InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Vie Feb 08, 2013 7:04 pm

7 de Febrero. 10:00 AM
Berlín.

Me encuentro una vez más, caminando sin rumbo fijo, en el lugar conocido como Alexanderplatz en Berlín, la ciudad en la que he estado trabajando por alrededor de medio año. Los pacientes a los que he atendido me pagan lo suficiente como para pagar el alquiler de un departamento con vista a las ruinas del antiguo Muro, por lo que no tengo absolutamente nada de lo que quejarme... Aunque en realidad casi nunca me quejo de nada.

Mientras paso por la parte de afuera de un Burger King medito acerca de los pacientes que he atendido ultimamente. Los últimos cinco fueron todos niños de entre 9 a 14 años, con problemas respiratorios, uno de ellos requiere ventilador artificial por lo que lo derivé al hospital... El invierno aquí en Berlín ha sido algo de veras azotador, por lo que ya considero algo muy normal que a algunos niños les de algún tipo de Infección Broncopulmonar al no saber cómo cuidarse; siento algo de pena por ellos.

Han pasado tres días desde aquél, y mi teléfono no ha sonado ni por si acaso. Y sería un día tan malo como los otros, de no ser porque hoy tengo que visitar a un paciente que en la semana pasada le diagnostiqué gastritis y le recomendé tratamiento homeopático (cosa muy poco común en estos días), por lo que hoy iría a ver cómo avanza su mejoría. Pero lo aparentemente malo es que la visita está programada para las 16:00 hrs. y sólo estaré ahí aproximadamente 15 minutos, por lo que el resto del día será no hacer absolutamente nada... podría ir a nadar a la piscina olímpica, total, está techada y todo, pero producto de que hemos tenido muchas precipitaciones, nieve que cae hasta por si acaso y vías bloqueadas, se me quitan hasta las ganas.

Miro el cielo... está completamente nublado, dentro de poco comenzará a nevar una vez más, y en las calles, a pesar de que a esta hora hay mucha actividad, no se ve a mucha gente caminando por esta plaza... Un par de ejecutivos conversando acerca de sus negocios mientras cruzan la calle, una señora muy elegante paseando un perro, el camión de la basura que pasa todas las mañanas a esta hora por esta plaza y un viejo de un kiosco enfrente mío recién colocando los diarios de hoy en su vitrina, pero no se ve a nadie más.

Empieza a hacer frío, reviso mis bolsillos y saco unos cuantos euros. Perfecto, me alcanza para un café con leche y unas tostadas en el Bahnhof, a media cuadra de donde estoy, por lo que cogiendo mis cosas, me dirijo a hacia allá a toda prisa, cuidando de no toparme con ningún transeúnte de manera imprevista.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Mar Feb 12, 2013 10:46 pm

De improvisto se escucharon algunas palabras de sobresalto entre los transeúntes que caminaban por aquella acera al ser tropezados por una figura bastante veloz, y detrás de ella, a lo lejos se escuchaban personas gritando en su idioma propio que la detuvieran pero nadie se dignaba a reaccionar ante los gritos de las figuras de autoridad que intentaban detener el escape de la ágil ladrona. Cuando parecía haber salido del tumulto corrió un poco más rápido, con su mano izquierda apoyada sobre su abdomen y con la derecha sosteniendo un tubo de plástico en el cual se encontraba la pintura por la cual había decidido viajar desde el Nexo hasta Berlín.

“Esto no salió como esperaba.” Aquellas palabras cruzaron sus pensamientos, recordando como momentos antes los guardias de seguridad de aquel museo no dudaron en disparar múltiples ráfagas de balas hacia su femenina figura, en vez de sólo intentar detenerla o atraparla como solían hacer los miembros del Regeln, tan prepotentes que no lanzaban ataques mortales contra ella, pensando que el enorme poder que ostentaban era suficiente para impedir actos vandálicos en su ciudad o para detener los mismos sin necesidad de saldos fatales, tan sólo buscando atrapar a las personas con vida y así restregarles en la cara la autoridad que poseían y los recursos en sus tropas que tenían, bajando el autoestima de quienes atrapaban al hacerlos sentir que cualquier esfuerzo, por muy intenso que fuera, de irrespetar las normas y reglas que ellos habían establecido era inútil.

Perdida entre sus cavilaciones no logró divisar antes de tiempo a aquel hombre que caminaba por las calles de esa ciudad y tropezó con él, cayendo hacia al frente al perder el equilibrio y por la forma y la velocidad en la que iba, haciéndolo caer también al suelo, quedando sobre la figura de él y colocando como reflejo sus manos a ambos lados del cuerpo del hombre sobre el suelo, guardando una distancia prudencial y dejando ahora sin presión la herida de su vientre, que empezó a sangrar nuevamente, derramando aquel líquido carmesí sobre el desconocido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Miér Feb 13, 2013 5:15 am

Más era la prisa que tenía que el cuidado con no toparme con nadie, cuando de sopetón choqué frontalmente con alguien y caímos al suelo. En una especie de reacción reflejo cerré mis ojos e coloqué mis antebrazos para atrás con tal de amortiguar la caída, afortunadamente no fue tan grave el golpe.

- Pass auf, wo du gehst!!! (¡Fíjate donde caminas!) - Exclamé mientras abría lentamente los ojos y descubrí a una joven mujer vestida con un traje de cuero ligeramente apretado que se llevaba las manos al vientre y que por la expresión de su rostro se le notaba nerviosa y agitada.

Me puse en pie de un salto, en un principio pensé en acercarme a ella, ofrecer mi mano para levantarla y preguntarle si se encontraba bien, pero me dí cuenta que eso sería algo estúpido, más aún cuando noté que mi bata se había manchado con sangre. "Esto va mal", pensé y rápidamente me acerqué a la chica.

Por sus facciones pude notar que era extranjera, por lo que no iba a entender nada de lo que yo dijese, a medida que me ponía junto a ella y me agachaba para ver su estado, descubría que las cosas iban de mal en peor. Le eché un rápido vistazo al vientre... ¡Maldición! Herida de bala, y no para de sangrar... si la chica se sigue moviendo y retorciéndose de dolor puede que la bala comprometa su sistema digestivo y que los jugos gástricos al contaminarse con la pólvora le hagan reducir su tiempo restante de vida a sólo treinta minutos.

Rápidamente mi cabeza empezó a razonar. Tenía muchos elementos en contra, pero contaba con muchos otros a mi favor. Iba a nevar en cualquier momento y eso podría ser perjudicial, por lo que necesitaba un lugar fresco y seco; conozco uno que esta cerca, pero está a diez minutos de Alexanderplatz... ¡Gracias a Dios que en mi maletín tengo los implementos necesarios para operar en emergencias como ésta! Tenía que actuar rápido, por lo que perdería segundos valiosos si preguntaba a la chica si la podía ayudar, eso NO, soy un profesional y en casos como este debo ayudar desinteresadamente, sin preguntar ni rechistar.

Cogí a la chica en mis brazos y la ayudé a sentarse mientras decía en el mejor español que un alemán podría hablar:

- Relájese, Fraulein. La ayuda ya está aquí, espero no le moleste cortar algo de su traje.

En un abrir y cerrar de ojos saqué mi bisturí, su filo podría perfectamente cortar el cuero del traje de la chica. Esto era estrictamente necesario para tener un espacio amplio y claro para visualizar la herida, limpiar y desinfectar la superficie (lo que me dará algo de tiempo) y luego colocar un vendaje alrededor de la herida para hacer presión y detener la hemorragia mientras encuentro un lugar para que pueda extraerle la bala sin problemas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Miér Feb 13, 2013 2:55 pm

Sintió como aquel hombre la levantaba y luego la dejaba sentada y su ceja se arqueó por un instante, y al notar la bata de aquel hombre pudo fácilmente catalogarlo y saber su profesión, además que el maletín que el hombre llevaba lo delataba también y cuando aquel sujeto sacó su bisturí y empezó a cortar su traje para despejar espacio, sus manos por reflejo fueron llevadas a las de él, intentando sujetarlo y detenerlo. –Hey guapo, no tan rápido.- Dijo en tono bajo, observando seriamente el rostro ajeno y tratando de evitar que se acercara con ese afilado objeto, a pesar de que sus instintos le decían que no era una persona peligrosa ni que intentara hacerle daño.

Algunos gritos a la lejanía le indicaban a la ladrona que los hombres que la perseguían estaban atrapados por la multitud que caminaba en dirección contraria a donde ellos se dirigían, por reflejo sujetó con más fuerza el tubo plástico que contenía el motivo de su persecución y aquellas personas no parecían de esas con las que se pueden dialogar. “Países diferentes, culturas diferentes” meditó aquella mujer y se levantó, aún sujetando la mano con el bisturí de aquel hombre y le susurró. –No aquí ¿Conoces algún otro lugar donde estemos solos?- No sabía si aquel desconocido estaría dispuesto a correr con ella sabiendo que la estaban persiguiendo por algún crimen del cual seguramente no tenía idea, él podría pensar que era una asesina y no querer ayudarla, y una mano amiga en ese momento no le iría tan mal, además de que por su condición y su raza aún aguantaba un poco más de esfuerzo físico, el suficiente como para salir de allí.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Miér Feb 13, 2013 5:57 pm

La mujer me detuvo en seco y me dijo que no fuese tan rápido y que no era preciso hacer todo en ese lugar. Tiene razón, y es bueno que desconfíe. No a cualquier persona con un bisturí en la mano le dejas que te eche un dedo encima sin antes preguntar, pero, ¿por qué toma una medida tan extrema como ésta?

- Necesito detener la hemorragia por un tiempo y desinfectar la superficie de su herida, será sólo un par de minutos. - Dije entonces, pero de repente me asaltó a la cabeza esta pregunta: ¿Cómo y por qué le han disparado? Mi pregunta obtuvo respuesta rápida, en la lejanía se escuchaban unos gritos... La policía gritaba despavoridamente acerca de una ladrona que se les había escapado; no cabía duda, la "ladrona" era la chica a la que estaba a punto de operar.

Yo personalmente había atendido a algunos ladrones, traficantes y asesinos en el pasado, que habían acudido a mi clínica por heridas de distinta gravedad, cortes, magulladuras, heridas de bala, miembros mutilados, etc... En mi calidad de profesional médico no es propio de mí involucrarme en las vidas personales de otros individuos y en el caso de la ladrona que aún se seguía desangrando no indagaría sobre sus asuntos ni mucho menos se me ocurriría preguntar por el curioso rollo que con tanta fuerza vi que sostenía en su mano.

Mucho menos iba a ser su cómplice, pero tampoco iba a estar trabajando en medio de la calle y a vista y paciencia de todo el mundo, y con los policías encima, sería algo complicado y esta persona podría morir. Era mi deber ayudarla, independiente del mal o bien que haya hecho. Esa es la clave de un verdadero profesional.

Miré rápidamente hacia ambos extremos de la calle. Más adelante por la misma calle que se dirige al café donde tenía pensado ir en un principio y que deberá esperar por esta emergencia, se encuentra un callejón. Rápidamente tuve la idea de llevarla allí y escondernos detrás de los contenedores de basura. Conozco bien la manera de trabajar que tiene la gran mayoría de los policías aquí en Berlín, y si bien para disparar a diestra y siniestra son buenos, para las pesquizas son bastante estúpidos.

- Venga conmigo, la ayudaré a levantarse. - Dije entonces mientras guardaba el bisturí y me colocaba al lado de ella, ofreciéndole mi brazo para cargarla y sacarla de aquí cuanto antes - Por aquí no nos verán, luego la llevaré a un lugar seguro donde podré extirparle la bala con mayor seguridad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Jue Feb 14, 2013 12:59 pm

Ella aceptó gustosa el brazo, observándolo con algo de impaciencia ya que le urgía salir de aquel lugar lo más rápido posible, ya que las personas que la perseguían aún estaban atrapados entre el tumulto y si ella lograba desaparecer en aquel momento, le perderían el rastro y a pesar de que la habían atacado y la perseguían, fue lo suficientemente rápida y astuta para no dejar que su rostro quedara grabado en ninguna cámara, así que sólo un cambio de vestuario y podría salir perfectamente a la calle sin temor a que alguien la reconociera, ya que ninguno de sus perseguidores había siquiera visto el dorado de sus pupilas.

-Vamos, vamos guapo- Le insistió al doctor, intentando apresurarlo, sin saber realmente a donde él se dirigía y la llevaría, confiando en el buen juicio de aquel desconocido y las buenas intenciones que sospechaba que tenía por su expresión profesional y por la bata que lo identificaba y diferenciaba como médico. Su mano volvió a la herida en su abdomen, presionando ligeramente esta para que no siguiera saliendo sangre de aquel agujero y con una expresión ligeramente amargada, ya que su poder de regeneración tardaría un poco y aquella bala incrustada en su organismo era lo que más le impedía usar la habilidad mágica que poseía y a pesar de que aquel hombre parece bastante amable, su orgullo y naturaleza le harían preferir curarse ella misma.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Jue Feb 14, 2013 5:45 pm

La chica aceptó gentilmente mi brazo y rápidamente nos pusimos en marcha, luego me pidió que me apresurara y accedí sin chistar. El lugar que pensé no estaba muy lejos de allí por lo que no tuvimos ningún percance en el camino. Ya al llegar senté a la paciente con mucho cuidado en el suelo con su espalda apoyada en la pared, antes de empezar miré hacia ambos lados para asegurarme de que no hubiese ningún policía o persona cercana que pudiera delatarnos, estaba de suerte, sin moros en la costa ni ruido alguno de pasos o gritos, suspiré aliviado.

Pero entonces miré hacia el cielo y noté que ya los primeros copos de nieve, minúsculos e inofensivos, comenzaban ya a caer; lo que daba una obvia señal de que debía apresurarme, porque el ambiente húmedo y frío del lugar podría ser perjudicial para mi ahora paciente. Era la hora de actuar y debía hacerlo ya, así que sin más preámbulos saqué nuevamente el bisturí y abrí mi maletín en busca de antiséptico, alcohol desinfectante y vendas mientras dije:

- Será mejor que vea esa herida cuanto antes.

Ya con los implementos en el interior de mi maletín y al alcance de mi mano me dispuse a trabajar, recorté un cuadrado del traje de la chica alrededor del área que cubría la herida lo suficientemente grande para poder visualizarla. La sangre aún brotaba pero en menor cantidad que al principio, aunque no dejaba de ser mucha, y además, descubrí por la cantidad de agujeros en su costado izquierdo que eran en realidad dos impactos de bala, uno en el costado de su abdomen, casi topando la pelvis, y la otra ubicada a unos cuantos milímetros de la última costilla, lo que me imagino que debió haberle causado un dolor insospechado al penetrar por su cuerpo.

- ¡Mein Gott! (Dios mío) - Exclamé de la impresión, cualquier ser humano común y corriente no hubiera sobrevivido a heridas como estas ni haber aguantado tanto, por lo que pensé que la ladrona poseía una habilidad de resistencia enorme, añadido a lo que quizás podría deberse a un buen entrenamiento físico. Limpié entonces de sangre la superficie de la herida con alcohol desinfectante y pude entonces ver más claramente los agujeros de bala que tenía incrustados - Afortunadamente las balas no entraron tan profundo, eso es una buena señal.

Una vez limpia la herida, procedí a sacar un par de sobres de antiséptico en polvo junto a una pequeña toalla de mano que ofrecí a la chica con estas palabras:

- Este antiséptico en polvo es muy efectivo, lo usaban los soldados americanos durante la Segunda Guerra. Le será útil para desinfectar las venas y arterias comprometidas e impedirá el paso de los elementos nocivos de las balas a través de su sistema circulatorio. - Y mientras abría uno y le extendía la toalla añadí: - Le advierto que le producirá un ardor insoportable, así que colóquese esta toalla en la boca y cuando sienta dolor, muérdala con fuerza, eso ayudará a ahogar los gritos.

Y sin más palabras, procedí a aplicar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Vie Feb 15, 2013 9:56 am

Ella atendió solícitamente todas las instrucciones verbales y no verbales que aquel hombre le daba, se dejó sentar con la espalda apoyada en la pared y cortar su traje, se dejó limpiar y estudiar pero al momento que él le ofreció la toalla para colocársela en la boca arqueó una de sus finas cejas, observándolo perpleja y decidida a no usar aquel implemento, ella era una felina y había tenido heridas peores, hechas por aquellos orcos que decidía cazar por diversión y también el día que escapó de las prisiones del Regeln tuvo que soportar mucho más dolor que aquel, por lo que su orgullo le impidió tomar la toalla.

En breves segundos se arrepintió, al sentir aquel ardor en las heridas que le hizo soltar un ruido inhumano, una mezcla de maullido, bufido y gruñido felino que a pesar de su alto volumen, se perdió casi todo en la garganta de la mujer pero pudo ser perfectamente escuchado por el médico por la cercanía de su cuerpo con el propio. A pesar de eso se intentó mover lo menos posible y fueron las uñas de su mano libre, la que antes sólo presionaba su herida, las que se clavaron en sus guantes de piel, protegida su mano por aquel material y así evitando hacer ruido alguno y lastimarse más, tratando de mantener su rostro lo más impasible posible ya que era una criatura orgullosa, la cual no se permitió siquiera cerrar sus ojos o mostrar algún signo de dolor luego de su primera reacción involuntaria.

Escuchó con su agudo oído como los hombres que la perseguían llegaban hasta la calle donde antes se encontraba, se preguntaban entre ellos donde podría estar aquella ladrona y tomaron una calle totalmente opuesta a donde ella y el doctor se encontraban, para la suerte de ambos, alejándose de aquel lugar a paso rápido. Su mirada involuntariamente se posó en el objeto de su otra mano, aquel tubo alargado y negro de material plástico que contenía dentro una obra de arte que aquella obstinada galería se había resistido a venderle a su asesora, a pesar de las cuantiosas ofertas que realizaba por ella. Suspiró un poco molesta por la falta de caballerosidad que mostraron los guardias al atacar a aquella dama, ya que a pesar de saber que su oficio no era bien aceptado en ninguna ciudad (más bien su pasatiempo) pensó que siempre saldría bien librada de todas las situaciones. Cuando consiguió acostumbrarse a la dolorosa sensación de dolor observó el rostro del hombre que frente a ella se encontraba y lo estudió, concluyendo que era un humano.

-Entonces guapo, a pesar de no parecer un especialista en veterinaria te manejas bien.- Dijo mostrándole una felina sonrisa y observándolo con curiosidad, ya que a pesar de que su cuerpo lucía como el de una humana cualquiera, suponía que un especialista en medicina como él notaría que su sangre tenía un espesor distinto, incluso un color distinto y que el cuerpo de un humano común no hubiera soportado heridas de aquel calibre. –No es la primera vez que atiendes a un felino, ¿Cierto? Cuéntame de tus experiencias pasadas, me mata la curiosidad.- Ignoraba que aquel hombre no conocía de la existencia de otras razas ni de otros planos, ya que de la ciudad donde provenía era un conocimiento básico y hasta era poco razonable que no se supiera de cada raza y de donde era originaria. A pesar de que había vivido mucho tiempo en una selva antes de ser capturada y llevada al Nexo, aquel pueblo al que decidió atacar parecía detenido en el tiempo algunos siglos antes y aquella ciudad, Berlín, parecía bastante avanzada, lo suficiente como para que la mujer pensara que todos sabían a que se refería.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 5:18 am

Luego de aplicar el antiséptico, comencé a preparar los vendajes y colocarlos alrededor de la herida, presionando fuertemente para detener temporalmente la hemorragia, ahora que la muchacha me decía con sus propias palabras que no era una humana común y corriente mis dudas se disiparon, el espesor de su sangre, su agilidad y resistencia sobrehumanas y la prueba concluyente al oír ese agudo maullido... ¿Será acaso una de esas "Criaturas Extraplanarias" que el anciano juez del Regeln me confesó antes de fallecer que existían?

- Vaya, ahora lo entiendo... Eres un ser extraplanario de los que se rumorea que existen en el Nexo. Es una lástima que nunca haya estado en ese lugar, hallaría cosas increíbles. - Luego de que me asegurara de que el vendaje estuviera bien colocado, guardé todo en su lugar y saqué mi teléfono móvil y añadí: - Llamaré a un amigo de la facultad que vive a 10 minutos de aquí, tiene su consulta médica en su propio departamento, podré extirparte las balas con mayor tranquilidad y podrás descansar hasta que las cosas se calmen un poco. No te preocupes, sabrá mantener la boca bien cerrada y te doy mi palabra de que guardaremos tu secreto de manera profesional siempre que no nos involucres en ello, nosotros sólo haremos nuestro trabajo.

Y así, busqué en mis contactos y seleccioné a mi viejo amigo de la facultad. Hans Kemmerich es un cirujano al igual que yo, y me ha ayudado en muchísimas ocasiones cuando tuve que hacer operaciones de urgencia. Es un buen amigo mío, sólo que con gustos muy raros en el sentido que tiempo atrás supimos el día de nuestra graduación que era homosexual y que le gustaba el sadomaso. Una vez que contestó, coloco el altavoz a un volumen moderado para que la chica y yo podamos escuchar.

- ¿Aló, Hans?

- ¿Albert? ¡Ay, vaya forma que tienes de despertarme! ¿Sucede algo?

- Estas no son horas de dormir, colega. Necesito tu urgente ayuda.

- ¿En qué problemas te metiste esta vez?

- Ninguno en particular, tengo una paciente, dos heridas de bala en el vientre y en el costado izquierdo respectivamente y mucha pérdida de sangre, necesito que me prestes tu consulta rápido.

- Bueno, ya sabes que siempre tengo todo listo y preparado para trabajar, ¿tu paciente está grave? Porque puedo ir a recogerlos en mi moto con cubículo lateral, estaré allí en 3 minutos, ¿aguantarán?

- Lo que sea para ganar tiempo valioso. ¡Apúrate!

Luego de colgar me arrodillé junto a la muchacha, ya la nieve estaba comenzando a caer furtivamente. Me quité mi bata, bastante abrigadora y se la coloqué encima a la paciente para que no le diera frío. Si bien lo grave había pasado, mientras las balas siguieran en su cuerpo sus probabilidades de morir seguían siendo altas, por lo que cerré un poco mis ojos y suspiré, como suplicando a Dios que nos diera fuerzas a ambos para resistir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 1:40 pm

Sus ojos se abrieron demostrando sorpresa cuando escuchó las palabras de aquel médico y no dudó en contestarle. -¿No conoces el Nexo? Vaya vaya, si en algún momento te decides a pasar por esa ciudad, puedo darte alojamiento en mi humilde hogar.- Sonrió felinamente al decir la palabra humilde, ya que su mansión era todo menos eso y asintió para darle a entender que estaba de acuerdo con que se comunique con uno de sus colegas, ya que empezaba a confiar en el hombre que estaba frente a ella. Escuchó la conversación en silencio y al terminar la misma notó como el hombre se arrodilla a su lado y amablemente le ofrecía su bata para protegerla del frío.

Aquel gesto la tomó por sorpresa y al escuchar su suspiro su mano se movió con suavidad hasta una de las de él, posándola delicadamente sobre la misma y observándolo para agregar. -Tranquilo guapo, no me va a pasar nada, estoy bien.- Sabía que lo más complicado de su estado eran aquellos objetos metálicos incrustados en su carne, ya que en el momento que fueran extraídos de su organismo, su poder curativo propio de la raza a la que pertenecía se encargaría del resto del proceso de sanación y de dejarla en perfectas condiciones nuevamente, pero también estaba consciente que tenía que darse prisa y de que además aquel hombre nunca había tratado con alguien de una especie diferente a la suya, a pesar de que siendo felina le había dado un trato bastante adecuado y por ende entendía la preocupación que sentía por su estado, ya que seguramente un humano común y corriente no habría aguantado aquellas condiciones climáticas con esas heridas que poseía la mujer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 5:35 pm

La felina paciente ya empezaba de a poco a tenerme confianza, eso era buena señal, incluso hasta me ofreció alojamiento en su hogar en el Nexo. Puede que sea su manera de darme las gracias, y eso es normal para mí, ya que debido a que opero por un aporte voluntario hubo pacientes que hasta me han invitado a comer, pero en este caso fui un poco más humilde y desinteresado al decir:

- Aceptaría encantado su invitación como humilde muestra de agradecimiento y como pago por mis servicios, pero lo mejor será que nuestros caminos se crucen lo menos posible, usted debido a su trabajo debe pasar por muchos peligros, y a un pobre médico caído en desgracia no le vendría nada bien ser su cómplice.

Esto último lo dije con una leve sensación de tristeza al recordar fugazmente el incendio de mi clínica hace algunos años...

Luego de ofrecerle la bata, pude notar como la chica se daba cuenta de mi preocupación, y tomando suave y delicadamente mi mano me inspiró calma y tranquilidad. Entre una mezcla de asombro y curiosidad la miré fijamente a los ojos y una explosión de sinceridad brotó de mi al decir:

- No puedo creer con la seguridad que te tomas cosas como esta... Cualquier paciente que he tenido, si tuviera que pasar un momento como éste, en estos minutos estaría lleno de miedo y rogando por su vida, en cambio tú, te lo tomas con tanta calma... por no decir que te lo tomas bastante a la ligera. Y no es porque seas una "felina" como te haces llamar, sino porque tu fuerza de voluntad es tan grande que pareciera que le rugieras a todo el mundo "¡Voy a vivir, hijos de perra!".

Después me solté de la mano de la chica con la misma suavidad que ella me la había tomado y me puse de pie, al mirar hacia el exterior del callejón pude divisar a Kemmerich, que ya me había visto (imposible no reconocerme con mi cabellera) y me esperaba en su moto. Rápidamente le hice una seña a la muchacha y rápidamente la ayudé a levantarse.

Mientras íbamos hacia allá una duda asaltó mi mente, una duda que era vital para el historial médico, por lo que sin pensarlo dos veces, le dije a la felina:

- Ah, por cierto... aún no sé tu nombre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 6:42 pm

Al escuchar la tristeza que impregna las palabras del hombre lo observa con mayor atención -¿Caído en desgracia?- Cuestiona con interés y da una pequeña carcajada ante la preocupación del médico por el oficio de ella, porque ella no sabe de la falta de recursos de él, ya que en ese caso de buena gana le apoyaría en la reconstrucción de la misma con parte de la enorme cantidad de dinero que posee en herencia y agrega –No creerás que hago esto para vivir ¿Cierto? Es sólo un pasatiempo- Una sonrisa se forma en sus labios al decir aquello, ya que es prácticamente irreconocible cuando esta vestida de otra manera, además que la fortuna que posee gracias a su difunto esposo es lo suficientemente cuantiosa para no tener que trabajar ni hacer más y poder vivir a todo lujo.

Ante la muestra de apoyo a su fuerza de voluntad por parte de él una sonrisa más felina brota y apenas ríe otro poco, muy ligeramente como la primera carcajada, sabiendo que tampoco puede subestimar aquellas heridas que posee. Cuando el doctor vuelve y la ayuda a levantarse se pone de pie y camina junto a él, moviendo su mano apenas para que aquel tubo de plástico quede sujeto por un gancho que su cinturón posee, intentando no tener que apoyarse en el caballero para andar, ya que sigue siendo bastante orgullosa a pesar de la confianza que le ha tomado al hombre y sonríe ante sus últimas palabras. –Catherine, pero llámame Cat. ¿El tuyo?- Dirige su mirada hacia él al preguntarle aquello, desviándola del otro hombre que posee el vehículo en el cual ambos van a transportarse, sin siquiera hacerle caso a la duda que la asalta de cómo van a transportarse los tres en aquella moto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 8:15 pm

"Así que su nombre es Catherine, buen nombre para una "Gatúbela Contemporánea"", pensé luego de todo lo que me dijo sobre lo de que su "oficio" en realidad era un pasatiempo, para que vea que en realidad hay mucha gente con gustos extravagantes.

- Un placer atenderte, Cat - Contesté -. Yo soy el Dr. Albert Balkenhol... seguramente habrás oído de mí en las noticias.

Llegamos finalmente a la moto, era una Harley traída desde América con un asiento acoplado al costado derecho que más bien parecía un carro con un asiento enganchado bastante cómodo. Hans al vernos se bajó de un salto y quitándose el casco dejó ver su crespa cabellera marrón y sus ojos azules que denotan seriedad y con una sonrisa nos guiñó un ojo a ambos, como si supiese que llegaba en el mejor momento. Inmediatamente reclinó el asiento del cubículo hacia atrás y una vez que se aseguró de tenerlo listo, me hizo un gentil y algo amanerado ademán para que recostara a Cat allí. Dicho y hecho, la felina cabía perfectamente, pero faltaba yo.

- ¿Y yo dónde me siento, Hans? - Le pregunté.

- Hummm... detrás mío. - Respondió al tiempo que nuevamente me guiñaba el ojo de forma que me hizo sentir bastante incómodo, pero afortunadamente Kemmerich suavizó las cosas añadiendo: - Tranquilo, Albert, sólo bromeaba con lo último. Los llevaré hasta allá en un santiamén.

Y con estas palabras, subimos al vehículo y partimos lo más rápido que pudimos. Pero en el camino, mi amigo comenzó con algunas preguntas:

- ¿Fue mucha la pérdida de sangre como para realizar una transfusión?

-No demasiada... Es más, no creo que sea necesaria una transfusión, yo creo que más bien necesitaría una "transferencia". Dije, camuflando un poco la verdad, no quería que mi amigo supiese también que mi paciente era una felina... al menos no todavía hasta que por lo menos Catherine quiera decírselo... Igual trataría de no usar sangre, ni humana, ni animal, ya que los felinos tienen un nivel de recuperación sanguínea mejor que el de los humanos. - Mira, cuando lleguemos a tu departamento hablaremos sobre esto.

Y así, la moto salió de la autopista principal y tomando un par de desvíos, se metió velozmente por un callejón hasta doblar por una calle de un barro de apartamentos ordenados por hileras. Ya casi llegábamos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Lun Feb 18, 2013 8:51 pm

Observa con curiosidad al colega dueño de la motocicleta pero decide no hacer mayores preguntas, tan sólo abre sus labios para musitar un –entonces Albert, muchas gracias por tu discreción y colaboración.- Camina lentamente hasta el vehículo y se deja subir y recostar en la cabina adjunta a la Harley, sin hacer mayor drama ya que a pesar de que la posición era bastante cómoda, le molesta un poco verse tan débil pero incluso era lo mejor para que nadie la reconociera.

Escucha en silencio la conversación de aquellos dos hombres, e intuye los gustos del amigo del doctor por sus guiños, movimientos y comentarios, pero también logra suponer que aquel médico no comparte los gustos de su colega por las reacciones que tiene ante aquellas actitudes. A pesar de que sabe que sólo necesita que extraigan las balas de donde se encuentran, ya que su proceso regenerativo se puede encargar tranquilamente del resto del proceso, espera que aquel gustoso caballero que ha decidido ayudarla lo sepa sin que ella tenga que decírselo, ya que él ha podido comprobar por sí mismo su excelente condición física y su resistencia, mucho mayor y muy diferente a la de cualquier paciente que seguramente haya tenido.

Su vista ahora se dedica a observar las calles por las que transitan a suma velocidad, trazando mentalmente una ruta de escape provisional por si las cosas no salen como lo planeado, ya que aunque orientándose es muy buena, no conoce aquella ciudad tan bien así que mínimo está atenta para saber por dónde se mueven y como tiene que moverse ella si tuviera que salir sola de aquel lugar a donde se dirigen por lo menos para llegar donde antes se encontraba. Estudia los apartamentos que se encuentran en la calle donde ahora se desplazan con algo de curiosidad y en ese momento las palabras del médico hacen un poco de ahínco en su mente “seguramente habrás oído de mi en las noticias…” No suele ver televisión por lo que era improbable que hubiera escuchado de él por ese medio, pero ya luego cuando estuvieran nuevamente solos le preguntará por qué motivo salió en las noticias, ya que seguramente está relacionado al motivo por el cual el mismo se considera un medico caído en desgracia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Mar Feb 19, 2013 5:07 am

Una vez que llegamos al lugar donde vivía Hans, procedimos rápidamente a sacar a la paciente. Previamente y como manera de pasar desapercibidos ante la vista de cualquier vecino demasiado curioso, le hice una seña a Catherine para que siguiera el juego y tomándola yo de las piernas y mi amigo de los brazos, la entramos por el edificio y subimos las escaleras hasta el tercer piso, precisamente hasta una puerta con el número 303 en ella.

El interior lucía como siempre, como una clínica privada llena de lujos algo exóticos como para que un simple médico cirujano pudiese contemplarlos. Había una extraña mezcla de aromas entre pasas al ron del desodorante ambiental y el antiséptico que cubría la sala de operaciones a la que entramos. Colocamos cuidadosamente a Catherine sobre una amplia y cómoda camilla e inmediatamente salí al exterior de la habitación pescando bruscamente a Hans del brazo.

- Hans, sé que esto posiblemente se salga de nuestra especialidad, pero, ¿serías capaz de guardar un secreto? - Le pregunté en voz baja una vez afuera.

- Claro, lo que sea por un amigo.

- ¿Has estado alguna vez en el Nexo?

- ¡Pero por supuesto, amigo! Tengo amigos en la comunidad gay que son de allá y dicen ser "elfos"

Esas palabras de Kemmerich ya eran muy buena señal, al menos sabía que existían seres extraplanarios en este mundo, y con eso podría bastarme, pero para estar seguros...

- La paciente que estamos a punto de operar es de otro plano, posee cualidades sobrehumanas, no te diré qué es, ya que no me está permitido decírtelo bajo secreto profesional, pero te pido que me asistas en todo lo que necesite.

- Cuenta conmigo.

Y dicho esto, volvimos a entrar, colocándonos detrás de un biombo la ropa necesaria para realizar la operación, luego lavando y desinfectando nuestras manos y por último colocándonos guantes y mascarilla. Lo primero que debíamos hacer era colocar anestesia, pero como ignoraba cuánta cantidad podría ser necesaria para un felino para dormirlo me acerqué a Cat con la mascarilla de gas anestésico y le dije:

- Haremos una pequeña prueba, Cat. Necesito antes de operar colocar anestesia, así que pondré esto entre tu nariz y tu boca y quiero que cuentes de diez hacia atrás, ¿entendido?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Mar Feb 19, 2013 1:11 pm

Observó con atención el edificio al que ingresaban y cuál fue la ruta recorrida para llegar hasta él y como el doctor le indicó, se dejó llevar por ambos hombres sin siquiera chistar y se dejó mover hasta la camilla de aquella sala a la que la ingresaron, afinando su sentido del oído para intentar escuchar lo que los hombres hablaban afueran, apenas captando retazos de la conversación los cuales armó en su cabeza para hacerse una idea general de lo que conversaron y saber si luego de la operación tenían la intención de entregarla a las autoridades de su ciudad, pero logró sentirse segura al no captar palabras claves que pudieran indicarle aquellas intenciones, por lo que cuando ambos médicos volvieron a la sala, le dirigió una sonrisa a Albert y asintió confirmándole al hombre que entendió lo que le explicó y que estaba dispuesta a colaborar.

-Entendido…- Y cuando colocaron aquella mascarilla en su rostro, posó sus doradas pupilas en aquel caballero y empezó a hacer lo que le indicó. –Diez…- inició el conteo vigorosamente, sin que el gas tuviera aún efecto en ella. –Nueve…- la anestesia empezó a circular por su aparato respiratorio. –Ocho…- su cuerpo comenzó a reaccionar de la forma en que se esperaba, sintiendo primeramente como su respiración se hizo más pausada y calma. –Siete…- su voz se escuchó más aletargada. –Seis…- todas sus extremidades parecieron adquirir un mayor peso y ya la mujer no creía que pudiera moverse. –Cinco…- su mente aún logró con dificultad hacer que aquella palabra escapara de sus labios. –Cuatro…- justo en ese momento la felina cerró sus orbes, dejando que sus párpados cubrieran las mismas lentamente y dejó de contar, ya que su mente la sumió en un estado de inconsciencia parecida a cuando duerme, pero con la diferencia que su cuerpo parece mucho más pesado de lo que es y dudaba que realmente quisiera girarse o siquiera moverse.

El único pensamiento que se mantuvo pese a estar anestesiada es que debía reaccionar si algo distinto a lo planeado ocurría, su instinto de supervivencia no se apagó ni por un instante y su mente intentó mantenerse ligeramente activa, tan sólo para actuar si algo extraño pasaba pero aquello era sin que la felina se lo propusiera, ya que ella confiaba en el hombre que había hecho tanto para ayudarla sin pedirle nada a cambio.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Mar Feb 19, 2013 6:57 pm

Sólo bastaron unos segundos para que la paciente se sumiera en un estado de aletargamiento, y una vez que me aseguré de que así fuera, rápidamente quité la mascarilla y apagué la máquina de la anestesia. Inmediatamente otra máquina empezó a hacer sonar su típico "Piii... piiii... piii..." haciendo notar que su ritmo de pulsación era normal y correspondía a que habíamos anestesiado correctamente a Catherine.

- Excelente, la paciente ha sido anestesiada con éxito.

Mientras tanto, Hans había sacado todo el instrumental necesario de mi maletín y lo dispuso encima de un pequeño mesón y colocándose a mi lado, procedió cuidadosamente a desvestir la parte superior de la vestimenta de la chica, dejando al aire sus pechos cubiertos por un ajustado sujetador y su talle rodeado por las cinco capas de vendaje que coloqué previamente. Al retirarlos descubrí que si bien pude detener un poco más la hemorragia, de las cinco capas, tres estaban completamente manchadas de sangre en la zona cercana a la herida, y además, debido a la enorme pérdida de sangre Catherine empezaba a perder el color de su piel, tornándose cada vez más pálida.

- ¿Está la cámara encendida? - Pregunté a mi amigo, a lo que él respondió con un ligero gesto afirmativo. Era importante guardar un registro en video de la operación realizada, guardada bajo secreto profesional para ser mostrada a futuros estudiantes de medicina previa autorización mía. Ya tendría tiempo de explicarle a Catherine más tarde que si ella lo deseaba, sus datos personales serían guardados de manera confidencial y no serán revelados a nadie sin una autorización firmada ante notario.

- ¡Bisturí! - Ordené a Hans, a lo que respondió enseguida, una vez con mi herramienta en mi mano añadí, hablando a la cámara mientras procedía - Lo que están a punto de observar a continuación es una doble extracción de balas, operación que debe ser llevada a cabo lo más rápido posible. El paciente corresponde a un individuo del sexo femenino cuyos datos no estoy autorizado a revelar. La paciente ha sido herida de gravedad producto de dos disparos de 9 mm. correspondientes a una Heckler & Koch P10, arma reglamentaria de la Policía Alemana recibidas a 6 mm a la derecha del apéndice y a 2 cm. debajo de la última costilla derecha. No existe riesgo vital, pero sí hubo mucha perdida de sangre, por lo que se requiere reestabilización.

Al decir esta última palabra recordé algo que ahora sí que sí necesitaba, Hans tendría que serme útil una vez más, lo que significaba que los momentos iniciales de la operación debía realizarlos a solas con el paciente. El banco de sangre quedaba a unos cinco minutos en moto de aquí, por lo que rápidamente traté de recordar alguno de los textos que leí por pura curiosidad en los cuadernos de mi ex novia cuando estudiaba veterinaria. Afortunadamente la respuesta vino como un rayo hacia mí.

"¡Lo tengo!", pensé, "En los gatos existen 3 tipos sanguíneos: tipo A, tipo B y tipo AB. El tipo A domina sobre el B. En general la mayoría de los gatos son A (98,2%), menos frecuente son B (1,7%), y raramente AB (0,1%). Además hay variaciones en la presentación de los tipos sanguíneos según las distintas zonas geográficas y también si las poblaciones pertenecen a gatos de razas o si son gatos domésticos de pelo corto y/o de pelo largo.

Los gatos de raza presentan el tipo B con mayor frecuencia, por ejemplo los Persas lo presentan en un 20%, y existen otras razas no tan frecuentes en Latinoamerica como el Cornish Rex y el Devon Rex que poseen el tipo B en un 40%, British shorthair 59%... Esta felina podría ser posiblemente de una raza algo exótica, así que debería ser tipo B... ¡Dios, sólo espero que funcione".

Me retiré bruscamente de la sala de operaciones y me dirigí al escritorio de Hans a sacar lápiz y papel. Ante la mirada atónita de mi amigo que no comprendía lo que sucedía anoté rápidamente el tipo de sangre que necesitaba y para el tipo de animal que podría encajar con ella, una vez terminado arranqué la hoja de un tirón y doblándola se la entregué en las manos. No estaba dispuesto a dejar que supiera que era una felina ni mucho menos que era buscada por la ley, ya que yo aún desconfiaba de mi amigo, por lo que enfático le ordené:

- Necesito que vayas urgente y veloz al banco de sangre y le entregues este papel a Doris, dile que vas de parte mía, ella sabrá que hacer. Te suplico como amigo tuyo que NO LEAS EL PAPEL por nada del mundo, ¿está claro?

No me explicó qué cara le pude haber puesto que le infundí algo de temor, por lo que Hans sólo sacudió afirmativamente la cabeza y presurosamente salió de allí, mientras que yo volvía a la sala de operaciones a ver a Cat.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Catherine

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 18/06/2012

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Miér Feb 20, 2013 11:32 am

La felina permaneció bajo los efectos de la anestesia todo aquel rato, ya que el nivel fue perfecto para lograr sedarla y su cuerpo reaccionó de forma estable a todo lo realizado por aquellos médicos, y su ritmo cardiaco permanece bajo un ritmo normal, apenas vagamente consciente de la voz del médico con el que tropezó en su huída de las autoridades alemanas, pero aquello apenas era captado por su subconsciente de forma tal que no pudo reaccionar ni aunque lo deseara. Su respiración era calmada y tranquila y su propio organismo de alguna manera intentó separar aquellos objetos extraños para que no contaminaran la sangre que fluye por su cuerpo también ayudado por aquel medicamento que el hombre le puso en aquel callejón, ese que ardía y era bastante molesto. A pesar de que su rostro palideció su pulso no disminuyó de ritmo ni por un instante, apenas su presión sanguínea bajó ligeramente pero era una reacción normal de su cuerpo ante la pérdida de sangre que la mujer había sufrido.

En algún lugar en el que todavía estaba semi consciente logra notar que el médico sale por unos instantes y luego vuelve, sin saber realmente que lo hizo retirarse y un poco preocupada de que tal vez aquel hombre no tuviera todos los elementos necesarios para realizar aquella extracción de balas de forma exitosa pero que volviera luego de unos instantes hace que su preocupación ceda ligeramente, pero no lo suficiente para sumirse completamente en el efecto adormecedor del sedante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dr. Albert Balkenhol

avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 07/02/2013

MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   Jue Mar 07, 2013 6:33 am

Off: Sorry por la demora, el trabajo, compromisos varios y haber estado sin internet unos dias me han tenido complicado U___U

On: Una vez que me aseguré de que mi colega se retirara volví rápidamente a la sala de operaciones. Catherine aún seguía ahí, parecía dormir plácidamente por efecto de los sedantes y cualquier persona podría estar horas contemplando esa serenidad. Pero en mi caso no, ya que aún tenía mucho trabajo por hacer.

Me acerqué despacio hacia mi paciente y tomé el bisturí al mismo tiempo que acercaba la cámara hacia el lugar de la herida y comencé nuevamente a grabar.

- Como les iba diciendo, lo que haré a continuación será extraer cuidadosamente las balas del cuerpo de la paciente, para eso realizaré un par de incisiones aquí... y aquí. - A medida que iba hablando iba marcando cuidadosamente la zona en una pantalla táctil que tenía al lado y luego comencé a abrir las heridas con mucho cuidado al mismo tiempo que añadí: - Hay que ser muy cauteloso cuando se trata de realizar este tipo de incisiones ya que no quiero pasar a llevar ningún órgano, vena o arteria comprometedora. La idea de esto es hacer que la bala sea un poco más fácil de extraer a medida que se suelte un poco.

Y así fui terminando de realizar las incisiones iniciales, estando pendiente al mismo tiempo de su ritmo cardíaco, su pulso y de cuan estable estaba aún la felina.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]   

Volver arriba Ir abajo
 
La vida es tan corta como una visita médica... [Tema Libre]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Así inicia mi vida como Marine...
» [RPG Maker XP] Recuperar vida y magia al subir de nivel.
» Llegando a Conomi: Una visita a la suegra.
» [FIC -Despertar de Haki-] ¿Que es tan importante como para seguir viviendo?
» Parches...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Otras ciudades.-
Cambiar a: