InicioÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarsePortalCalendarioMiembrosGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Millenium Mall

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 8:46 pm

La joven camina con el ángel hacia el hotel, adentrándose en esta edificación con tranquilidad y notando como el peliblanco seguiría sus indicaciones, pidiendo la habitación que le había sugerido lo cual le hace sonreír. Observa como luego de que obtiene la llave de la habitación se dirige hacia ella y como baja su mano hasta la propia, entregándole la llave, la cual no recibe, sino que prefiere entrelazar sus dedos con los de él, dejando la llave entre las palmas de ambos y caminar hacia uno de los ascensores de aquel lugar, llevando su mano libre hacia el botón a la derecha de aquellas puertas doradas, el cual presiona con su dedo índice, el cual causa un sonido y que la luz del botón se encienda, así asegurándoles que el ascensor se le dirigía hacia el lobby del hotel.

Al momento que el botón que la joven demonio había presionado se apagaba, las puertas doradas frente a ellos se abren y la joven se adelanta para entrar en aquel cubículo, el cual tenía el mismo tapiz que el lobby donde ahora se encontraba y mezclaba aquel color con algunos toques dorados. La pared contraria a la puerta del ascensor se hallaba cubierta de un espejo, desde la altura del pecho de ella hasta la parte de arriba. Al entrar jalaría suavemente la mano del joven para que entre junto con ella, y su mano libre, la que no sujetaba la mano del ángel que la acompañaba, presiona el botón que reza “4”, el cual también se enciende, dándoles a entender que la instrucción de dirigirse a aquel piso había sido enviada, y las puertas doradas comienzan a cerrarse.

Cuando escucha el chasquido metálico que le indicaba que las puertas se habían cerrado completamente, la joven empuja suavemente al peliblanco hacia el espejo, soltando su mano y quedando ella con la llave de la habitación, la cual se guarda en uno de los bolsillos de su sobretodo rápidamente y se acerca aún más al hombre que la acompañaba en aquel lugar, apegando su cuerpo al ajeno, llevando sus labios a su mejilla, pero de forma tal que desde atrás podría pensarse que se estaban besando. Sus manos tratan de tomar las ajenas y llevarlas hacia su propia cintura, dejándolas en este lugar y moviendo su rostro para que ahora sus labios queden en su oído y susurrar suavemente en este.

-Sígueme la corriente.- Sólo alcanzaría a pronunciar aquellas palabras mientras sus labios comienzan a bajar por su cuello, moviendo su cabeza como si lo estuviera besando, pero realmente tratando de tocarlo lo menos posible, sólo para que desde atrás se obtenga la imagen que quiere dar.

Detrás de sus cuerpos, al lado de las puertas del ascensor, habían un par de cámaras de seguridad, las cuales eran muy pequeñas pero si existía alguien lo suficientemente perspicaz y aburrido para estudiar aquel pequeño lugar podría ver los oscuros lentes sobresaliendo de la decoración de aquel ascensor, muy acorde con el resto de la edificación. No sabía a ciencia cierta si el joven juez había notado aquellos artefactos, y tan sólo esperaba que no la empujara de vuelta y se alejara de ella, ya tendría tiempo de explicarle su accionar cuando llegaran a la habitación, ya que sabía que allí no habían cámaras de ningún tipo, ni dispositivos que pudieran grabar sus conversaciones.

Aquel ascensor se movía con suavidad y lentitud, ya que a pesar de que aquel lugar era bastante elegante y cuidado, realmente era un edificio algo viejo, y tenía los sonidos y la velocidad característica de los elevadores de edificios de los años 50. Así que la rubia se dedicaba a interpretar su papel por todo el recorrido del ascensor, subiendo por su cuello nuevamente y luego volviendo a posar sus labios sobre su mejilla, dejando una marca de su labial a propósito en parte de la piel de su cuello, de su mejilla y, antes de dejarla sobre sus labios, cerraría los ojos tratando de pensar en otra cosa, en fijar en el joven la imagen mental de otro ángel que no difería tanto físicamente con la del juez del Regeln, sus labios apenas se deslizan con algo de ahínco sobre los del joven, lo suficiente para dejar manchas de labial rojo sobre estos, de forma desordenada, como si se hubieran besado apasionadamente y al terminar aquella incómoda faena se despegaría de él, al mismo tiempo que el ascensor hacía un ruido y las puertas doradas volvían a abrirse, ahora en el cuarto piso de aquel edificio.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 9:56 pm

Sorpresa tras sorpresa por parte de la demonio pues primero el instante en el ángel que el trataba de molestarle había sido cambiado de inmediato por ella que ahora sostenía sus manos guiándolo por los pasillos del hotel, sus ojos permanecieron ahora sorprendidos en los de la joven para que sus pasos condujeran a ambos al elevador, lo último que realmente esperaba en ese momento era el encontrarse en un sitio tan cerrado con la joven, lo cierto es que no había motivo tampoco para sospechar, agentes del Regeln debieron de haber al menos buscado ya por alguna amenaza inminente o alguna especie de peligro que pudiera presentar un problema, sus ojos se cerraron en aquel instante y el movimiento de la demonio termino por sorprenderle dejándole en una postura extraña y notando como es que ella dirigía sus movimientos, había dos motivos para no retroceder de inmediato, el primero las palabras de la joven, uno nunca debe dejar pasar la capacidad de los demonios por esconderse, después de todo ellos saben de eso y de paranoia. La segunda de las motivaciones era aun la apuesta, el retroceder de esa manera y dejar de interpretar el papel acordado por ambos resultaría en admitir su derrota de inmediato y debería por lo tanto acatar las órdenes de la demonio por el tiempo acordado cosa que él no está dispuesto a hacer.

-Y a que se debe esta actuación- menciona con calma siguiendo su papel su cuerpo apenas se mueve notando los movimientos de la joven y sus manos se mantienen cuidando el Angulo que ella habría propuesto, apenas inclinándose adelante para hacer creíble su papel y sin embargo evitando contacto con la joven la cual sería la que continuaba con la mayoría de las ideas, después de todo ella es la que termina guiando, su rostro permanece inflexible ni un ápice de duda y ni un instante de vacilación o un sentimiento distinto al de seriedad que habría mantenido y sin embargo no puede expresar la incomodidad que en cierta parte del siente de forma completa.

La posición incómoda termina en el instante que las puertas del elevador se escuchan abrir tras aquel ascenso lento que habría tenido, apartándose lentamente para dejarle pasar y siguiendo sus pasos de manera cercana, su rostro mostraba seriedad aunque en su mente había cierto descontento, el siempre preocupado por su impecable aspecto trataba de contenerse del hecho de las manchas que la joven habría dejado en su ropa y sin embargo sus ojos se limitaron a cerrarse mostrando cierta calma para después continuar caminando al lado de la joven encontrándose ya en el cuarto piso, no era algo del otro mundo y conforme su avance continuaba sus ojos notaron delante de ellos la puerta que debiera de ser la de la habitación que ellos habrían pedido, su rostro gira alcanzando a ver su reflejo por instantes y levantando su mano libre deslizando sus dedos por su rostro a manera de limpiar un poco las marcas manteniendo una sonrisa cordial y hasta alegre cual si estuviera de acuerdo con todo mas esto solo para evitar que aquel gesto le pareciera mal educado o un problema para la joven.

-Nuestra habitación- dice con cierto alivio avanzando un poco mas y adelantándose a los pasos de la joven tomando la llave entre ellos para finalmente abrir la puerta haciendo un gesto para que ella entrara primero y dirigiendo la misma sonrisa a la joven buscando con esta actitud al menos retarla lo suficiente para que fuera ella la que perdiera la apuesta de una sola vez, -Adelante, ya no puedo esperar- menciona buscando aquella acción por parte de la demonio lo cual estaba más que seguro que ella notaría.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 10:33 pm

La joven nota como el ángel coopera, no de forma muy animada, pero lo suficiente para que su plan saliera como esperaba. Al momento que las puertas del ascensor se abren, deja que sus pasos la guíen fuera de aquel lugar, caminando por aquel pasillo, dirigiéndose hacia la habitación que habían elegido para ocupar. Al notar como el joven abre la puerta y ante el comentario que el juez hace no puede evitar dejar escapar una breve carcajada, lo toma por una mano, lo jala hacia adentro de la habitación y cierra la puerta de un golpe, mientras arquea una ceja, para que si alguien había escuchado su risa, pensara que se trataba de otro tipo de reacción.

La habitación estaba decorada como la mayoría del hotel, con colores rojo y dorado, con algunos accesorios en blanco, como las sábanas debajo del edredón dorado, y las fundas que cubrían las almohadas. La joven de cabellos rubios caminaría hasta la cama que se hallaba en el centro de aquel lugar, tomando asiento en el borde de esta y subiendo una de sus piernas, flexionándola y apoyando el pie en el borde de la cama mientras sus manos se dedicaban a desabrochar las tiras del tacón de aquel pie, para luego bajar su pierna y subir la otra, haciendo exactamente lo mismo, de forma que ya soltadas, tan solo bastaba un movimiento suave para poder deshacerse de ellos y que sus pies quedaran libres.

Luego de deshacerse de lo más incómodo de su atuendo la demonio se procede a levantar, caminando a un lado de la habitación, donde se hallaba una enorme cortina, la cual toma con una de sus manos y desliza por el tubo que la sostenía, haciendo que la misma dejara al descubierto una gran ventana de vidrio, que estaba a la altura suficiente como para ver bastante de la calle por la cual habían llegado, y por la cual el automóvil donde habían llegado se había ido. Se veía como ningún auto circulaba por aquel lugar, y que si lo hacían ambos podrían verlo. El piso donde se encontraban era perfecto, ya que no era tan bajo como para no poder ver nada, ni tan alto para que alguien que viniera por la carretera volteara a ver a la persona asomada en aquella ventana, ya que la gente normalmente optaba por fijarse en los opuestos.

La joven voltea su mirada de la ventana hacia los ojos del joven, para que este se acerque a la ventana y así entienda la razón de la elección de aquella habitación, que era por su excelente vista y ángulo pero sabía que le debía otra respuesta, así que camino hacia una mesa pequeña que se hallaba al lado de la cama, donde se encontraban algunos pañuelos, tomaría uno entre sus dedos índice y pulgar y camina hasta la figura masculina que la acompaña en aquella habitación, comenzando a limpiar las manchas de labial que había dejado sobre su piel, a la vez que dejaba que su voz se oyera tranquilamente, ya que sabía que aquellas habitaciones estaban insonorizadas.

-En el ascensor habían dos cámaras, justo encima de las puertas, así que algunos guardias observaron toda la escena y con la experiencia me he dado cuenta que las personas que vienen acá es para hacer negocios o para serle infiel a sus mujeres… en este momento todos creen que eres algún empresario extranjero con una aventura indebida, por lo cual no pidieron tu nombre al momento de darte la llave de la habitación. Si no creían eso, eran muy capaces de enviar a algún empleado a preguntar si necesitábamos algo, y cerciorarse que estuviéramos cómodos y que las habitaciones eran de nuestro agrado, pero nadie quiere molestar a una pareja tan apasionada que no puede resistir llegar a la habitación…- Sus hombros se encogen al darle aquella explicación al juez del Regeln, mientras continúa suavemente deslizando aquel pañuelo por los lugares manchados, limpiando el desastre que ella había hecho en su rostro, pero notando que fue lo suficientemente cuidadosa de no ensuciar sus blancos ropajes.

Al terminar de eliminar las manchas de maquillaje se aleja un poco de él, llevando aquel papel usado hacia una de las papeleras de aquella habitación, esperando así que el joven hiciera cualquier pregunta que deseara, pero aprovechando el momento de darle la espalda. La verdad es que ella no era ninguna chica inocente, era bastante manipuladora y se valía de su imagen incontables veces para salirse con la suya, pero era la primera vez que tenía que llegar tan lejos para poder continuar en una misión. El joven no era nada desagradable físicamente, pero sabía que, a pesar de lo raro que pareciera, ella no le atraía para nada y tener que hacer aquello en contra de su voluntad, sintiendo su incomodidad la ponía incómoda a ella, ya que no estaba acostumbrada a no causar ningún tipo de reacción en el sexo opuesto, y la idea de que alguna joven ángel debía estarle esperando en algún lugar de aquel plano volvió a cruzarle la cabeza.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 11:13 pm

Cierta calma termina por rondar la mente del juez al instante que sus pasos le conducen al interior de la habitación cerrando la puerta y avanzando poco a poco por ella hasta situarse cerca de una ventana, la vista que se podía obtener de aquel lugar era importante para trazar cualquier plan de escape o simplemente por encontrarse algo divertido por hacer mientras se encuentra en aquel lugar, y sin embargo sabe perfectamente que no se encuentra solo, por el contrario el aprovechar el tiempo para tomar un poco de aire y encontrar un mínimo espacio para sí es también la perfecta oportunidad para que la joven demonio tome su propio tiempo y encuentre alguna forma de ponerse al menos un poco mas cómoda, por parte del ángel la comodidad proviene no de el lugar ni tampoco de la compañía si no del hecho que con el fluir del tiempo la coartada para todos los eventos había sido completada lo cual lo libera de esa parte tediosa de su trabajo que es el cubrir las cosas para que los humanos no sospechen absolutamente nada, sus ojos se cerraron con una tranquilidad absoluta y por un instante decidió relajarse por completo olvidando por aproximadamente tres segundos incluso donde es que se encontraba.

La sorpresa fue la reacción que tuvo al notar a la demonio cerca del reabriendo sus parpados y sintiendo los pañuelos pasar por su cara seguido de la explicación de la joven respecto al comportamiento, la realidad el también había sospechado eso y no había mucho que decir, las cosas ya habían pasado y por el momento lo único importante es pasar el tiempo de una forma segura para poder regresar al Nexo tan rápido como sea posible, sin embargo en este instante estaba completamente incomunicado, al menos por instantes, y la única persona en la que podría confiar o intentar confiar era en la joven demonio que estaba ahí presente aun y cuando realmente no es una tradición ni una genial idea por parte de los ángeles el confiar en demonios.

-Entiendo la idea de cuidarse de mas, pero quizá exageres un poco, si me hubieras preguntado creo que hubiera conseguido el mismo efecto en cualquier otro punto- expresa con una tranquilidad absoluta al tiempo que sus pasos continúan ahora en dirección a la puerta de la habitación asegurándose que este bien cerrada para finalmente recorrer con una rápida mirada el lugar caminando nuevamente mas ahora en dirección a un pequeño sofá que se encontraba en este y finalmente tomando asiento en el apoyando con cierta comodidad su espalda y alzando su mirada al techo, algunas horas eran necesarias aun para que todo fluyera de forma correcta y de igual manera se debía de encontrar la manera perfecta de realizar las cosas, el tiempo podía o no esta da su favor pero lo cierto es que mientras el tiempo que deben permanecer en aquel sitio pasaba debían hablar o al menos encontrar la forma de sobrevivir a la experiencia y a su vez mantener al menos de su parte la manera de evitar que la apuesta que seguía en curso fuera perdida.

-Bien, entonces bajo tus reglas y casi cada una de las condiciones que has puesto estamos aquí- menciona tratando de encaminar su plática a algo más propio de lo que hacen y después de ello recuperando una postura adecuada aun sentado y reabriendo los ojos para observar a la joven, -Entonces debo suponer que el dragón te ataque primero, te defendiste terminaste con él y ahora estas aquí- menciona haciendo un corto recuento de todas las cosas que habían pasado y que los habían puesto en esa situación, -lo cierto es que no se con seguridad que es lo que sucede aquí, pero más allá de sorpresas o relación con nuestro problema principal por ahora, estas en una misión de Inferna persiguiendo a dos demonios que pueden convertirse en problema en este plano, entiendo perfectamente a Inferna sin embargo debió de solicitar nuestra ayuda- menciona cerrando sus parpados y un gesto de enfado se forma en su rostro al hablar de la situación cruzando sus brazos.

-Espero estés completamente enterada de que el regeln debió de informar a Inferna ya sobre lo que nos has dicho, y si ellos han tomado esa misión como clasificada seguramente no estarán muy seguros de revelarnos detalles, sin embargo son inteligentes y no creo que pongan en riesgo tampoco la relación que tienen con la organización y la posibilidad que se les brinda para llegar al Sild- menciona con seguridad poniendo en claro el porqué es que Inferna cooperaria con su organización, sus ojos se abren nuevamente y su respiración se calma tras un suspiro que demuestra cierto nivel de enfado que posteriormente cambia por una sonrisa, -Una vez que tenga esa información te podre decir que es lo que sigue en nuestro plan, pero ya que nos has dirigido aquí, y que pareces tener el tuyo propio, porque no me dices que es lo que piensas que debiéramos hacer- cuestiona por fin en espera de una respuesta por parte de la demonio.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Lun Jun 04, 2012 11:53 pm

La joven había optado por sentarse en aquella cama, que en realidad era bastante cómoda y antes de darle las respuestas que el joven le pedía sus ojos se cierran por algunos instantes y su cuerpo parece relajarse un poco, su espalda pierde tensión y su cabello comienza a oscurecerse poco a poco, de la misma manera como se había aclarado, como si algún químico invisible estuviera tiñéndolo de negro. Su rostro perdería un poco de filo, sus labios se volverían un poco más gruesos, sus ojos se harían un poco más grandes al momento que su cráneo parece tomar un mayor tamaño, pero tampoco con una diferencia abismal a la que antes había tenido. Sus piernas se hacen un poco más largas, haciendo que la ropa que llevaba en ese momento se hiciera aún más corta y al momento que reabre sus ojos, posando su mirada en los ojos del ángel que se halla sentado en el sofá de aquella habitación, el color de sus pupilas era violeta y no azul, como había sido desde que había salido del baño de aquel centro comercial semi destruido.

Luego de que su cuerpo adoptara su forma original, una sonrisa se apodera de sus labios y se levanta de aquella cama, caminando lentamente hacia el juez de cabellos blancos, tomando asiento a su lado, ahora un poco más tranquila, ya que podía enfocar toda su atención al asunto que tenía pendiente en aquel momento, en vez de dividirla entre eso y la imagen que estaba intentado mantener. Su voz suena tranquila, casi relajada luego de un día bastante pesado y su mano izquierda pasa a desenfundar su mano derecha, dejando el guante que envolvía la misma sobre su regazo, mientras se dedica a contestar al joven.

-Inferna no les revelará nada, les dirá que yo estaba tras dos fugitivos, pero no les dirán que estaban asignados a una misión. Mi idea es partir cuando estemos descansados al Nexo, y de allí pasar a Chaos… yo me puedo infiltrar en los cuarteles, robar el documento, leerlo y luego de saber la misión que tenía aquel par de sujetos podríamos proceder como mejor nos parezca. Acepto sugerencias también.- Concluye sus palabras observando a su colocutor con interés, en espera de alguna idea que pudiera mejorar la propia, o también dispuesta a cambiar sus planes si el joven ángel proponía unos mejores.

Sus piernas se estiraban lo más que podían, un poco acalambradas tanto por el calzado que había estado usando, sino también por el tamaño que habían tenido hasta ahora, uno más corto que el normal. Su mano derecha ahora pasaba a liberar a la izquierda del guante azabache que la abrazaba, colocando este sobre el guante que ya había quitado y realizando aquella acción con mucho cuidado, de forma de que su muñeca no se lastimara. Sólo en aquel momento en que esperaba algún tipo de respuesta por parte del joven empezaría a concentrar sus energías en que el hueso que había quedado en una mala posición, en el que causaba el dolor y la venda que tenía en su muñeca, se moviera de forma tal que volviera a quedar en la posición que debía, y pudiera volver a usar su mano con normalidad. Aquello era algo doloroso, ya que aceleraba el proceso natural que unos buenos cuidados médicos, y la reacción de su propio cuerpo habrían causado.

No era muy agradable sentir como el hueso se movía debajo de la piel, tratando de calzarse en la posición que debía, al mismo tiempo que sus músculos buscaban perder un poco de tensión y sus articulaciones resentidas trataban de regenerarse a sí mismas. A pesar de todo aprovechaba aquel momento para intentar sanar la última herida que le había provocado la batalla con aquel ser proveniente del Veerhal. Sus ojos permanecían tranquilamente posados sobre el rostro ajeno, sin dar ni un atisbo de dolor o incomodidad, cosa que experimentaba en aquel momento, pero sabía que sólo podía concentrarse en una de sus habilidades mágicas, y dependiendo del joven, podían quedarse sólo una noche antes de que tuviera que adoptar la imagen de la rusa que había estado interpretando, así que debía aprovechar la oportunidad que tenía al alcance en aquel momento.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 12:37 am

Silencio y después de unos segundos interés demostrado solo en la mirada del joven ante la cual la imagen de la demonio cambia nuevamente, paso poco tiempo realmente con aquella imagen de la pelinegra por lo cual es un tanto interesante el observar el cambio notando con cierta tranquilidad como es que la joven no habría recurrido a algún tipo de cambio y el llevaría a la persona equivocada, además pudo otra el cansancio durante el tiempo que permanecieron juntos y seguramente su capacidad para hacer alguna otra cosa estaba mermada mientras ella debiera de ocupar aquella imagen, nada raro en verdad pues ha conocido a personas con mayores dones para cambiar de apariencia e incluso a aquellos que resultan mucho mas habilites generando ilusiones al punto tal que pueden alterar la realidad de una manera terrible, por ahora el hecho de que la joven recuperara su forma original era un punto de confianza aparte que producía una tranquilidad total en el ángel al momento que su vista se desvía por instantes al exterior del hotel desde el sofá donde se encuentra, nada ha cambiado a excepción de la ora notándose los destellos de luz más tenues y de igual manera el silencio aumentar conforme los segundos transcurren.

La relativa calma termina por ser rota por parte de la demonio y la atención del ángel regresa a ella, su idea era interesante aun y cuando él o mostro mucho interés o deseo real de volver al plano Chaos, el plano dimensional que el mismo habría decidido abandonar ya hace tiempo atrás y al cual en lo más profundo de su ser no terminaba por extrañar ni siquiera un poco, no pudo evitar bajar la mirada ante aquella idea y mostrar un poco de enfado mas solo con esa posibilidad cerrando los ojos y reabriéndolos para observar un tanto extrañado a la demonio, si ni ella sabía a qué se enfrentaba quizá no era tan útil como le parecía a demás por si eso fuera poco existía una probabilidad muy baja de que alguien dejara ir a una prisionera de esa manera a su propio plano, los riesgos que eso implica son muchos y si se le suma a ellos el hecho de que pueda existir la probabilidad de que se pueda infiltrar en una organización y dicha infiltración pueda descubrirse las posibilidades eran menos, ¿hasta qué punto se podría llevar ese jugo?, se pregunta de forma personal y sus manos se apoyan en el sillón cerrando los ojos y desviando su rostro nuevamente al techo meditando sobre aquello.

-Lo cierto es que tu idea es arriesgada y no puedo asegurarte que cuentes con un apoyo total del Regeln y ciertamente eso me limitaría bastante a mi también- menciona con calma al momento que sus ojos se cierran y respira profundamente cual si tratara de pensar en alguna solución que pueda ser útil para ambos, lo cierto es que por el momento no existe alguna para ello, sus manos se tienden finalmente impulsándose al frente con la intención de levantarse en ese momento y caminar poco a poco hasta la ventana para solo notar como todo alrededor del hotel permanecía vacio, nada era extraño y hasta cierto punto eso también podía levantar sospechas de alguna manera, su tranquilidad se mantiene y su cuerpo gira apoyándose cerca del borde de aquel lugar para observar a la demonio notando como es que su habilidad para regenerarse comienza a manifestarse, ese hecho especial ayudo a confirmar al menos mentalmente la teoría del ángel respecto de la apariencia de la demonio como rubia, mientras ella se mantuviera de esa manera sus capacidades parecen verse mermadas de alguna forma.

-Creo que no puede hacerse mucho en realidad por hoy al menos, una vez lleguemos al Nexo las cosas podrán tomar alguna forma- comenta con calma para cruzar sus brazos en ese momento desviando su mirada a un lado. –Si te mantienes mucho tiempo así será más complejo para ti, incluso si tuvieras que escapar de alguna manera o moverte rápido perdería tiempo valioso, en realidad trato de entender tu situación pero creo que te sobre esfuerzas y seguirás haciéndolo con la apariencia rubia- menciona no pensando como el juez que es sino como un estratega y agente que también fue en su momento y que son conocimientos que en esta clase de situaciones no vienen mal para nada.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 1:15 am

Nota como el joven pasa de estar sentado a su lado a levantarse, alejándose de ella para dirigirse a la ventana de aquella habitación. Era muy curioso como el joven mantenía una actitud correcta para mantener la apuesta en pie, pero como se alejaba en cada oportunidad que tenía. Sus labios se curvaron en una sonrisa amarga, y se dedicó a escuchar las palabras del joven con atención, si bien ninguna la sorprendía, trataba de leer entre ellas algunas actitudes, y se haría de la idea que el joven no actuaría de ninguna forma fuera del consentimiento del Regeln, es decir, que no haría mucho sin una aprobación casi firmada por aquella organización. Dejo escapar un breve suspiro y apoyo sus pies descalzos sobre el suelo de aquel lugar, para levantarse de aquel sofá, un poco cansada y enojada consigo misma. Esperaba contar con la ayuda del joven para realizar lo que debía hacer, pero este parecía dejarle en claro que no iba a colaborar demasiado.

Sus pasos fueron suaves, cuidadosos y eran acallados por la alfombra carmesí que tapizaba el piso de la habitación, su andar se dirigía a la puerta del baño de aquel lugar y sus ojos se cerraron mientras caminaba, ya que sabía que tendría que intentar idear una nueva estrategia y no había nada mejor que el agua caliente y las burbujas para inspirarla. Al llegar a la puerta del baño se voltea poco a poco, para clavar su mirada en la figura masculina y dejaría que su voz se oyera en un tono neutral, que no deja traslucir ningún sentimiento, era un tono algo cortante pero vacío.

-Entonces lo mejor es aceptar mi castigo, Gerard Lightblade. Llévame de vuelta a Chaos como reprimenda por los delitos cometidos en el plano Sild.- En el momento de pronunciadas aquellas palabras su mano pasa a tomar el picaporte de la puerta del baño, bajándolo para abrir esta y cerrar la misma detrás de si de un portazo.

Ya dentro de aquel lugar dejaría que sus manos se deslizaran por los botones del sobretodo oscuro que cubría su cuerpo, desabrochando uno por uno sin prisa para luego extender sus brazos hacia atrás, dejando que el propio peso de la prenda la hiciera deslizarse por sus brazos, hasta caer en el suelo. En el momento que queda en ropa interior su cuerpo se dirige a la bañera que se hallaba justo en la pared opuesta de la puerta por al cual había entrado. Su cuerpo se inclina un poco hacia al frente, haciendo que las dos llaves de aquella tina se abrieran y empezara a salir el agua de la fontanería, hacia aquel recipiente de mármol. Sus manos suben a tientas por su espalda, con algo de dificultad, y tomaría ambos bordes de su sostén, uno con cada mano, moviéndolos de manera tal que el broche que lo mantiene en su lugar se libere y aquella prenda caiga encima del sobretodo azabache que ya se hallaba en el suelo. Sus manos finalmente bajan por su cuerpo, tomando la última prenda entre los dedos índice y medio de ambas manos y hacen que baje, subiendo una pierna para sacarla de aquella pequeña prenda, y luego la otra, de forma que se libera de ella y la lanza sobre el montón de ropa que ya se había acumulado.

Su cuerpo ahora desnudo se inclina sobre la bañera de nueva cuenta, cerrando las llaves ya que el agua había llegado al punto que ella buscaba, y de una repisa que se hallaba sobre el inodoro tomaría un pequeño frasco, abriendo la tapa del mismo y derramando su contenido en el agua de la tina, lanzando el envase vacío en la papelera que se hallaba a la derecha del inodoro y subiendo su pierna, para bajarla dentro de la bañera, haciendo lo mismo con la otra, adentrándose en aquella tina y empieza a deslizar su espalda por la pared, hasta quedar casi recostada en aquel lugar, dejando que las burbujas taparan todo su cuerpo y sólo su cara quedara fuera del agua.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 4:37 pm

Su cuerpo permaneció en el mismo lugar desde el momento en que decidió tomar asiento nuevamente, realmente intentaba dejar en claro las limitantes para las acciones propuestas por la dominio y no sin antes hacer hincapié en que cada una de las cosas que él puede hacer debían al menos encontrar cierto refugio en las leyes del Regeln. No hubo sorpresa ante los movimientos de la joven y en realidad tampoco los encontró molestos ni nada por el estilo, por el contrario el que ella decidiera llevar una conducta como esa era solo señal de que estaban en cierta manera en un lugar completamente seguro o al menos un sitio confiable, sus ojos permanecieron cerrados por unos segundos y su cerebro se concentraba en encontrar una respuesta correcta a las distintas interrogantes que provienen de si mismo encontrando una que podría funcionar en el momento que la joven menciono su idea sobre aceptar su castigo, por un instante sus parpados se abrieron y mantuvieron la mirada alerta para después de unos segundos cerrarlos nuevamente terminando de estructurar la idea en su cabeza y finalmente dejarse caer recostándose sobre el sofá.

-La realidad es que, esa podría ser una buena manera de regresar a Chaos sin problema, devolverte a inferna y que realices lo que tengas que hacer para después regresar al Sild- explica tratando de exponer su plan de una manera simple, aprovechar la sanción que la demonio ya posee para simplemente usar su castigo como excusa para un oficial del Regeln para atravesar al Chaos con una prisionera y posteriormente regresar posiblemente con ella y los planes que estaban persiguiendo, nada del otro mundo y fácil e ocultar y de explicar, incluso cualquier oficial de su organización con un poco de inteligencia entendería que el plan es casi perfecto esconder las cosas detrás de otras, muy al estilo de la organización después de todo.

Su postura era cómoda y servía para escuchar al interior del baño mas no para ver después de todo no es como que hubiera interés o necesidad de ello, sus ojos se cerraron y con calma en su mente comenzaba a cerrar aquellos puntos que no quedaban del todo claro e incluso a trazar un plan de acción para el día posterior, bastante simple en realidad solo era cuestión de encontrar la forma en la cual el Regeln apoyara su idea de llevar el mismo a la joven demonio lo cual no era bastante difícil debido a que después de todo es un prisionero capaz de terminar con un drago por sí misma y de igual manera un agente de Inferna, la excusas sobraban en esos ejemplos.

-El plan será simple, dependiendo de cuál es el grado de cooperación del Regeln podríamos llegar al punto donde simulando tu traslado al Chaos puedas cumplir con tus planes y posteriormente regresar al sild-. Por fin un gesto de descontento algo controlado se nota en el rostro del juez al mencionar aquellas palabras, el en realidad no se encuentra cómodo en el plano mencionado debido a las relaciones entabladas con cualquiera de las dos organizaciones presentes en la región, una enemigos jurados de siempre otra que lo consideran un desertor más que un antiguo aliado y hábil integrante de ella. –Pero creo que por ahora puedes tomarte el tiempo que desees, después de todo quizá sea mejor que descanses pues si tu plan es llevado a cabo terminaría siendo mucho más cansado de lo habitual- menciona con serenidad reabriendo los ojos y esperando recostado en el sofá.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 5:17 pm

Su cuerpo permanece en el agua y sus párpados caen sobre sus pupilas violáceas. Siente como la temperatura del agua de aquella bañera era lo suficientemente caliente para que su cuerpo pierda tensión y para relajar sus músculos. La espuma acaricia su rostro de nívea piel y cubre el resto de su cuerpo que se halla bajo la tensión superficial del líquido incoloro. Sus ojos se abren por unos instantes, al escuchar la voz del joven que llegaba hasta ella por debajo de la puerta del baño y su ceño se frunce. No había pensado en aquello como plan, pero se le hacía bastante bueno, debido a que el joven podía cumplir con su obligación con el Regeln, ella podía pasar a su plano con una escolta del Sild y todos felices.

Bueno, eso parecía al principio, sólo había una falla en aquel plan, y era que Inferna la recibiría del otro lado, y era probable que prefirieran que abortara aquella misión, cosa que no le habría servido para nada. Aquel plan trazado por el ángel estaba bien, sólo si no se avisaba a Inferna de su traslado al Chaos, era preferible que aquella organización pensara que estaba cautiva en el Sild, en algún calabozo del Nexo. Sí, aquello resultaría, esa variación al plan lo hacía perfecto, o lo más perfecto que podía ser. Su ceño dejó de fruncirse y sus labios se curvaron en una sonrisa mientras su cuerpo bajaba un poco más, para que su rostro quedara debajo del agua por unos instantes, incluyendo su negro cabello y logra ahora quedar totalmente húmeda.

Su rostro vuelve a emerger, con algunos cabellos azabaches pegados a su piel y sus ojos vuelven a cerrarse, repasando aquel nuevo plan mental sin haberlo aún comentado con el joven. No se había dado cuenta que no lo había expresado en voz alta, y por instantes pensaba que el joven estaba allí, cerca de ella, compartiendo sus pensamientos, como si no necesitara que se los dijera. Sus ojos permanecían cerrados y su mente divagaba mientras la pelinegra cavilaba en silencio, con su cuerpo debajo del agua, relajándose en aquella tina y perdiendo poco a poco la consciencia, ya que el ligero olor a vainilla del agua, el calor de esta y el cansancio de su cuerpo, que a pesar de que era menor debido a que había alcanzado a dormir un poco en la ambulancia que los había llevado del centro comercial al hospital, era también cierto que llevaba varios días sin dormir ni un poco, y estaba segura que eso era lo que había evitado que saliera ilesa de la batalla con el dragón.

Su muñeca ya se hallaba recuperada, gracias a la combinación de la habilidad de regeneración de la joven perteneciente a Inferna, y también el agua caliente había colaborado en mucho. A pesar de aquello no se había quitado la venda antes de entrar en la bañera y aquella se estaba deshaciendo en el agua con temperatura elevada, empezaba a perder firmeza y a deslizarse fuera de su mano, que se hallaba debajo del agua, junto al resto de su cuerpo.

Ya se había quedado dormida pensando en todo lo que debía hacer y cómo debía hacerlo, sin darse cuenta, y el agua se había empezado a enfriar, ya que llevaba más de una hora sumergida en ella, pero estaba tan inconsciente que no notaba la diferencia de temperatura, además que tampoco había notado como mucha de la espuma de la bañera ya se había disuelto, quedando el agua con una tonalidad blanquecina y con algunos sectores sin espuma.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 5:48 pm

El tiempo pasa de manera lenta alrededor de todo y de igual manera la atención comienza a fluctuar de el techo o el sonido que se escuche del baño solo para asegurarse que la joven sigue en el interior, de aquello no había duda sin embargo la paciencia que es otro determinante a seguir pareciera cada vez menor en el, sin embargo solo se limita a cruzar sus brazos levantando finalmente sus pies para quedar perfectamente recostado en el sillón, la situación ya es lo bastante inusual como para que piense seriamente en que es lo que debiera de hacer y de igual manera su tiempo pareciera un poco menor conforme los segundos continúan pasando, sus parpados terminan por cerrarse y su respiración se hace un poco más lento haciéndolo caer gradualmente en un estado de somnolencia contra el cual su consciencia trata de luchar para evitar que quede completamente dormido, y sin embargo inmóvil y con su mente repasando evento su planes apenas y alcanza a pensar en que es lo que debiera de hacer manteniendo la tranquilidad y de igual manera tratando de entender cuáles son las partes de su plan que debiera de perfeccionar.

En su mente hay respuestas a aquellas preguntas pero conforme mas se deja llevar por el tiempo mas es la noción del mismo menor, haciendo que los segundos se hagan minutos y posteriormente los minutos continúen avanzando hasta convertirse en al menos una hora, el movimiento de su mano termina por deshacer la posición de brazos que tendría bajando esta y cayendo al suelo provocando el movimiento que sus ojos se abrieran y por un momento su vista reanalizara el lugar con la intención de saber donde estaba, su cerebro tarda poco o nada en recordar todo y su cuerpo se levanta extrañado por la falta de presencia de la joven en el lugar, sin embargo se limita a buscarle primero en la habitación y después acercándose al baño donde se detiene en la entrada.

Dos golpes son dados en la puerta con fuerza suficiente como para escucharse aun y si estuviera encendida alguna llave de agua y repite nuevamente con un poco mas de insistencia, juzgando por la actitud de la joven pareciera poco probable que ella hubiera escapado de alguna manera del lugar mientras él estaba dormido, además había ya algunos agentes que debieran estar dispuestos como vigilancia alrededor de la habitación, su respiración vuelve a lo normal y sus sentidos se vuelven a poner alerta a causa de la falta de respuesta por la demonio, y nuevamente termina por dar un par de golpes a la puerta ahora acompañados de su voz que trata de llamar la atención de la demonio en el interior de aquel lugar. –Estas ahí, creo que debiste de convertirte en liquido ya- menciona esperando una respuesta y manteniéndose firme en el lugar, sus ojos desvían su mirada a donde esta un reloj solo para controlar el tiempo que habría pasado en ese momento, sus ojos se cierran y su cuerpo se inclina al frente tocando nuevamente la puerta.

Su paciencia nuevamente comenzaba a ponerse a prueba y sin embargo lo único que hizo fue tocar una vez más la puerta del baño tratando de llamar su atención para finalmente abrirla levemente sin siquiera asomarse al interior de aquel lugar, -Vamos que creí que eras una demonio no un pez- exclama en un tono de voz alto esperando que así lo escuche. –Deberías de salir ya- aconseja manteniéndose fuera del lugar.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 6:05 pm

La joven permanece profundamente dormida en la bañera, y oía la voz del ángel hablarle y le parecía escucharlo desde muy lejos. También escuchaba como el joven golpeaba la puerta, y hasta alcanza a oír como la misma se abre y como el joven vuelve a hablar, pero cada sonido se le hacía más y más lejano. Sus ojos permanecían cerrados y su cabeza un poco ladeada, su cabello húmedo caía por todo su rostro y en esos momentos su cuerpo estaba cobrando las horas de sueño que había perdido en toda su estadía en el Sild, que ya era casi de una semana.

En parte de su mente, una leve parte que aún se hallaba consciente, escuchaba lo que sucedía e intentaba hacer reaccionar al resto de su cuerpo pero también sabía que se había sobre esforzado y que hasta que no descansara como debía, no iba a despertar, por mucho que lo intentara. Lo único que daba vestigios de vida por parte de la demonio era su calmada respiración, ya que inhalaba y exhalaba el aire tranquilamente, con ninguna irregularidad y tan sólo un pequeño ronquido sería la respuesta a todas las palabras del joven, sonido emitido en parte por aquella pequeña parte que aún se hallaba consciente, intentando advertirle al peliblanco que no se iba a despertar por lo menos en unas ocho horas.

El agua se enfriaba más y más, y su cuerpo empezaba a temblar un poco por los escalofríos que sentía debido a la baja temperatura del agua, pero ni siquiera eso lograba que la pelinegra despertara y buscara secarse y salir de allí. Ya toda la espuma se había disuelto y el agua llegaba hasta su barbilla, entre transparente y blanca, por el líquido que había vertido en ella y tanto el cuerpo y cabello de la chica compartían el mismo olor del agua, un olor dulce, como a vainilla o a coco, que hacía una buena combinación con el olor típico de la demonio, un olor a almendras.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 6:35 pm

Un gesto de enojo se nota en el rostro del ángel ante la respuesta de la demonio y de igual manera un suspiro de alivio proveniente de sus labios se hace más notorio, su cuerpo permanece inmóvil y su puño cerrado amenazando con golpear nuevamente la puerta sin hacerlo aun al tiempo que su respiración regresa a la normalidad, su sonrisa desaparece solo por instantes para después volverse a formar moviendo la cabeza de un lado negando. A su juicio lo último que podía esperarse es que la joven quedara tan profundamente dormida que comenzara a roncar y sin embargo de haberlo hecho sin duda llevaría demasiado tiempo en el interior de la bañera, sus parpados se cerraron finalmente y aunque esperaba encontrar otra respuesta además de aquel sonido la ausencia de ello termino por hacer que empujara apenas la puerta en ese momento para dar un paso al interior de aquella habitación.

Sus ojos se cerraron al inicio avanzando de forma lenta buscando que con sus manos apoyadas en la pared pudiera guiarse para no terminar cayendo y siendo un espectáculo más para la joven y sin embargo no podría darse ese lujo tampoco, al notar como aquella táctica servía de poco sus ojos terminaron por entreabrirse un poco mas observando a donde el muro y finalmente trato de hablarle ya que se encontraba ahí, -Sera mejor que salga de este lugar- termina por hablar tratando de hacerla reaccionar mas pareciera que no lo lograría de ninguna manera por lo cual gira lentamente observando únicamente el rostro de la joven y tomando una toalla cercana termina por acercarse para intentar levantarla, envolviéndola de inmediato en la toalla y caminando nuevamente ahora para el exterior del baño con la joven sostenida entre sus brazos y finalmente caminando hasta llegar a la cama dejándola caer en ella con cierto cuidado.

Sus ojos se cierran y finalmente intenta retroceder tratando de contener su descontento por terminar siendo una especie de niñera para la demonio que habría sido tan distraída como para quedarse dormida en el interior de la tina, lo cierto es que no era tampoco algo que se pudiera evitar y pese a su enfado sus brazos se cruzan y su cuerpo gira para comenzar a avanzar hasta el sofá en el cual toma asiento de nueva cuenta observando al techo y negando con la cabeza, la joven debería descansar y existe la posibilidad de que el también debiera hacer lo mismo, sin embargo por aquel instante solo puede recostarse nuevamente en el sofá para tratar de ordenar sus pensamientos esperando una vez más a que la joven despierte o bien pueda por fin encontrar una mejor forma de continuar con un plan que tiene ciertos tintes de imposible para poder ejecutarse.

-Vaya desastre- menciona finalmente cerrando sus parpados y levantando sus manos para después dejarlas caer emitiendo un ligero bostezo.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 7:14 pm

Su cuerpo tiritaba ya de frío al momento en que escuchó los pasos del joven adentrándose en el baño, y no reaccionaría ni siquiera al momento en que el ángel la tomaba entre sus brazos y la envolvía con la toalla. Al momento de ser cargada fuera de la tina su cabeza se mueve y su largo cabello casi toca el suelo, el cual va quedando humedecido por las gotitas de agua que se deslizaban por sus hebras negras. Al momento en que salen del baño su cuerpo se mueve tan sólo un poco, de forma de acercarse más al joven y robar un poco del calor de ángel, debido a que hacía frío y ya había anochecido y algunas corrientes de aire se deslizaban por la amplia ventana de aquella habitación, además sumándole el hecho que el agua de la bañera estaba ya fría cuando fue sacada de la tina, y que su cuerpo aún se encontraba humedecido.

Nota como el joven la deja con suavidad en la cama, y gira en esta aún dormida, empapando toda el edredón y secando parte de su cuerpo de aquella manera. Por suerte al toalla no se movería de su lugar y no dejaría al descubierto su cuerpo, pero ahora la humedad de la tela que se hallaba debajo de ella la hacía volver a tiritar de frío. Aquella zona de su mente que aún estaba consciente estaba algo enojada, debido a que le molestaba sentir tanta debilidad, tanta que no podía vestirse nuevamente ni secarse ella misma, y también por no tener a nadie que calentara su cama aquella noche. Hizo un último intento por despertar, moviéndose un poco más para intentar alejar el letargo y poder volver a reaccionar, pero aquel movimiento lo único que logra es que la joven caiga de la cama, a la alfombra carmesí de la habitación, con un movimiento seco y suave, ya que la alfombra era lo suficientemente mullida para que no sonara su caída, y ni eso pudo lograr despertar a la demonio. La parte de ella que aún se hallaba consciente izó una bandera blanca y decidió descansar, junto al resto de ella, sin importarle que había caído a la alfombra ni como había caído, hecha un desastre de cabellos negros húmedos.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 7:41 pm

Los ojos del ángel continúan cerrados escuchando únicamente lo que ocurre alrededor, después de todo no hay mucho que pueda hablar o hacer mientras la única compañía que tiene este completamente perdida en sueños, su vista apenas voltea al notar cómo es que la joven demonio comienza a moverse y su ceja se levanta ante los movimientos que ella realiza que terminan por provocarle el caer de la cama, su diestra acude de inmediato delante de sus labios con la intención de evitar que la risa que estaba a punto de escapar e ellos lo hiciera manteniéndose en silencio y negando nuevamente con la cabeza, esperaría de alguna manera que la caída despertara a la demonio sin embargo ella parecía completamente inconsciente de no ser por su respiración continua que se escucha con claridad y de ese rostro que parece incluso el estar disfrutando el seguir dormida cualquiera se hubiera podido alarmar del hecho de que no le doliera el caer o que no pudiera despertarle de ninguna manera, sus ojos se cierran nuevamente y su rostro baja un poco con la intención de mantenerse calmado esperando quizá que la joven despierte nuevamente

El silencio siguiente es el motivo por el cual no da ninguna pista sobre el que la demonio se hubiera puesto de pie y es en ese momento que con bastante resignación el ángel se levanta nuevamente siguiendo con su papel de cuidador adelantando sus pasos lentamente hasta el momento donde encuentra a la joven inclinándose y volviendo a cargarla en sus brazos para depositarla en medio de la cama buscando que en ese sitio el caerse sea mucho más complejo, su rostro baja nuevamente y su cabeza niega para después retroceder hasta tomar asiento en el sillón.

-Realmente creo que esto no estaba en mis obligaciones- menciona en ese momento para después cerrar sus ojos por un instante cruzándose de brazos en espera de que la joven pudiera o no despertarse soltando un suspiro mas y esperando que el tiempo avanzara de forma más rápida.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 8:51 pm

Siente como su cuerpo vuelve a ser levantado por el ángel, y como él se dispone nuevamente a levantarla y dejarla sobre la cama. Su lado medio consciente vuelve a despertar y alcanza a lanzar sus manos alrededor del cuello del joven en el momento justo que queda sobre la cama, de forma tal que intenta que el caiga a su lado y así poder aprovechar su calor. Pero a pesar de aquella acción la demonio permanece profundamente dormida y ese movimiento era un tanto involuntario, tan sólo para aprovecharse del calor corporal ajeno, ya que ella estaba húmeda y casi desnuda, pero su cuerpo adquiere un poco de rigidez, de forma que al ángel no le sería tan fácil escapar de aquel agarre y esperando que se resigne y duerma a su lado, tal vez con la esperanza que también echara la cobija sobre ambos, para así sentir un poco menos de frío.

Sus ojos permanecen cerrados y su respiración es lenta y pausada, además de tranquila. La joven permanece con aquella toalla rodeándola, cubriendo parte de su desnudez y los ruidos de la noche invaden la habitación. Apenas se escucha el andar de un carro, pero enseguida se aleja el sonido, de forma que se intuye que el carro siguió por el camino por el cual habían llegado a aquel hotel. El clima era bastante agradable, aunque algo frío y se escuchaba el cantar de los grillos, ya que aquel lugar estaba rodeado por zonas verdes, muy bien cuidadas y parecía que cualquier ruido que hubiera en el exterior llegaba a ellos por la conveniente altura de aquella habitación en el cuarto piso. La noche se cernía sobre la edificación, haciendo que el cielo se tiñera de negro y se cubriera de estrellas. Aquella tranquilidad continúa toda la noche, hasta que el cielo se tiñe de naranja y unas franjas de luz atraviesan al ventana de vidrio semi abierta, dejándoles saber que ya había amanecido.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 9:51 pm

Un gesto de sorpresa se hace presente en el rostro del ángel al notar cómo es que la joven le atrapa de cierta manera, sin embargo el no está del todo dispuesto a ello tratando de liberarse de alguna manera, sin poder conseguirlo del todo trata apenas de empujarle más sin usar demasiada fuerza o incluso tratando de que eso sea de la forma más suave posible, “no sé qué demonios tiene en mente” piensa con cierto enfado cerrando los ojos al momento en el cual intenta separarse nuevamente, para ser una demonio semi inconsciente parece tener más fuerza de la que él esperaba y sin embargo busca zafarse de alguna manera pues simplemente no considera que el quedarse ahí sea alguna especie de opción, el forcejeo, si es que se le puede llamar de esa manera al juez que intenta zafarse de aquella situación, continua por unos minutos más por los cuales se siente completamente atrapado cayendo a su lado mas no cerrando los ojos ni mucho menos, más bien con la firme intención de que en la primera oportunidad que se le presente lograr escapar de aquella situación incómoda, su respiración regresa a la normalidad terminando por suspirar con cierta pesadez para después tratar de liberarse nuevamente, sin mucho éxito dedicando una mirada de enojo a la demonio y volviendo a suspirar tras ello.

Su respiración se escucha nuevamente y por instantes cede a la idea de mantenerse en el lugar aunque no por mucho, su rostro no muestra enojo en si no cierto grado de desesperación que continua en crecimiento al tiempo que sus manos sostienen las de la demonio por las muñecas y tratan de abrirlas poco a poco sin conseguir mucho, no hay de otra, la estrategia elegida por el ángel es el moverse lentamente por el colchón de la cama hasta el borde del mismo y sin más tratar de dejarse caer cual peso muerto con la intención de que de esta manera pueda salir del agarre de la demonio y poder levantarse para poder emprender una retirada más digna.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 10:27 pm

La joven permanece atrapando al ángel entre sus brazos, su rostro no deja traslucir que la joven estuviera consciente, ni siquiera muestra algún gesto. Aún dormida lo único que hace es pasar su pierna por encima de él, como si se tratara de alguna almohada o peluche, y sus ojos permanecer cerrados. Su cuerpo no deja escapar a su nueva almohada, bastante tibia y agradable, así que una presa así de tentadora no la iba dejar escapar, por lo menos mientras estuviera dormida, ya que si la joven estuviera despierta lo habría soltado de inmediato, ya que no era de su agrado tener a un hombre en su cama en contra de su voluntad, pero en aquel momento sólo era una almohada muy cómoda.

Permanece en aquella posición durante toda la noche, impidiéndole escapar y dejando para el juez la única opción de rendirse y dormirse, ya que no era la primera vez que le servía como almohada, sólo que ahora usaba más de él como un gran cojín.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 11:21 pm

Sus ojos se cierran al sentir que sus intentos comenzaban a ser inútiles completamente mas buscando de igual manera el conseguir escapar, el servir de almohada no es parte del trato y de ninguna manera parecería estar de acuerdo con aquella acción al instante que sus manos intenta mover nuevamente sus manos al frente con la intención de levantar su brazo para tratar de escapar, la gravedad no era una buena idea y poco a poco su cuerpo intenta girar nuevamente con la intención de alcanzar el borde sintiéndose completamente atrapado, un suspiro de enfado comienza a hacerse aun más presente en el y sus ojos terminan cerrándose completamente en aquel instante, aun trata de buscar la manera en la cual podría moverse y sin embargo trata aun de moverse de alguna forma.

Su cuerpo intenta moverse nuevamente para lograr abrir los brazos de la joven sin conseguirlo intentando moverse poco a poco por la cama sin conseguirlo nuevamente, en su mente ya había dejado de contar el número de intentos fallidos en aquellos minutos guardando silencio mas no sin un poco de enfado y poco a poco quedando dormido sin darse por vencido quedando sumido en un sueño bastante ligero que poco a poco comienza a hacerse mas pesado.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Mar Jun 05, 2012 11:55 pm

Sus ojos permanecen cerrados mientras que su cuerpo se mantiene inmóvil, y sus brazos permanecen rodeando al joven, al igual que su pierna permanece sobre el cuerpo del ángel para no dejarlo escapar. Siente como el peliblanco había dejado de forcejear contra ella y ya había quedado dormido y de forma inconsciente se acerca más a él, recargando su rostro en el pecho de aquel juez. Los minutos pasan de forma lenta y parece que la noche se hace eterna mientras la joven demonio recupera poco a poco las energías y las fuerzas.

Fuera de aquella habitación, todo también permanecía en calma, con sólo el cantar de los grillos interrumpiendo el silencio de la noche. Luego de pasar varias horas el cielo cubierto de estrellas comenzaría a aclararse, adoptando tonos naranja para luego tornarse de un azul claro, mientras el sol salía por el horizonte y al estar en un punto más o menos alto comenzaría a filtrar su luz por las rendijas de la ventana abierta de aquella habitación.

Sus ojos se abren luego de aquel sueño reparador, sus brazos suben y su cuerpo se estira con lentitud y de forma silenciosa, como un gato al despertar y luego de realizar aquella acción empieza a fijarse en su entorno, reconociendo el lugar donde se encontraba y al final es que sus ojos enfocan la figura del ángel que dormitaba a su lado. Su pierna se quita de encima de la figura masculina y retrocede un poco, alejándose de él y observando su propio cuerpo, vestido de forma impropia, sólo cubierto por una toalla. De la misma manera silenciosa en que la joven se había estirado, se levantaría de la cama, primero sentándose en la cama, para luego apoyar sus pies en la alfombra de la habitación y pasar lentamente su peso de la cama a estos, de forma de quedar totalmente de pie. Su cuerpo camina hasta una cómoda que se hallaba cerca de la cama, abriendo la última gaveta de esta y sacándola en total silencio, de forma que en un espacio que debía estar vacío apareciera una bolsa, igual de grande como la que tenía en el baño del centro comercial donde había peleado con el dragón. Coloca la gaveta con suavidad en la alfombra, al lado de ella, mientras permanece de cuclillas frente a aquel mueble. Luego tomaría aquella bolsa y la saca del lugar donde estaba escondida, abriendo el cierre con cuidado, de forma que no haga ruido y revolviendo su contenido, sacando algunas prendas de ropa de aquel bulto para dejarlas a su lado. En el momento que saca todo lo que debía usar volvería a cerrar aquella bolsa y colocarla cuidadosamente en su lugar, de forma que cualquier otro usuario de la habitación, incluso los de limpieza nunca notaran de la existencia de aquel bolso de ropa. Luego toma la gaveta que había sacado por completo, encajándola en su riel para volverla a cerrar, dejando aquel mueble en su estado original, para luego tomar su ropa con ambas manos, subir su cuerpo poco a poco, quedando de pie y dejando la ropa sobre la parte más alta de la cómoda, a la altura de su cadera.

Sus manos se mueven para dejar caer la toalla que cubría su cuerpo, y tomaría la primera prenda de ropa que había sacado, que tenía el mismo tono de su cabello, un color azabache con algunos detalles en cinta de raso, la cual toma con ambas manos, de forma de alzar su pierna derecha, haciendo que la misma entre en una de las aberturas de su prenda, haciendo lo mismo con la pierna izquierda y subiendo finalmente la tela para dejarla en su lugar. Luego tomaría un sostén que hace juego con aquella prenda que se había puesto, negra con cintas negras y la coloca sobre su cuerpo al revés, dejando que el broche quede justo debajo de sus senos, para cerrarlo con mayor facilidad para luego empezar a girar aquella prenda en su cuerpo y al momento que se hallaba en la posición deseada, subirla de modo que las copas cubran sus senos, pasando primero su brazo derecho y luego el izquierdo a través de las tiras correspondientes. Sus manos toman la última prenda, un corto vestido negro, haciendo que su diestra baje el cierre del mismo, de forma que sus piernas pasen por la falda de la prenda, para luego subirla por su cuerpo y situar cada parte de la tela en donde debía, pasando finalmente sus brazos por la abertura destinada para ellos y al momento que ya estaba casi situado donde debía, su mano pasa a ciegas a buscar el cierre de su vestido y empieza a intentar subirlo, sin mucho éxito, por lo cual empieza a dar unos saltitos extraños, intentando que con el impulso su cierre suba y ya termine de vestirse, pero realmente no tiene éxito. Aquella era una derrota formidable, una demonio poderosa vencida por un vestido.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 1:11 am

Inmóvil y en una postura poco cómoda, esa es la manera en la que la noche paso para el Juez del Regeln cuyos ojos permanecen cerrados pero por instantes se siente un poco libre al moverse el joven demonio. Lejos de despertar o aprovechar el momento para escapar su cuerpo se estira un poco mas con la intención de que de esa manera pueda por fin aprovechar el poco de libertad que se le ha otorgado después de tantas horas como prisionero, sus ojos se abren apenas un poco para después cerrarse nuevamente inclinándose a un lado y extendiendo sus manos para ocupar la mayor parte de la cama sin conseguir más que ello. Sus ojos se cierran nuevamente y un bostezo es emitido por el al instante que el ruido comienza a hacer que vuelva nuevamente a su realidad aunque con ciertos problemas para ello, su cuerpo gira en aquel momento para terminar de despertarse tratando de abrir lentamente los ojos y poco a poco apoyarse en la cama para girar a donde la demonio se encontraba en su persistente lucha con un simple cierre, no puede evitar que una risa se escape de sus labios y contra todo su pesar su cuerpo termina por levantarse de aquella cama para después caminar a donde la joven se encuentra ayudándole con su batalla personal.

-Vaya, por fin despierta- menciona con un tono de burla al momento que su cuerpo gira dando distancia entre los dos, habría mil maneras de hacer las cosas o de iniciar con un saludo el día y sin embargo al menos desde su perspectiva la mejor de ellas era el mantener las cosas de esa manera haciéndole notar el hecho de que no estaba tan contento con el hecho de ser atrapado pero que tampoco pensaba romper su conducta perfecta que hasta ahora le había valido el no perder la apuesta que se mantenía aún vigente, sus ojos terminaron de acostumbrarse a la luz en el momento que su rostro volteo encontrando un reflejo de sí mismo en uno de los espejos.

Su cabello despeinado y su ropa arrugada y rostro que delataba que se acababa de despertar eran bastante claros y sin pensarlo de mas su cuerpo giro con cierto enfado para solo dedicar una mirada a la demonio, -Esto no es tan agradable- susurra para sí al avanzar de forma directa a donde el baño de aquel lugar abriendo la puerta y entrando en el lugar, contra su voluntad la misión se había alargado bastante e incluso a su manera de verlo se había vuelto también un tanto interminable, sus manos se apoyan en la puerta al igual que su espalda para terminar recargando su espalda atrás y de esta forma cerrar la puerta, sus ojos cerrados y su rostro volteando abajo, para después levantarlo y volver a observar su reflejo en un espejo nuevamente haciendo un gesto de disgusto más evidente al encontrarse en soledad, sus pasos continúan hasta encontrar la regadera, para él no existía más tiempo para perder y de hecho el seguir perdiéndolo era lo ultimo que deseaba al tiempo que abrió aquellas llaves, de no ser porque su apariencia era increíblemente importante hubiera obviado aquel ritual pero ese no era el caso.

Como pudo y contra su decisión de no retrasar mas las cosas por hacer sus manos comenzaron a retirar su ropa que dejo caer en la entrada de la regadera sin mucho interés, para con un suspiro y un rostro que delataba cierto enfado al voltear a donde el espejo simplemente se limita a dar un paso al frente ingresando debajo del agua, la primer reacción de su parte fue el despertar completamente debido a la temperatura del agua que poco a poco comienza a subir de temperatura empapando su cabello que cae sobre su rostro y su gesto de enfado es sustituido por uno de seriedad, a su forma de ver las cosas hubiera preferido pasar por esto en el Nexo sin tener que compartir una habitación con nadie y de esta forma tomarse todo el tiempo posible, sin embargo por motivos diversos aquello habría sido también completamente imposible.

No existía tiempo para perder y conforme los segundos continúan su flujo el realiza cada actividad con el fin de dejar su cuerpo completamente limpio y perfecto terminando nuevamente debajo del chorro de agua para al terminar cerrar la llave de forma lenta emitiendo un respiro y reabriendo los ojos, no sabría si la demonio seguía en la habitación pero era de suponer que así es después de todo ya había tenido muchas oportunidades para escapar cosa que no había hecho hasta el momento. Su andar ahora es fuera de aquella regadera avanzando solo un paso para tomar una toalla que usa primero para secarse y después para usarla de vestuario improvisado, sus ojos se cierran y con cierta resignación levanta su ropa notando como la perfección de la misma se había perdido. –Maldición a usar lo mismo- exclamo con enfado hasta el punto de olvidarse de moderar su volumen para que aquel pensamiento no fuera escuchado por sí mismo, sin embargo no había de otra incluso el no estaba listo para eso y solo podía resignarse a usar la misma ropa no sin antes perder algunos minutos en los cuales se recarga en una de las paredes del baño observando al espejo tratando de pensar si existiera otra solución.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 1:34 am

Nota como el joven despierta y la encuentra justo en su lucha interminable contra el cierre de su vestido y sus labios se curvan en una sonrisa al momento que el ángel la ayuda a terminar aquella faena, mientras su cuerpo se gira hacia él y lo observa de manera animada, dejando que sus labios se abran y su voz suene en aquella habitación.

-Gra…cias?- Aquella frase había empezado de manera simpática, ya que sentía que por fin estaban llevándose bien y termina en pregunta, al mismo tiempo que su rostro adopta una expresión de duda al ver la expresión malhumorada del joven de cabellos blancos.

-¿Y ahora que hice?- Aquellas palabras cruzan por su mente al observar su rostro y lo observa al momento que se dirige al baño y cierra la puerta. Al momento que realiza eso deja escapar una risita, de forma suave, ¡Claro! Mr perfección estaba enojado porque su imagen no era impecable, debía haberlo imaginado. Mientras escucha como la llave de la regadera se abre dentro del baño, vuelve a quedar de rodillas frente a la cómoda, de nuevo sacando la última gaveta y colocándola a su lado, pero en ese momento no había sacado la bolsa que se hallaba debajo de la gaveta, sino abrió el cierre del mismo, introduciendo su mano diestra y logrando tocar una bolsa de plástico que se hallaba allí, la cual toma y logra sacar de donde había más ropa femenina. Al momento que retira la bolsa de plástico, la deja también a su lado, pero del lado contrario a donde había dejado la gaveta, la cual toma nuevamente entre sus manos, calzándola en su lugar y volviendo a empujarla, cuidando que quedara la bolsa oculta nuevamente, de la misma manera que la había encontrado.

En ese momento la demonio se pone de pie, tomando con su diestra la bolsa plástica que había sacado, que tenía un buen tamaño y tenía el nombre de una tienda de ropa impresa. Un suspiro escapa de sus labios al momento que recorre la misma ruta que el peliblanco había recorrido, quedando en la puerta del baño y justo allí abriría la bolsa, asegurándose que el contenido de la misma era el que recordaba. Dentro de aquella bolsa había sólo prendas blancas y azul claro, los colores favoritos de la persona que solía acompañarla a aquella habitación, sonrío y tomó el picaporte de la puerta del baño, bajándolo para abrir la misma, lanzando la bolsa dentro de forma que caiga fuera de la zona de la regadera, sin llegar a mojarse pero que el ángel pudiera verla y revisarla, su voz suena por encima del ruido del agua, para que el juez la escuche.

-Creo que son de tu talla.- Al momento de decir aquello cierra de un portazo, no quería que el hombre pensara que lo había estado espiando ni mucho menos. Su cuerpo pasó a alejarse de la puerta del baño, caminando hasta la cómoda y tomando algo que había dejado sobre esta, un cepillo, el cual toma mientras camina hasta la cama, sentándose en el borde de la misma y subiendo su mano, para que las cerdas del cepillo quedaran entre sus cabellos azabaches y bajando el mismo, peinando su largo cabello con mucha tranquilidad, cuidando que cada movimiento que hacía también lo desenredara, sabiendo que al dormir con el cabello mojado, debía tener un desastre capilar digno de un par de carcajadas.

Sus pies descansan sobre la alfombra de la habitación, moviéndose distraídamente mientras la chica peinaba y cepillaba su cabello, el cual le caía sobre uno de sus hombros de forma coqueta, y su atención se había concentrado en las hebras oscuras que se deslizaban por las cerdas del cepillo, hasta que un recuerdo la asaltó, no había comentado la variación que tenía para el plan del joven. Suspiró nuevamente, esperaría que el joven terminara su ritual de belleza para comentárselo, esperando que sentirse guapo de nuevo le diera un mejor humor, un humor con el cual pudiera tratar más fácilmente, y no el humor de ogro con el que había despertado.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 12:18 pm

Su rostro finalmente mostraba un poco de enfado al notar como la falta de planeación en un detalle tan mínimo se convertía en un verdadero problema para sí, lejos de preocuparse por los detalles que debieran ser mayores su atención se centraba totalmente en el fracaso de aquella vital parte de su plan sin terminar de entender del todo porque es que ahora estaba en esa situación, es después de todo además de un ángel es también perteneciente a una de las más respetables familias dentro de Licht pese a ahora ser un exiliado por decisión propia, su cabello aun húmedo cae sobre su rostro y sus manos se apoyan en el lavamanos con la intención de continuar haciéndose a la idea de su derrota mas no con mucho gusto tratando también de mantenerse lo más calmado posible, como si no fuera suficiente con tener que estar cargando con una apuesta contra la demonio no debía permitirse mostrarse más flexible o siquiera un poco más normal que la imagen de implacable juez del Regeln que habría mantenido hasta ese momento. Después de todo seguía en esta situación por un asunto oficial.

En su mente al menos era una situación compleja de explicar y de cierta manera trataba de no hacerlo en el instante que escucho como la puerta se abrió levantando su rostro y notando como algo era lanzado desde el borde de la habitación hasta el otro lugar, sus pasos se adelantaron a donde el paquete con cierta curiosidad por saber de qué se trataba y cada uno de ellos lo acerco a la bolsa que estaba colocada enfrente de si bajando su rostro lentamente y posteriormente inclinando su cuerpo para tomarla, sorpresa se trataba de ropa, su ceja derecha se arqueo un poco y su rostro volteo a la puerta con cierta curiosidad, después de todo no todos los días una demonio sabe a través de la puerta lo que necesitas, negó con la cabeza, la realidad es que sobra decir que para ella tampoco parece una situación cómoda ni tampoco algo propio de ella el espiar así que sin duda sería parte de su plan o de los usos que realmente le daba a esta habitación porque por la forma en la cual ella se sentía cómoda en el lugar se podía deducir casi sin posibilidad de fallar que la joven demonio conocía perfectamente la habitación e incluso podría ser que también pasara lo mismo con el resto del hotel.

-Gracias- alcanzo a contestar detrás de la puerta del baño al tiempo que examinaba las prendas existentes, que mas habría si no se podía hacer otra cosa que usarlas, sus manos se acercaron a la bolsa y después de ordenar cada una de ellas termino por retirar la toalla que le cubría para comenzar a secar su cabello y del resto de su cuerpo de una mejor manera, comenzando a vestirse con cierta resignación, usar la ropa de alguien mas, eso tampoco le tenía muy cómodo pero ciertamente no se iba a quejar ahora de ello, después de todo de no ser de esa manera tendría solo otras dos opciones, volver a usar su ropa, o pasear desnudo por ahí, cosa que no iba a pasar.

Sus manos terminaron de vestir su cuerpo y es en ese justo momento que su figura comienza a avanzar poco a poco hasta colocarse frente a un espejo sonriendo de manera cálida y notando como la ropa queda bien en el, negó nuevamente con la cabeza para depuse de ello comenzar a caminar lentamente en dirección a la puerta abriendo la misma para terminar de salir del baño , su respiración se muestra más relajada y conforme avanza por la habitación lo único completamente desordenado en su imagen es su cabello que aun está un tanto humedecido y mal acomodado sobre su rostro, sus pasos se detienen al borde de la ventana no sin antes dirigir su mirada a done la demonio se encuentra para notar cómo es que ella se estaría cepillando el cabello y una sonrisa se forma en sus labios de forma casi espontanea, al parecer el no es el único que se preocupa de mas por su apariencia en esa habitación.

-Bien, parece que después de todo seguías viva y no estabas en coma- menciona finalmente a manera de broma respecto a la forma en la que la joven habría quedado completamente dormida la noche anterior y sin más termina por caminar ahora en dirección contraria a la habitación.

_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 1:39 pm

Su mano sigue deslizándose de arriba hacia abajo, con el cepillo entre sus dedos mientras sigue peinando su largo cabello, pasando entre sus hebras azabaches con suavidad, ya que hacía minutos que había logrado desenredarlo, así que estaba sobre su hombro descubierto, en su forma semi ondulada. Escucha la palabra de agradecimiento del joven y curva sus labios en una sonrisa, encogiéndose tranquilamente de hombros pero sin responderle, ya parecía de mejor humor y eso le bastaba, era muy divertido ver que en ese sentido el ángel era como una chica, es más, como ella misma, que se pondría de muy mal humor si tenía que usar la misma ropa dos días seguidos. Era una suerte tener también ropa masculina, y en los colores claros que la tenía. A su acompañante habitual le gustaban los colores claros, como a casi todos los ángeles, o mínimo a todos los ángeles en posiciones de poder.

Su mente divagó por algunos instantes, recordando que habían ido al centro comercial que había quedado hecho un desastre por el ataque del dragón. Se encontraron en el Sild por mucha casualidad, tanta que ambos estaban en la misma ciudad entre tantas existentes en el universo humano, y decidieron escaparse de sus obligaciones por un par de noches. Al decidir aquello, ya que ambos cuidaban mucho su apariencia, también realizaron una sesión de compras en aquel mall, comprando suficiente ropa para esos días y unos más, pero finalmente no es como que hubieran usado demasiada ropa en su estadía en aquel hotel.

Volvería a la realidad al ver como el juez del Regeln salía del baño, ahora limpio y con el cabello húmedo. Su mano deja de moverse al terminar de peinarse, y sus labios permanecer curvados en una sonrisa, al momento que su brazo derecho se mueve en forma de palanca, tan sólo para arrojar suavemente el cepillo que antes estaba usando, intentando que el ángel logre atraparlo en el aire.

-Piensa rápido.-
Dice en el momento que aquel objeto se halla en el aire, así además aprovechando para ver si el joven tiene tan buenos reflejos como ella. Al escuchar las palabras que emite con respecto a la noche anterior, siente como su ceño quiere fruncirse, lo cual evita ya que escuchaba el tono de broma que en peliblanco impregnaba a su voz, así que sólo se encoge de hombros, tratando de restarle importancia.

-No había dormido mucho últimamente, y entre el ataque y la forma rubia, me terminé por agotar…- Su mirada de ojos violáceos se posa sobre la mirada ajena, aquellos ojos del ángel terminaban por medio cautivarla, ya que cada vez que lo miraba intentaba definir el color de estos, sin tener nada de éxito. Su mente recordó lo ocurrido la noche anterior y llegó a ella lo que estaba pendiente por comentarle, había algo que no había logrado consultarle, tan sólo por caer dormida.

-Estaba pensando anoche… ¿Qué tan factible es que Inferna crea que, debido al ataque con el dragón, tengo que pasar unos días en una de las prisiones del Nexo? Si saben que sólo he sido expulsada del Sild, me estarán esperando del otro lado, en Chaos, pero si piensan que estoy encerrada, estarán intentando llegar a un acuerdo para liberarme.- Mientras dice aquellas palabras su mirada se posa en el techo de la habitación, pero sin realmente observarlo, ya que su mente se dedica a simular aquellos hechos con algunas imágenes, trazando una historia con cada una de las versiones que podían dar a Inferna, anticipando reacciones y así llegando a la conclusión que la variación del plan del ángel, era la mejor opción para continuar con lo que tanto ella como él habían planeado.

Su cuerpo permanece en el borde de la cama, con todo su peso recayendo sobre sus glúteos, mientras una de sus piernas se cruza sobre la otra de manera distraída, empezando a balancearse al estar más alta que la otra, que se mantiene apoyada sobre el suelo y su cuerpo tan sólo se inclina un poco hacia atrás, apoyando sus manos a ambos lados de sus caderas, sobre la cama, posando finalmente su mirada nuevamente en el rostro del juez del Regeln, esperando atentamente cualquier cosa que tuviera que decir.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gerard Lightblade
Admin
avatar

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Aquí y allá

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 2:44 pm

La situación comenzaba a mejorar pero por supuesto no al grado que el ángel hubiera deseado, sus ojos permanecían abierto y sus oídos escuchando las palabras de la demonio que parecía bastante entretenida cepillando su cabello al tiempo que la vista de este se desviaba hacia el exterior del hotel, la tranquilidad del mismo era reconfortante e inquietante a la vez, con el tiempo que habían perdido era bastante complejo el encontrar una manera de explicar el porqué los incidentes no habían sido reportados con anterioridad a sus superiores que sin duda de conocer al menos la parte superficial de la situación debieran estar ya haciéndose preguntas suficientes como para no dejarle descansar e inundarlo de papeles e firmes que habría de llenar, un gesto de enojo y resignación se cruzo por su rostro al tiempo que su rostro baja apenas dejando que su cabello oculte aquella expresión seguida de un suspiro que no termina del todo por hacerse de forma indetectable.

Su rostro giro al escuchar las palabras de la demonio con bastante sorpresa en realidad pues lo último que esperaba es que ella dejara de realizar aquella actividad de forma tan abrupta y mucho menos esperaba que lo que estuviera volando entre ambos cruzando el corto espacio fuera el cepillo que la joven estaba usando, su diestra se adelanto en ese momento alcanzando a sostener el objeto en ella y tras observarlo con atención su ceja se levanto para después observar a la demonio, un gesto más de amabilidad por parte de la joven que lo dejaba perplejo pero que agradeció a la chica antes de comenzar a utilizarlo. A diferencia de la joven él no era obsesivo al grado de cepillar una y otra vez, y para su suerte solo tuvo que hacerlo lo suficiente para que su completamente desordenado cabello se encaminara a un estilo más normal, su rostro giro entonces a donde la joven no sin antes desvía su mirada a donde un espejo y con toda la tranquilidad existente en su ser recorrió el espacio entre ambos para depositar el cepillo al lado de la demonio. –Gracias nuevamente- se atrevió a expresar con toda tranquilidad.

En cierta manera le era grato el no solo servir como niñera y como almohada improvisada de la caprichosa demonio que habría conocido apenas el día anterior, lo último que quería era eso puesto que comenzaba a ser bastante cansado e incluso molesto desde su punto de vista, es complicado explicar el hecho de que prefiere ser un juez pues solo tiene que soportar a los criminales del Sild durante ese breve momento en el cual tiene que dictar una sentencia acorde al crimen, y se siente aliviado en cierta manera de evitar la persecución y esa clase de extrañas maneras en las cuales debe de apoyarse para que ellos comparezcan ante él. Sus ojos terminaron por cerrarse y su voz quedo en silencio cuando las palabras de la demonio llegaron a sus oídos, los demonios siempre son así, tienen cierto desprecio por las reglas que deriva de años en los que las reglas mismas terminaban por excluirlos o hacerlos menos en cierta manera.

Sus ojos se cerraron y aun y cuando no deseaba admitirlo había algo que era bastante agradable para el de todo este caso e incluso le despertaba cierto interés, que tan posible era que la demonio poseyera en realidad información tan importante que valiera el omitir una o dos reglas que finalmente condujeran a que los objetivos del Regeln se cumplirán perfectamente, por instantes sus brazos se cruzan y su cabeza niega con cierta calma razonando sobre las palabras y propuestas de la demonio para reabrir sus ojos que hubiera cerrado y clavar la mirada acusadora en la joven demonio nuevamente. –Entiendo eso, de forma tal que mantendré mi sentencia original- exclama con cierto enfado para después cruzarse de brazos con un gesto de molestia.

Sus ojos observan fijamente a la demonio y tras ello desvía su mirada a la ventana, - Tu sentencia es que serás entregada al Angels Army en el plano Chaos- menciona con cierta autoridad mas son solo palabras pues su mente se encuentra pensando en todas las posibilidades y huecos a cubrir, -Se dirá a inferna que fuiste entregada a agentes del Army en el Nexo y que su traslado al Chaos dependía de ellos, de igual manera se les informara que las unidades que se habían asignado para llevarte a Licht desaparecieron en el Sild sin rastros de donde estas y finalmente cruzare al Chaos en compañía de mi “asistente”- menciona con cierto enfado para después cruzar sus brazos, -con la intención de hacer una investigación breve, será un tiempo muy corto y espero puedas terminar esto de la manera más rápida posible, de esa manera volveremos aquí, una vez que todo termine diremos que los agentes del Army que te habían escoltado eran en verdad enviados de un grupo de rebeldes y que lograste escapar de ellos, de esa manera podrás volver a Inferna prácticamente limpia- termina por explicar de forma perfecta para después observar a la ventana nuevamente, lo cierto es que era solo una idea pero esperaba que fuera lo suficiente para que la demonio pensara en ello y la aprobara.


_________________
Gerard Lightblade
:::Regeln Judge:::




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://zehnheim.foroactivo.mx
Helena Vanderbilt

avatar

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 10/05/2012

MensajeTema: Re: Millenium Mall   Miér Jun 06, 2012 3:40 pm

Al notar como el joven había alcanzado a atrapar el cepillo en el aire, sus labios se curvan en una sonrisa, algo asombrada pero tampoco demasiado, ya que él le había comentado que no siempre había sido juez, que también había participado en muchas batallas, y para estar en una batalla se necesitaban buenos reflejos sí o sí. Observa como él no se tarda tanto tiempo en peinar su no tan corto cabello y al notar cómo queda perfectamente arreglado no puede evitar levantarse de golpe, caminar hacia él, subir su diestra mano y deslizarla por su cabello, haciendo que quede ligeramente despeinado, casi como si hubiera planeado que fuera así y al momento de hacer aquello ríe algo divertida y vuelve a tomar asiento en el borde de la cama, cruzando sus piernas, colocando una sobre la otra y volviendo a apoyar sus manos a ambos lados de su cadera, en el colchón e inclinando su cuerpo tan sólo un poco hacia atrás, comentándole en un tono simpático.

-Huy, pero que bien te ves ahora, guapo angelito, ese es tu look perfecto, y definitivamente esos colores te van.- Dice de manera divertida, pero sin llegar a mentirle, ya que ese look con el cabello totalmente peinado no le iba tan bien como el que posee ahora, con sus cabellos blancos un poco desordenados.

Escucha atentamente las palabras del joven, haciendo que su pierna se balancee sobre la otra, cruzada sobre ella. Las palabras que el joven ángel emitía tenían bastante lógica y su plan parecía correcto, sólo le encontraba una falla, y esperaba que aquella falla no hiciera un problema mayor. Sabía que si llegaba a los oídos de Inferna que había sido entregada al Angels Army, de una u otra forma el Angels Army iba a enterarse de esta información y sabía de alguien que, si no hacían las cosas con rapidez, iba a actuar de manera irracional mientras ella no aparecía, y que iba a interrogar a todos los miembros de su organización si era necesario, en busca de la demonio.

Esperaba que no hubiera tiempo ni siquiera para que la información que le darían a Inferna se filtrara, porque si eso pasaba las consecuencias podrían ser desastrosas. Sus ojos se cerraron mientras meditaba las palabras del ángel, asintiendo con la cabeza mientras su cuerpo se mantenía un poco recargado hacia atrás, aun usando de apoyo sus manos y sus glúteos. Sus ojos se abren nuevamente, no tan segura de lo que iba a hacer, pero igualmente dejando que su mirada se pose sobre los ojos del juez del Regeln, observándolo fijamente para luego dejar que sus labios se abran y su voz suene en aquella habitación.

-¿Y qué se le dirá a Angels Army?- Su voz adoptaba un tono de duda, pero trataba que no se escuchara demasiado interés de su parte, al contrario, trataría que la pregunta sonara tan trivial como cuando se pregunta por el clima. La verdad es que no estaba segura de que quisiera que el joven se enterara de que el líder de su antigua organización tenía algún tipo de relación con una miembro de Inferna. A pesar de que le había quedado claro que por algún motivo no entendible, al joven no le agradaba hacerse a la idea de que tenía que ir a su plano originario, a Chaos, no sabía en donde reposaban sus lealtades si tuviera aquella información.

Se le había hecho un poco raro que el joven no preguntara de donde había sacado su ropa, la cual era diferente a la del día anterior, y la ropa que le había dado a él, sobretodo porque aún tenían las etiquetas, que daban a entender que nunca se habían usado aquellas prendas, pero también había aprendido que el juez no hablaba demasiado, que normalmente sólo dejaba oír su voz para lo absolutamente imprescindible, y a veces pensaba que si el joven tuviera a mano un bolígrafo y un papel, preferiría escribir que hablar, cosa que definitivamente combinaba a la perfección con su cargo.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Millenium Mall   

Volver arriba Ir abajo
 
Millenium Mall
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» La Gazzeta dello Milan
» Nueva Lego Store Chile

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Zehnheim :: Sild :: Otras ciudades.-
Cambiar a: