InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 La tienda de Lindsey

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lindsey Flowers

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/05/2012

MensajeTema: La tienda de Lindsey   Dom Feb 03, 2013 2:14 pm

Se encontraba triturando unas hojas en un mortero de forma delicada, con movimientos exactos para que el polvo que se formara de aquella planta fuera adecuado en la infusión que pensaba realizar, ya que aquella señora de adentrada edad que había solicitado sus servicios algunos días atrás parecía desesperada y muy preocupada por su esposo que se encontraba gravemente enfermo, y la medicina del mundo humano normal no parecía tener mucho efecto en la salud del anciano, por lo que la mujer decidió acudir por recomendación de una amiga a la florería de aquella joven pelirroja, en busca de ayuda, ya que la dama, a pesar de ser bastante joven, era diestra con la herbología y había ganado una buena fama bien merecida, a pesar de que la mayoría no supiera la verdadera razón de su innata habilidad con las plantas.

En ese momento escuchó la puerta de su tienda abrirse, debido a la campanilla que se encontraba sobre la misma, que sonaba cada vez que se abría y cerraba, por lo que Lindsey decidió voltear y observar a aquella persona que entraba, deteniendo su movimiento por breves instantes.

-Buenas tardes, ¿En qué le puedo ayudar?- Pronunció con un tono jovial, sonriendo ampliamente a aquel nuevo cliente, ya que se trataba de una persona que no conocía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Revy



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 01/02/2013

MensajeTema: Re: La tienda de Lindsey   Mar Feb 05, 2013 8:10 pm

Todas las mañanas últimamente eran similares para Revy. Despertaba en una habitación que no era la suya, con las botas a medio quitar, ambas armas despreocupadamente dejadas sobre alguna superficie de la habitación perfectamente visible, y con una resaca que podría asesinar a cualquier ser vivo -o no vivo- con tan solo prescenciarla unos minutos. Aquella mañana había despertado en un motel barato de quién-sabe-qué ciudad, sin compañia en su cama, y una botella de lo que parecía ser agua sobre la cómoda, junto a sus preciadas Sword Cutlass. Se rascó un poco los ojos, y al ver realmente que justo bajo la botella había una nota con caligrafía temblorosa, la tomó con curiosidad.

"Querida Revy del Futuro:

De seguro no recordarás que me dejé esta nota a mi misma, jodida vaga. Toma un sorbo de esto, se que lo necesitarás en la mañana. Es agua. Espero no te emborraches hoy tampoco, alcohólica de mierda.

La Revy de esta noche.
"

Rió ante su propio ingenio, agradeciéndose a si misma de haberse dejado aquel néctar tan preciado para los afectados por el síndrome de abstinencia del alcohol. Abrió la botella de plástico, y le pegó un largo sorbo. Escupió con fuerza al instante.

~¡Jodida mie... Es vodka!

--------Un par de horas más tarde---------

Aún seguía sin saber si reír ante su ingenio de tenderse una broma a si misma, o maldecirse por dentro. Sin embargo, ya se encontraba fuera de aquel barato motel, buscando entre farmacia y farmacia alguna caja de analgésicos o aquellas pastillas blancas que le ayudaban contra la resaca, pero si las mismas no se encontraban cerradas, de alguna manera se las arreglaban para venderle una míscera caja de Ibuprofeno a la mujer. Entre refunfuños y dolores de cabeza, observó que a pocos metros se encontraba una tienda de medicina naturista, y se encogió de hombros. "De seguro y hasta las flores son más efectivas que esas pastillas blancas..." pensó, mientras la puerta abría con un delicado tintineo. Con curiosidad, observó hacia dentro de la tienda.

~¡Yoh, bonita! ¿No tienes algo para una resaca infernal? Cualquier cosa menos una aspirina.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lindsey Flowers

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/05/2012

MensajeTema: Re: La tienda de Lindsey   Miér Feb 06, 2013 1:07 am

Una sonrisa amable se forma en los labios al escuchar la petición de la mujer que acababa de entrar en su tienda, ya que se trataba de algo bastante sencillo. La observó fijamente, examinando su tono de piel y su rostro, para observar lo terso o suave que era, y así tratar de identificar que tan intensa sería la falta de elasticidad de el mismo y el grado de deshidratación que poseía su cuerpo en base al color y textura que a simple vista podía denotar.

Luego de estudiarla por apenas unos segundos y hacer un cuadro general del estado de aquella persona, caminó un poco hasta un armario que se hallaba detrás de un mostrador, sacando algunos ingredientes, los cuales empezó a mezclar con habilidad con el mortero, separando los polvos que estaba preparando anteriormente de estos, y al convertir diferentes hojas en un fino polvo que agregó a un envase de un líquido verdoso y medio viscoso para luego agitar vigorosamente la botella, de forma que aquella mezcla heterogénea se viera un poco mejor y los ingredientes que la componían se diluyeran apenas un poco más, para que fuera más bebible y no tan repugnante como podría verse, aunque el sabor de aquella infusión no era malo, el aspecto no era el mejor.

-Aquí está, debes beberlo completo. Presentas signos de deshidratación propios de una persona luego de beber alcohol en exceso y esto te ayudará a hidratarte ya que su base es una bebida isotónica y además le he agregado algunas plantas que contienen cisteína, que te ayudará también de forma general a contrarrestar los efectos del licor. De igual manera le agregué algunas especias que te ayudarán a bajar el dolor de cabeza que seguramente presentas de forma casi inmediata, por lo que sentirás un alivio casi instantáneo.- Sus pasos la devolvieron hasta quedar frente a aquella clienta que era nueva y desconocida para ella, extendiéndole la botella para que la mujer la tomara entre sus manos, mientras aquella simpática sonrisa permanece en su rostro.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Revy



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 01/02/2013

MensajeTema: Re: La tienda de Lindsey   Jue Feb 07, 2013 10:51 am

No tenía planeada aquella respuesta de la mujer de cabellos rojos, no se esperaba que con tan solo una sonrisa y una mirada que parecía examinarla en todos sus aspectos reemplazaría a los diálogos secos y pre-programados que diría un farmaceuta común. De hecho, esperaba que nuevamente le negaran el derecho a tratamiento simplemente ignorando la existencia de analgésicos suaves en el inventario. Por lo que, en lo que la chica pelirroja comenzó a moverse con la gracia de una pluma, tomando unas cuantas plantas aquí, utensilios de porcelana por allá y mezclando aquellas hierbas que había tomado y que la castaña no podía identificar, la misma quedó allí de pié, observando con ojos curiosos y levemente sorprendidos los hábiles movimientos de la pelirroja, aún sosteniendo la mano en el aire que había dejado ir la puerta para que cerrara.

El sonido de la voz de la chica pareció despertarla un poco de su trance. Observó con un poco de asco el líquido contenido en el vaso, que a simple vista parecía crema de espinaca, y no era uno de sus platos favoritos. Arrugó un poco la nariz en desagrado, pero aún el olor de la mezcla no había llegado hasta a ella. Mientras la pelirroja utilizaba un montón de términos para describir la bebida que la castaña no terminaba de entender por completo, Revy acortó la poca distancia entre la puerta de entrada y la chica con un par de pasos, rodeando con su gruesa mano la botella. Por lo menos no era un líquido caliente, agradeció.

~Alivio instantáneo, hmm...- Una de las pocas cosas que su poco lúcida mente había logrado asimilar -Bien, no huele tan mal. ¡Fondo!

Exclamó justo antes de inclinar casi verticalmente la botella sobre su boca, bebiendo a tragos largos y rápidos aquel líquido de textura extraña y sabor particular. Su ceño de desagrado fue disminuyendo a la misma velocidad con que el líquido disminuía, y cuando había terminado no se había dado cuenta de que estaba sonriendo. Soltó un suspiro a la vez que bajó la botella, y sacudió su cabeza.

~¡Wow, chica! ¿Eres una especie de ángel de la medicina o qué cosa? Porque esta cosa es milagrosa, ¡Como si no hubiera bebido en 2 semanas!

Rió colocando la botella en el mostrador, pues aunque le gustara beber, estar cuerda y sobria también tenía su encanto. Pensó en las veces infinitas que podría venir a por el medicamento casi-milagroso de la chica, por todos esos días de lucidez y noches de borrachera que podría tener. Hasta que se le vino en mente el dinero. ¿Cuánto tendría que pagar por un milagro así? ¿Por qué no había preguntado antes? Pues, en esos días justamente, no es que tuviera mucho guardado.

~Ehm... Y, ¿Cuánto es el dolor?

Hizo un gesto de contar billetes con una mano, con un leve fruncir de cejas que revelaba arrepentimiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lindsey Flowers

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/05/2012

MensajeTema: Re: La tienda de Lindsey   Jue Feb 07, 2013 3:53 pm

Observó complacida como la castaña bebía sin mayor queja, sabiendo que a pesar que la textura y el color de aquella bebida era desagradable, el sabor era aceptable como para que pudiera beberlo todo de una vez. Notó como la mujer cambiaba su expresión facial con cada trago que pasaba por su garganta y su sonrisa se hacía cada vez más amplia, incluso sus ojos oliva parecían brillar un poco ante el alivio fácilmente reconocible que experimentaba su clienta. “Las plantas nunca me fallan.” Aquel pensamiento cruzó su mente al notar como ya en la botella no quedaba ni un rastro de aquella preparación y como el rostro de la mujer delante de ella había ganado ligera flexibilidad, aunque estaba consciente que aunque el alivio fuera instantáneo, la deshidratación tomaría apenas minutos para desaparecer.

-No te preocupes por ello.- Su voz sonaba suave, casi cantarina al decir aquellas palabras, parecía que cada una de las sílabas que pronunciaba pasaba por un filtro para ser más suaves, más atrayentes y más simpáticas de modo que cualquier frase que la mujer pronunciaba parecía un arrullo de cuna, una melodía que podía cautivar a cualquiera y querer pasar toda su vida escuchando aquella hermosa voz. El precio que le dio a la mujer delante de ella era muy bajo, incluso más que la caja de analgésicos que las farmacias se negaron en venderle y un poco más alto que una caja de ibuprofenos sin marca, ya que ella hacía todas sus preparaciones más por placer de ver como sus plantas funcionaban que por hacerse de una fortuna, sólo lo suficiente para poder adquirir el reemplazo de los ingredientes que había usado, y para poder alimentarse tanto ella como su madre.

-¿Cuál es tu nombre?- La curiosidad acompañaba cada una de sus palabras, ya que tenía la seguridad de que aquella mujer volvería a su florería en alguna ocasión, y quería darle un trato más personalizado y adecuado, además que la intrigaba un poco, ya que no se parecía mucho al tipo de gente que solía ir a su tienda, que eran personas de la tercera edad y hombres, cautivados por el encanto y la belleza de aquella ninfa, sin saber que no era humana y que aquella excepcional habilidad para cautivar era propio del resto de la raza a la que pertenecía.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La tienda de Lindsey   

Volver arriba Ir abajo
 
La tienda de Lindsey
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Tejado de una tienda de contenido desconocido.
» Owl city -Tienda de Manga y videojuegos -Privado Yata Misaki
» Una tienda de dulces ||Mitsuko Yoshioka||
» Tienda New Era: Complementos Naufragio.
» La tienda con maniquíes [Priv. Airi Ratoleia]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Otras ciudades.-
Cambiar a: