InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Llegada al Nexo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Llegada al Nexo.   Mar Jun 12, 2012 7:01 pm

Los ojos del ángel terminan por cerrarse en el instante en que nota como la demonio cruza finalmente aquel portal, no esperaba menos de ella aunque tenía la idea de que al menos esperaría o reclamaría antes de hacerlo, sin embargo aquello no fue así se limito únicamente a cruzar el umbral y de la misma manera sus ojos se cerraron dando algunos pasos al frente desviando su rostro abajo para de esa manera terminar por adentrarse de igual manera en el portal con la intención de llegar al destino que tenía planeado, sus ojos permanecen cerrados, no hay mucho que ver en el breve transcurso en el cual se lleva a cabo la transportación al Nexo, sus brazos se cruzan y su andar sigue hasta finalmente sentir como es que su cuerpo atraviesa aquella pequeña brecha la cual conduce a un cuarto oscuro nuevamente que es iluminado por algunos reflectores. Sus ojos se abren finalmente acostumbrándose a la luz y ante ellos lo primero que es visible es el tamaño del lugar, la habitación oscura es muchas veces más grande que aquella de la que habrían salido y de igual manera dispuestos alrededor del portal un numeroso grupo de agentes del Regeln estarían dispuestos a manera de asegurar el portal cual si esperan alguna amenaza.

-Suficiente- expresa en el momento que sus manos bajan cayendo a sus lados desviando su rostro abajo en aquel momento, aun y cuando él es uno de los jueces del Regeln su autoridad en esa base no es total y no es la persona de mayor jerarquía diferencia total con lo que ocurría en la base anterior, sus ordenes o peticiones ahora deben ser habladas pues no puede esperar que las cosas sean hechas de la forma habitual y es por ello que al cruzar termina por adelantar sus pasos hasta situarse al lado de la demonio asegurándose de aquella forma que entiendan que ella es su responsabilidad llevando finalmente su mano diestra al brazo de la chica y su vista inspecciona el lugar para comenzar a caminar esperando que la chica pudiera entender que necesitaba que le siguiera y se mantuviera cerca de él. Si bien es verdad que no existe un lugar más seguro que l Regeln por ahora también es claro que las cosas deben hacerse con cuidado suficiente, sus parpados se cierran y su rostro se mantiene calmado y su respiración tranquila conforme sus pasos se adelantan un poco más en dirección a una sola salida que estaba abierta custodiada por no solo dos guardias del Regeln si no dos imponentes Orcos que mantenían una postura casi estática.

Sus pasos continúan ahora buscando llegar a un largo pasillo para de aquella forma levantar su rostro notando como un pasillo más grande con algunos guardias dispuestos a lo largo de este eran visibles y conforme su andar continua la seriedad en su rostro se mantiene para después de ello reabrir sus labios, -Seguiremos este camino hasta uno de los salones seguros del Regeln donde esperare a que se me entreguen los expedientes que ya había solicitado- menciona esperando que la chica entendiera que esa era la forma de hacer las cosas y sus pasos se detienen finalmente cerca del final del pasillo done gira a la derecha par que una puerta se abra.

Aquella sala era similar a la anterior, un poco más grande y con bastante más luz siendo incluso los asientos más cómodos y la mesa más amplia. El es el primero en ingresar pero esperando que la chica ingresara por voluntad l sitio, para sorpresa del juez en el centro de la mesa habría ya unos expedientes que esperaban por que él los revisara, confirmación de algunas cosas y otra información que su organización conocía no solo respecto a la misión de Inferna si no a la joven, como las diversas veces que habría cruzado al Sild. –Parece que se adelantaron- menciono para acercarse a tomar los expedientes al momento que el sonido de la puerta ras él se escucha cerrar dejando la habitación aislada más aun un tanto vigilada.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Mar Jun 12, 2012 7:33 pm

Su andar se detiene al llegar al otro lado de aquel portal por el cual habría cruzado, esperando al juez mientras mantenía su máscara de resignación y derrota, para que la actuación que mantenía como prisionera fuera bastante creíble. Observa como la figura masculina cruza el portal detrás de ella y como se sitúa a su lado. Observaba aquel enorme salón oscuro con una curiosidad bien disimulada, alternando su mirada entre el rostro del joven y los agentes del Regeln que se hallaban alrededor de ellos, tratando de localizar e identificar los que tuvieran mayor rango que el del juez, ya que podrían darle problemas en algún momento, así que usaba la mirada de él como guía para identificar a sus superiores.

Su brazo no se mueve ni trata de soltarse al momento que el ángel lo toma, sólo finge una expresión de asco y de poco agrado, para que ninguno de aquellos agentes que se hallaban en el cuartel general del nexo pensaran que entre ella y el joven de cabellos blancos había ninguna relación, y ya que aquella sería una reacción normal de una prisionera que es sujetada por su captor, o la de una demonio sujetada por alguien de la raza que es antagonista a la propia.

Su pierna se mueve, dando un paso y dejando que su cuerpo se mueva al ritmo del cuerpo ajeno, siguiendo los pasos del joven y tratando de no mostrar demasiado interés en aquel lugar, ni en los hombres que se encontraban en él, para no alertar a ninguno y que aquello pasara por un procedimiento regular, y tampoco quería que la consideraran una amenaza inminente por encontrarse entre las paredes de aquel cuartel general. Da un pequeño asentimiento con la cabeza mientras continúa siguiendo al ángel por aquellos pasillos, tratando de dejarle claro que había escuchado y entendido las palabras que le había dicho, ya que ella también estaba un poco interesada en aquellos expedientes que él había solicitado, capaz aquella organización manejaba información que pudiera ser de utilidad para terminar aquella misión que había iniciado y que ya iba algo mal, ya había sufrido un ataque en menos de 24 horas.

Su andar sólo se detiene al momento que el hombre también para, ante una puerta y al momento que el joven ingresa, sus pasos vuelven a seguirlos hasta quedar también dentro de aquella habitación, que le recordaba un poco a la habitación aislada del otro cuartel, en la que pudieron tener 15 minutos enteros de privacidad y en la cual había aprovechado de besarlo en contra de su voluntad, tomándolo por sorpresa. Se preguntaba si en aquel lugar también se podría aislar aquella sala, si también tendría algunos minutos para poder platicar por él, para que pudiera decirle que harían a continuación y dejar de estar como un títere, siendo manejada por él y por las circunstancias. Nota como sobre la mesa de aquel lugar se hallaban algunas carpetas, seguramente aquellos expedientes que el juez peliblanco había solicitado al Regeln.

Si bien era cierto que se moría por echarle un ojo a aquella información, no sólo para ver que tenían registrado sobre el dragón, sobre su misión y sobre ella misma. Era algo morboso querer saber como la tenían catalogada, si era una amenaza para ellos, una visitante frecuente, si habían descubierto que podía cambiar de imagen entre otras cosas, lo que quería saber era que tanto sabía el Regeln sobre ella, ya que con aquella información en su poder podría actuar con más o menos cautela en sus próximas misiones en el Sild. Miró las carpetas con algo de curiosidad, preguntándose si Inferna, en el afán de colaborar con el Regeln, hubiera sido capaz de darle a ellos la información de la misión que aquellos hombres estaban realizando, o que motivos les daría para justificar la presencia de Helena en el Sild. No sabía hasta que punto Inferna había mentido o dicho la verdad sobre todo lo que ocurría, la misión de la de cabellos negros y la misión de los agentes a los que ella estaba siguiendo y le gustaría leer la coartada de Inferna para no diferir mucho con esta, ya que no sabía si alguno superior al ángel la quisiera interroga, y ya que la autoridad de él no era la más fuerte en aquel sitio, realmente cualquiera con más rango que él tenía el derecho a hacerle algunas preguntas.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Mar Jun 12, 2012 9:29 pm

El impecable comportamiento de la demonio durante el breve traslado, si es que se podía catalogar de esa manera no pasaría desapercibida por parte del ángel que notaria en el rostro de ella cierta duda o incertidumbre, para él tampoco era un terreno del todo seguro en el cual se encontraban y mas que ello había que tener en cuenta que de todas maneras hasta este momento estarían completamente vigilados entendiendo por ello que su conducta no podía ser distinta aun y cuando hasta este punto sintiera ya algo de confianza para la demonio lo cierto es que ella está ahí en carácter de prisionera lo que la mayoría debe entender como esto de igual manera, sus ojos se cierran y su vista es llevada al expediente que observa con cierto interés al momento que decide finalmente tomarle expediente abriéndolo para depuse mantenerse de pie revisando algunos datos que estaban como confirmados ya por su organización, sus ojos se cierran deteniendo así la lectura por un instante.

-Se puede considerar hasta cierto punto afortunada- menciona con tranquilidad, aquello no era solo por reconfortar a la joven si no porque significaba que estaban al menos ahora seguros de que las cosas que ella había reportado eran verdad, el informe incluía reportes sobre la negativa del dragón a expresarse o sobre la confirmación de Inferna sobre que uno de sus agentes había sido en efecto enviado a una misión a aquel plano así como la sorpresa sobre que aquella misión estaba informada al Regeln como parte del tratado, no de manera completa pero si lo suficiente para confirmar las palabras de la chica, sus ojos se abrieron y su lectura continuaba en silencio al momento que su atención se centro en el lugar en el que se encontraban, sus pies le ayudaron para caminar al borde de la habitación hasta alcanzar un botón el cual oprimió en ese momento para ocasionar que la luz disminuyera y de igual forma que en el anterior cuarto de interrogación estuvieran en un ambiente controlado únicamente por el ángel.

-Lo mejor será que busquemos un sitio donde puedas estar dentro del Nexo, así tendré tiempo para preparar todo para continuar con el plan, por ahora eres prisionera pero el expediente menciona que también eres un agente de Inferna con permiso de estar en este plano, así que podríamos hacer algo por ubicarte en un sitio distinto a las prisiones de esta base- Exclama explicando la situación a la joven y cerrando el expediente que mantiene en su mano izquierda conforme observa a la demonio con cierto interés pero de igual manera con cierto recelo, hasta ahora los datos relevantes sobre los motivos de la chica para estar en aquel plano o incluso su historia concordaba completamente con lo que ella había expresado, uniéndose a la negativa del dragón para desmentir o confirmar la historia de la joven terminaba por convertirse en un serio problema que él no había logrado resolver del todo hasta este momento.

-Por ahora no tengo más cosas por decir, buscare la forma de sacarnos de aquí y de que estés en al menos un lugar mas cómodo- termina de expresar en ese instante para después de ello caminar al centro de la mesa, la política de interrogatorios continuaba siendo la misma lo que significaba que quedaban aun algunos minutos en privacidad aunque uno nunca está seguro de que clase de privacidad o qué nivel real de seguridad existía en ese cuartel, después de todo es difícil que algo se escape de la mirada del Regeln. –Cualquier cosa que digas piénsala dos veces, cualquier acción o reto que se te ocurra poner mientras estemos en esta base medítala tres- sus palabras eran claras y bastante serias al punto de que buscaba dejar en claro a la demonio las intenciones y las precauciones que debían tomar.

-Si hay dudas este es el momento- exclama finalmente levantándose de la mesa para caminar al otro borde de la habitación recargándose en la pared sabiendo perfectamente que pronto se terminaría el tiempo y de no aprovecharse no podría garantizar otros minutos más, al menos no hasta conseguir que sea trasladada a otro sitio fuera de la base del Regeln.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Mar Jun 12, 2012 10:29 pm

Se dedica a observar al joven mientras este lee aquellos expedientes, sus pasos la encaminan hasta una de las sillas cercanas a aquella mesa en la cual toma asiento, sin despegar su mirada del cuerpo masculino que se halla cerca de ella. Mantiene sus labios unidos, ya que sabe que mientras esté vigilada, a pesar de estar segura, cualquier actitud o palabra dicha puede actuar en su contra. Observa como el juez mantiene una expresión tranquila, por lo cual ella misma se tranquiliza, suponiendo que la información enviada por Inferna coincidía con la información que ella misma había dado, eso era algo bueno porque si la organización había mentido en algo, le pudo haber ocasionado problemas a la joven demonio. Escucha sus palabras atentamente, asintiendo en silencio y manteniendo la expresión resignada, como si le estuvieran leyendo sus derechos y al momento que el joven presiona el botón rojo, y aquella habitación queda con las mismas características que las del otro cuartel, supondría que ya el ángel había activado los minutos que podían permanecer aislados.

Al escuchar los planes del joven de cabellos blancos su ceño se frunce y por fin despega sus labios para poder hablar, mientras toda su pantomima de prisionera resignada y derrotada desaparece, aprovechando aquellos instantes de intimidad, por así llamarlo.

-Pensé que iría directamente a Chaos, pero está bien, prefiero un lugar donde me pueda poner cómoda y hablar tranquilamente que una de las celdas de este lugar.- Sus brazos se cruzan sobre su pecho, mientras lo observa con el ceño aún un poco fruncido mientras su espalda se recarga sobre el respaldar de la silla y su cabello negro cae sobre sus hombros, cubiertos por la chaqueta blanca que el juez le había prestado. Su expresión cambia a una de enojo al escuchar la advertencia, ya que le molestaba el hecho de que el joven pensara siquiera que era tan estúpida como para cometer imprudencias en aquel cuartel, e incluso en aquella ciudad, que la subestimara así la decepcionaba pero decidió mejor no responder a aquello y mejor usar el poco tiempo que les quedaba aislados del resto para descruzar sus brazos, que su ceño dejara de fruncir y observarlo con un atisbo de duda.

-¿Vendrás conmigo?- La verdad es que no le hacía gracia la idea de andar con estatus de prisionera en aquella ciudad, con seguramente bastante vigilancia detrás de ella y sin el joven, ya que la autoridad de este seguramente evitaría que otros la estuvieran vigilando, y si alguien tenía que vigilarla, prefería que fuera alguien guapo, y que la vigilara muy de cerca. Su mirada pasa inquietante a posarse sobre los ojos del joven, queriendo que su respuesta sea afirmativa. La verdad es que también le preocupaba como seguirían con el plan, como el joven lograría engañar a su propia organización, a Angels Army y a Inferna y además también le preocupaban nimiedades, como conseguir ropa adecuada para poder infiltrarse en Chaos de manera correcta y por fin ir en pos de aquel expediente clasificado, y usar aquella información para poder rastrear y encontrar a los agentes que por misión debía localizar, y esperando que no tuviera que pelear ella directamente con otro ser de nueva cuenta, ya que a pesar de ser entrenada en peleas, era más su trabajo idear estrategias que estar en el campo de batalla.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Mar Jun 12, 2012 11:41 pm

La respuesta de la demonio era algo que se esperaba, tanto en la manera en la cual preguntaba algo resignada sobre su destino como la duda que era bastante simple de responder y sin embargo el no estaba tampoco cómodo con la situación ni es algo que le alegre del todo, por contradictorio que pudiera parecer incluso para él un juez del Reglen comienza ser un pequeño dilema el dejar a la joven por su suerte sin mencionar el hecho de que no podría tampoco estar en completa confianza a su lado debido a que sigue tratándose de una prisionera o al menos ese es el status que se le ha otorgado por él y por la organización que representa, sus parpados se cierran notándose cierto hartazgo en la manera en que respiraba y las formas en las cuales se expresa para finalmente desviar su mirada a donde la demonio caminando hasta ella para detenerse de frente aprovechando los pocos minutos que aun quedarían de privacidad.

-Considera esta solo un breve interludio en el plan- exclama tratando de calmarle o hacerle entender que todo esto era por simples tramites, incluso el regeln terminaría ayudando al plan que se había trazado y por ello no era algo que tuviera que verse como una amenaza al plan, su respiración se calma completamente y posteriormente su rostro se mantiene tranquilo manteniendo en su mente el conteo de los segundos transcurridos sabiendo que aquel breve momento para sincerarse y respirar terminaría pronto. –Te acompañare, primero porque no puedo dejarte sola en el Nexo y segundo porque mientras estés bajo mi custodia eres mi responsabilidad, eso es bastante claro y por ello no está siquiera fuera de las reglas que hay que seguir.- exclama con tranquilidad levantando la mirada y escuchando un sonido fuerte que era solo el aviso de que quedaban segundos de aquella privacidad. –Por ahora deberemos conseguirte una buena salida para de este lugar- menciona en aquel momento que las luces se encienden nuevamente.

-Bien como agente de Inferna que es permítame expresarle nuestra más sincera disculpa, pero si hubiera seguido las reglas de forma adecuada no tendríamos que proceder de esta manera- Exclama nuevamente volviendo a su papel de Juez y resaltando aquellas palabras hasta el punto de fingir disgusto por el hecho de disculparse con la demonio, habría que ser bastante claro en que era algo que no le agradaba y que debía de tratarla como un ángel trataría comúnmente a un demonio mas respetando los protocolos y reglas de la organización en la cual estaba. Su cuerpo gira rápidamente regresando a la puerta para finalmente abrirla con la intención de que la chica se levantara de aquel lugar para comenzar a caminar nuevamente por los diversos pasillos de aquella base principal de la organización protectora del Sild.

-Ahora si me sigue por aquí tomaremos el transporte de la organización de manera tal que podamos asignarte unas habitaciones cómodas- Menciona para comenzar a caminar por uno de esos largos pasillos de la base aunque este en particular mas iluminado con algunas ventanas que dejaban ver el exterior de la fortaleza, aquella ciudad el Nexo el único sitio en todo el plano Sild donde convivían toda clase de criaturas, algunos humanos, y seres de distintas formas que se veían caminar varios pisos abajo conforme sus pasos continuaban avanzando hasta donde un espacio abierto por fin se alcanzaba a ver. –Sera un paseo interesante nuevamente- menciona al esperar que la joven se acerque notándose en el exterior de aquella puerta algunos guardias del Regeln y vehículos diversos así como un ordenado movimiento de la mayoría de las personas que custodiaban el lugar.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 12:22 am

Escucha con atención las palabras del joven y sus labios se curvan en una sonrisa, satisfecha por la respuesta que el ángel le plantea. La verdad es que le molestaba que le dijera que era su responsabilidad, ya que ella consideraba aquello al revés, ya que él había perdido la apuesta y era ella quien debía responsabilizarse de él durante todo un mes, que seguro empezaría al momento que terminaran aquella misión y que ya tanto la demonio como el ángel tuvieran un respiro, a pesar de aquello sus labios se abrieron para emitir un par de palabras.

-Gracias Gerard.- Su cuerpo tuvo el impulso de acercar su mano a él, pero se contuvo debido al sonido que se escuchó en aquella habitación, lo que le sugería que ya no quedaba mucho tiempo para hablar por lo cual deja de sonreír y vuelve a fingir una expresión de desasosiego y molestia, para seguir haciéndose pasar por la prisionera que tenía que fingir ser y por ese mismo motivo es que su voz suena de forma sarcástica, ya que tampoco era ideal que se mantuviera todo el tiempo callada, ya que a las personas que los observaban les podía parecer raro que ignorara un ataque tan directo.

-Si ustedes hicieran su trabajo, yo no tendría que romper las reglas.- Sus brazos se cruzan sobre su pecho, su rostro ahora demuestra arrogancia y desagrado, pero aquellas emociones eran fingidas por la demonio, y las palabras solo una respuesta lógica a las palabras del juez del Regeln. Al momento que el joven gira y se dirige a la puerta, entiende la indirecta y su cuerpo se levanta, apoyando su peso sobre sus pies y descruzando sus brazos, los cuales caen a ambos lados de su cuerpo mientras sus pasos la llevan a situarse justo detrás del joven, esperando que este salga por la puerta para seguirlo, dejando que el ángel guíe sus pasos y mostrando ahora una expresión de desagrado y molestia, dejando de lado el de resignación, para continuar con su papel de forma lógica, ya que esa era la expresión que hubiera tomado normalmente luego de hacer un comentario mordaz como el que había hecho.

Nota como recorren otro pasillo, aquel lugar era realmente enorme y por fin podía ver algunas ventanas, por las cuales observaría sin detenerse, viendo a través de ellas mientras sigue los pasos del ángel de cabellos blancos, observando a todos los seres que caminan tranquilamente y transitan por las calles del Nexo, una de sus ciudades favoritas por la mezcla de culturas que había allí, por todo lo que podía conseguir y por todas las criaturas que podía ver allí. Al observar la puerta que los comunicaría al exterior su humor mejora, ya que le encantaba el hecho de salir ya de aquel lugar e ir a otro sitio en el Nexo, donde igual se sentía segura, y sin la vigilancia extrema del Regeln. Sus ojos observan los vehículos que se encuentran fuera de aquella edificación y escucha las palabras del joven lo cual le indicaría que se trasladarían a algún otro lugar del cual ella todavía no tenía consciencia. Sus pasos se hacen más largos para situarse al lado del joven de cabellos blancos y susurrar en un tono apenas audible para él, esperando que si él difícilmente lo escucharía, los demás ni siquiera notaran el movimiento de labios ni la voz de la demonio saliendo de ellos.

-Necesitaré algo de ropa.- Deja que aquella frase suene de forma extremadamente baja, y pensando por instantes que realmente necesitaría muchas prendas, para cualquier cuerpo que quisiera adoptar y en caso de emergencia, y a menos que se dirigieran a la casa del juez del Regeln, estaba segura que el también necesitaría algunas prendas, ya que se ponía de muy mal humor cuando no estaba perfecto e impecable. Aquel pensamiento casi la hizo reír, el joven era como una chica respecto a su imagen, y aquello se le hacía divertido pero lo consideraba correcto, eso le gustaba de los ángeles, que siempre les gustaba verse perfectos por su búsqueda de la perfección permanente, lo cual evitaba que olieran o se vieran mal, y si pasaba, buscaban de forma casi desesperada asearse o arreglarse.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 1:16 am

La situación comenzaba a ser bastante normal incluso un poco más relajada conforme sus pasos llevaban al exterior de los cuarteles del Regeln, si se tratara de otra organización o de otro lugar le extrañaría que estuviera ya un automóvil dispuesto para su partida y de igual manera se preocuparía bastante del hecho de que varios guardias estaban dispuestos a ayudarle para cumplir la misión de la forma más clara y rápida posible, sin embargo este era el regeln y lo que le hubiera extrañado en realidad era que no existieran tales medidas o que simplemente no estuvieran ya listas casi todas las disposiciones básicas para el control y movimiento de la joven y de igual manera del juez que se limita a aceptar y caminar manteniendo una postura neutra respecto a los comentarios de la chica que si bien los entiende no puede hacer mucho por tratar de cumplirlos o bien de darle la razón bajo ningún motivo, aquello era bastante común para sí y de igual manera no podría darse el lujo de perder mucho tiempo, sin duda sus superiores debían estar cuestionándose ya si sus acciones han sido correctas o cuantos protocolos ya ha logrado romper en menos de una semana.

Sus ojos se mantienen abiertos y sus pasos son bastante serenos deteniendo su andar al escuchar con atención a la demonio y entendiendo a que se refería sin embargo ella debiera de entender que esta aun bajo cierto tipo de arresto lo cual significa que no es como que pueda llevarla de compras de ninguna manera, o al menos no era algo que estaba en el itinerario, su rostro baja un poco para en ese instante girar a donde la chica mostrando seriedad en su mirada. Para aquel momento ya más de dos agentes estarían acercándose haciendo una especie de escolta que seguiría un camino hasta un vehículo ya seleccionado y proporcionado por el Regeln para el transporte del juez y la demonio, aquello era ya bastante normal para el joven ángel que termino por meditar por un instante sobre qué es lo que debiera de hacer. –Podemos hacer un trato, si mantienes tu rostro oculto- menciono en un tenue tono de complicidad que buscaba hacerle entender que no podría ser descuidada respecto a su imagen y que alguien le reconociera, -quizá consiga que cierren algunas tiendas del centro comercial para que puedas comprar algo, aunque no es lo mejor y seguramente seré reprendido por eso, pero por ahora es lo que menos interesa- menciono tratando de ser amable, -tómalo como el acto final de disculpa de esta organización para ti-.

Sus palabras no solo fueron para la joven si no también con la intención de que los agentes asignados las escucharan, aun faltaba la aprobación de la demonio para aquel trato pero el Regeln era bastante entendido que las reglas y las relaciones que se tenían con las demás organizaciones eran la base de la operación general de esta y es por ello que no era de extrañarse que un juez que poseía cierto grado de autoridad debía hacerlas cumplir en ese momento, y es en ese punto en el que anteponía un poco el cuidar el trato con un miembro de Inferna al completar su misión, después de todo sería muy absurdo pensar en que una prisionera llevada hasta este punto terminara expando de alguna forma o aun peor que alguna especie de rebelde tratara de atacarlos, aquello solo produciría que los agentes del Regeln atacaran de forma bastante clara cualquier amenaza y como la mayoría de los casos que sucedían en aquella ciudad terminaban por hacerse de la manera más limpia.

-Entonces ¿tenemos un trato?- cuestiona al instante que sus pasos se detienen abriendo la puerta trasera de un automóvil negro el cual llevaría en la parte de enfrente a dos guardias y esperaría en ese momento a que la joven respondiera para saber cual sería el destino de ambos y de igual manera que accediera a entrar en el vehículo.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 1:18 am

Continúa andando ahora al lado del juez del Regeln, saliendo de aquellos cuarteles generales y cerrando un poco los ojos ante el repentino brillo del exterior, sus pupilas pasan de la midriasis a la miosis en fracciones de segundos, lo cual lastima un poco su vista pero se adapta luego de un par de segundos. Camina junto al ángel hasta llegar al vehículo que la organización a la que pertenecía él le había asignado y escucha las palabras que el joven le dirige, curvando sus labios en una sonrisa de satisfacción. No le encantaba el hecho de que ya no sólo era el ángel el que sabría de su condición y habilidad de poder cambiar la forma a su antojo, sino aquellos dos agentes. Esperaba que fueran de confianza, o con todo el dolor del mundo les daría caza y los asesinaría a sangre fría antes de que tuvieran la oportunidad de informar a otras personas de que la demonio podía adquirir cualquier forma que realmente deseara.

A pesar de que le molestaba que el joven expandiera una información que ni siquiera toda Inferna sabía, y que le había confiado debido a las circunstancias que los rodeaban, trató de dejar pasar aquello por alto, grabándose en la mente la imagen de aquellos dos agentes para poder recordarlos luego y al momento que aprovecha que el ángel abre la puerta para que ella pase, deja que su voz sea escuchada de forma juguetona.

-¿Las prefieres rubias, pelirrojas, cabello negro, marrón o algún color en particular?- La verdad que aunque lo decía en forma de broma, jugando un poco con él y dándole a entender de esa manera que aceptaba el trato, también le interesaría saber la opinión de él de qué forma debería adoptar. Podía adoptar la de él, la de alguna persona conocida, incluso la de alguno de sus agentes, quitarle la ropa a cualquiera de los dos que lo acompañaban si eso era lo que más seguro se le hacía al joven. Podía ser una niña, adolescente, anciana, hombre, mujer de cualquier altura, peso y edad así que las posibilidades eran enormes y prefería que fuera él quien le dijera que prefería que fuera, para que ambos estuvieran lo más seguro que pudieran y para que el juez del Regeln no tuviera problemas con sus superiores.

Su cuerpo se desliza dentro del automóvil, quedando justo del lado de la puerta, esperando que sea aquel hombre de cabellos blancos el que cierre la puerta y que rodee el automóvil para subirse a su lado. Sus piernas se cruzan, derecha sobre izquierda y sus manos acomodan la corta falda de su vestido, y la chaqueta blanca que se hallaba sobre su cuerpo, que le venía un poco grande, ya que había sido diseñada para un hombre y no para una mujer, de forma de que esta tape un poco su escote y su falda no suba y deje al descubierto la totalidad de sus piernas y sus glúteos. La verdad aquel vestido le quedaba un poco corto y lo había elegido ya que pensaba adoptar la imagen de la rubia del hotel, la cual era un poco más baja que ella, justo antes de que los atacaran y aquello había dejado en claro que la imagen de la rusa no iba a volver a ser usada por la joven demonio nunca más.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 1:57 am

-Eso lo dejo a tu juicio- Responde a la pregunta de la joven de la forma correcta al menos para uno de los jueces del regeln por mas confianza o interés que la demonio tuviera en molestarle o en tratar de que sus bromas fueran apreciadas o al menos seguidas por el ángel este debía de cumplir de forma casi perfecta su papel como una figura de autoridad para el regeln y los agentes que aun se encuentran a su cargo, aquello podía traducirse de la manera que se deseara, lo cierto es que trataba de explicar de esta manera el hecho de que no podía darse el lujo de salir de su papel aquello no era seguro ni para él, ni para ella ni para la meta conjunta que se supone tenían aunque admitía que por momentos creía realmente que solo era del debido a que la chica mantenía en cierta manera las cosas a su estilo olvidándose completamente de las reglas o de que debían de mantener un papel cosa que no le agradaba del todo pero tampoco terminaba por poder abandonarlo y mucho menos deseara hacerlo.

La mirada tranquila del ángel voltea a donde la chica en el instante donde ella sube al automóvil entrando tras ella y dejando que la puerta se cierre, sus ojos se cierran y sus brazos se cruzan recordando aquel momento en que fueron transportados por primera vez en la ambulancia y manteniendo el mismo papel que en aquel momento, sin embargo había que admitir que confiaba un poco más en la chica y esperaba que todas las cosas salieran de manera correcta aun y cuando eso no podría saberse si no hasta el momento en que todas las metas y planes fueran concluidos, su cuerpo se inclina al frente dando la indicación a las personas que les conducen el lugar al cual se dirigían, el cumpliría su promesa de llevarle a un sitio donde pudiera conseguir la ropa adecuada pero de igual manera estaba un poco a disgusto por ello, pese a cualquier cosa él seguía siendo aun uno de los encargados de hacer respetar las reglas aun y cuando la joven no diera la importancia a aquel cargo o posición, aunque realmente aquello ya dejaba de sorprenderle y hasta de molestarle un poco.

Su cuerpo regresa al asiento para mantener la postura seria desviando su mirada a donde la demonio en espera de alguna palabra de ella o algún comentario de esos que hasta ahora le habían hecho interesante o simpático el paseo, su rostro gira a las ventanillas conforme el vehículo se mueve, el Nexo la ciudad bajo el dominio del Regeln se revela, las calles ordenadas con la misma estética y arquitectura propia de los ángeles hechas para funcionar perfectamente, pero de igual manera dejando la diversidad propia de la organización en una clara imagen, demonios avanzando con tranquilidad, elfos, ninfas, algunos orcos, agentes del Regeln, refugiados de distintos planos, todos ellos son parte del paisaje cotidiano de aquella ciudad la idea primordial era brindar protección al Sild y de igual manera integrar finalmente a todas las razas existentes en un solo sitio por así decirlo.

Los ojos del ángel voltean nuevamente a donde la demonio, -Supongo ya has estado en el Nexo, es un lugar bastante interesante en realidad, es algo que no se ve a diario en los planos, donde generalmente el sitio de mayor diversidad es posiblemente la base del Blood Throne que acepta a muchos criminales- menciona conforme avanzan entre altos edificios y movimiento propio de aquel lugar, hasta finalmente acercarse a una de las estructuras de aquel sitio más aun sin alcanza su objetivo. –La realidad es que no es un paseo y no deseo que lo tomes así pero al menos disfruta de tu estancia en esta ciudad- dice finalmente a la demonio mientras continúan avanzando.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 2:40 am

Nota como el joven se sienta a su lado y aquel comentario que hace, lavándose las manos del asunto de la imagen que la joven demonio debía de adoptar y no puede evitar dejar escapar una leve carcajada y deja que su voz se escuche de forma baja, tratando que aquel comentario sólo fuera escuchado por el ángel que se hallaba cerca de ella, acercando su rostro al ajeno y sus labios a su oído para dejar que su voz se escuche.

-Un juez dejando un juicio a otro, muy mal guapo angelito.- Pronuncia aquellas palabras con un tono simpático y juguetón, cuidando de que nadie más los oiga para no causarle problemas y sonriendo tranquilamente Ya que el joven había dejado a su juicio la imagen que debía tener en aquel momento su mente se concentró en buscar que aspecto debía de tener en aquel momento, cerrando sus ojos por unos instantes. Descartó ser una niña, porque el traje que usaba era demasiado revelador para una infante, descartó ser una anciana porque no conocía ninguna lo suficientemente senil como para salir con un vestido corto a un centro comercial, descartó ser hombre porque dudaba que alguno de los agentes del Regeln quisiera quitarse la ropa y cedérsela a ella, aunque el copiloto del vehículo donde se desplazaban seguro que se vería muy bien sin ropa. Tomo la decisión de seguir siendo mujer pero entre la multitud de rostros e imágenes que cruzaron por su mente, eligió una y se dispuso a adoptar aquella forma.

Su cabello empezó a disminuir de tamaño, enterrándose en su cuero cabelludo, dejando que las puntas cayeran apenas un poco más debajo de la altura de sus hombros, ya que ese era el largo regular del cabello de la mayoría de las mujeres, y si lo hacía más corto o más largo tal vez llamaría la atención y no era eso lo que deseaba. El tono de su cabello fue aclarándose un poco, de la misma manera que se venía aclarando antes, pero deteniendo el proceso de aclarado al llegar a un tono marrón claro, apenas unos tonos más oscuros que rubio y de la misma manera, de la parte más alta de su frente algunos mechones comienzan a crecer en la dirección contraria del resto de su cabello, pero del mismo tono que este había adquirido, de forma que aquellos mechones caían hasta cubrir su frente. Sus huesos se comprimieron, quedando menos espacio entre cada uno y disminuyendo su tamaño, sus músculos se tensan para adecuarse al nuevo tamaño de sus huesos, rodeándolos de manera perfecta y su piel se arruga también para poder disminuir de tamaño y rodear los músculos de forma que no quede exceso de piel sobre su cuerpo. Luego de disminuir unos diez centímetros de altura, quedando a una altura más normal que el resto de las jóvenes de la edad que aparentaría, sus pechos también se redujeron, la grasa de estos se diluyó para que aquel proceso fuera efectivo y sus músculos se tensaron también allí para que su tamaño fuera menor. Al lograr tener el tamaño deseado de todo, con menos cadera, menos busto, piernas menos largas, sus músculos pierden tensión y de forma insólita quedan justo del tamaño que debían, como si lo que hubieran hecho era plegarse hacia adentro en vez de plegarse hacia los lados y de igual manera actúa su piel, comenzando a alisarse y tener una textura tersa. Su rostro también habría reducido su tamaño, sus rasgos se habrían vuelto aún más femeninos, más delicados y aquello le daba la apariencia de una muñequita. Su vestido ahora le llegaba por la rodilla, al haber disminuido de tamaño todo su cuerpo, pero quedaría ligeramente holgado, ya que su cuerpo también se habría hecho menos ancho. Al momento que sus ojos se abren, sus pupilas se aprecian de un tono café y no de un tono violeta, como minutos antes y sus manos suben de forma que pueda abrochar los botones de la chaqueta que estaba usando, de modo que quede totalmente cerrada, tapando el escote de su vestido y toda la parte superior de su cuerpo, ya que aquella chaqueta le llegaba hasta un poco más debajo de la espalda, ya que era algo grande, debido a que era diseñado para hombre y no para mujer. Al momento que se miró en el retrovisor del auto su cuerpo se movió hacia adelante, inclinándose sobre el asiento del copiloto y susurrando en el oído del agente del Regeln que le había parecido atractivo.

-Espero no te enoje que te robe esto un rato, guapo.- Sus manos se mueven por el cuello del agente, aflojando la corbata negra que el mismo tenía y quitándola de su cuerpo, para volver a sentarse en el asiento donde estaba antes, rodeando su cuerpo con aquella corbata, justo debajo de la zona de sus pechos para hacer un lazo coqueto y algo infantil, lo cual cambia el aire de su atuendo, de forma que en vez de parecer una chica sensual al cual su novio le había prestado su chaqueta porque hacía frío, era una chica coqueta y algo inocente que había salido de compras. Era increíble lo que una sola prenda de accesorio podía lograr. Observó satisfecha su trabajo y dirigió la mirada al de cabellos blancos, esperando que no le hubiera molestado el hecho que le quitó la corbata a uno de sus subordinados.


Spoiler:
 

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 4:01 am

Por instantes ese sentimiento de enfado a la demonio regresa al notar la falta total de respeto a las autoridades del Regeln, si bien eso era algo bastante común hasta este momento por parte de la chica también es de resaltar que no era para nada del agrado del Juez el cual suponía que de todas maneras su enojo no cambiaria el comportamiento de la chica, por el contrario lejos de preocuparse de mas desvió su mirada nuevamente al exterior conforme el automóvil parecía detenerse, la transformación de la demonio habría llegado por fin a realizarse y de igual manera la paciencia del joven comenzaba a llegar a su límite respecto al comportamiento poco precavido de la demonio que daba igual si se trataba de él o de otro agente del Regeln no existía un respeto alguno por las figuras de autoridad que ellos debieran representar, sus brazos se cruzan nuevamente y mantiene silencio aun y cuando observa la apariencia de la chica por apenas unos segundos, esto con la única intención de hacer que su imagen quedara guardada en su memoria por cualquier cosa que tuviera que realizar o por simplemente no perderla e vista por tratarse de un nuevo rostro completamente desconoció para él.

El automóvil comenzaría a detenerse bajando por un estacionamiento subterráneo y permitiendo tras completar el proceso de encontrar un lugar cercano a las puertas del edificio que por fin pudieran salir del vehículo. La puerta del lado del juez es la primera en abrirse quedando así para que ella descendiera mas manteniendo una actitud seria respecto a la chica. Podría tratarse del hecho de que confiara un poco más en ella el único motivo real por el cual le sigue debido a que a su juicio cada una de las cosas que tiene que seguir de las reglas que rompe, y de esos momentos en los cuales siente su autoridad o la de la organización que representa son pasados por alto por la demonio son minimizados debido a que se apega al plan e confiar en ella aunque siempre termina estar al borde de que aquello continúe de esa manera. Sus pasos se alejan un poco al esperar que la joven salga para dar espacio notando como alrededor de aquel estacionamiento algunos agentes de su organización están ya dispuestos cerrando el acceso buscando que el lugar sea lo suficientemente seguro para todo.

-Es bastante cómico, solo se les da este trato a visitantes distinguidos y sin embargo ahora lo debo e usar con alguien que sigue en calidad de prisionera, aun y cuando pareciera olvidarlo- sus palabras son duras pero trata una vez mas aunque seguramente con el éxito de las veces anteriores de hacerle entender que esa es la postura que tiene ante el Regeln sin importar el sí a él le es interesante o si le es confiable, que el hecho que haya decidido seguir la idea de conseguirle ropa es también un simple gesto de confianza de su parte que la chica se habría ganado durante el corto tiempo que llevaran de conocerse pero que ello no cambia la situación en la que están. –En fin, será mejor que comencemos- menciono para avanzar un poco más en dirección a la puerta, a su movimiento agentes que se encontraban dispuestos varios metros a los costados comenzaron el movimiento y centraron su atención en ellos conforme su avance continuaba.

–Al menos creo que te diviertes haciendo mi trabajo más difícil- susurro en un volumen suficiente para que la joven escuchara negando con la cabeza y soltando un suspiro, si bien la chica no era del todo desesperante si presentaba un reto, -Se que no sirve de mucho, pero te recuerdo que estaremos vigilados durante el tiempo que estemos dentro- exclama para después cruzarse de brazos esperando a la chica entendiendo que pese a lo mucho que para el represente un problema lo cierto es que no es del todo desagradable e incluso ha hecho estos días al menos divertidos, aunque eso no evita que provoque esa extraña reacción de enfado cuando siente su autoridad desafiada.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 8:57 pm

Ignora la expresión de enfado del juez del Regeln, ya que había visto que aquel hombre en el asiento del copiloto no había cambiado su expresión a pesar de que una prisionera hubiera acercado sus manos a su cuello, pero sólo para robarle una prenda de su vestuario. Desde no tan lejos ya podría apreciar la estructura de aquel centro comercial y al bajar por una rampa al estacionamiento del mismo una sonrisa se forma en sus labios, ya que le hacía feliz estar en aquel lugar porque podría encontrar mucho de lo que buscaba. Se mantiene en el auto al momento que el joven abre su puerta y desciende de este, y al ver que la mantiene sostenida para que salga, su cuerpo se desliza por el asiento trasero y sus piernas se mueven simultáneamente para pasar su apoyo del suelo del automóvil al suelo de aquella área designada para estacionar carros.

-¿Qué más distinguida que una prisionera así de linda como yo?- A pesar de que sus palabras son algo arrogantes y coquetas, su mirada se hace tierna, aprovechando su imagen de aquel momento, ya que era especial para ser tierna, en vez de intentar ser sensual o provocativa. A pesar de que aún se mantenía en unos tacones color crema, lo único que había mantenido del atuendo completo que estaba usando al tener la forma de la rusa rubia, la mezcla del vestido, chaqueta y listón lograban darle un aire aniñado a su estilo, y su rostro y cabello, además de su peinado también eran delicados y femeninos, pero optando por la sencillez y ternura, más que la sensualidad y un poco de exhibicionismo.

Entendía perfectamente su situación, y entendía que hasta que el Regeln no la hubiera “deportado” al plano Chaos, realmente no podría andar libremente por allí, tendría que estar siempre custodiada, por ello es que ya quería volver a Chaos, no sólo para conseguir los documentos que deseaba obtener, sino para conseguir su libertad, aunque el hombre que la custodiaba no estaba nada mal, porque le agradaba y le parecía atractivo, lo cual no era muy fácil que sucediera, normalmente era una característica u otra. Uno de sus pies se levanta del suelo para moverse hacia adelante, dejando que el otro le siga, dando así unos cuantos pasos para situarse al lado del joven y observándolo con un deje de curiosidad, ya que no sabía si iban a ir cada quien por su lado, o si él tenía que llevarla del brazo como había hecho en el cuartel general del Nexo, o si simplemente la llevaría de la mano como cuando llegaron al hotel desde el hospital el día anterior. Era increíble pensar que no había pasado más que un día desde el ataque del dragón, que había sucedido temprano en la tarde del día anterior, y que apenas hace unas pocas horas habían intentado dispararle al ángel, y habían salido volando por la ventana de aquel hotel.

Un amago de enojo intentó aparecer en su rostro pero la demonio lo logró disimular antes, le molestaba el hecho de saber que uno de los lugares que consideraba seguros para refugiarse y estar tranquila no lo era en absoluto, y sabía que en la medida de lo posible tendría que averiguar si los demás lugares que estaban en un buen estándar de seguridad para ella realmente lo eran, no quería sufrir otro ataque como el de aquel día, ya que ella no era un ser especialista en el campo de batalla, al contrario, era una joven estratega bastante buena y su única habilidad en ilusión le dió la posibilidad de poder conseguir misiones de infiltración, pero ninguna de las dos tareas que solía tener en Inferna era tan riesgosa como la que tenía en aquel momento, ya que a pesar de que en las misiones de infiltración, si la descubrían era muy factible que la atacaran, era muy poco probable que la descubrieran, ya que sus misiones de infiltración no eran las de mayor riesgo, para ellas usaban a personas más especializadas en aquel ramo.

-Me encanta hacerte el trabajo difícil, te he dicho que te ves bien guapo enojado.- Aquellas palabras salen de sus labios en un susurro, aprovechando la cercanía de ambos, ya que la demonio se había colocando al alcance del juez para que si tenía que tomar su brazo o su mano lo pudiera hacer sin mayor problema. Sus palabras eran todo menos ciertas, realmente desde que lo conoció lo que intentaba hacer era que tuviera menos problemas, buscando que todas sus acciones sean las que menos puedan repercutir en el destino del joven o en su perfecto historial de juez en el Regeln, sabía que muchas veces sus acciones lo enfadaban, como cuando le quitó la corbata a uno de sus subordinados, pero para ella aquello fue tan natural como respirar, no lo hizo por molestarlo ni mucho menos, sino porque lo consideró necesario y la joven no estaba acostumbrada a acatar normas ni reglas, por lo cual simplemente hacía lo que se le venía en gana, pero todas sus acciones tenían una explicación lógica y, debido a que ella era bastante lista, todas las que había realizado entre el día anterior y ese buscaban ser lo más políticamente correctas, al extremo de mantenerse callada y con una buena actitud cuando la llevaron por todo el Regeln, tanto el cuartel anterior como el general del cual apenas habían salido, para que ninguno de los superiores del joven tuviera quejas y tratando de aligerar su trabajo. A pesar de todo aquello no le molestaba que el pensara que le encantaba hacerle el trabajo más difícil, por lo menos prefería que le dijera eso a que se mantuviera seco y callado durante toda su estadía en el nexo, le gustaba que bromeara con ella a pesar de todo. A su últimas palabras decidió no responder, tratando de que con su silencio el joven interpretara que ella había entendido sus palabras y que sabía que estaban y estarían vigilados.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 10:01 pm

-Diplomáticos, líderes de organizaciones, negociadores de paz entre distintos planos- La lista de personas que obtenían el rango de visitante distinguido podría seguir si el ángel así lo quisiera lo cierto es que el contestar esa pregunta de esa manera era su forma de tratar que la chica se enfadara un poco, una sonrisa se formo en sus labios conforme decidió a adentrarse al centro comercial y sus ojos se desviaron alrededor para notar como estaría hasta cierto punto vacio, esto era parte de un procedimiento común del Regeln puesto que en efecto los cargos y personas que él había mencionado recibían un trato especial de protección el cual se adquiría si se sentía que había alguna espese de amenaza en su contra, eso no le molestaba del todo aunque ciertamente nunca le ha gustado entregar tratos especiales a las personas sin importar cuál sea la excusa que se dé para ello, a su manera de ver es una forma de debilidad y de falta total de atención que no puede pasarse por alto, entre mas libertades das a las personas más complejo es que las mismas personas respeten las reglas establecidas, su vista cambia en ese momento para observar a la chica pensando en aquella idea, si esto seguía así seguramente el numero y posibilidad de que ella siguiera las reglas era mínimo.

Sus ojos se cerraron mas no sus oídos, la atención seguía en el interior de aquel centro comercial ubicando de inmediato a los agentes que estarían ahí, sin dudarlo un instante repaso mentalmente las posiciones que siempre se tomaban en esa clase de acto, el punto es que exista vigilancia pero que haya también suficiente libertad para que la persona pueda moverse tranquilamente sin sentirse sofocada por el número de guardias o por la cercanía de los mismo, por lo tanto cada uno de los seres que estaban asignados a cumplir la función de protección estaban en lugares estratégicos, ventanas, algunos corredores, sitios altos, buscado posibles amenazas o incluso en lugares a una distancia considerable de la chica con el fin de que si existía alguna amenaza pudieran cubrirla de manera rápida.

Gerard no era estúpido, por ello habría vendido de forma adecuada la idea de que si bien la chica seria devuelta a Chaos podría aportar información sumamente importante y relevante respecto a la situación sobre Inferna, los desertores y posiblemente una relación con criaturas del plano Verhaal, ese era el motivo por lo cual las ordenes respecto a esto eran bastante claras, debían de protegerla y eso facultaba un poco su trabajo aun y cuando la demonio se esforzara el doble por complicarlo al menos por ahora son prioridad dentro del Regeln y por supuesto también prioridad para el nexo lo cual permite que tengan ciertas libertades que no se conceden a personas comunes si no a aquellos que ya había explicado anteriormente. Es en este punto que la figura del juez se detiene en ese momento esperando que la chica se adelante entrando ya al centro comercial y ella decida a que sitio deseaba ir, después de todo aquello era todo por su causa.

-Bien, eso ya lo había notado desde ayer- Exclamo con cierta resignación, en realidad era algo que ya había entendido perfectamente y era también un motivo por el cual no había decidido seguir la pelea de autoridades en la cual la suya era omitida una y otra vez como si se tratara de algún pasatiempo o de alguna especie de juego para la demonio el hacerlo, cosa que quedaba claro era en cierta forma ambos. Los brazos del juez se cruzan y ahora repasa con la mirada los sitios que estaba esperando en los que se encontrarían agentes, en su mente repasa también los rostros familiares, agentes que son normalmente asignados a él y en quienes tiene mayor confianza, así como algunos que solo conoce de vista y finalmente aquellos de los que no tiene una consciencia total, pero que al estar acompañado de los otros dos producen cierta confianza.

-Te toca decidir, ahora si deberías sentirte halagada, no siempre se usa un despliegue como este de agentes para cuidar a una sola persona, mucho menos a dos- pronuncia con tranquilidad al revisar el lugar donde se encuentran, incluso para él había pasado ya algo de tiempo desde que habría podido dar una paseo como este por la ciudad aunque las cosas habían cambiado un poco los cambios no eran tan grandes o notorios como para hacer una diferencia real, las estructuras eran similares y el ambiente también, su vista bajo al suelo finalmente porque aun y cuando era una especie de respiro el hecho de conseguir un espacio para poder conseguir las cosas que la demonio necesitara, era también una complicación pues directa o indirectamente se exponían más que si simplemente se dirigieran al punto que se había acordado, sin embargo las cosas no eran tan complejas tampoco por lo que al menos era un avance comparado con las ocasiones pasadas.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 10:48 pm

Camina al lado del ángel, subiendo por unas escaleras de aquel estacionamiento para llegar al área de tiendas con pasos largos y lentos. Su rostro gira de un lado y del otro, tratando de contar los agentes del Regeln que estaban en aquel lugar, y también de identificar los que no podría ver a simple vista, como una medida de distracción mientras camina por los pasillos de aquel lugar. Sus pasos la llevan tanto a ella como al ángel a la primera tienda, una enorme tienda de ropa femenina. Desde las vidrieras se podía ver en los maniquíes el tipo de ropa que manejaba aquel lugar, que era ropa bastante juvenil, dedicado a un rango de edades de entre 15 y 25 años. Echa un último vistazo a la vidriera antes de empujar la puerta de la tienda para entrar.

Dentro de aquel lugar había ropa bastante colorida, y diferentes tipos de prendas. Había desde jeans, blusas, sweaters, leggins, faldas y shorts. Sus pasos la llevan a unas perchas que tienen en ellas muchos modelos de pantalones tipo jeans, con rotos, desteñidos y que van desde los que son ajustados al cuerpo hasta los que tienen la parte inferior un poco más ancha. La joven se inclina un poco hacia adelante, observando todos los pantalones de aquella estantería con algo de curiosidad, pasando sus manos por cada prenda, revisando modelos y tallas hasta tomar mínimo dos de aquellos pantalones de cada talla, y eligiendo tres tallas diferentes, por lo cual en sus manos quedan seis pantalones diferentes, tres de ellos del modelo skinny, aquel que se ajusta perfectamente a la figura femenina y otros tres que tienen la parte inferior un poco más ancha. Su figura gira para ahora quedar de frente al ángel y sonreír de forma inocente, usando un tono de voz dulce para dirigirse a él.

-¿Será que me los puedes sostener?- Sin esperar mucha respuesta por parte del joven coloca aquellas seis prendas sobre los brazos de él y se dirige ahora hacia otro sector de la tienda, en el cual hay diferentes colores de shorts y también diferentes modelos. Aquellas prendas se hallaban sobre la mesa, por lo que la joven se inclina hacia esta, eligiendo nada más tres de aquellas prendas, una de cada talla. Uno era de tela de jean, pero completamente azul, con la parte inferior un poco deshilachada, otro era rojo e igual de corto que el azul de jean y uno era un poco más largo, casi hasta la altura de sus rodillas y era blanco con cuadros mostaza. Luego de asegurarse de las tallas y de revisarlos de forma que no tuvieran ningún desperfecto su cuerpo gira y deposita aquellas otras tres prendas sobre las seis anteriores, en el brazo de su acompañante.

Sus pasos la llevan ahora hasta otro perchero, en la cual había sólo vestidos y faldas. Revisa cada uno de los modelos que se encuentran allí, tomando varias faldas de aquí y de allá, de diferentes y variados modelos, cortas, medias, largas, unicolor, florales, a la cintura, a la cadera, de tela suave, de jean, de lino y luego de revisar tener varias de cada talla e ir colocando cada una de las prendas sobre su propio brazo. Al terminar con las faldas ya su brazo se había cansado, ya que tenía entre quince y veinte prendas, cada una muy diferente a la otra. Se gira para quedar nuevamente de frente al juez del Regeln y su rostro muestra un atisbo de duda, debido a que si ponía esa gran cantidad de prendas sobre los brazos del joven de cabellos blancos, ya la altura de todas las prendas iba a llegar a la altura del rostro de él y no era la idea que el joven estuviera siendo su mula de carga, ya que había sido bastante educado con ella hasta el momento, bastante comprensivo y era él quien había conseguido que tuviera oportunidad de ir a aquel centro comercial para abastecerse de la ropa necesaria para la misión que ambos tenían, para poder pasar desapercibida.

-Ehm… Gerard, creo que necesitaremos ayuda.- Dice aquello con algo de tacto, ya que seguramente el hombre no estaba muy feliz de estar llevando su ropa y aún ella tenía aquellas faldas sobre su propio brazo, y no tardarían en dejar de estar allí para parar al montón que él ya llevaba entre los brazos. Su rostro se hace lo más inocente y dulce posible, tratando de que si el joven se enojaba, por lo menos su enojo fuera menor debido a aquella expresión mientras tiernamente sube su mano a su cabello marrón y comienza a jugar con un mechón entre sus dedos.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Miér Jun 13, 2012 11:45 pm

Con el fin de seguir con aquel papel de guardián o más bien de custodio de la demonio terminaría cediendo siguiéndole de cerca, limitándose a observar y manteniendo un silencio casi total así como una postura neutra respecto a las cosas que la joven haría, al menos hasta el momento en que las compras como tal dan inicio y su papel pasa a ser más bien el de perchero ambulante o asistente de compras, si bien el no tiene una entera fascinación por estar siguiendo a una persona de un lado a otro sin hacer preguntas, tampoco había llegado al punto donde tuviera que negarse a las peticiones de la chica, además mientras él tuviera algo que hacer eso evitaría que terminara aburriéndose del todo o quedando apartado como la mayoría de los guardas que estarían alrededor, sus pasos son lentos pro ciertamente de igual manera parecen ser los de la chica al inspeccionar la tienda provocando que el juez termine por emitir un suspiro de resignación nuevamente, ese era su papel en esta ocasión y es también ese suspiro la reacción más recurrente durante los últimos días y muy a su pesar pareciera que será durante los siguientes también y no solo refiriéndose a la ya afamada “misión” que por momentos tiene la completa y plena seguridad que distara mucho de ser eso.

Sus pasos seguían lentos conforme sus manos se comenzaban a ocupar, al principio era solo una y poco a poco necesitaba ya de las dos al ser apiladas sobre el arias prenda, tantas así que ya el mismo había perdido por competo la cuenta de cuantas eran y sobre todo de cuales eran, sus ojos se cierran por un instante y su vista se desvía a donde sus agentes, por segundos la idea de ser un simple cargador no parece tan agradable pero lo cierto es que no está seguro de cual confiable es el traer a alguno de ellos para que lo suplan en aquella no tan divertida tarea, sin poder usar las manos o poder moverse de forma libre a causa de las prendas se resigna por unos minutos más siguiendo a la chica en completo silencio, observando sus reacciones y mediando un poco sobre el porqué la chica elegiría tantas cosas, es decir después de todo su estancia en ese sitio solo podría prologarse a un par de días aunque en realidad la idea era partir al día siguiente.

-Dime- termino por contestar al escuchar nuevamente la voz de la demonio cuya apariencia aun le resultaba un poco extraña y su mirada permaneció en el rostro de la chica en el instante que ella mencionaría aquellas palabras, para él una especie de liberación aunque no del todo y de igual manera un instante mas para complicar su trabajo, aunque aquello no era del todo malo y ciertamente el habría pensado apenas minutos atrás en asignar a una persona distinta completamente para realizar las labores que él estaba haciendo personalmente. –Entiendo- respondió secamente a las palabras de la joven omitiendo cualquier reacción que la joven demonio buscara con su actuación, un día y una apuesta perdida eran la suficiente experiencia para entender que no debería de tratarla de forma tan simple y debería e cuidarse un poco, después de todo ella es especialista en manipular a los demás.

Su cabeza hace un movimiento leve tras aquellas palabras provocando que uno de los guardias que estarían a una distancia considerable de ambos se acercara, aquel joven detiene su paso al lado del juez que desvía su mirada a donde el negando con la cabeza, finalmente el trabajo de los agentes asignados por ahora es la protección no el convertirse en asistentes personales de la demonio pero no puede hacer nada mas por el momento. –Necesitaremos ayuda- ordena secamente al chico que se mantiene inmóvil en espera de más indicaciones, sin embargo aquel movimiento alerta y tensa un poco a los agentes que les observan haciendo que la atención se enfoque a aquella escena para el pesar del ángel que termina dando un suspiro de hartazgo, otro reacción cortesía de la demonio que no hace para nada fácil su día.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 12:29 am

Observa como uno de los agentes del juez del Regeln se acerca, y sin más miramientos deposita la veintena de faldas que llevaba ella en los brazos de aquel hombre. La verdad aquella acción se le hacía normal, tanto como respirar ya que su respeto por las reglas era inexistente, y sus pasos siguen por aquel perchero, eligiendo unos cinco vestidos en diferentes tallas y de diferentes largos los cuales coloca también sobre los brazos de aquel agente del Regeln, que no quedaba para más que para ser su asistente de compras.

Luego sus pasos la llevan a otra parte de la tienda, en la cual sólo había blusas y había diferentes tubos pegados a la pared con un modelo de blusa cada uno, pero en diferentes tallas. Sus manos se mueven de forma experta por aquel lugar, buscando rápidamente donde se veía la talla de cada prenda, tomando una de la talla que deseaba y dejándola sobre el agente del Regeln, luego otra y otra y otra y se detendría hasta llegar a unas treinta blusas. Aquel montón de ropa causa lo que ya había imaginado, que la vista del agente traído por el juez sea obstaculizada por las prendas, ya que llegaban a la altura de la nariz de aquel hombre. Evita reírse al ver al pobre joven agente un tanto confundido y contrariado por la misión que se le había asignado, seguramente se estaría preguntando que tan malo pudo haber hecho en la vida como para merecer ser el perchero ambulante de una joven tan caprichosa. La chica de cabellos marrones les hace una seña a este y al ángel para que ambos la sigan hasta las cajas, en las cuales deberían depositar todas las prendas para que escaneen el código de barras de cada una y las coloquen en bolsas. La joven espera pacientemente que contabilicen lo que ya alcanzaban a ser casi cien prendas de ropa y que las empaqueten mientras se recarga de lado sobre el mostrador, señalando un kit de maquillaje básico que había allí, una especie de cajita metálica que tenía muchos compartimientos llenos de diferentes colores y tipos de maquillaje, haciendo que aquel estuche también sea contabilizado y empaquetado junto con el resto de las cosas que llevaba.

Al terminar vería que habían dividido todo en cinco enormes bolsas y una más pequeña, en la que estaba el estuche de maquillaje. Tomaría aquellas bolsas con su mano derecha, de la mano de la dependienta de la tienda y sin ningún escrúpulo deja aquellas bolsas en la mano del agente del Regeln que antes llevaba sus faldas y sus blusas, caminando en dirección a la puerta por la cual había entrado a aquel lugar, saliendo por la misma y dirigiéndose a una tienda masculina, que era también bastante grande, y parecía tener todo tipo de ropa, desde ropa para hacer ejercicio como ropa formal y ropa casual. Sus manos empujan la puerta del lugar para poder adentrarse y empieza su misma rutina, pero apenas escogiendo unos cuantos pantalones de diferentes tallas y diferentes estilos, pero las diferencias entre tallas era mucho más notable. Luego de tener aproximadamente diez de aquellas prendas busca camisas para caballero, de las cuales consigue tomar como quince, tanto manga corta, manga ¾ y manga larga. Al momento que ya llevaba aquellas cosas se dirige a la caja de la tienda, tomando un par de cinturones en el camino y las deposita sobre el mostrador, dejando que la persona encargada de la caja realice la misma acción que la joven de la tienda anterior, contabilizar y guardar aquellas prendas, las cuales entrega finalmente en una sola bolsa, también bastante grande. La chica toma la bolsa, sonriendo agradecida a quien la había atendido y la deja en la mano izquierda del agente del Regeln que ya llevaba seis de sus bolsas. Era increíble la velocidad en que la demonio elegía y tomaba ropa, no tendrían más de 20 minutos en aquel centro comercial y ya llevaba 6 enormes bolsas y una más pequeña y todavía le faltaban cosas por comprar.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 1:36 am

La joven saldría de la tienda de ropa masculina sin muchos miramientos y tan sólo camina hasta la tienda más grande del lugar, una tienda departamental que tenía de todo tipo de artículos, no sólo ropa y accesorios sino también artículos de cocina, electrónicos y muchas cosas más. Sin pensarlo dos veces toma una escalera mecánica que la lleva al nivel de abajo, y va desplazándose entre hileras de ropa, tomando ropa para mujer de aproximadamente cuarenta, cincuenta y hasta sesenta años, en diversas tallas, colores y modelos para luego pasar a comprar ropa tanto de niño como de niña, zapatos de hombre, zapatos de mujer, de anciana, de niña, de niño y luego de otros 20 minutos de aquí a allá con prendas de ropa y bolsas es que se digna a voltear al joven para responder la pregunta que había hecho.

-Ahora quiero ir a una última tienda.- Sale de aquel enorme lugar con unas diez bolsas más, tres de ellas llenas de zapato y el resto de ropa variada, aunque aquellas bolsas eran medianas, ni tan grande como el resto ni tan pequeñas como donde estaba su estuche de maquillaje. Sus pasos la guían a una pequeña tienda de bolsas, que era algo sombría y extraña y al entrar siente como los ojos de una elfo se posan en su rostro.

Estaba casi segura de que la había reconocido, no por nada aquella mujer era la que le había enseñado lo poco que sabía de ilusión pero al ver la compañía de la demonio, la mujer decidió no tratar a la de cabellos marrones de forma especial, sino como una clienta normal más que entraba a la tienda. La demonio ya sabía exactamente que quería de ese lugar y no hizo siquiera el amago de mirar otros artículos de la tienda, ya que sabía que seguramente el ángel estaba cansado y desesperado, considerando que había llevado a medio Regeln a cuidarlos y además de que era hombre, y los hombres odiaban ir de compras. Su voz sonó en un tono muy bajo, que sólo podría oírlo la elfo, el agente que llevaba sus bolsas y el ángel que la venían siguiendo.

-Lo de siempre.- La dueña de la tienda no dijo más y pasó entre mesas que tenían cantidad enorme de bolsas, hasta una puerta al final del local, abriendo la misma y pasando a la trastienda. La joven demonio caminó mientras hasta el mostrador donde estaba la caja registradora. A pesar que le encantaría poder platicar con aquella señora, que aparentaba menos de su edad real, la verdad es que sabía que era todo menos prudente, así que se mantuvo en silencio los breves minutos que estuvo sola con los dos hombres dentro de la tienda y al momento que la mujer originaria de Veerhal saldría de la trastienda, los ojos café de la demonio pasan a contemplar lo que la señora traía, una caja blanca y sin ningún sello, como una caja de zapatos sin marca pero sellada con algunas grapas. La joven pagaría una cantidad importante de dinero por aquella caja misteriosa, la cual fue lanzada sin miramientos en una bolsa negra sin ningún tipo de logo que identificara la tienda donde había adquirido aquel artículo. La demonio ni siquiera se molestó en revisar el contenido de la caja y decidió llevar aquella bolsa negra ella sola, dejando al agente que la seguía con el resto de las bolsas y dirigiéndose a la salida de aquella tienda, dando un último vistazo a la persona que la había atendido, en señal de despedida.

-Ya terminé.- Su tono era solemne y serio, y fue dedicado hacia el juez del Regeln que había logrado llevarla a aquel sitio. Mantenía la bolsa negra tomada con recelo, como una leona cuidando a sus cachorros mientras sus pasos se detenían hasta haberse alejado de la tienda de bolsas, maletines y carteras, esperando algún tipo de reacción por parte del ángel, ya que no sabía si ya debían volver al estacionamiento o el joven quería realizar algo más en aquel lugar. Realmente le hubiera encantado caminar hasta la feria de comida del centro comercial, ya que lo último que había comido había sido la mitad de un plato de hot cakes y había sucedido hace varias horas, lo que la mantenía algo hambrienta. Realmente no estaba consciente de a donde se dirigirían luego de estar en aquel centro comercial, pero esperaba que fuera a un lugar donde pudiera descansar, ya que sabía que ya era de noche y además la liberación de adrenalina, su regeneración y todo lo que sucedió en el hotel la habían dejado algo cansada, no tanto como para impedirle continuar con cualquier otra actividad que el de cabellos blancos decidiera realizar.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 11:57 am

No podía darse el lujo de aparentar cansancio de demostrar realmente cual complejo estaba resultando para el mantener una apariencia amable o un trato ecuánime para la demonio que parecía más bien disfrutar y aprovechar lo que sería una breve visita a este sitio para poder abastecerse por bastante tiempo de diversos tipos de ropa, los suficientes para poder vestir a mas de una persona, lo cierto es que tampoco estaba dispuesto a preguntar de forma más franca el porqué de sus compras o que es lo que necesitaba, primero porque pese a ser un tanto curioso aun pensaba con bastante seriedad en que es lo que ella estaba planeando, si bien confiaba un poco en ella también había cosas que no sabía y que ciertamente no deseaba saber, quizá alguna otra misión para su organización, quizá algo que ella esté planeando, entre menos información sepa por ahora menos involucrado estaría respecto a los planes de la demonio que si bien hasta ahora no han resultado malos o dañinos tampoco puede calificar como inofensivos o inocentes. El otro motivo para no cuestionar de más era la presencia excesiva de agentes del Regeln, era una extraña mezcla entre la visita de alguna especie de embajador y la seguridad de un prisionero de alta peligrosidad, aquella segunda característica prefería guardarla para sí.

Sus pasos continuaron a una tienda distinta donde la chica comenzó a recorrer buscando ropa para personas de una edad más avanzada, aquello era raro pero honestamente no tan raro como lo anterior, tomando en cuenta que finalmente era ropa de mujer aunque tampoco era de su incumbencia general el que era lo que estaba haciendo. Su mirad ase desvió a donde el joven que los acompaña notando el mismo rostro de desconcierto en el, sin embargo lo que la demonio realizaba no era algo que él pudiera responderle o siquiera tuviera la capacidad de explicar de una manera más o menos clara para el chico, y siendo aun más honestos tampoco para sí mismo. Es por ello que se limito nuevamente a seguir, la chica tenía un método bastante rápido para comprar cosas al menos en esa tienda, buscaba prendas en especifico y al terminar de hacerlo dirigirse a la caja pagar y salir con varias bolsas más que debido ya al número de estas el ángel no pudo encargarlas todas al joven y decidió tomarlas el mismo.

A su juicio aquel paseo estaba ya por terminar mas no sin una última sorpresa por parte de la joven que se adentro a una peculiar tienda y este simplemente se limito a seguirle mas no muy de cerca, su mirada recorrió por completo el lugar cual si buscara una explicación a aquello, de entre todos los sitios que habían visitado hasta ahora ese era el que realmente resaltaba y seguramente no solo para el sino también para los agentes que le acompañaban motivo por el cual trato de mantenerse tranquilo, entre más calmo se mantuviera el más posible era el hecho de que los agentes hicieran lo mismo y es por ello que se dedico a no ser más que un espectador de la transacción realizada por la demonio, bajando su mirada por instantes siguiendo con curiosidad a la persona que les atendía, era algo no muy normal pero ciertamente se trataba de mantenerse alerta por cualquier caso. Su curiosidad se centro en el pequeño paquete que la demonio habría adquirido, un vez más si la curiosidad no fuera a despertar sospechas de alguien más que el sin duda habría preguntado pero ya habría tiempo más que suficiente para ello, por ahora parecía que la chica estaba completamente lista y aquello presentaba por fin el primer alivio para el ángel.

-¿Es todo?- cuestiona en aquel instante para comenzar a avanzar esperando que lo haga la joven, el avance no sería fácil pues lleva consigo las bolsas que ella había comprado y justo detrás de ellos aquel joven agente les sigue con una carga mucho mayor a la que el juez llevaría en manos. –Creo que a la próxima pediré que te asignen un orco para asistente- menciono a forma de susurro pensando en la cantidad de productos comprados.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 1:02 pm

Observa como la expresión del ángel cambia a una de alivio y sonríe, ya que se imaginaba que estaba fastidiado de comprar cosas, porque finalmente era un hombre y aquello era cosa de chicas. Observa las manos del de cabellos blancos, y como había decidido ayudar al otro agente que los acompañaba. Aquello la extrañó un poco, ya que le había dejado todas las bolsas a este para que el joven no se sintiera como un perchero andante pero era interesante ver como había decidido por voluntad propia ayudar a uno de sus hombres, aquello hablaba muy bien de él, ya que demostraba aprecio por su unidad y también un poco de humildad, colocándose a su altura.

-Pero los orcos son grandes y feos, mínimo este está algo lindo, y su cara de desconcierto es hasta tierna- Al escuchar las últimas palabras del joven deja escapar una pequeña risita y sus palabras suenan en tono bajo, de forma que sea el ángel el único que las escuche, bromeando un poco con él. Notaba como el agente los seguía de cerca, pero como no se habría puesto a su lado, por lo que su formación era una especie de triángulo, con ellos dos hombro con hombro y el joven que había quedado relegado a cargar sus bolsas un poco atrás.

-¿A dónde vamos ahora?- Seguía sin moverse del sitio, ya que no sabía que planes tendría el joven juez, si dirigirse al automóvil o ir a otra área del centro comercial. Mínimo le gustaría dejar sus compras para poder estar más liberada en caso de que siguieran un poco más en aquella edificación. El techo del centro comercial tenía un área que dejaba a la vista el cielo nocturno, aunque fuera una estructura cerrada, tenía unos paneles de vidrios en parte del techo y por él podía observar como el cielo ya tenía un tono azabache, lo cual significaba que apenas en un par de horas máximo cerrarían el centro comercial.

El día se le había hecho lento, y los sucesos que habían ocurrido tan sólo el día anterior con el dragón en el centro comercial de otra ciudad se le hacían lejanos, como de una época diferente, además de que tenía más familiaridad con el ángel, a pesar de que sólo llevaba con él un día y unas cuantas horas. Su mano aún sostiene la bolsa de la última tienda que había visitado y su cuerpo apenas se estira un poco, liberando algo de tensión de aquella manera mientras observa fijamente al juez con sus ojos café, en espera atenta de la respuesta que el debiera darle para dirigirse ahora donde él considerara conveniente ir, ya que por los momentos estaba bajo su disposición, cosa que no le desagradaba del todo, ya que estaba cómoda y conseguía lo que quería, así que no tenía ninguna queja, por lo menos ninguna hasta el momento.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 4:41 pm

-Lastima, entonces te tendré que dar un catálogo o algo así- Exclama con cierto enfado al instante que comienza a avanzar decidido en dirección a la salida del lugar, las palabras de la demonio ya comenzaban a ser menos molestas para el aunque de igual manera seguían siendo consideradas más una falta de respeto o un abierto reto por parte de la chica que otra coa, sus ojos se cierran con un a tranquilidad absoluta y sus pasos se adelantan un poco mas hasta comenzar a separarse un poco de la formación que la chic habría seleccionado, aquello era bastante extraño para el joven pero de igual manera resultaba interesante, finalmente era él quien decidía el rumbo que tomaban y ya había pasado de ser solo la sombra o bien el perchero ambulante de la chica, ahora bien podría llamársele cargador de bolsas pero aquello no tenía importancia el hecho era que se había enfocado completamente en ser esa figura que se mantenía en movimiento y no preguntaba pero ahora era un tanto distinto, sus pasos se adelantaron con seguridad y su avance siguió perfecto desviando apenas la mirada a donde la joven.

-Ahora nos dirigimos a un lugar seguro, solo espero que sea lo suficientemente apropiado para que puedas poner todo tu almacén- exclama llevando aun las bolsas y notando como el agente los seguiría de cerca, por instantes conforme sus pasos se dirigían a donde estaba el automóvil un fugaz pensamiento paso por s mente liberando uno de sus ya clásicos suspiros provocados por la demonio y al comenzar a descender sus ojos se abren nuevamente tras haberse cerrado para observar el vehículo en el cual habrían llegado, era el momento de la verdad debido al número de bolsas que tenían que transportar y esperando que aquellas cupieran de forma adecuada en el interior del vehículo. –Abran- menciono a algunos metros de su llegada notando como es que dos de los agentes ahí presentes harían caso de sus palabras abriendo de inmediato el compartimento de equipaje.

Los pasos del ángel se apresuran un poco más al estar ya listo para guardar las cosas que lleva cargando hace un breve espacio para que sea primero el joven el cual comienza a depositar sus bolsas con cuidado y posteriormente él para que al terminar de hacerlo aquel compartimento se encuentre lleno casi completamente, al parecer no solo era una idea suya si no que en verdad se había exagerado un poco en el numero de compras pero eso no era del todo de su incumbencia pues al instante que la puerta se cierra y el agente retrocede alejándose poco a poco el vuelve a observar con seriedad a la demonio alzando apenas la ceja. –Me alegra que aun hayas dejado cosas para los demás- exclama al momento que sus pasos conducen a la parte trasera del vehículo abriendo la puerta para que ella ingresara y de igual manera ambos custodios se dirigirían ya al interior del vehículo esperando a que ellos estuvieran libres.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 5:58 pm

-Eso del catálogo me encantaría, sepáralos por razas y así elijo los más guapos de cada una de ellas… Incluso me puedes dar marcadores de colores y les hago marquitas a los lados de las fotos, cada color para diferentes nivel de sex appeal.- Responde al primer comentario del joven, el cual hace que deje escapar una pequeña carcajada mientras sus pasos siguen los pasos del ángel de cabellos blancos por aquel centro comercial, notando como ambos irían de vuelta a las escaleras que llevaban a los niveles subterráneos de la edificación, es decir, notaba que ya se dirigían hacia el estacionamiento. La verdad es que aquella idea se le hacía hilarante, se imaginaba todo un libro, como un anuario de secundaria, llena de fotos de agentes del Regeln, y a ella seleccionando a los más guapos recostada boca abajo sobre una cama, moviendo sus piernas y balanceándolas. Negó con la cabeza para sacar esa imagen de su mente, porque si no era así le daría un ataque de risa que no podría controlar.

Asiente con su cabeza cuando escucha que se dirigen a un lugar seguro, lo cual era algo relajante para ella, ya que por fin podría ponerse cómoda y por fin volver a su forma original. Esperaba que el lugar que el juez eligiera fuera realmente seguro y no tan poco seguro como había sido el hotel elegido por ella. Al llegar al estacionamiento camina hasta el automóvil donde habrán llegado, observando con algo de duda la cajuela de aquel vehículo y observando las bolsas enormes que tanto el ángel como el agente que se halla cerca de ellos llevan, pero se tranquiliza al ver como todas entran perfectamente en la maleta.

Ríe un poco al escuchar las últimas palabras del joven, caminando hasta la puerta de atrás del auto y subiendo en el vehículo, tomando asiento aprovechando que el joven mantenía la puerta del mismo abierta para ella. Sus pies se apoyan en el suelo del coche y espera que el joven entre con ella, sentándose a su lado. Mientras tanto sitúa la bolsa que llevaba aquella caja a su lado, de modo que quede entre su cuerpo y la puerta del auto que aún estaba cerrada. Sus manos bajan hasta debajo de sus senos, desatando la corbata que estaba usando como listón e inclinándose hacia adelante, de modo que pueda depositar la corbata del agente que estaba de copiloto en el regazo del mismo, devolviéndosela antes de que se le olvidara. Su rostro gira y su mirada se desvía para quedar observando a través de la ventana del auto, enfrascada por segundo en sus propios pensamientos.

La verdad es que le causaba curiosidad a que lugar la llevaría el ángel, y también le parecía interesante saberlo debido a que él le había dicho que iba a permanecer con ella. Una sonrisa se formó en sus labios mientras pensaba que podría usarlo nuevamente como peluche, ya que se veía cómodo. Conocía bastante del Nexo pero seguramente el juez del Regeln lo conocía aún mejor, lo cual le intrigaba ya que le gustaba conocer muchos lugares nuevos y seguro conocería partes de aquella ciudad que aún no había visto o había explorado.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 6:56 pm

no esperaba una respuesta distinta o de naturaleza diferente a la que la chica termino por expresar manteniendo sus ojos en las bolsas que guardaban y escuchando para simplemente tratar de pasar por alto el comentario, lo cierto es que eso no pasaría, si bien la chica parecía de confianza lo último que haría bajo cualquier circunstancia es el entregar una lista con fotografía de agentes del Regeln a una organización distinta y aun y cuando la chica demostró ser de confianza hasta ahora ella sigue siendo un miembro de Inferna que para bien o mal es una de las organizaciones algo conflictivas a las que el Regeln tiene que tratar de mantener en un estado claro de total calma, sus ojos se cerraron pensando en aquella idea y terminando por aceptar el hecho de que el mundo giraba de esta manera ahora, eso no era difícil ni tampoco alguna especie de problema debido a que el comentario era una broma y él entendía que la respuesta de la demonio era una continuación a la broma hecha.

-Es hora- anuncio en un tono serio al subiera al automóvil cerrando la puerta y dejando que sus pensamientos divagantes volvieran de nueva cuenta a centrarse en la realidad, esa en la que el continua siendo una figura de autoridad y la chica sigue siendo aun una especie de prisionera y huésped a la vez, aquel estatus era algo que él no había otorgado del todo pero que la organización de la que forma parte asigno a la chica por tratarse de un miembro de Inferna con cierta autorización para realizar una misión que ahora estaba como desconocida por ellos y también como concluida por causas de fuerza mayor que serían en su caso el hecho de que el dragón de aquel momento le ataco, aquella versión era favorecida por la negativa de la lagartija a expresar una palabra, eso o simplemente era mudo aunque en realidad lo más probable es que si guardaba silencio era porque algo estaban tramando aun las personas con las que se encontrara aliado. Los brazos del ángel se cruzan en el momento que se escucha el motor del vehículo iniciar nuevamente la marcha y conforme las ruedas comienzan a desplazarse la mirada del juez cambia al exterior del automóvil.

-El único problema es que te gusta llamar la atención- Exclama con tranquilidad manteniendo la vista al exterior del automóvil sus brazos cruzados y su espalda perfectamente alineada con el asiento, el volumen de su voz era bajo suficiente para que ella escuchara con claridad pero para que las personas al frente no tuvieran tanta oportunidad de hacerlo aun y cuando tampoco era algo que los excluyera por completo aunque necesitarían concentrarse en escucharle y eso los delataría si trataran de hacerlo. –Disfrutas de la atención y la aprovechas, no está mal pero se supone que debíamos hacer una escala corta que transformaste en todo un viaje de compras- exclama soltando un suspiro conforme el automóvil regresa ya a las calles del Nexo haciendo notorio como estas estarían mucho menos cargadas de vehículos que anteriormente, la mirada del juez voltea en ese momento a donde la chica y una sonrisa se forma en sus labios.

-Lo cierto es que ahora al menos podemos ir más rápido, pero no cambia el hecho que debieras ser un poco más cuidadosa respecto a cómo te manejas durante este tiempo, una demonio a la que ya buscan o una protegida por el Regeln, cualquiera de ambas identidades no te van bien- Exclama cerrando sus ojos nuevamente y manteniendo una postura tranquila conforme el trayecto continua y sabiendo perfectamente que estarían a unos minutos del que sería su destino

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 7:48 pm

Siente como el motor del auto se enciende y como aquel vehículo empieza a moverse hacia adelante, subiendo por la rampa por la cual habían bajado antes y llegando así a una de las calles principales del Nexo. Su mirada se desvía del rostro del ángel hacia la ventana que está a su lado, observando a través de esta para estudiar por cuales calles el carro transitaba, tratando de memorizarlas en caso de emergencia, contando cuantas vueltas daban desde que habían salido de aquel centro comercial.

Su posición actual de prisionera aún no le molestaba del todo, porque lo único que evitaba era que se expresara libremente, pero no es que en aquellos momentos tuviera mucho que decir. Tenía la protección del Regeln y la compañía del juez, la cual era bastante agradable así que no tenía motivos para quejarse. En aquel momento no quería pensar en la misión, ni en el dragón, ni en el humano que los atacó en aquel hotel, sino por instantes se relajaría de forma completa, manteniendo su concentración sólo fija en mantener la imagen de la chica de cabellos marrones y delicado rostro que estaba usando en aquel momento. Su mirada se desvía de la ventana hasta el rostro del joven de cabellos blancos al escuchar su voz y alza un poco su ceja, curiosa por lo que acababa de escuchar.

-¿De qué hablas?- Era la primera vez que escuchaba aquellas palabras dirigidas a ella, no se consideraba alguien que le gustara llamar la atención y aquello la tomó por sorpresa. Tuvo el sentido común de susurrar aquellas palabras en el oído del joven, de forma que sólo él pudiera escuchar aquella pregunta que la había dejado algo atónita y había despertado su curiosidad de forma casi inmediata. Era extraño que el joven mencionara el tiempo que pasó en el centro comercial, ya que había durado apenas un poco más de media hora y había adquirido la ropa necesaria para la misión que todavía estaba en pie, sobretodo porque para infiltrarse en Inferna tendría que cambiar de imagen a cada rato, mínimo unas cinco veces, y eso si le iba bien. Pensó que el joven había notado que ella se había dado prisa, pero al parecer no tenía ni idea de porque había comprado tanta ropa. Un suspiro de desesperación escapo de los rosados labios de la demonio y dejo que su voz sonara de nueva cuenta, muy cerca del oído del ángel, de nuevo para que sólo él la escuchara.

-¿Siempre suspiras tanto o soy yo la que te hago suspirar tanto?- Aquello también le daba curiosidad, ya que notaba que aquel gesto era realizado muy frecuentemente por aquel hombre, y no sabía si era bastante común en él o si ella era así de desesperante. El tono que usó fue uno coqueto, como si el joven decidía responder que eran por su culpa, estuviera confesando su amor incondicional por ella. Esperaba que el juez notara el truco de su tono de voz, pero realmente no sabía que tan inocente podía llegar a ser, ya que eso de no haber tenido nunca una pareja había hecho que lo apreciara como una persona no tan experimentada en ese ramo de la vida, lo cual se le hacía interesante, y por extraño que pareciera, la demonio aprovecharía el mes que tendría junto a él para intentar enseñarle lo más que pudiera, incluyendo todo el conocimiento que tenía sobre aquella área, conocimiento que era bastante extenso.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 9:04 pm

-Técnicamente para esconderte te gusta seguir llamando la atención- sus palabras son bastante claras al momento que se encoge de hombros negando con la cabeza y después llevando su diestra a donde su frente pasando apenas para desalinear un poco su propio cabello bajando la mirada a donde la joven, sus palabras sobre aquel punto no serían mas sus pensamientos eran claros al menos para él, pese a ser una demonio que cambiaba de forma para ocultarse, le gustaba llamar la atención y hasta parecía disfrutar el tener su escolta personal o que la misma escolta se hubiera convertido en una especie de comitiva para llevarle de compras, no era precisamente buena en discreción y si bien ocultaba de esa manera su identidad evitando ser blanco de personas en especifico que buscaban a la demonio también se convertía en blanco inmediato de personas que no le buscaban, es decir aquellas que simplemente la convertirían en blanco basándose en su comportamiento y esa manía por buscar de cierta manera ser el centro de atención, ejemplo alguien que buscara una víctima importante bien quien simplemente buscara un objetivo con la intención de molestar al Regeln y de aquellos locos había muy pocos pero existan en el Nexo.

El vehículo sigue una línea recta hasta donde un edificio se muestra, aquel sería uno de los más altos mas no era notorio por estar entre otros de similar tamaño lo cual no era tampoco de extrañarse y conforme la distancia entre el punto donde se encontraba el automóvil también el numero de automóviles y agentes que les seguían iban disminuyendo, esto no significaba que el área era más insegura para ellos si no todo lo contrario, aquel distrito de la ciudad en particular estaba completamente vigilado por el Regeln respecto a la seguridad de las calles o incluso a las personas que podían o no acezar a este, de igual manera el hecho de que poco a poco las unidades asignadas a su protección y traslado fueran disminuyendo era un claro indicio de que estaban llegando al sitio planificado.

-Es más bien la situación- exclama a manera de respuesta a la demonio, sus suspiros en efecto tienen que ver con la joven mas no de una forma grata al menos no del todo, el motivo por el cual tiene esa reacción no es otro que el estar en constante desacuerdo o siempre contrariado por las actitudes de la chica, mismas actitudes que comienzan a ser bastante recurrentes y de igual manera su reacción lo es. –Pero con el fin de no dañar de mas tu ego, se podría decir que tu ere la causante de la situación- Termina por admitir de forma sincera al instante que el vehículo disminuye su velocidad entrando por un estacionamiento subterráneo y sin más deteniendo el movimiento frente a la puerta de un elevador. Aquello era obvio que no era para nada agradable para el juez que acostumbrado a mantener su vida alejada de su deber parecía estar condenado a romper incluso las reglas propias en esta ocasión.

La puerta finalmente se abre y él es el primero en salir mas solo para sostener la puerta para que la chica pudiera salir libremente, observando la puerta del elevador al tiempo que esta se abre cual si los estuviera esperando, esto era parte de un protocolo de seguridad bastante simple, prueba completa de que el Regeln estaba presente en aquel edificio mas no de forma completa, simplemente era el control de un elevador para facilitar los últimos pasos del traslado. –Ahora si fuera tan amable- exclama al demonio esperando que descienda del automóvil y suba a aquel elevador para poder hacer lo propio tras ella y en ese instante presionar un solo botón que los llevaría a uno de los pisos más altos de la torre. –deberé cambiar de dirección tras esto- susurra sin más remedio como ultima reacción a los últimos acontecimientos.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   Jue Jun 14, 2012 9:40 pm

Escucha con atención las palabras del joven, reflexionando sobre estas. Sabía que en sigilo no era precisamente un as, porque cuando le tocó entrar en lugares sin ser oída, sin poder usar por algún motivo sus habilidades de ilusión para infiltrarse o para escapar realmente siempre pasaba algo que dañaba sus planes, como tropezarse con algo o tirar un florero. A pesar de que las palabras la sorprendían un poco, realmente no estaba tan consciente de ser tan mala ocultándose hasta el punto de hacer lo contrario, que era llamar la atención. Ya estando consciente de aquella situación, podría intentar evitar llamar tanto la atención al estar con él fuera, porque seguramente el ángel también sería un blanco perfecto, seguramente su posición de juez no lo hacía precisamente muy amado por los criminales en aquel plano. Al escuchar las palabras del joven en respuesta a su última pregunta una sonrisa se forma en sus labios, los cuales se curvan hacia arriba.

-Lo siento guapo, creo que no funcionaría… tu amas demasiado las reglas y a mí me gusta hacer lo que se me venga en gana.- Aquel comentario hecho por la demonio era en forma de broma, al enterarse que era la causante de los suspiros del ángel de cabellos blancos. La verdad es que era muy divertido bromear con él, ya que era una persona bastante agradable, y a pesar de su seriedad tenía respuestas muy hilarantes y sarcásticas a los comentarios que ella hacía, hecho que le simpatizaba, ya que antes el juez era más serio y antipático, y ahora mostraba una nueva faceta, ligeramente menos serio pero capaz de bromear con ella, a pesar de las circunstancias en las cuales ambos se conocieron, las cuales no eran las más favorables para la joven demonio.

Su mirada se desvía del rostro de aquel hombre, volteando su rostro para el otro lado y de esa manera mirando a través de la ventana del vehículo al notar que el mismo disminuía de velocidad. Notaba como llegaban a un edificio bastante alto y se preguntaría si era allí donde se dirigían, dudas que quedaban despejadas al entrar en el estacionamiento subterráneo de aquella construcción. Observó como el automóvil se detuvo ante un elevador, el cual observaba con especial curiosidad, ya que llamó su atención el hecho que apenas el auto se había estacionado al frente, aquellas puertas se habían abierto para recibirlos. Nota como el joven a su lado se mueve, abre la puerta y sale a través de ella, sosteniéndola de forma caballerosa para que la chica también saliera de aquel vehículo. Su mano tomó con cuidado la bolsa negra con la caja blanca dentro de ella, y su cuerpo se deslizó hasta la abertura de la puerta del carro, por la cual salió lentamente, de una forma un tanto elegante. Sus pasos siguen los pasos del caballero de blancos cabellos hasta el elevador, adentrándose en este y recordando lo sucedido la última vez que habían subido a un elevador. Por extraño que pudiera ser el hecho, sus mejillas se sonrojaron al pensar en lo que tuvo que hacer para hacer más segura su estadía en aquel hotel, pero también la molestaba haber tenido que realizar aquello en vano, ya que ni siquiera eso logró evitar la emboscada que les tendieron en aquel lugar, de pronto se preguntaría si el joven también estaba pensando en lo mismo o si había decidido borrar de su memoria aquello, lo cual no era tan descabellado, ya que lo tomó por sorpresa y seguramente podría pensar que lo hizo más por placer propio que por protegerlos a ambos, ya que no había logrado aquello.

-¿Me estás llevando a tu hogar? Eso sí me sorprende… y no entiendo porque deberías cambiar de dirección.- Dice aquello en forma de broma, tratando de a la vez dejar sus propios pensamientos de lado, manteniéndose lo más alejada posible del joven de cabellos blancos, sosteniendo con ambas manos la bolsa negra que hubiera adquirido en el centro comercial, como si tratara de decirle con su cuerpo que no se abalanzaría encima de él como había hecho, sintiéndose extrañamente tímida ante él, ahora que estaban de nuevo solos.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Llegada al Nexo.   

Volver arriba Ir abajo
 
Llegada al Nexo.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» [Silver Eyes Pirates] Llegada al puerto.
» La llegada de un chico nuevo [Libre]
» Llegada temprano
» La llegada de un nuevo personaje!
» Llegada al Lago

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Nexo :: Regeln-
Cambiar a: