradable…” Le dice en un tono bastante insinuante pero una carcajada femenina escapa de sus labios al momento que escucha las palabras del hombre con respecto al grupo donde se encontraba hasta hace algunos momentos. “¿Estás celoso Aidan? Entonces no debería comentarte que me interesa el dragón…” Sus palabras hace que su aliento recaiga sobre la piel del pálido hombre, de una forma ligeramente seductora y bastante interesada en su reacción para luego complementar aquella idea en el aire. “Es tan inocente y poderoso a la vez… ¿Interesante combinación no crees? De la mano de un hombre fuerte, pero incapaz de adaptarse y bastante estúpido, pero también bastante decidido y audaz… Quiero ver que resulta de eso, ya me gasté la diversión de hoy en esto.” Sus manos sueltan los hombros de aquel hombre para subir por su propio cuerpo y acomodar el collar que rodea su cuello, tratando de que la vista del ser proveniente del Leji se fije en aquel punto y lo observe, para ver si logra reconocer aquel famoso collar. “Así que los seguiré.” Concluye luego de la opinión de él sobre aquellos dos míticos seres provenientes de Verhaal.

Lo sigue hasta aquella mesa metálica, observando las mismas imágenes que el hombre observa, colocando su barbilla cerca del hombro ajeno y, ligeramente preocupada escucha las palabras y a pesar de que no se tenga una imagen clara de ella, lo cual es normal ya que es una ladrona profesional, el hecho que el Regeln tenga imágenes de los otros dos seres le molesta un poco y teme sobre todo por el dragón, ya que era obvio que no sabe manejarse en aquel sitio y si aquella organización lo capturara con un hombre que tiene armamento ilícito, una mancha en su seguramente impecable historial seguro aparecerá y estará fichado de por vida, sin pensar que al ser considerado un raro ejemplar, lo más probable es que fuera la nueva mascota de aquellos agentes, hecho que no le agradaba ni un poco.

“Ven conmigo Aidan, seguro te divertirás… si te decides, alcánzame.” Sus piernas la llevan con rapidez hacia la puerta de aquel lugar, y usando sus elegantes manos para abrir la misma, no se espera hasta salir de allí para que su cuerpo se incline hacia adelante, dejando que sus manos se posen sobre el suelo y dejando una sugerente vista de su femenino y curvilíneo cuerpo al vampiro por breves instantes antes de que el mismo empiece a cambiar de forma. Su cabello parece ser absorbido por sus folículos capilares, dejando apenas un leve vestigio de la misma mientras que el resto de su cuerpo es cubierto por un ligero pelo negro y sus ojos se agrandan, sus piernas se encogen y de rápida manera su cuerpo es sustituido por el de una pantera de dorados e inteligentes ojos, la misma empieza a mover sus patas con suma velocidad mientras su cabeza se mueve, usando el sentido del olfato para buscar a aquellos dos hombres que seguramente se han alejado algo desde que salieron y tan sólo deteniéndose al encontrarlos, manteniéndose a una distancia prudencial de los mismos, ayudándose con las sombras que la noche genera para camuflar su oscuro cuerpo y tratar de pasar ligeramente desapercibida por los momentos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Dom Nov 11, 2012 11:06 am

Koltrag ya se encontraba en las afueras de aquella estratégica guarida del comerciante, la ubicación realmente daba señales de la habilidad de esos seres oscuros para mimetizarse con la noche y pasar desapercibidos. La dentadura del orco quedaba más al descubierto con un gesto de incomodidad al momento que escucha a alguien aproximársele: el orco observó por la esquina de su ojo con ese orbe teñido en el color de un verde pantano cómo se aproximaba el dragón azulejo. En ese instante el soldado volvió la mirada al frente, con un brazo sostenía firmemente las municiones mientras el otro por inercia misma mantenía el puño cerrado a medida que avanzaba. Sin embargo fue a los pocos segundos que creyó imaginar que alguien más se aproximaba…fue en ese instante que se percató de aquellas sombras oscuras que empezaban a desplazarse fuera de la guarida del vampiro pero en otra dirección, casi como espectros saliendo de lo más profundo del inframundo.

El gesto en el rostro de Koltrag mostraba el mismo desprecio de antes ante la nueva demostración de poder místico que realizaban los 2 subordinados de Aidan, el orco les observó por un instante sin detener en ningún momento su marcha firme…ya se habían alejado bastante de la guarida donde se realizó la negociación. Durante estos momentos ya había transcurrido la amable y diplomática presentación del joven dragón de sangre real. “Encuentra alguien que pueda revisar el arma” esa fue la concisa y brusca respuesta del orco con esa voz impactante como el rayo que golpea la tierra, interrumpiendo abruptamente el momento en que Arthur se presentaba formalmente. Sin duda al momento de oír a ambos seres era fácil percibir la diferencia abismal en sus crianzas: Koltrag no se consideraba una persona, él era un “arma” que puede ser remplazada… las armas no sirven para conversar sino para matar…él es un soldado… recibe órdenes de sus superiores y las ejecuta…nunca las cuestiona. La carencia de carisma del guerrero resaltaba los dones diplomáticos del draconiano mientras continuaban su avance por las calles del Nexo.

El soldado desconocía de la masiva cantidad de cámaras de vigilancia que regía sobre aquella ciudad el Regeln; tampoco sabía del vampiro quien con uso de sus contactos y habilidad de convencimiento había conseguido los reportes de disturbios del Regeln en los cuales tanto el orco como el dragón aparecían registrados con claridad a diferencia de la felina. Koltrag sólo avanzaba con una mirada inquebrantable y ese ceño fruncido: el soldado decidiría el siguiente rumbo dependiendo de las acciones del dragón zafiro.

A diferencia del caso de los subordinados del vampiro, el orco no captó con la mirada aquella sigilosa decisión de Catherine y la sobrenatural transformación que sufría la fisionomía de la felina …aquella apariencia humana que utilizaba la felina para engatusar a los hombres del Nexo que posaran sus ojos sobre ella…a eso se adicionaba su personalidad y gestos que sin duda le eran valiosas herramientas sobre sus objetivos al momento que la maestra del robo ejercía su arte. El soldado a puras penas pudo sentir aquel aroma que sin duda pertenecía a una criatura del Verhaal…la cacería sin duda le ayudaba a entender como usar todos sus sentidos y cómo funciona la naturaleza pero su olfato no era tan fino o preciso como el de un hombre lobo…aquellos seres de la misma dimensión que Aidan…en su momento los relatos sobre aquellos sirvientes de la luna llena también serían de utilidad al orco sin duda.

Koltrag se mantenía atento a cada segundo...su mirada seria y llena de un enojo casi innato era la única expresión que llenaba su semblante...no sabía si Arthur mantenía el mismo tipo de atención a sus alrededores pero el orco se consideraba a todo momento en un campo de batalla y la culminación de sus órdenes son la prioridad de su estadía en el Nexo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Nov 12, 2012 3:06 pm

La respuesta del Orco no le sorprendió en los absoluto, si bien el trató en su momento de ser lo más amable posible con el soldado lo cierto es que resultaba completamente obvio que aquel enorme ser de verde piel o estaba interesado en llevar un trato amistoso con los demás, ciertamente no lo culpaba, si bien en su caso no existe un motivo por el cual alejar a todos tampoco existe alguno para conservarlos a su lado, motivo por el cual simplemente cerro sus ojos y continuo siguiéndolo a lo que él considera una distancia prudente. Al cerrar sus ojos sus oídos se convierten en una herramienta esencial escuchando tanto los pasos y la respiración del Orco que ayudan a descubrir a qué velocidad continua caminando que tan lejos se encuentra e incluso si acelera o no el paso o algo le altera, pero de igual manera sus oídos parecen percibir algún ruido a sus espaldas volteando el rostro y abriendo los ojos sin gran éxito, lo que sea que los persigue, si es que lo hace, es con bastante cautela, aquello debería levantar sospechas y sin embargo que criatura en su sano juicio enfrentaría por si sola tanto a un Orco como a un dragón, ciertamente si alguien quisiera por algún motivo hacerles frente lo habría hecho ya en alguno de aquellos oscuros callejones, no en una calle que parecería tarde o temprano les conducirá a un sitio más transitado.

-Me gustaría ayudarte con eso, pero realmente no se mucho de armas- exclama deteniendo sus pasos y observando al suelo, “O de personas” completa en su pensamiento para después negar con la cabeza adelantando sus pasos para alcanzar al peculiar compañero de viaje y mantenerse a una distancia prudente, “Lo poco de que se del Nexo es que se puede encontrar todo tipo de personas en este sitio” piensa para sí alzando la vista y encontrando una de las cámaras de vigilancia del Regeln, es imposible no sentirse observado en el Nexo, ese es el mayor e los poderes del Regeln y sin embargo ante él lo único que puedes hacer es moverte y continuar tu camino esperando no llamar la atención. –Existen dos fuentes de conocimiento en el nexo- exclama citando algún libro nuevamente. –Las oficiales, que controla el Regeln- continua hablando y una pausa se hace de forma automática, -las cuales por el tipo de arma que tienes y por el simple hecho de ser ellos quienes la controlan me parece que no podemos depender de ellas.- continua para detener su andar. –Y las informales, si me preguntas en este peculiar caso quizá Catherine sería más útil- exclama con resignación pues la felina habría quedado atrás.

La ironía de aquel hecho se encontraba sustentada principalmente en el hecho de que ambos son extraños en la ciudad del Regeln y aun y cuando no lo deseen también existe la posibilidad de que encuentren algún problema o inconveniente. –Por cierto, nos han estado siguiendo… ¿O será solo mi imaginación?- exclama en voz alta esperando alguna reacción por parte de su compañero y volteando la mirada al suelo para pretender no darse cuenta aún de nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Miér Nov 14, 2012 4:25 pm

Aquella atrayente actitud de la felina no pasa desapercibida por parte del vampiro que se acerca un poco más a donde ella escuchando sus palabras y sabiendo perfectamente que ella iría tras aquel par de “curiosos” seres. Su mirada baja, y su sonrisa se hace más amplia con cierto aire de misterio respecto a que es lo que realizara. –Entiendo, pero sabemos que eres ya lo bastante grande para cuidarte sola- exclama con un tono de decepción que esconde algo como suele ser siempre su tono de voz y antes de que aquella ágil ladrona se escape se adelanta para pasar sus labios rozando su cuello y dejar que su sentido del olfato se impregne con el aroma de aquella chica, dando un paso atrás para no ser estorbo en los planes de “diversión”. –Quizá los siga pronto, tu sabes me agradaría que me extrañaras un poco- menciona ampliando su sonrisa y dando un paso al lado al notar como la chica comenzaría ya a emprender sus movimientos que para él siempre resultarían agiles, atrayentes y sumamente deseables. Sus parpados caen sobre sus ojos y en el momento que ella parte su respiración se hace profunda cual si tratara de llevar consigo el atrayente y seductor aroma de la felina.

-Cat, Cat, Cat… no cabe duda que eres una persona sumamente divertida- exclama en soledad girando a donde los monitores, uno en particular marca el avance de las personas que habría enviado a seguir de cerca a aquel grupo y de esa manera saber donde es que se encontraban y otro más seria justamente una cámara al exterior de aquel local esa que solo él tendría acceso y le permitiría ver la peculiar forma en que la chica les daría seguimiento, -Tan escurridiza como siempre- pronuncia en un susurro apenas audible para después despegarse de aquel sitio volteando su figura súbitamente a donde el hombre de cabellos más claros del grupo de seguidores se encontraría. -¿Es una bella noche no crees?- exclama el vampiro de apariencia joven y negros cabellos, haciendo que con aquella frase única su mirada adquiera un peculiar brillo de avaricia y su sonrisa se muestre firme decidida y peligrosa.

-Si señor- responde el vampiro manteniéndose en un silencio tras ello y en una postura inmóvil y firme. –Siéntete importante amigo mío, hoy serás tú quien llevara nuestra mercancía al Blood Throne…- menciona en un tono burlón el líder de aquel pequeño grupo de comerciantes desviando apenas su mirada a donde un monitor más que mostraría varios humanos atados y amordazados encerrados en algún lugar, -hoy me toca divertirme a mi- exclama encantado de aquella idea mostrando cierta alegría en aquellas palabras que sin embargo es opacada por su peligrosa mirada que adquiere un tono rojizo. Su figura gira lentamente hasta una puerta ubicada en el piso que abre sin perder aquella extraña elegancia que posee y depositando su vista en aquel sitio.

-¿A qué se refiere señor?- pronuncia algo exaltado aquel vampiro que pareciera no entender del todo las intenciones de su líder. –El grupo de Cat me trajo es algo divertido, y pienso que el día de hoy el Regeln estará muy ocupado para siquiera notar nuestras operaciones… y si no- exclama tras inhalar y exhala para convertir sus palabras en un peligroso susurro, -Yo me encargare de que miren en la dirección que quiero- dicta sonriendo al comenzar a bajar escalones que lo llevan por túneles ocultos en la ciudad dispuesto a seguir a aquel peculiar grupo por su propio camino… -Por cierto… - exclama en un tono alegre y voltea con una sonrisa fija en su rostro a donde su subordinado, -Si arruinas el traslado…- un espacio de silencio se forma entre ellos dos al detener Aidan su avance clavando su mirada fría y mostrando un rostro serio que es digno de inspira temor en cualquiera… -Lo sabes- susurra formándose nuevamente aquella sonrisa en su rostro y continuar su avance por su propio camino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Miér Nov 14, 2012 6:01 pm

Ágilmente se desliza entre sombra y sombra, siguiendo de cerca a aquel par de hombres y usando su olfato para cuando se le pierden de vista, igualmente escuchando todo lo que dicen y al momento que el dragón siente su presencia se mantiene inmóvil, tan solo parece una gran sombra pero si aquel hombre vuelve a voltear puede perfectamente notar esas orbes doradas entre toda la oscuridad que le provee la sombra y su cuerpo de pantera. Queda sentada unos instantes en aquel lugar, esperando ver que hace el Orco ante aquella información y que hace el dragón si descubre donde se encuentra, ya que este fue quien se percató de su presencia primeramente.

Su larga cola apenas se mueve lentamente primero hacia un lado y luego hacia otro, curvándose en cada movimiento y formando eses, mientras la chica sonríe para sus adentros ante la posibilidad de haber sido descubierta, ya que esperaba que fuera el entrenado Orco quien la encontrara y no el dragón, lo que le causa una agradable sorpresa. A pesar de todo pensó que su olor característico del que Aidan parece disfrutar a menudo era lo que la delataría pero se equivoca, por lo que decide mantenerse sentada en las sombras, muy cerca de los sujetos para poder así no sólo ver su reacción sino también atacar si es atacada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 15, 2012 9:09 pm

En el momento que el joven dragón zafiro hace la sugerencia sobre la posibilidad de que alguien les esté siguiendo los dientes del orco se vieron expuestos mientras tomaba una gran bocanada de aire. Los leones tatuados desde sus hombros hasta sus bíceps parecían abrir más sus fauces ante la flexión de sus músculos mientras el orco salía impulsado hacia atrás en una explosiva y repentina reacción. En un segundo el guerrero había intentado reducir la distancia entre su musculosa fisionomía y la esbelta figura de la felina…sus ojos verdosos enfocaban su atención en aquellos orbes dorados de Catherine tan similares a dos gemas de ámbar que parecían observarle desde la oscuridad.

Koltrag había vivido con la naturaleza como parte de su entrenamiento militar…al igual que los espartanos a su temprana edad, el orco entendía cómo funcionaban las emboscadas, no con el intelecto de un estratega militar pero sin con las bases de cualquier criatura salvaje. Sabía que los felinos prefieren atacar por la espalda (de la misma forma que lo hacen los tigres en la India con los leñadores). El guerrero de piel verdosa intentaba iniciar su sorpresivo movimiento esperando que la felina estuviera lo más cerca posible…pero…¿por qué había mantenido la espera?...

Esto se debía a la exhibición de agilidad que mostró la felina… el orco había cambiado su estrategia…entendía que aquellos escurridizos seres de rasgos elegantes y finos se basaban en su velocidad. Su ceño se frunció como rayos descendiendo del cielo mientras a esa distancia soltaba un potente y casi aturdidor grito de guerra, razón por la cual había tomado una gran bocanada de aire: había visto el despliegue de agilidad de la felina…lo que es más …ya conocía la raza de aquella maestra del hurto…el orco sabía que los felinos cuentan con sentidos finos y bastante desarrollados … Koltrag ya había tratado con animales parecidos cuando ejercía la cacería…sabía que el ruido de su potente grito casi como un rugido de una bestia sería aturdidor…ese potente sonido e inclusive tal vez el olor de su aliento tal vez podrían jugar a su favor contra los elaborados y desarrollados sentidos de la felina que tal vez se verían afectados ante la repentina y aturdidora estrategia … el orco seguramente la habría usado contra animales similares…Koltrag ya había caminado por callejones oscuros por un buen rato seguido por Arthur...por lo que sus ojos estarían más acostumbrados a la oscuridad y así esperaba distinguir mejor la fisionomía de la felina.

Su largo brazo le proporcionaba una ventaja en distancia y alcance…mientras se preparaba a cerrar ese potente y firme agarre con sus dedos como un caimán aferrándose a su presa….su objetivo era aquel espacio de piel suelta que tienen todos los felinos justo detrás de las orejas …aquella parte del cuello de los felinos conocida como “Scruff”. El orco había visto antes como las hembras de los felinos aprietan con firmeza ese espacio para calmar a sus crías y así evitar que se muevan mientras las cargan…de la misma manera muchos machos de la familia de los felinos ejercen fuerza en esa área para evitar que la hembra escape mientras se aparean…el guerrero le importó poco despertar a los vecinos de esa calle o atraer la atención de los demás habitantes del Nexo con ese rugido que retumbaba como un trueno en esas avanzadas horas de la noche. El soldado intentaba sostener con ese agarre firme a la felina de ese punto que hace entrar a los felinos en un estado casi de sumisión mientras con un tono firme e inquebrantable en su voz pronunciaba:

“Hembra…llévame con alguien que revise esta arma” retumbaba su voz mientras intentaba mantenerla firmemente aprisionada del “Scruff” (siempre y cuando su estrategia hubiera funcionado sobre la felina) usando sus dedos. El orco ya había decidido su ruta: como el dragón de escamas azules no contaba con los contactos, sería la felina quien le serviría de guía...de caso contrario el siguiente paso sería buscar un lugar dónde descansar…podría esperar hasta el atardecer del día siguiente o la noche para iniciar una nueva búsqueda….de ser necesario entraría en las casas de los habitantes del Nexo hasta que algún asustado inquilino le diera con el paradero de alguien capaz de revisar aquella arma: el riesgo de que el armamento tuviera alguna maldición o un dispositivo que jugara en contra de su raza parecía bastante posible en la mente del orco…la desconfianza del guerrero de piel verdosa en los vampiros había sido firmemente marcada de seguro por anécdotas de sus superiores.

Los ojos de Koltrag parecían potentes cañones a punto de disparar directo entre los de la felina mientras esperaba que empiece a darle indicaciones pronto…de otro caso el orco daría suelta a todo esa ira que corría por sus venas como lava… los insultos que había escuchado ratos atrás salir de los labios de Catherine eran como moscas que revoloteaban en sus oídos… de no haber respuesta o en caso su estrategia para atraparla no hubiera tenido éxito, aquellos insultos pronto serían devueltos en el lenguaje que mejor maneja el orco…aquel idioma que ejercen sus puños y piernas…aquella forma de expresarse que hace tronar los huesos de sus oponentes.

Esa era la mentalidad de aquel ser de piel verdosa criado con un enfoque militar y prepotente hacia las féminas, después de todo los orcos nacen de la mezcla de un guerrero de piel verdosa y una elfa…los orcos no viven el amor maternal y menos aún el de una familia…al poco tiempo de nacer son apartados de sus madres de rasgos finos….quien en su gran mayoría son elfas que por razones del “destino”…acaban siendo atrapadas por los orcos…los rumores de las elfas que “desaparecen” eran ciertos…Koltrag había escuchado de los “Campos de Cultivo”…lugares donde las elfas sólo se dedicaban a parir nuevos soldados….y claro…al igual que en una manada de animales…son sólo los guerreros de mayor rango quienes tienen el derecho de asegurar el desarrollo de la raza.

En la mentalidad de Koltrag…Catherine nisiquiera tenía un cuerpo digno de engendrar soldados…lo que es más era una ladrona…un ser que no tiene lugar en una sociedad militarizada…inclusive los esclavos de guerra tienen una función…pero los ladrones ninguna….simplemente desaparecen del mundo que el guerrero conocía. En caso Catherine no pudiera servirle de guía…el guerrero pronto daría rienda suelta a toda esa ira que llevaba acumulada en ese armazón de músculos que ha sido forjado con años de peleas y combate.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Jue Nov 15, 2012 10:30 pm

El movimiento por parte del Orco pareció tomarlo por sorpresa, ciertamente no esperaba esa manera de desplazarse en aquel y mucho menos que actuara de aquella forma, su movimiento lejos de lo que cualquiera podría esperar de parte de aquel soldado con solo verlo había sido inteligente, tratando de detener el movimiento de aquella criatura felina que por instantes le confundió completamente, “Catherine” reacciono con cierta lentitud. Al haber sido criado en el mundo humano y seguido perfectamente las reglas de aquel sitio realmente era algo sorprendente el ver a la mayoría de las criaturas que hasta ahora solo había tenido oportunidad de ver en libros o en perfectas apariencias humanas en aquel lugar, la ciudad principal del Sild y la mas oculta para la vista de las personas que habitan ese sitio era una verdadera experiencia sin embargo de igual manera llegaba a ser un poco aterradora. Su mano diestra se mueve como parte de un reflejo extendiéndose y chocando contra su propia frente al liberar un suspiro de hartazgo ante el proceder de su ahora compañero de viaje. “Realmente esperaba que el entendiera la importancia de tener a las personas de nuestro lado no únicamente a base de amenazas… ¿A caso los militares orcos se basan únicamente en la fuerza?, ahora entiendo porque es que mi tío siempre mencionaba que era más difícil razonar con un Orco que con una roca” cabila en sus pensamientos manteniéndose como mero espectador hasta el momento justo.

-Ya basta- exclama alzando la voz que se une al ruido de aquel lugar y avanzando hasta donde se encuentran aquellos seres impulsándose con sus piernas mas llevando su mano atrás para liberar una torpe ráfaga de viento que termina por impulsarle haciéndolo apenas un poco más rápido hasta situarse al lado del orco y llevar sus manos al del gigante, no con la intención de generar fuerza si no con la intención de tratar de sacarlo de aquel iracundo estado en el cual se encontraba. –Estamos haciendo más ruido del necesario, no sé porque estás haciendo esto pero si has accedido a llegar hasta este punto es porque entiendes que si alguien nos descubre estamos perdidos, tu, ella, tu arma y yo- continua hablando produciendo nuevamente ese tono que provoca un eco y buscando que el colérico ser de verde piel calma su agresividad innata aunque manteniéndose a la expectativa de cualquier movimiento que este pueda realizar pues después de todo por mas paciente que se haya mostrado hasta ahora es claramente una excepción a su habitual comportamiento.

-Cat, ¿Conoces a alguien que nos pueda ayudar?, si no es así ¿puedes llevarnos a algún sitio donde encontrar alguna persona así?- cuestiona girando su rostro a donde la felina sorprendiéndose por aquella apariencia más manteniendo la seriedad, si de cambios de apariencia se tratara lo cierto es que el suyo sería mucho más sorprendente, y sin duda mucho menos común que cualquiera de los que el recordara. “Este tipo ha hecho demasiado ruido al moverse, sin duda terminara por llamar la atención de alguien y lo mínimo que esperaría es que pronto estemos en el radar del Regeln… eso solo significa”. Sus ojos se cierran nuevamente y da un paso atrás esperando que ambos seres terminen su extraño confrontamiento y entiendan que en aquel momento no es lo mejor por hacer.

-De todas formas, si se ponen a pelear aquí lo único que conseguiremos es al Regeln rodeándonos, tu preciada arma posiblemente destruida sin que puedas llevarla a donde sea que lo desees, y a los tres atrapados… eso en el mejor de los escenarios- exclama con enojo para voltear a ver al Orco, pues después de todo es en mayor parte de él quien depende que las cosas consigan calmarse. –Debes estar seguro amigo, si inicias una pelea atraerás la atención del Regeln, y sin importar cual fuerte seas apenas termine tu pequeño juego te atacarán y te quitarán tu juguete… Eso si es que sales de cualquier pelea que inicies- aquellas palabras finales no llegan a ser amenazantes sin embargo dejan entre ver esa mirada peligrosa y antigua de los dragones en los ojos del joven de cabellos azules que se mantiene firme. “Si de todas formas atraerás al Regeln… poco importa el que y quiera mantener mi cubierta” razona e intenta que su actitud refleje aquello.

-Ahora, ¿Cuento con que trataremos de llevarnos bien por el bien de los múltiples intereses que tenemos?, o prefieres que todos queden frustrados- sus ojos se cierran, “Razonar con una piedra…” piensa para sus adentros… “pero él es un soldado” completa abriendo sus ojos y mirándole con severidad. –O cualquier misión convertida en un fracaso-, pronuncia finalmente esperando que aquello quede claro para el ser de mayor tamaño.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Mar Nov 20, 2012 9:05 pm

Al momento que aquel enorme hombre se abalanza sobre su ágil figura e intenta tomarla por detrás del cuello muestra sus dientes y se abalanza sobre él, ya harta de su mala actitud para intentar aprovechar ese acercamiento y clavar los colmillos sobre su cuello, moviendo la cabeza con extrema brusquedad para intentar también arrancar un trozo de esta parte del cuerpo del Orco, luego girando su cuerpo con rapidez para darle una cachetada con su cola y alejarse de él, usando las patas traseras y el pecho de él como impulso, dando otros largos y ágiles saltos para guardar una distancia prudencial con aquel hombre, quedando justo bajo la sombra proyectada por una pared, en la parte que las farolas de la calle no alcanza a iluminar, mientras deja que su cuerpo use sus patas traseras como apoyo, quedando sobre estas y empiece a adoptar la figura femenina conocida bien por aquel par de hombres. “Vuelves a intentar tocarme y te juro que te mato y me como tus malditas tripas, imbécil descerebrado. Y luego iré tras tu insignificante grupo, uno de esos tantos que he cazado y matado por diversión y los mataré uno a uno, lo único que recordaran es una sombra negra abalanzándose sobre ellos.” Aquel tono bastante agresivo y duro es el único aderezo a las crudas palabras que la felina exclama, con sus orbes doradas brillando con ira y demostrando el lado más salvaje e indómito de ella, propio de su especie para luego suavizar sus palabras, clavando su mirada en el joven de cabellos azules. “El Regeln los tiene, tiene una imagen clara y perfecta de los dos, sígueme si deseas escapar de ellos y trae a tu amigo si no se comportará como un completo idiota, porque de lo contrario le arrancaré el corazón y me lo comeré sin masticarlo demasiado.” La frialdad de las últimas palabras queda como advertencia para el Orco. La mujer sabe perfectamente que si aquellos hombres no la siguen van a ser capturados por el ente que mantiene la paz y el orden en el Sild sin ninguna posibilidad de escapatoria, y con lo poco prudente que es el soldado seguramente intentaría resistirse al arresto, siendo asesinado por la organización debido su alto grado de peligrosidad. Su mirada es tan fría que parece oro solidificado, muy contraria a la de ira de hace algunos instantes que parece oro fundido y se encuentra posada en el inteligente caballero, apelando por su sentido común e ignorando totalmente el arma que el más alto de ambos ha adquirido antes, ya que sólo le interesa ponerse a resguardo, dándoles unos breves segundos de reflexión antes de empezar a andar, ya que su plan es huir con ellos o sola.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Vie Nov 23, 2012 10:42 pm

Los orbes verdosos del orco se abrieron un poco más ante el repentino contra-ataque de la felina: a diferencia de aquellos seres de finos rasgos acostumbrados a evadir los ataques con esa velocidad que impresionaría la vista de un humano común, el orco por su parte gruñía levemente mientras la resistencia de su piel y la fuerza de sus músculos eran puestas a prueba…el guerrero de piel verde sabía que lo más peligroso de un felino no son sus garras sino las fauces que usan para asesinar a sus presas (como lo hacen los leones con las gacelas en África). Koltrag mantuvo su mirada fijamente clavada en el rostro de Catherine de manera retadora mientras bajaba un poco el mentón bruscamente para evitar que ella pudiera cerrar sus colmillos sobre su cuello…e inclusive intentar aplastarle el hocico o herir sus mandíbulas usando la presión de sus huesos y músculos casi como una improvisada trituradora antes que ella pudiera cerrar sus colmillos en el cuello del orco.

El guerrero contraía los músculos de su cuello preparándose a cerrar la moledora muscular que había improvisado usando su mentón y pectorales mientras que en esos segundos que duró el contra-ataque el soldado alzó el brazo que usaba para cargar las municiones, sin liberarlas de su agarre, y se preparaba a arremeter a la felina por el costado usando el antebrazo y el codo con la misma fuerza que ejercería un buey al momento de embestir. Sin embargo antes que el plan señalado anteriormente se pusiera en ejecución, la ágil ladrona ya usaba sus patas para apoyarse en el pecho del orco, como una muralla, usando aquellos sólidos músculos que servían como armadura al soldado, por lo que ni siquiera culminó el ataque con su brazo.

Nuevamente Koltrag recibía directamente la cola de la felina esta vez sin siquiera intentar contra-atacar, su ceño se mantenía fruncido mientras la cola de la felina impactaba contra esas facciones libres de toda soltura….los mismos músculos en su rostro parecían exhibir cierta tensión ante el más simple gesto y ese cráneo macizo como una roca recibía temerario la cola de la felina lo que produjo un ruidoso impacto al momento que golpeaba aquella sólida piel. Al ver a la felina más de lejos, Koltrag dejó de contraer el mentón que exhibía unos leves cortes de los que brotaba un poco de su sangre. El guerrero alzaba la mirada enfocando sus ojos en los de Catherine como los cañones de dos rifles, la dentadura del orco se notaba visible sin siquiera esperar a que la felina terminara sus palabras mientras se preparaba a tomar impulso en su dirección probablemente intentando responder a su agresión usando aquellos puños forjados en continuos combates.

Sin embargo, las palabras de Arthur llamaron su atención por un momento y hacían que el guerrero observara al dragón de escamas zafiro por la esquina de su ojo…sus dientes parecían aprisionar un enemigo invisible al oír la voz del dragón de delicada apariencia humana, mientras una larga exhalada de aire escapaba por sus fosas nasales casi como un toro dispuesto a impactarle con sus astas. Sin embargo las últimas palabras del dragón parecían extinguir la ira del orco o al menos contenerla abruptamente mientras Koltrag recordaba el objetivo de su misión. Finalmente al observar a la ladrona iniciar su avance el guerrero terminó por exhibir una amarga expresión en sus labios mientras un leve gruñido escapaba de estos.

El guerrero volvía a iniciar su marcha siguiendo a la sigilosa dama de atuendo oscuro, el cuello y mentón de Koltrag mostraban marcas con sangre y pequeñas aberturas sin embargo la herida no parecía profunda y pronto se hacía notoria aquella pizca de magia (si se le puede llamar así) de la que era portador el soldado…probablemente el único rasgo que evidencia el origen élfico de su madre. La herida pronto empezaba a cerrarse…la sangre ya había dejado de brotar….aquel rojizo líquido ya se había coagulado con impresionante velocidad casi como un potente pegamento que cerraba la piel abierta en esos finos cortes y empezaba a regenerarse mientras el guerrero no perdía de vista a la maestra del hurto a cada paso que daban a esas avanzadas horas de la noche por los pasajes del Nexo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Nov 26, 2012 9:45 am

La tensión en el cuerpo del joven dragón era un tanto mayor al momento que el breve enfrentamiento entre el orco y la felina se llevaba a cabo manteniéndose a la expectativa de cada uno de los hechos y haciéndose notoria en el cierta preocupación, finalmente de entre todos los ahí presentes era él quien se encontraba en un peligro mayor, no solo por el hecho de no encontrar lógica a las acciones de ninguno de los dos y verse inmerso en una pelea que podría no corresponderle si no porque una pelea entre dos seres tan hábiles sin duda terminaría por llamar la atención del Regeln lo que implicaba de inmediato el verse inmerso en el peor de los escenarios que se habría planteado en el momento de llegar a aquel plano, lo último que en realidad quería era ver de frente a aquella organización que se encargo en gran medida de eliminar a los de su raza y que aún en estos tiempos continúan de manera bastante estricta aplicando castigos bastante severos a la misma, “Si ellos vienen estoy perdido” razono en aquel instante cerrando sus ojos y manteniéndose calmado observando el interesante desenlace de los hechos y siendo cautivado de inmediato por las palabras de la felina abriéndose sus ojos con sorpresa y curiosidad, al final de todo al parecer sus sospechas no eran tan lejanas como pareciera, el Regeln podría estarlos observando ahí mismo y si bien su apariencia es humana seguramente ellos no tardarían mucho en darse cuenta de la verdad.

-Vámonos- exclamo a donde el Orco con cierto enfado y apresuro el paso en aquel instante para tratar desaparecer lo más pronto desviando la mirada a la felina, el Regeln los tenia identificados y significa que ante cualquier clase de disturbio que se presente el sería sospechoso incluso el salir de la ciudad podría complicarse, su respiración se detuvo y su ritmo cardiaco de manera extraña se acelero, “¿Estoy atrapado?” se pregunto a sí mismo con cierto temor de responder y sin embargo continuo para perderse entre callejones alzando la mirada primeramente para ver aquellas cámaras que sin duda la organización habría puesto en ese sitio y avanzo un poco mas hasta perderse en un estrecho callejón donde el está seguro el Orco alcanzaría a pasar con cierto dificultad y era por el ángulo de las cámaras el único punto ciego cercano a ellos. –Si nos tienen no hay mucho que podamos hacer- exclamo dando un tenue suspiro y cerrando su puño diestro da un golpe contra el muro de aquel lugar, su fuerza en este momento es la de un humano y aquello lo único que consiguió por la fuerza usada es abrir apenas un leve corte en sus nudillos que ignoro haciéndose evidente su enojo ante la situación.

-Debemos encontrar una ruta segura, tu estas cargando un arma si nos vuelven a encontrar y alguno la reconocen entonces seremos verdaderamente un asunto de ellos- exclamo desviando su mirada que lejos de la calma acostumbrada permanecía con aquella pupila dilatada y de un tono más bien amarillo propio de su forma real. –Debemos encontrar un escape-. Suspiro con cierto enfado para después tratar de calmarse esperando que con ello encontrara alguna especie de respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Nov 26, 2012 10:09 am

Un estruendo y pasos, aquellos ruidos se anteponían al andar pausado del pelinegro vampiro en el interior de los túneles del Sild, su vista se alzo y según sus cálculos aquel peculiar grupo en el que la felina se encontraba no debiera estar lejos, su interés es bastante claro en ellos y debido a que ahora está por su cuenta su sonrisa desaparece apenas un instante, los sonidos que alcanzan a legar a su oído son de pelea, lo peor de todo es que si realmente tratarán de sobrevivir o de conseguir pasar sin hacer mayor escándalo su única oportunidad es la de mantenerse juntos y evitar cualquier clase de peleas. Su sonrisa se amplía tras aquel fugaz pensamiento y sus parpados caen levantando sus hombros. –Quizá ni siquiera necesiten de un leve empujón para serme útiles- exclama con un tono de indiferencia aunque su vista se desvía, la felina sin embargo es de su interés, no solo físicamente si no que es una persona útil para su negocio después de todo ha sido una interesante intermediaria no voluntaria el día de hoy y seria una autentica perdida si es que ella cayera en las manos del Regeln o aun peor fuera una baja de aquel experimento, sin embargo al mismo tiempo que aquella idea surca su mente un suspiro es dado de su parte,” los negocios son primero” recuerda continuando con su avance sintiendo debido a su raza y su peculiar forma de alimentación aquel aroma salvaje y crudo, casi insultante de parte de la sangre del Orco, detestable ciertamente por su aroma y sin embargo atrayente como cualquier alimento.

Sus pasos se detienen y niega con la cabeza, como a un tiburón una simple gota basta para llegar a su olfato y hacerle entender apenas un poco de donde esta aquella persona que busca, su sonrisa se pierde y su cuerpo se tensa, es obvio que el joven dragón no es capaz de hacer algo como eso a menos que se transforme y para ser sinceros el chico parece más nervioso que peligroso, eso significaría que para la mente del vampiro habría solo una persona capaz de provocar aquello en el enorme ente de color verde, -Catherine- exclama exhalando con cierto enfado y apresurando sus pasos que no se convierten en una carrera pero si se escucha el cambio en su ritmo. En breve un silencio le rodea y aquel aroma parece detenerse, no fue mucha eso es seguro y al cerrar sus ojos su sentido del olfato le da una leve idea de cuál lejos o cual cerca se encuentran de su posición.

Su andar recupera el ritmo rápido, finalmente aquellos tres representan la manera más corta de conseguir l que quiere si bien los negocios del grupo terminaron con él los suyos aún no ha terminado los suyos con aquellos tres seres y no está dispuesto a que se escapen, el silencio le sorprende pero a la vez es propio de aquellos túneles por los cuales se mueve, finalmente es parte de no estar a su lado… Sus pasos se detienen provocando un leve suspenso y una tensión total en su figura alzando la mirada al notar que en esencia les ha perdido y no le es fácil ubicarlos, -Me descuide- susurra al recordar apenas segundos atrás cuando acelero el paso perdiendo en parte la ubicación de sus “presas” y finalmente dando un suspiro, al parecer el debería emerger si es que quisiera encontrarles nuevamente.

Aquel descuido era obviamente una razón para el descontento del ser proveniente del plano de la noche y la ciudad oscura de la luna roja, lo último que deseaba al iniciar aquella encrucijada personal era llegar al punto donde aquellas personas que le servirían terminaran desapareciendo, sin duda aún no habían caído en manos del Regeln, no esa organización tenia de silenciosa o discreta lo mismo que una bomba estallando a mitad del día en una escuela… aunque ciertamente eran buenos reconstruyendo la escuela y hasta llenándola con otros niños que se vieran iguales a los que estaban… es decir cubriéndose … pero silenciosos en su proceder no eran.

Su olfato se lleno de un aroma distinto, miedo y nerviosismo, aquel fluir extraño de la sangre que afecta hasta su textura y el aroma, aquel peculiar aroma antiguo y tentador de igual manera, como el conocimiento mismo con un toque de peligro. –El dragón- repitió para si en el momento que su figura se perdió cual si de una fugaz sombra se tratara, el dragón sangrando y nervioso aquello era un cuadro interesante que no disminuyo su interés y su miedo pero que devolvió a su rostro la más amplia de aquellas sonrisas hasta que sus pasos se detuvieron desde un punto cercano a ellos observándoles.

Aquella peculiar escena mostraba al joven dragón enfrente de un muro hablando de un escape, era fácil de deducir que el escape era para él, el miedo vuelve a todos tan egoístas que sin duda resulta interesante ver como aquel dragón intenta proteger a todos en apariencia pero aquel peculiar aroma que el miedo imprime a la sangre indica que quien más aterrado se encuentra es el mismo… -Mantén a tus amigos cerca- susurro para sí al momento que su diestra se coloco cerca de un muro abriendo una puerta a aquel túnel que provoco un chillido metálico, el sonido era interesante y atrayente y el andar del vampiro se acelero volteando a ver su obra aquella puerta abierta dejaba al descubierto la ruta que el tomaba y con la misma velocidad y sigilo con el cual llego ahí su imagen termino por perderse adelantándose a ellos escuchándose solo un silbido tétrico de alguna melodía infantil.

Si ellos querían seguir por aquel túnel era su decisión, la puerta y el túnel mismo eran lo suficientemente amplios para que incluso el orco pasara por ellos pero después de todo aquello como todo en la vida era cuestión de decisiones… -Mantén a tus enemigos cerca- se repitió en un susurro entre sus silbidos escuchando aquella frase solo el… -Pero a tus enemigos aun más- menciono por fin con la mirada al frente cual si supiera perfectamente a donde es que guiaba aquel túnel…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Miér Nov 28, 2012 2:24 pm

La felina se encontraba moviéndose con rapidez y agilidad, saltando muros, corriendo y dejando que el tacón de su bota se posara en los lugares adecuados, nuevamente como si aquellas calles fueran muy familiares para ella. Al momento de llegar a aquel callejón y escuchar el chillido metálico de la puerta que se abre para dejarles paso al túnel una de sus finas cejas se arquea observando aquel lugar con curiosidad y a pesar de que la ruta de escape que ha trazado mentalmente es totalmente diferente y no involucra oscuros y misteriosos túneles, la curiosidad de saber que era aquello y a donde los llevaría se apodera completamente de ella, de forma irresistible da un paso en aquel lugar, sin dudar siquiera para que sus acompañantes tampoco duden en seguirla y tal vez piensen que aquel lugar estaba en sus cálculos. “La curiosidad mató al gato.” Aquellas palabras cruzaron su mente con sorna, mientras la mujer daba pasos largos y ágiles, esperando que los hombres no se hubieran perdido en el camino y la continuaran siguiendo a pesar de lo molesto que era el más musculoso de ellos. Sus pupilas se dilataron por la falta de luz pero camino diestramente sin tropezar, sintiendo la adrenalina fluir por su torrente sanguíneo y por instantes parece percibir un olor familiar y su rostro se gira tratando de buscar a aquel vampiro en el túnel, pero deja de hacerlo al pensar que tal vez aquel olor proviene del estuche del arma que el Orco posee, por lo que simplemente sigue su andar, con la expectativa de que puede pasar y a donde podrá guiarlos el túnel, con la satisfacción de la sensación de peligro inminente que se hacía más fuerte con cada paso más dentro de aquel sitio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koltrag



Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/10/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Dom Dic 16, 2012 7:13 pm

El guerrero de piel verdosa observó con un enmudecido gruñido al dragón mientras que Arthur parecía señalar en ese tono imperativo que la marcha debía continuar. Koltrag no perdía de vista a la felina mientras se deslizaba por aquellos pasajes oscuros con ese gimnástico y elegante estilo, casi como una danza donde los objetos y los alrededores jugaban a favor de los pies de la maestra del robo. Nuevamente las opuestas personalidades de los tres personajes se hacían notorias: es cierto que el orco intentaba mantenerse fuera de la vista de las cámaras al igual que el dragón; sin embargo esa masiva musculatura sin duda no jugaba a su favor. Adicionalmente su andar era mucho más imponente que el de los otros dos seres: sus pies de gran tamaño no temían a caer en pequeños orificios y el fuerte agarre de sus manos sobre las paredes casi reflejaban la misma capacidad muscular de muchos simios que habitan en zonas espesas de la selva, mientras se desplazaban por esa jungla de concreto.

El soldado no demoró en percatarse del oscuro túnel y aquel aroma tan singular que desprendía. Es cierto que sus sentidos no eran tan desarrollados como los de la ladrona; sin embargo la experiencia del combate y la cacería le daban una idea de los posibles desenlaces que podría traer un repentino callejón oscuro. Sin mostrar quiebre en su expresión y viendo con un ceño más fruncido que antes la repentina y más cautelosa actitud del dragón de escamas color zafiro, Koltrag se adentró en el túnel. Sus ojos ya estaban más acostumbrados a la oscuridad sin embargo esto no le previno de iniciar sus propias precauciones: el guerrero de piel verdosa parecía tensar un poco más la musculatura de su tríceps mientras usaba su mano libre para rebuscar algo bajo la piel de animales que abrigaban aquella ancha espalda cubierta en músculos y cicatrices.



OFFROL: Hola muchachos ¿cómo están todos?, espero que bien. Les escribo para disculparme por la demora en mi post: estuve muy ocupado con mi trabajo en estos días, pero confío que pronto recuperaré el ritmo de antes. Nuevamente agradezco que estén participando en la historia de Arthur y quien tan amablemente nos ha recibido a todos (los personajes de esta historia son grandiosos y espero que podamos seguir avanzando la historia).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arthur Prince



Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 30/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Dic 17, 2012 10:12 pm

El sonido inicial de algo abriéndose llama la atención del joven de cabellos azules que mantenía hasta este punto sus ojos cerrados sintiéndose acorralado por la autoridad de la zona humana. Sus parpados se abren de forma rápida y en su rostro se dibuja una expresión de sorpresa que se hace aún más notoria al mantener sus labios abiertos apenas un poco desviando su atención a los dos seres que le acompañan los cuales observa adentrarse en aquel extraño túnel dejando entonces que sus pasos se escuchen por última vez en la superficie de las calles de la ciudad principal de los humanos y entrando poco a poco a tan interesante corredor oscuro al cual sus ojos tratan de acostumbrarse de forma lenta pues al ser su figura lo más similar a un humano sus sentidos mismos están un poco restringidos aún así un peculiar aroma parece comenzar a sentirse más se pierde de forma inmediata. -¿Alguien sabía que existían estos túneles aquí?- expresa con cierta duda pues parece a su percepción un tanto extraño el que justo cuando eran necesario se rebelaran ante sus ojos como una especie de ayuda predeterminada por alguien más, “Estoy siendo paranoico” se repitió unas vez de forma mental y negó con la cabeza intentando voltear a donde la figura del orco se escuchaba moverse y después a donde la joven y ágil felina.

-¿Será seguro?- cuestiona a ambos seres al tiempo que su vista trata de ajustarse a la luz de aquel túnel manteniendo sus sentidos lo más agudos posibles ante cualquier especie de amenaza o problema que pudiera existir en aquel sitio. Sus pasos se escuchan nuevamente adelantando su imagen de forma lenta para comenzar su avance por aquel túnel sintiendo su corazón agitarse un poco debido a la sorpresa de aquel sitio comenzando a alejarse un poco de las personas detrás del. Una tenue luz se observa adelante notando que aquella entrada por la cual llegaron al túnel no era la única. “Si las cosas se ponen riesgosas en este sitio podríamos salir rápidamente, además esta es una ruta más segura que seguir por las calles del Nexo, seguramente de seguir de esa manera tarde o temprano alguien se habría sentido incomodo y hubiéramos tenido problemas.” Razona manteniéndose detenido por un instante para después girar su rostro a donde sus acompañantes.

-Vámonos- exclama en aquel momento para avanzar de forma un poco más rápida en aquel instante manteniendo su vista al frente y a la vez que su sentido de alerta se mantiene con cada paso comenzando a cuestionarse a sí mismo si es que aquella puerta se abrió de forma fortuita o si es parte de algún plan más elaborado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aidan Kesler



Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 25/05/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Lun Dic 17, 2012 10:29 pm

Agiles pasos y sombras es lo único que queda del ser del plano Leji que adelanta por mucho a aquel trío de “interesantes” personas que debieran haberse adentrado ya al túnel, de no haberlo hecho que clase de idiotas serían por desperdiciar una oportunidad única de al menos salir un tanto más limpios en su cruce por la ciudad propiedad del Regeln. –Después de todo si son de la clase que toma las oportunidades delante de si- menciona en un susurro tan bajo que apenas alcanza a escuchar el mismo conforme las sombras se hacen más profundas y las pocas filtraciones de luz de aquel túnel se vuelven mucho más escasas perdiéndose por completo en aquel sitio y adelantando sus pasos al inclinar su figura y comenzar a moverse de forma un tanto más rápida buscando que la distancia entre el grupo detrás y él se haga mucho mayor alzando su vista al frente y perdiéndose al dar un giro a la derecha dentro de aquel corredor haciéndose notar al frente de si como es que habría un poco más de luz que se abre paso en las sombras alcanzando el rostro del vampiro en el cual la sonrisa ambiciosa se mantiene firme y sus ojos azules adquieren un tono rojizo poco a poco conforme delante de él se alcanza a ver un edificio alto que sobre sale de entre todos los que existen en la ciudad.

-Y por fin en la cueva del lobo- clama con una seriedad caminando de forma un poco más lenta para dar un salto que lo lleva a un oscuro callejón, su vista se clava en la escasa guardia existente a las afueras de aquel sitio, -La soberbia del Regeln es tan legendaria como el edificio, es sin ella en realidad que las razas no podrían coexistir, su vista está en todos lados menos en este sitio, ¿después de todo quien sería tan estúpido de romper las leyes fuera de este edificio?- se dice a si mismo perdiéndose entre sombras y oscuridad para finalmente dar algunos saltos que lo ubican en el techo de uno de los edificios aledaños volteando la mirada primero a la base de la organización y segundo a la salida del túnel, ¿habrán llegado mis queridos invitados hasta este sitio?, se pregunta mentalmente al tiempo que su mano diestra es llevada con calma y suavidad a su barbilla cruzando su brazo izquierdo delante de si para apoyar su diestra.

-El escenario esta puesto, solo faltan nuestros actores, el día de hoy un grupo de una ladrona, un dragón, y un orco descerebrado contra la guardia del Regeln, quizá después de todo haya fuegos artificiales hoy, sin embargo… realmente debo cuidar lo que hacen lo último que quiero es perder personajes tan divertidos, sin embargo tampoco me perderé un espectáculo- Exclama entre sonrisas y miradas que cambian esperando la llegada de sus invitados a un terreno tan peculiar a sabiendas de que debajo de edificio principal del Regeln solo la guardia misma del edificio se encuentra y es incluso el sitio menos vigilado de toda la ciudad, después de todo el mayor defecto de ellos es la más grande oportunidad que nos pueden dar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: En terreno hostil.   Miér Dic 19, 2012 1:02 am

Sus pasos se mantienen ágiles y rápidos pero dedica más atención a donde se sitúan sus pies ya que no conocía para nadar el terreno sobre el cual estaba deslizándose mientras sus pupilas se dilatan tratando de atrapar la mayor cantidad de luz posible, ya que aquel corredor estaba en penumbras. Sigue corriendo y es la primera que sale por aquella abertura, siguiendo los pasos del vampiro a pesar de que no tenía idea que él aún se encontraba allí. Se detiene en seco al notar aquel enorme edificio frente a ella y la adrenalina que fluye por sus venas se incrementa al reconocerlo, buscando alguna escapatoria ya que no tenía contemplado llegar a aquel lugar y mucho menos enfrentar a aquella organización ya que a pesar que disfrutaba del peligro que le daba robar a pesar de no tener la necesidad, aquello era demasiado riesgoso para ella y su posición.

Sabía que su error había sido confiarse de aquella misteriosa entrada y guiar a aquellos hombres hacia aquel lugar, y la forma abrupta y poco cuidadosa de su salida por aquella abertura la hizo sentirse un poco incómoda, ya que solía ser más cuidadosa pero realmente no esperaba aquello, por lo que se giró rápidamente para empezar a desplazarse de vuelta por el túnel, corriendo de nuevo a su interior y jalando las ropas de ambos hombres para evitar que avanzaran, tratando que la volvieran a seguir, diciendo algo agitada. “Regeln al frente, hora de devolvernos.” Sin esperar su respuesta los soltó y siguió moviéndose de forma rápida para buscar volver a la abertura por la cual había entrado al misterioso corredor y así intentar salir por esta, ya que no se consideraba una cobarde pero tampoco una estúpida y quería evitar un enfrentamiento tan directo con la organización, sospechando que tal vez ya los habían localizado mediante a las cámaras y por eso habían abierto un túnel que los dirigiera directamente a su sede. “Malditos…” pensó asegurándose que el bolsillo de su cinturón que contenía lo que había robado aquella noche estuviera cerrado y que el contenido siguiera allí sin abrirlo, tan sólo pesándolo con su mano mientras sus pasos la llevaban de vuelta por donde había llegado.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En terreno hostil.   

Volver arriba Ir abajo
 
En terreno hostil.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» [RPG Maker XP] Reflejo en el agua
» AS Monaco, en el infierno de 2ª
» [FM10] Del terreno de juego a dirigir un banquillo
» ¿Cómo insertar tilesets a tu juego? (ACE)
» La petrolera rusa Lukoil negocia la compra del 30% de Repsol

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Nexo-
Cambiar a: